Inicio de Curso

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Inicio de Curso

Mensaje por Leia Orsini el Jue Oct 27, 2011 9:17 pm

Las primeras personas en pasar por aquella puerta, son los chicos y chicas que se toman demasiado enserio el colegio o sus padres han decidido que era hora de deshacerse de ellos. No han soportado el verano mirando como cada uno de ellos hacía y deshacía tal como se les pegara la gana, o tal vez, eran como yo, que debían de mantener en alto el significado de la responsabilidad. Me quedo de píe frente a mi taquilla mientras acomodo todos los libros que iba a necesitar este año, mucha literatura, otro poco de historia y si añadimos aquella biblia de matemáticas, creo que con eso nos bastaría, pero las asignaturas siguen a lo largo de la lista de mi horario. Suspiro al momento de sacar la carpeta con aquel discurso que había preparado, cierro con firmeza y me vuelto hacía la oficina del director, que, no se si se le puede llamar suerte, está cruzando el pasillo. Genial, aparte de tener que estar al pendiente de lo que mis queridos compañeros necesitaban, también me sentía la niñera personal del director, ya que sus secretarias no servían para nada. Abro la puerta y camino despacio hacía la puerta del final, dos toques y me adentro. Dejo la carpeta sobre el escritorio, cerca de él y tomo asiento, manteniéndome siempre recta, tal como me habían enseñado en aquellas clases de modales que me había obligado a tomar.

-Señorita Orsini, un gusto verla por los pasillos de nuevo ¿Ha mirado que tenemos nuevos estudiantes?.- mi ceño de frunce ¿ahora también tengo que estar al pendiente de los nuevos? Pero deshago esa frustración de inmediato.

-Claro que si, demasiados, para mi gusto-Es solo una opinión personal, debe de saber que siempre me ha gustado que las cosas se mantenga en su lugar y con una sobrepoblación, eso sería casi imposible. Me pongo de píe -Su discurso señor, o por lo menos las ideas principales que me ha pedido en la junta con los padres- aquella que se hace cada año antes de entrar a clases. -Si no le molesta, creo que iré a controlar la entrada al auditorio-Y sonriendo, y un “disculpe” salgo como si no hubiera nada en peligro de guerra. Tal vez, era yo la que no podía mantener el orden en mi misma.

Los pasillos se han llenado poco a poco, parece como si las autoridades hubieran desaparecido de pronto, o como si no tuvieran la oficina del director en frente, en realidad, es solo que el primer día de clases uno se muestra tan él, tan autentico, sin tener presiones de calificaciones, aunque sé que no les importa, pero a mi si me importa. Saludo a mis compañeras del año pasado, aquellas que se sentaban a mi lado en la asignatura de Ingles Británico, y me preguntaban cosas acerca de Jim, yo respondía cada una de sus preguntas como si no hubiera mañana, sonreía, pareciendo enamorada, inclusive soltaba un suspiro tras otro, siempre manteniendo aquel espejo, espejo les prohibía mirar por detrás, continúo por el pasillo, había que arreglar la cortina principal del escenario, para que no tuviera problemas a medio inicio, había que dar el recorrido a los nuevos, además…Pasan un brazo por sobre mis hombros y me hacen dar la vuelta, por un momento me he llegado a tensar, pero enseguida de que escucho el balón contra el piso, me relajo, es Jim. Sonrío como si fuera la princesa en su sueño y sigo caminando a su lado, mientras me pregunta si podíamos hacer algo después de clases. Lo cierto es que comenzaba a adorarlo, era atento y siempre hacía lo que yo quería, no me defraudaba, ni siquiera intentaba hacerlo. Popular, deportista, aunque no se que puedo decir de sus notas, simplemente no me atrevo a mirarlas. Termino diciéndole que había cosas que organizar, lo entiende y me suelta, dejando un beso en mi mejilla antes de irse con sus amigotes. Acomodo la falda tableada gris que llevo esta mañana, luego el suéter un tono más oscuro que cubre parte de la camisa blanca, parezco una colegiala, pero lo soy, debo de ceñirme al papel que tengo en este instituto.

Hago como si no hubiera pasado nada y regreso al camino que me llevaría hacía el lugar al que de verdad quiero ir, no sé si es por la oscuridad que me dará un poco de privacidad por un leve momento o porque de verdad quiero que todo salga bien. Pero el timbre suena y todos comienzan a desaparecer, miro el reloj que está en mi muñeca izquierda, no puede ser, había calculado el tiempo de modo que habría hecho lo del auditorio antes de tener que entrar a clases. Esos minutos de habían convertido en insignificantes segundos ¿será que sigo sin regresar a la realidad? Las palabras se repiten una y otra vez en mi cabeza, se supone que ya lo había superado. Acelero el paso mientras me busco un hueco entre los estudiantes que caminan en la dirección contraria al auditorio, cuando me doy cuenta de que han decidido no mirarme, yo hago lo mismo, luego puedo decirles que tenía que entregar algo a la Sra.Ginna, aquella que se encarga de la planificación de todo lo que era el tiempo de conferencia. Claro, porque soy pequeña y por más que pedía permiso, no me lo concedían, pueden sentirse culpables después, al darse cuenta de los moratones que me pudieron haber dejado si me tiraban al piso.
avatar
Leia Orsini
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 23/09/2011

Ver perfil de usuario http://promiseofedge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Alek Kaiser el Jue Oct 27, 2011 10:16 pm

Me despierto apenas cuando toca el despertador, es uno de esos días, de esos que preferirías no tener que levantarte de la cama, pero ni modo, primer día de clase, imposible faltar. Hoy la veré, pienso mientras me tomo una ducha, tras conseguir levantarme del mullido colchón.

Cuando bajo las escaleras de dos en dos para coger el desayuno y comerlo delante del televisor aún espero que esta vez mi hermano me espere para ir al instituto, pero espero en vano, aún no he terminado de comer mis cereales cuando lo veo salir por la puerta apresurado y con un apenas sentido "te veo luego, no llegues tarde". El portazo es lo unico que escucho, eso y el sonido del motor cuando arranca su deportivo. Sigo sin comprender porque él puede tener coche y yo no...¿será por que nunca lo he pedido?

Con resignación me acabo e bol y subo de nuevo para coger una camisa limpia, los libros y hacer rápidamente la cama. Cuando salgo, casi un cuarto de hora después de él, y espero el autobus, sé que de todas formas seré yo quién llegue antes. Mi hermano no puede dejar de ser quién es, probablemente ha ido a recoger a la chica de turno, este mes se llama Eva, ¿o era Melisa? Ya ni me acuerdo...y sin embargo le va mejor que a mi, que sólo quiero una y ni esa consigo.

El autobus está tan lleno coom siempre, me aprieto entre un gosdito comiendo chuches y una chica con un lapiz en el pelo que parece pérdida, y no me refiero a en su mundo, si no pérdida hasta para ella misma. Definitivamente necesito exigir mi propio vehiculo, ya tengo edad.

Llego con excasos minutos de antelación, y no la encuentro en los pasillos, así que doy gracias al señor quedamente, aunque si veo a su supuesto y perfecto novio, enestando bolas de papel con sus amigotes en las papeleras mientras repasan a las nuevas, es lo unico que sabe hacer...al parecer.

Tras dejar lo que no toca en mi taquilla me dirijo a clase. Me paro por el camino al ver a Ana, que una vez más parece estar teniendo problemas con su coordinación. Vamos, que le ayudo a recoger los libros del suelo y escucho sus quejas sobre la cantidad de deberes y el tiempo necesario para hacerlos. le indico que el curso aún no ha empezado y que es improbable que hoy nos manden deberes pero parece no escucharme, es buena chica, pero sinceramente, necesita más tila.

Entonces la veo aparecer, y es a mi a quién se le caen los libros que acabo de recoger mientras contengo el aliento. No me saluda. ¿En serio?

- !Vaya¡- comento en voz alta- Parece que a algunos el verano les ha sentado mejor que a otros...

Pero no la saludo tampoco, si a eso queremos jugar, jugaremos.
avatar
Alek Kaiser

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Vanesa Cabot el Jue Oct 27, 2011 10:22 pm

Se supone que tus padres son los que mas a fondo te conocen,pero no es verdad;las cosas mas importantes que me han pasado en la vida ellos no lo saben.Cuando tenia 4 años me quedaba mirando por la ventana las estrellas y me preguntaba que había mas allá y después de eso ¿que seguía? y así un millón de veces, hasta que me invadía un terror cósmico y sentía ganas de aventarme por la ventana.

Pero al final eso es algo que no le dije a nadie por que no había quien escuchara, como tampoco le diré a nadie que hoy es el primer día del ultimo curso ..que al final es algo bueno.

He durado las vacaciones enteras arreglando lo que sera este día, bueno en realidad no, solo la he pasado bien y el resto es historia.No es que este muy interesada en dar un buen camino ahora que llevare a cursar mi ultimo año, es solo que me interesa demasiado la hora de graduarme y salir para siempre de ese lugar.Cuando has recorrido los mismos pasillos mas de 28 veces en un lapso escolar de 8 horas seguidas o mas,puede que te empieces a volver loca.

No puedo recordar con claridad como estaba la mañana cuando mis ojos se abrieron y estire mi mano, solo se que la recamara aun estaba oscura y que el iphone sonaba con una melodía bastante chiclosa con un toque de "antro" hasta en el momento preciso en que mi mano lo rozo y decidió callarse; Estoy acostumbrada a vivir una vida muy independiente con la capacidad monetaria mucho mas amplia a lo que la mayoría podría siquiera soñar, pero al final hay cosas que el dinero no puede comprar, aunque creo que he comprobado que toda persona tiene un precio...o al menos en mi mundo perfecto yo desearía que fuera así, por que de esa manera no tendría que extrañar a nadie,ni levantarme en las noches cuando lo veo en mis sueños y hasta en mis pesadillas, recordando que se fue hace tanto para no volver.

No necesito de ninguna mano amiga para escoger mi vestimenta, algo en linea y algo rock,tampoco necesito la voz de mi conciencia aconsejándome que no lleve tacones tan altos por que mis botas son mías y se acabo.El cepillo y yo no somos buenos aliados, mi cabello nació para relucir siempre al peinado del viento y mi cara, bueno, en algo tenían que bendecirme los dioses si me iban a dejar en la completa soledad y fregada de la desconfianza.Mi desayuno consistió en una dona,dos rebanadas de pizza y llevo en la bolsa una soda para mas tarde, nadie se ha atrevido a preguntarme hasta hoy como mantengo la linea si como de esta forma...en realidad creo que mi cuerpo tiene metabolismo acelerado o es quizá que me mantengo todo el día haciendo cosas llenas de adrenalina y reto con la esperanza de que el de alguna forma me grite que puedo mas...¡que mentira!.
Desde que se fue, no toco la moto que esta empolvada en el fondo de un garaje lleno de cachivaches...pero aveces, solo aveces cuando esta oscuro y nadie me ve, me acerco para hablarle muy bajito al oído a ese viejo transporte y en las tardes de lluvia corro fuerte por el barro hasta que tropiezo, pero es en vano, el ya no viene a levantarme y por eso de alguna manera lo odio.

He llegado al cole en el auto de mi padrastro, el chófer me ha llevado por que de alguna manera se le ha dejado la orden, creo que quieren mantenerme en raya de una forma u otra aunque en realidad solo lo hacen el 5% de su tiempo cuando lo recuerdan, el otro 95% están ocupados en alguna junta o con detalles del casino y riquezas brutas.Mi padrastro sigue creyendo que tengo 15 años y mi madre, ella la semana pasada me pregunto cuando dejaría la secundaria así que podemos optar por pensar que me encuentro en una grave situación de soledad, pero no por eso de mediocridad.Sin embargo eso es algo que nadie debe saber, por que, ante todos, yo soy la niña rica, quizás no ejemplo pero buena, esa a la que su padrastro le da todo y al que nadie ve nunca por que siempre esta en juntas de trabajo,soy la chica a la que su madre le ayuda en todo y siempre la comprende, aunque en realidad jamas la vea y mi único compañero de conversación sea el fantasma del recuerdo que me acompaña en la habitación.

Mis verdaderos amigos los cuento con una mano, en realidad solo cuento uno...Alex.

No me emociona volver a clases, mas bien el hecho de que sea el ultimo año, por que pienso irme de aquí en cuanto acabe, yo quiero recorrer el mundo en busca de la felicidad.Pero es lo mismo, nadie debe saber la verdad, por que ante los ojos del mundo, yo soy la chica mas feliz que ha pisado el planeta, y también la mas perfecta y sin temor a errores.

Voy cargando mi carpeta entre brazos mientras mi hombro lleva la bolsa;saludo a todos a mi alrededor, ya son típicos los cuestionamientos y las sonrisas hipócritas.Buscar mi nueva aula es el verdadero lió.Aline se acerca de pronto y Meredith la sigue, no hace falta decir que estas dos son en veces inseparables pero en realidad podrían hacerse trizas si les dejasen.

-¿Que tal han ido las vacaciones Vane?..¿Te has ido siempre con tus padres a Ibiza?-

me preguntan y con una sonrisa de 100 volteos les guiño el ojo y es la afirmación mas certera, antes que Aline empieza a presumir lo que carece y que en realidad jamas paso, pero no importa por que yo deje de ponerles atención hace mas de 7 minutos mientras busco entre el montón que se arremolinan al único chico que en realidad me interesa mirar para narrar sucesos importantes...¿Y en donde esta mi mejor amigo cuando se necesita?...seguramente perdiéndose entre alguna falda para darle la bienvenida.
avatar
Vanesa Cabot

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Olivia Resnick el Jue Oct 27, 2011 11:04 pm

Primer día de clases. Maravilloso.

si se tomaba en cuenta que ese día sería destinado para evaluar, calificar y etiquetar a la nueva selección, sería un día interesante. mejoraba en mucho si con ello podía divertirme un poco. Las clases eran irrelevantes, pero el instituto al parecer era importante.

Que así fuera entonces, eso querían? eso obtendrían.

la ventana como siempre, estaba cerrada aquella mañana, no era de sorprender, y tampoco me intereso en correr la cortina cuando decidí cambiar mi atuendo. Siempre debía lucirse en el primer día, no?... era algo así como exhibirse, carne fresca, el anzuelo perfecto que me aseguraría diversión al menos para el siguiente cuatrimestre.

Ni siquiera me moleste en hacer arreglo alguno en mi pelo, este estaba perfecto, siempre sería así. Si no lo veían entonces eran ciegos, estúpidos o ambos.

No use medias, claro que no, hacía bastante calor y además, no me apetecía estar remilgada en ese día., una minifalda que luciría de manera gloriosa mis piernas, ajustada al punto que despertaría más de alguna ambición y la parte superior era más interesante, escote V por delante, por la espalda solo era encaje negro. imposible llevar sostén con ello. Sonreí al observar el resultado. maquillaje, zapatillas imposibles y que enmarcaban a perfección mis piernas que parecían de momento letales, todo gritaba lo que era. y que es lo que era? alguien que no se perdería un solo segundo con timidez y traumas que en realidad solo eran controles absurdos. y el lo aborrecería. y al aborrecerlo yo lo amaría.

Humedecí mis labios justo antes de colocarme los lentes obscuros y salir triunfal de mi habitación, con bolso en mano. Ted ya me esperaba afuera, como siempre con tanto tiempo de anticipación. Pobre Ted, después de las ultimas semanas era irrelevante, pero al menos era un buen juguete, uno brilloso, y con varios accesorios, como su auto por supuesto.

Mi padre también se encontraba. claro de repente al parecer le preocupaba el bienestar y la educación de su hija. una lastima que a su hija le importara un bledo.
Al bajar el sermón de siempre, lo mismo que los gritos y los insultos. a cambio le sonreí con descaro y me permití dar una media vuelta para que observase bien mi apariencia. Zorra, así me había denominado en ese instante. mi ego se inflamo y le dedique una sonrisa cinica, posando incluso para el -sabía que te gustaría, papi- antes de que me diese alcance levante mi móvil, el con un intento de tomarme por la fuerza de alguna parte, pero ya era de lo más ágil. y me pare con el pomo de la puerta en mano -oh, no, un solo teclazo y Ted vendrá por mi, y nadie quiere que se enteren, cierto? que diría la gente? que me tratas mal? perderías puntos ante la congregación- no espere una respuesta así que simplemente le guiñe ante el siguiente insulto y sonreí para dar la cara al público.

no sabía si Alek ya se había ido (ni pensar en su hermano, no podía permitírmelo ahora), tal vez si, aquí la impuntual era yo, y así nos iba bien con los papeles. además, si, gire mi rostro un segundo a observar su casa, pero mi atención se encontraba en mi nuevo y momentáneo universitario favorito o al menos eso debería ser mi punto. el, me recibió con los brazos abiertos, con los labios y las manos también. y le respondí como si la vida me fuere en ello, dejándome acorralar por su precioso auto rojo y el. Fui yo quien paro el beso, la verdad, besaba bien, pero no era nada espectacular. Nuevamente lo confirmaba; un juguete y mi nuevo pase de vehículo gratuito de momento, pero nada más.

-y por quien crees que me vestí así, cielo?- respondí a su oído mordisqueándolo para después seguir un poco con su cuello, mismo que enrojecía al primer contacto. No, no era por el, no era por nadie, pero siempre era bueno saber que botones pulsar en cada hombre, y este tenía antojo de sentirse importante. por mi, estupendo.

No tardamos mucho en entrar al vehículo antes de que me deslizase y que eventualmente mis piernas se viesen descubiertas, brillando en el descapotable. era lo más lógico que las acariciara y esperaba que mi padre lo viese, ¿porque? porque tal vez así se le reventaría alguna visera de la rabieta, y si me esmeraba y tenía suerte, tal vez se le reventasen dos.

Nos besamos por un par de minutos más antes de que yo le parase y le ordenase conducir.

Era universitario, por lo que, en el cole, podía ser tan soltera como me viniese en gana.

Los cigarrillos los dejaría para después. primero la entrada triunfal. aquella donde te sabes observada y tienes el gusto de saberte deseada pero que no pueden tenerte, a menos que tu lo aceptes. Si, ya había aceptado a varios, pero esos varios me seguían observando. guiños a algunos, posiblemente alguna sonrisa a algún incauto. así fue como entre aquel año al instituto.

pronto se me detuvo ante mi indumentaria. Bien, el momento perfecto para explotar la inocencia natural en el rostro. el prefecto en realidad parecía una buena persona... pobre iluso.

ladee mi rostro, casi parecía que me sentía culpable -oh, lo siento Clemente, pero es que no eh visto algún estatuto y no es que vaya desnuda, sabes?, por otro lado, no hay delito que perseguir, eso ya ah quedado claro las 43 veces anteriores.- entonces sonreí ante el viejo -pero parece que más bien lo que quieres es verme... y no te culpo, yo misma me desearía-

descaro completo, cinismo exponencial. Clemente quedo paralizado y desdibuje la sonrisa de mi rostro, solo para tocar su pecho con el índice y correrlo a su clavícula y hombro mientras pasaba de largo con el sin volver a dirigirle la mirada -eso pensé- añadí ante su silencio y seguí adelante.

la primer parada el auditorio y algún chico de segundo, o incluso de primero. los de primero eran demasiado pequeños, los de segundo en cambio eran bastante divertidos. casi podía adivinar lo que pensaban, y en realidad, prácticamente venían con el manual incluido. "Laura" se escucho en la lejanía y en respuesta solo me vieron ir de paso. yo elegía con quien estar y mi siguiente objetivo estaba a la vista.

nueva adquisición, posiblemente de quinto, sentado en la banca cercana a la puerta del auditorio, mientras todos se dirigían ahí. perfecto.

en medio de aquellas piernas sema abiertas apareció una zapatilla con su respectiva pierna, que por su puesto le hizo llevar sus ojos a esas piernas, que sabía ya había visto desde hacía metros. -así esta mejor o requieres verlas mas de cerca?- le pregunte mientras el levantaba de a poco sus ojos. levante el mentón con orgullo mientras le miraba casi como un reto. moreno y de ojos grises. Nada mal -y bien?- el comenzó a balbucear algo, nervioso e impactado. le sonreí de lado a algo que pareció ser su mejor intento de comentario gracioso -claro, cielo y tu esfuerzo es apreciado- mi índice levanto su barbilla, aún entre los que pasaban y si, era guapo pero, lo supe desde el instante, el chico era totalmente reemplazable. pregunto mi nombre, volví a emitir esa sonrisa justo para acercarme más a el y simplemente susurrarle -llámame después, cariño y tal vez te lo diga.- y nada más. eso simplemente era un anzuelo, y el había picado. no tuve necesidad de un segundo más con el así que , con toda suficiencia me aleje de el entrando al auditorio, encontrando sitio y como siempre siendo rodeada por, gente irrelevante y gente, que tal vez, merecía la pena.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Oct 28, 2011 6:25 pm

Uno, dos bips...y estiré el brazo, sin abrir los ojos, el móvil estaba iluminado, seleccioné el mensaje y sonreí al leer "Acabo de despertarme y ya te echo de menos", respondí presto, sin moverme de la cama, "Qué llevas puesto?" Otro bip y una sonrisa aún más amplia "Sólo la camiseta de los Lions, ¿y tú?" Una buena forma de despertar, ¿por qué no? Escribí "Sólo los boxers que me regalaste. ¿Tenemos tiempo?"
La respuesta llegó apenas un segundo más tarde, !cómo me gusta la tecnología¡ Mientras leo con atención lo que la chica desea para empezar el día mi mano baja a mi entrepierna y comienza a maniobrar. Es mejor que el desayuno. Con la otra mano voy contestando, es casi tan sencillo como respirar, cuando leo lo que quiere hacerle a mi polla con su boca se me escapa un gemido, y entonces escucho ruido enfrente, la persiana que se eleva, una puerta que se abre. Me despisto y me levanto, aún con el móvil en la mano y una tremenda erección sin solventar. Apenas aparto la cortina y la veo, acaba de levatarse, aún no se ha peinado y lleva puesta esa camiseta gris marengo que fue de mi hermano y la hace parecer una niña con la ropa de su padre. Suena otro bip, aparto la vista a duras penas y me fijo en el mensaje, lo intento de nuevo pero es otra imagen la que aparece en mi mente y no la que Lisa quiere evocar, la erección permanece pero el humor ha cambiado. Se quita la camiseta, quedando momentaneamente sólo con las braguitas de minnie delante del espejo, suelto la cortina conteniendo el aliento. Miro la hora, he de salir de casa antes de que lo haga ella, si puedo evitarlo nunca la cruzo. Envio un último mensaje "Vistete, voy a por ti". Tiro el móvil encima de la cama y me meto en el baño, una ducha rápida, ropa limpia, nada especial, solo unos vaqueros, una camiseta a rayas de manga larga y cuello polo y me peino, lo último es lo que más tiempo me lleva. Cuando vuelvo al cuarto la pantalla vuelve a estar iluminada, sólo le echo un vistazo para ver "¿Qué quieres que me ponga?" contesto velozmente " Algo fácil de quitar" e imagino la sonrisa de la chica al otro lado antes de coger las llaves y guardarlas en el bolsillo. Bajo las escaleras de dos en dosy paso por el pasillo cin pararme en el salón, donde vislumbro la cabeza de mi hermano desayunando "te veo luego, no llegues tarde", lo saludo antes de salir por la puerta con prisa y subirme al coche sin abrir la puerta.

Lisa vive como a tres manzanas, así que cuando llego he de esperar en la calle, con el coche en la puerta hasta que baja, se sube despidiendose aún de la madre, hasta que doblamos la esquina no nos damos más que un casto beso en la mejilla. Se ha puesto una minifalda vaquera y una camiseta azul de tirantes. Sonrío, mirandola por el espejo retrovisor y pregunto.

- ¿Eso es lo más fácil de quitar?

Y me contesta:

- No llevo bragas.

Así que suelto una carcajada mientras tomo la dirección correcta. Aprovecho un semaforo para averiguar si me miente, metiendo mi mano entre sus piernas. No lo ha hecho, el día aún tiene posibilidades.

Cuando llegamos al aparcamiento, tras coger el camino más largo hasta el instituo, la chica protesta y yo sólo sonhrío con suficiencia, me tomo un tiempo para besarla mientras mi mano sigue entre sus muslos pero paro a tiempo.

- ¿de verdad vas a dejarme asi?- protesta apenas a unos minutos de que suene el timbre.

- Umm...quiero imaginarte en clase, mojada y dispuesta, quizá así se me hagan un poco menos tediosas las mías- contesto con una mazcla de diversión y malicia antes de ponerme en pie, coger la carpeta y pegar un salto para salir del coche. Doy la vuelta al mismo, mientras aún le sonrío y le abro la puerta para que baje.

- ¿Quedamos para comer?

- Quedamos bajo las gradas- y le guiño un ojo antes de cambiar la cara y fingir algo de seriedad. La acompaño dentro, por supuesto. Ella no va conmigo a clase, tiene un par de años menos asi que cursa con mi hermano. Mientras llegamos al pasillo de tercero veo pasar a Leia con su novio florero, sólo le dispenso un minuto de atención mientas me aseguro de que mi hermano no está cerca. No me lo ha dicho, pero no hay que ser un genio para saber que está pillado cuando lo ves una y otra vez repasando la misma foto. Por suerte yo me niego a que me quiten ninguna.

Al llegar a la puerta del aula la tomo de la cintura, atrayendola un instante, es lo que le sgusta, que parezca que no puedes separarte de ellas. Por el rabillo del ojo veo otra escena, una chica rubia, con un cinturón ancho y sin sujetador que hace oposiciones para quedar este año como la reina, pero no la del baile, más bien la del motel. Sólo me permito fruncir el ceño brevemente antes de darle un beso a Lisa. Por desgracia he de cruzarme con ella para volver sobre mis pasos y tomar hacía mi propia clase.

- Enhorabuena- le digo al pasar, y me inclino sólo un poco, lo suficiente para bajar la voz y que me escuche igualmente- ya tienes mi voto...

Cuando llego a clase ya lo hago tarde, pero Vane sigue fuera, con cara de pocos amigos, p'or primera vez en el día mi sonrisa es genuina mientras me acerco y la tomo de la cintura para empujarla hacía el aula.

- ¿En serio? ¿Primer día de clase y ya tienes esa cara de hastío?- bajo loa voz mientras le doy un mordisco en el cuello, a modo de broma- Es el último año morena, y después de nueve meses podremos irnos para siempre de este pueblo maldito y olvidado y no volver jamás...cómo un embarazo...sólo que en el nuestro el bebe llorón lo cambiaremos por un porche nuevecito y el sonido de su motor mientras dejamos atrás la interestatal para no volver- me cruzo delante de ella, impidiendo su entrada al apoyar mis brazos en el marco de la puerta y sonrio- al menos merezco una sonrisa.

avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Leia Orsini el Vie Oct 28, 2011 8:15 pm

Alargo una de mis manos hasta posarla sobre la puerta, que me había tomado una eternidad alcanzar, al parecer nadie se quiere preocupar por una generosa pérdida de tiempo, quiero decir, discurso de inicio de año. Y cuando comienzo a empujar la puerta, me detengo por algo que miro de reojo, y por debajo de mi vista, quiero decir ¿Qué tiene que estar haciendo de cuclillas? ¿A lado de Ana? ¿Es la nueva forma de ver bragas sin que las chicas se den cuenta? Niego con la cabeza y bufo al aire cuando decido que es mejor regresar a los deberes del día. En realidad, estoy a punto de regresar por sobre mis pasos y entrar directamente a mi aula, que espero, no toque en la misma que él, me niego, puede que tenga la oportunidad de objetar si pasa algo así, pero no debería, no suelen pasarme cosas que no tienen, ni siquiera que entrar en mi camino.

Claro que escucho lo que dice, desearía no tener esa habilidad de estar atenta a cosas…que no me importan. Mi ceño se frunce, pero relajo el semblante justo cuando va pasando Liam, si lo sé. Jim está al otro lado del pasillo, pero esta atontado, a nadie le hace mal saludar a un viejo amigo ¿viejo amigo? Al momento que guiña aquel ojo, sé que puedo entrar tranquilamente al auditorio sin necesitar alguna niñera, termina pasando un brazo por sobre los hombros de una nueva chica, claro que sí, pero ha arruinado mi perfecta actuación. Así que termino por abrir la puerta del todo y desaparecer algo airada, los odio. Odiaba a cada una de las personas que encargaban de pasar de mí, no era porque realmente quisiera que me hicieran caso, la realidad, es que hacía que me sintiera debajo de una capa de polvo, quizás de arena que no deja ver lo que hay debajo.

Cierro tras de mí y comienzo a encaminarme hacía los asientos que se encuentran justo en frente del escenario, ahí, está sentada Ginna, mirando y acomodando las sillas con las simples ordenes que les daba a los voluntarios y obligados de este año. Llega un momento en que llega a desesperarse, gruñe una palabrota y se gira hacía donde me encuentro, sonrío como sacada de la pena y alargo mi brazo hasta ponerlo en su hombro, aunque me lleva casi 6cm de altura, ayuda a tranquilizarla. Comienzo a decirle que debe de respirar, que no pasa nada, que aún hay tiempo de sobra, que…miro el reloj e inmediatamente subo al escenario para acomodar aquellas sillas, el mantel de la mesa central y el micrófono que queda por en medio, eso es, es una sala lúgubre sin ningún sentimiento proyectado, es solo una ceremonia que surge de las costumbre de un colegio con una disciplina tonta, que quiere esconderlo, no servirá, no sirve.

Termino por correr fuera del auditorio, asomándome por le puerta antes de salir corriendo a la cafetería. Pidiendo de prisa aquella jarra de agua simple y los vasos necesarios, si si, no dura lo suficiente, pero hay que aburrirlos antes de que comiencen a hacer demasiado alboroto. Hay de dos, que se revelen en contra del aburrimiento, o que tomen aquella siesta de cada año, lo ultimo nos ha servido demasiado, no a mí. Regreso en tiempo record, abriendo la puerta con un golpe de mi cadera, cociéndome el paso. Termino por dejar todo sobre la mesa mientras Ginna sonríe como el año pasado, quitada de la pena, por supuesto, hago su trabajo, y el de varios, mejor que otros. Tomo asiento a su lado, en primera fila, antes de que el toque suene y se comunique al personal estudiantil, que deben de pasar al auditorio.
-¿Qué tal tu Verano?-pregunta de improviso, me lo pienso un segundo.
-Perfecto- Escondo, como siempre aquel dolor que puede comenzar a descender desde mi columna vertebral. Un verano en que a diario mantenía la agenda ocupada, sin querer pensar en nada más que no fuera adelantar alguna materia. Tener mi habitación en perfecto estado, la sala, las habitaciones con cada una de las cosas en su lugar. Sonrío para agregar lo que todos querían saber. -Jim estuvo atento-y con eso se conforman, no hace faltar detalles de las tardes en que nos la pasábamos fuera, o aquella vez, que decidió que era buena idea despejarme la cabeza en lo alto de la rueda de la fortuna, lo que no sabe, es que me moría de ganas por llorar cada que miraba la puesta de sol.

La puerta se vuelve abrir, pero ahora, solo para dar paso a los demás, los pasos suenan, apagando cada uno de mis pensamientos, y dejando la imagen que chica de hielo que siempre se quedaba al aire, debería de dejarlo, no sé cuánto tiempo pueda soportarlo, bueno, se que lo lograre, lo he logrado, pero antes no estaba tan sola. Me acomodo en mi asiento, de modo que miro todo el tiempo hacía el centro del escenario, el director ha llegado y espera a que todo se calme antes de comenzar con la abrumadora bienvenida.
avatar
Leia Orsini
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 23/09/2011

Ver perfil de usuario http://promiseofedge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Oct 28, 2011 10:42 pm

Aun no comenzaba el show y ya había pasado demasiado tiempo.

A este paso la mitad de los asistentes morirían o al menos caerían en coma debido al aburrimiento. suficientes personas a mi alrededor, ninguna que llamase mi atención. Porque esperar? suficientes cursos en el instituto ya habían dejado claro de que se trataba el asunto y en realidad, no había nada nuevo. un solo desplante y me incorpore, alargando las piernas, dejando que se viese lo que debía de verse de piel, al tiempo que salía del lugar. estaba ahí solo para ver a Alec, y si no estaba, no había merito alguno. Si me necesitaba estaría afuera, si no ya lo encontraría.

Sin embargo, afuera no le encontré, no aún, pero si a su hermano. Maldito fuese el y la zorra en turno, pero quien era?, vamos que yo la conocía y a decir verdad, había bajado varios puntos. la niñata además de ser una falsa, era corta de intelecto lo mismo que de belleza real. a nadie le podían crecer así de rápido, pero evidentemente irse de frente debido a un exceso de implantes tal vez sería la moda, en algún lugar recóndito de su inferior mente.

Claro, siempre pasaba así, ni siquiera debería molestarme. hay que aplaudirle a Alex, al menos hacía una labor social al acostarse y desvirgar a fenómenos que bien pudiesen morir vírgenes.

A cambio gire, tal vez, el pizarrón de anuncios era más interesante, tal vez ahí se dijese que la dulce de Lisa tenía alguna enfermedad venérea incurable, o bien, buscar un nuevo objetivo. algunos entraban al auditorio, otros preferían hacer cosas más interesantes. acomode mi cabello y mordí mi labio inferior al recibir un texto. así que el chico "nueva adquisición" lo había conseguido, bueno.. tal vez al menos sabía moverse para conseguir lo que quería. como si de verdad fuese a conseguirme sin que yo lo permitiese. Aún con el móvil en mano comienzo a caminar. justo en su dirección, justo para encontrarle y justo para que, si tanto le molestaba mi rostro se lo siguiese topando. No me era novedad sus comentarios. llevaba años de ello, odiándome y llevaba años de odiarlo por alejarme de su vida. Siempre dolía, pero con el tiempo el dolor comienza a ser adormecido con la costumbre o con el estúpido pensamiento que el odio es mejor que la indiferencia.

Y al menos aquel día no le había sido indiferente. dos frases, mismas que me hicieron sonreír y lograr lo que ya no hacía tanto tiempo, viéndole a el, despreciando si que noviecita nos observaba, le toque y seguía siendo el mejor shot de adrenalina, bien.. ya estaba, y que se enjuagase lo que debiese de enjuagarse, al menos un toque me basto para recordar cuan tibia era su piel. Pero el no lo supo. Lo que si supo fue que su vecina, la amiga de su hermano se hacía la sorprendida, una inocente creatura que se llevaba la mano al corazón -siempre tan adorable… dime, me llamarás esta noche?-no lo haría y lo sabía, y el saberlo era insoportable, pero no pude resistir imitar a su linda Lisa, con el cabello escurrido, y sin merito alguno. deje que mi cabello se meciese mientras mis tacones retumbaban entre los pasillos, evitando incluso que los atletas se pasaran el balón apenas apareciese, sea por alguna coquetería o por miradas despiadadas, y de esas tenía muchas para ofrendar.

Debía seguir buscando, solo era cuestión de concentrarse, y de repente mi día tuvo tres objetivos principales, y ninguno involucraba el responder la llamada a Ted.
Pero involucraba seguir jugando, aminorar cualquier molestia, y encontrar a Alec, a como diese lugar, y tal vez si me sobraban ganas hacer la vida de Lisa ligeramente insoportable. tenía los medios, también los hilos, y después de todo, esa también era una labor social. No se podía tener todo en la vida. Yo no lo tenía y había aprendido la lección; tal vez era el turno de Lisa, las heridas cuanto antes mejor, así lograría sanar y si no lo hacía, no me importaba.

Después, claro.. después de encontrar a al rubio de intachable reputación, imagen y alma, tan contrario a mi. y lo encontré, justo dándome la espalda. no me costo nada abrazar su cintura por detrás y en seguida que este me reconociera. Sonreí por el hecho -Se dice que deberías dejar de ser mi amigo... me pregunto porque- murmuré justo para arrebatarle la hoja de sus horarios y guiñarle un ojo -horarios?, acaso no lo sabes? el insto es para solamente enseñarte a seguir a las masas- justo en ese momento paso un grupito de chicas de nuestro curso, rubias ninguna, castañas o teñidas la mayoría. aproximadamente el 80% de estas no llegaron a levantar la mirada y verme a los ojos -lo vez? tal vez por eso no ligas, Alec. o eres muy bueno, o tu amiga te da mala fama- y, si era la primera de las cosas, si les causaba miedo, era peor para ellas, pero mucho mejor para mi.

Los ojos de Alec, aún estaban durativos, yendo y viniendo al auditorio. adivine sus pensamientos y deje de abrazarlo -anda, ve al audi. Tal vez te espera para cuando finalice, de todas formas Historia es una materia que fácilmente se puede saltar.

y claro que se podía saltar. la historia se resumía a esto. Nada es lo que parece y del mismo modo; nada es para siempre.
Ironías de la vida? Lisa paso al lado mío y me miró, de arriba para abajo. entre abrí mis labios con diversión. le deje adelantarse al salón, recargándome en los casilleros con los ojos cerrados, en aquel mundo de entes que no me interesaban -tengo su voto- murmuré por lo bajo justo para abrir los ojos y dirigirme en alguna nueva dirección, con la misma actitud soberbia -veremos que es lo que hago con el- pase de largo al equipo de baloncesto, lo mismo que el de americano, insufribles?, no… no los requería. Como siempre ya no necesitaba a nadie en mi mundo. Alce, cierto… casi no necesitaba a alguien. Me obligue a parar en aquel recordatorio de los que si importaban.

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Vanesa Cabot el Sáb Oct 29, 2011 2:28 am

Tan distraída estaba con aquel par de zombies humanas con vestimentas de la mas alta categoría que su nivel económico y social les permitía que mi perfecta manicura y sus elementos complementarios apenas y notaban los ojos varoniles que soltaban algún suspiro para mis curvas y luego se iban en comentarios obscenos y no menos pervertidos que los que dedicaban a mi figura hasta hacia unos segundos para una chica que ya era conocida de alguna manera por mis oídos y probablemente por mis ojos en alguna fiesta y en los pasillos del colegio.Es difícil no notar un rascacielos caminando...Laura Lerman es una persona de ese tipo,pero es aun menos invisible cuando los alumnos hablan de ella, por eso procuro darme a notar solo en ocasiones importantes y sin embargo no nos distanciamos tanto en parecido..es solo que yo soy como los perfumes finos.

De pronto y en escena aparece mi rubio favorito con su aire despreocupado que lo caracteriza tanto y los suspiros no se escuchan igual si no son para el de parte de un tumulto de ilusas soñadoras.No las culpo,probablemente si el no fuera mi mejor amigo, yo sería una de esas ilusas...la lista de sus conquistas es interminable y la belleza que el conquista puede ser equiparable a la mía en talento pero no en maña.Las mariposas a mi alrededor se alejan entre sonrisas por los pasillos y se despiden de mi con un beso de judas justo después de que mi chico consentido se haga de mi cintura de esa forma, van cuchicheando y me huele a que no es nada positivo, pero no es que importe demasiado.De alguna manera me hace sentir mucho mejor que hablen de mi, así es como me he creado la reputación después de todo.

Y ricitos dorados me toma el cuello con los labios intentando contarme un cuento de sueños y lustres premoniciones, mis ojos giran con el mismo hastió que el dedicado a las anteriores parasitoides, pero esta vez, se que el sabe que en el fondo, fondo, estoy sonriendo y luchando para no reírme acompasando su genormica realidad en las palabras que me brinda.Pero bueno, para que mentir, adoro joderlo un poco para que me mime y termine dándome por el lado, después de todo, el es mi mejor amigo.

Finjo sentirme enfadada y el se posa frente a mi obstruyendome el paso, no puedo fingir mas y sonrió mordiéndome un poco el labio de forma sensual para que no se note tanto la gracia.

-vale...una sonrisa no le hace daño a nadie...pero...yo no doy nada gratis así que...¿que gano a cambio ?-

No le doy tiempo de contestarme por que hay demasiado tumulto, me acerco a el y le beso el oido en un gemido muy suave.

-me parece que tu celular esta sonando...-


le susurro, y es verdad, una de sus nuevas conquistas seguramente.Le paso por un lado con una sonrisa enorme mientras entro al aula para agarrar mi sitio, dejandolo ahi con una cara de azul y buenas noches.

-¡VIVA EL ULTIMO AÑO!-

grito y mis compañeros presentes nos siguen casi a coro, entonces miro a mi principe rubio con una sonrisa de complicidad.

-¿entonces...fiesta en mi casa el fin de semana?...el año se empieza con pie derecho, mas si es el ultimo y mis padres estaran de viaje-


avatar
Vanesa Cabot

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Alek Kaiser el Sáb Oct 29, 2011 5:18 am

Acabo de recoger los libros del suelo y le tiendo a Ana los que le pertenecen, después busco mi aula, no queda lejos, he mirado el plano nada más llegar y lo ierto es que ya hemos tenido antes ese mismo aula para otras asignaturas, una aula reciclada, no es una buena noticia, hasta los pupitres de madera pueden traerte recuerdos.

Tengo dos opciones, ir directamete hacía el aula y asegurarme de que encuentro un buen sitio donde pasar el resto del año, los mejores siempre son los de las últimas filas y siempre vuelan, o pasarme por el auditorio para escuchar el discurso, normalmente no lo pensaría, porque lo del discurso de bienvenida es una tontería y nadie le presta realmente atención, si llego a clase antes y me siento me aseguro de que puedo escoger a quién tendré al lado el resto del año. Pero está el pequeño detalle de que sé cuanto le importa a ella. Me salude o no, eso no importa.

Parado en medio del pasillo, escuchando solo a medias a la chica, no acabo de decirdirme. Siento unos brazos que me rodean y me envaro, pero los reconozco enseguida, si alguna vez quise una hermana fue hace mucho, yo ya tengo una, con o sin sangre de Kaiser. Sonrío quedamente y me giro para verla. Una vez más lleva puesto algo indefinido que parece estar allí más para mostrar que para ocultar nada, pero eso no me molesta, todo le queda bien y en el fondo pienso que tiene una razón para hacerlo, si esa es tirare a medio colegio, bueno, no seré yo quién se lo impida.

- ¿quién dice que deba dejar de serlo?...dame un nombre y me encargo de que vaya a dormir con los peces- continuo fingiendo una voz seca, intentando sonar como el padrino sin llegar a conseguirlo del todo, pero sirve para arrancarle una sonrisa y ese era el punto- ¿Nunca te has parado a pensar que no todos estamos aqui para ligar? Yo intento conseguir una educación...entre otras cosas.

Como siempre no hay que decirle nada, por mucha verborrea que usemos ambos ninguno se despista y ella sabe que es lo que me estoy planteando.

- No. Será mejor que la deje sola con su ...

Pero no acabo la frase porque hay algo que acaba de decidirme. Jim, el perfecto y sobremusculado Jim, acaba de salir camino del patio con tres amigos para jugar a la pelota. Asiento, de cara a Laura, sólo para indicarle que iré al auditorio. ¿Cómo es posible que la deje sola? ¿Es que no sabe que la aterra mirar al público y no ver una cara amiga? Se ha tomado tantas molestias, tanto esfuerzo, ¿es que no merece un poco de apoyo? Me despido de ella brevemente con un beso en la mejilla.

- Nos vemos para comer...¿has visto a Alex?

Otro que brilla por su ausencia, ni siquiera ha tenido la decencia de pasarse a ver si he llegado o si necesito ayuda, tener un hermano mayor para esto, antes eramos inseparables, ahora soy prescindible...y luego dicen que no me amarge. Es todo lo que me queda en el mundo y pasa de mi como de la mierda. Es mucho más importante quitarle las bragas a alguna debajo de las gradas...

Definitivamente entro al auditorio, me siento en una de las filas traseras y me quedo allí, solo y en silencio, mirandola moverse, terminar los últimos detalles, subir al púlpito, pasarle una nota a director a última hora. Tan eficiente y distante, pero no lo es, sé que no lo es.
avatar
Alek Kaiser

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Leia Orsini el Sáb Oct 29, 2011 3:12 pm

No tengo idea del tiempo que ha pasado desde que el Director comenzó a hablar, quiero decir, no es de lo típicos directores que hablan lento para hacer parecer su discurso, algo trabajado, es de los directores que realmente se empeñan en que las clases tengan unas palabas de aliento en lo que respecta este año. Da otro repertorio de aliento para los que tienen planeado pasar a la Universidad, digo “planeado” porque a medio camino muchos comienzan a desertar. Mis hombros se tensan un segundo, entonces se que es tiempo de que tome un rincón oscuro y centre mi cabeza. Me pongo de píe avisando a Ginna que voy al sanitario, que regresare a tiempo, a tiempo de que tenga que dar la cara. Ser la presidenta de distintos clubes hacía que tuviera un deber con el micrófono, como si fuera la única vez que lo veo en el año, y que comparto el tiempo con él, se burla de mí en cuanto subo el último escalón, cada 365 días. Lo típico, pero ya no había pasado.

Camino lentamente hasta la puerta que esta a lado de la enorme cortina, consigo abrirla, esperando no llamar demasiado la atención y paso a través del marco, cierro, recargándome contra la madera, moderando mi respiración que se quiere salir de control, nadie sabía de mis planes a la Universidad, nadie sabía de las ansias que me invaden cada que tengo que subir a dar un discurso, inclusive con un saludo, nadie, solo Alek. Por ello intento olvidarme de lo que me provoca todo esto, intento sustituirlo por un poco de rencor, odio, o lo que sea que me ayude a pasar esta inestabilidad. ¿Por qué me había hecho eso? Un segundo y lo tenía controlado. Respiro profundamente y acomodo mi cabello antes de volver a salir, la oscuridad aún está a mi favor, así que regreso a mi pose de chica despreocupada que tiene todo bajo control. La sonrisa que mantiene la farsa y enseguida escucho las palabras del director “y ahora, unas palabras de la Presidenta estudiantil de penúltimo año”…subo las escaleras como si fuera la chica emocionada por dar un debut. Y camino hasta el pulpito, el director me ofrece estrechar su mano, no debato y acepto, asiento con la cabeza cuando me echa esa mirada. Una mirada que me recordaba a mi difunto padre, siempre a la espera de que lo decepcionara, nunca más fue así.

Debajo de las carpetas, porque está claro que nadie se aprendía su respectivo papel, saco la única hoja que me era necesaria, y ni eso, si que lo había releído miles de veces, palabras tan falsas que por ello las tenía a mano, por si se me olvidaban. Comienzo describiendo la sensación de todo estudiante en cuanto pasan las puertas del instituto, tomando nuevos caminos. “El inicio de lo que será una meta a largo plazo…”. Las palabras huyen de mi mente y se quedan estancadas al momento en que me doy cuenta de que Jim no se ha atrevido a pasar esas puertas ¿de verdad? Se como es, y yo soy responsable al haber elegido salir con él, sabía que no era el apoyo que, una chica como yo, necesitaba. Sin embargo, no es eso lo que me acalla, sentado hasta el final, esta Alek, intento mirar a ambos lados, rogando al cielo porque venga alguien con él, así podría pensar que solo lo hace para acompañar a alguien más, seguramente para saltarse la primera clase. Desvió la mirada y titubeo un poco, se me ha olvidado por completo, bajo la vista hasta las letras, parecen borrosas y de repente, medio repertorio se ha perdido. Entonces doblo la hoja.

-El tiempo, como siempre, se limita para los que van de salida, sin embargo, para los que aún esperamos otro año, no es más que una esperanza de mejorar y salir adelante. Encontraremos a nuestros mejores amigos y nosotros mismos, nos volveremos el peor enemigo que pudiéramos desear, pero…siempre contaran con alguien para continuar. -Mi sonrisa forzada, aplausos y casi corro para bajar las escaleras, me adelanto a Ginna unos segundos, me da las enhorabuena y estoy a punto de tomar asiento, no es más que una excusa para seguir evitándolo. Mis anteriores palabras resuenan, ¿alguien? ¿Me refería a mi? ¿Qué se pueden apoyar de mi compañía? Que tonta, ni siquiera, yo misma puedo conmigo. “El peor enemigo, nosotros”. Tomo aquel asiento, y espero a que termine de hablar el presidente del comité de padres, entran por un oído, y salen por otro.

Aplausos, más aplausos, muestro entusiasmo, de vez en cuando no tengo ni idea de donde provengan aquellas energías, si por dentro estoy más que consumida. En cuanto anuncian que esto ha llegado a su final y podemos regresar a clases libres de faltas –porque han anotado su nombre al entrar- espero a que la mayoría salga para unirme a Ginna, caminar tranquilamente a su lado. Intento no buscarlo.


En proceso...
avatar
Leia Orsini
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 23/09/2011

Ver perfil de usuario http://promiseofedge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Oct 29, 2011 4:53 pm

Un golpe en el estomago, la sensación es la misma cuando me toca, la falta de aire, el hormigueo en la piel, la necesidad de tocarla, igualmente intensa que las ganas de rascarte cuando te sale un sarpullido...podría admitir para mi mismo que en el fondo no es en absoluto desagradable sino todo lo contrario, pero no lo hago, porque de ahí parte el problema. Tampoco me atrevo a apartar el brazo bruscamente, porque no quiero que sepa que me afecta hasta su más minimo roce, eso sería un desastre, así que sólo permito que los musculos del mismo se contracturen y lo dejo rigido. El gesto, tan inocente, ya no hay quién se lo crea, puede que en algún momento, hace años, fuese lo suficientemente ingenua para no ver mi ironía, pero ya no, hace mucho que no. Seguí mi camino, sin añadir nada más, no entiendo por qué hace eso, porque sigue empeñada en provocarme. Lo dejo pasar.

En la puerta al fin consigo un amago de sonrisa, no la requiero, porque da igual sin sonrie o no con los labios, importa cuando lo hace con los ojos.

- Y qué podría darte yo a cambio...vamos a ver...-intento sonar dubitativo, pero no me da tiempo a contestarle. Se acerca a decirme algo al oido, dejando que su aliento roce mi oreja en lo que a cualquier otro le parecería un gesto provocativo. Tiene razón, el móvil vuelve a sonar. Lo saco del bolsillo y lo miro, sólo para abrir el mensaje y sonreir. Es Lisa que acaba de mandarme una ilustrativa foto, sólo imaginarla con el móvil entre las piernas mientras los demás toman asiento me provoca una media carcajada.

Sigo a Vane antes de contestarla. Está fingiendo una euforía poco propia de ella, pero nadie parece notar la farsa así que cruzo la clase hasta el fondo y me agencio un pupitre en la última fila, guardando el que está a mi lado para ella y espero a que se siente para responder.

- Y esa fiesta...¿cómo de privada acabará siendo?

Bajando la vista al móvil sólo lo justo envio una respuesta adecuada, aunque lo cierto es que ya no estoy pensando en Lisa. Me gustaría decir que estoy pensando en Vane, o en mi hermano, o en el curso, pero la verdad es que pienso en la chica que antes subía de noche por la travesilla de mi ventana y se colaba en mi cuarto, la que aún te miraba con esos ojos dulces y parecía iluminar el cuarto cuando sonreía. En ella y en por qué reacciono así cada vez que me pone un dedo encima.

- ¿Sabes si se puede ser alergico a una persona?- pregunto en voz alta. Vane no puede seguir el ritmo de mis pensamientos, soy consciente, porque nunca se lo he contado, pero al menos puedo hablar con ella.

Pasan los minutos mientras ambos hacemos que nos preparamos para la clase, como si nos importase, cuando en realidad estamos observando a los compañeros, viendo quién se lleva con quién, capturando pequeños detalles que pueden servirnos para más adelante, también analizamos a los nuevos, siempre lo hacemos, es casi un juego. El profesor entra y saluda, algunos atienden, yo me inclino sobre el pupitre para preguntarle en tono asombrado a Vane:

- ¿Se está quedando calvo?

Sin duda el profesor tiene unas enormes entradas que no había visto en Junio, cuando lo dejamos. Si atamos dos y dos podemos adivinar que sí había algo de cierto en los rumores de que su mujer se tiraba al cartero, o nos sirve para pensarlo, lo cual viene a ser lo mismo.

Nos hace abrir el libro y centrarnos en lo que daremos a lo largo del curso, no es una verdadera clase, sólo una presentación. Mi móvil se ilumina de nuevo y sonrio bajando a ver la pantalla. “Matematicas: Senos y cosenos”, respondo “No te preocupes, tengo tu secante”

Me abstraigo otro rato mientras el sonido de la voz del profesor no llega a alcanzarme. Recuerdo aquella noche en la playa, junto a la hoguera, la forma en que su mano abierta se deslizó por mi pecho, la contracción en el estomago, la forma en que mis ojos se clavaron en ella, los distintos tonos que adquiría su pelo mientras las llamas danzaban …me requiero a mi mismo un poco de cordura. Ya debería haberlo olvidado, pero hay ciertos recuerdos que insisten en prevalecer.

- Tres nuevos- le indico a Vane bajando la voz cuando el profe no nos mira- Te doy…umm…¿dos semanas?; dos semanas para romperles el corazón y pisotearlo después…dos nuevas…¿Cuánto tiempo tengo?
avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Olivia Resnick el Sáb Oct 29, 2011 6:33 pm

-si, lo eh visto y esta en buenas manos, con Vanesa- No mencione nada más, que debía decirle? nada. porque para su hermano no significaba nada, más que un mal rato.

Hay ciertas cosas de las que siempre te encuentras sediento, ciertas personas que se convierten en necesidades, ciertas miradas que extrañas, ciertos brazos que añoras y que de repente, no puedes volver a tener.
Pero otras si podían tenerlo. y las detestaba a todas ellas.

Y la piel me hormigueaba, por solo tocarle y la necesidad incrementaba, tanto como no pudiese ser posible, lo cual era enfermo. abrí los ojos cuando se susurro mi nombre, justo en mi oído derecho. Sin sorpresa, como quien se toma el tiempo para hacerles esperar, porque por supuesto, tenía razones de sobra de hacerse esperar, mejor en todos os aspectos, más interesante y sin ataduras; algo que no todos podían presumir. media sonrisa, una ladeada, eso fue lo que obtuvo el dueño de los ojos verdes y la postura de asecho, por favor. un juego de seducción todo mundo podría usarlo, y en realidad aún no había funcionado conmigo, sea porque el no había puesto demasiado interés o porque jamás le preste atención como objetivo. Al parecer era su casillero -cariño... por alguna razón, no me creo tu molestia- la sonrisa en sus labios estaba hecha. Respuesta correcta para un chico de lo más predispuesto en cuanto a clichés. aún así, intente hacerme a un lado para dejarle el paso libre pero el no me dejo, cerrándomelo al acorralarme con sus brazos. mi ceja se arqueo y un suspiro pronunciado salió manando de mis labios, apoyando finalmente la cabeza en aquel sitio -cielo, estoy segura que tienes algo mejor en el repertorio que el típico acorralamiento, aún te funciona?- borde sin lugar a dudas, pero curiosamente, al parecer el chico tenía una fascinación por las actitudes borde que no le favorecían. mejor a mi favor, era casi como dejarme de regalo un posible control en el. Sin embargo no se movió y tal vez, se me hacía tarde, para lo que fuera, de momento no quería estar con nadie -bien, si no me quieres dejar ir dejémoslo claro, que es lo que quieres, Rogert? un beso, sexo o solo una linda amistad?- por sus ojos hacía unos segundos ya tenía mi respuesta, pero no estaba interesada. -tal vez ninguna... buen chico, tu mami estaría orgullosa de ti- y le guiñe un ojo antes de apartarlo empujándole el pecho , dejando que mi cabello incluso le latiguease la cara. Tarado, como si el cliché funcionara conmigo, como si lo pudiera creer verdadero. como si de momento supiera que sus labios me harían sentir algo real. no lo harían, pese a que aún no lo había intentado.

en clases, muchos buscaban las ultimas sillas, y ya conocía el protocolo. Las ultimas eran las mejores y las que todo mundo se apañaba. las de la pared los drunkis, las del centro irrelevantes. había escogido la de el ventanal. al menos así me podría distraer mejor y ver algo más interesante que a Lisa no-me-importa-su-apellido tomándose su móvil demasiado en serio. Tal vez lo usara en modo de vibrador si lo seguía manteniendo tanto entre sus piernas. toda una finura.

La clase empezó, el profesor Fernando intentaba hacer más amena la clase, a su estilo petulante, de aquel que vino de la mejor universidad a hacer el favor de instruir a los chicos de el instituto Salem -bla bla- murmure, justo para cruzarme de piernas, colocar mi bolso en cualquier sitio y no escuchar más. No tenía que guardar sitio para Alec, porque si el no estaba tampoco ella, así, si las probabilidades eran buenas, terminarían en el mismo lugar

en automático coloque frente a mi mi bolso, dejando parada a una niña vestida de rosa y lentes con una alta graduación, además de usar coletas -lo siento, no acostumbro sentarme detrás de perdedores- le mencione apenas, con esa sonrisa descarada para dejarle en claro que no había punto a discusión ella pareció estar confusa. -y bien? que es lo que estas esperando, o es que debo de pensar que te tengo entre mis admiradores?- ella pareció fruncir sus cuadernos con impotencia pero no hizo nada más. para mi, asegurarle el lugar a mi chico sexy. si les tocaba juntos y el no se sentía cómodo sería una estupidez permitirle el que tuviese que enfrentar a lo que sería una tortura. y yo sabía de esas torturas. llevaba años quemándome cada vez que le veía en su casa, que me sentaba en el marco de mi ventana solo para observar la suya cerrada, y sin un Alex que estuviese ahí sonriendo o convidándome.

mi mano izquierda se poso en mi cuello con una felina naturalidad, esta vez no fingida.

Lo había negado e insistido de que estaba tan ebria que no lo recordaba, y que si no lo recordaba jamás había sucedido a las cotillas como lo eran Meredith y compañía. pero por supuesto. había ocurrido. su mirada oscura, los ángulos perfectos de su cara. el como me veía a mi y solo a mi, que me deseaba a mi como yo lo deseaba a el. mis labios se entreabrieron para dejar escapar un suspiro quedo, pero sentido. daría mi alma porque el no me odiase, daría lo que fuera porque no hubiese sucedido o porque pudiese sentir algo más, no sentirme en ocasiones perfecta y hueca. o tal vez, encontrar a alguien que me hiciera olvidar aquella noche, la ultima que amanecí entre sus brazos.

fui la primera en salir, ni siquiera había esperado a que el Fernando diese por terminada la sesión. extracurriculares. Me pondría al tanto, o mejor dicho, haría que alguien me pusiera al tanto. No sin antes desear que Lisa se rompiera un pie, dado que estaba en el equipo de teatro. la jerga teatral decía "rómpete una pierna" por mi.. que se rompiera las dos.

no encontré a Alex, por ningún sitio... Alec!, buscaba a Alec y no a Alex, me reprimí en el acto.

No me detendría para añorar un fantasma, y eventualmente alguien llegaría, siempre llegaban. aunque de momento fue Roger, de nueva cuenta al que encontré. le lance un beso al aire y seguí adelante, aunque me siguiese. Era normal que lo hicieran, siempre lo hacían y siempre eran las dosis de adoración la que me confirmaban que podía seguir, que debía intentarlo. Alex Kaiser no debía ser el único que importara, porque no lo merecía. dar lo que se recibe, era de lo más lógico.

dos pisos arriba de donde estábamos. ese fue el lugar justo donde de repente, fui envuelta por la cintura y llevada de repente a través de una puerta, justo al lado de el laboratorio de anatomía.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Oct 29, 2011 7:35 pm

Mucho tedio, un par de mensajes más y había sobrevivido a la primera hora, me doy la enhorabuena mentalmente mientras me levanto par ael cambio de clases, sujetando a Vane por el codo para pararla un segundo antes de que siga hasta el final del pasillo y se meta en el laboratorio. Siguiente clase, Quimica. Estaba seguro de que de eso sabía yo un tanto más que el profesor, Vane sabía más que los dos juntos y desde luego ninguno de nosotros requeria más práctica, así que la idea era saltarela directamente.

- Tu pase- le digo metiendole entre los dedos el papel sin que se note demasiado- no puedes acudir a la siguiente hora lectiva por un acuciante problema femenino, tu madre lo ha firmado antes de irse- le guiño un ojo, ella sabe que es mentira, pero también que nunca distinguirían una firma original de su madre, para empezar porque cada vez que necesitan de una de esas es mi mano la que la rubrica- Esperame en el aparcamiento, voy al baño.

Lo de quitarse la camisa en el baño y sacarse una foto es sólo por mantenerla contenta, no quiero que me atosigue mientras me tomo u momento de relax con Vane y nos ponemos al día. La estoy enviando cuando escucho una voz fuera que llama mi atención, estoy en el baño del primer piso, al lado de las taquillas, sólo he bajado para poder largarme luego sin llamar mucho la atención.

Sonrio de medio lado y niego con la cabeza cuando identifico la voz y las palabras, no estoy sorprendido, sólo un tanto irritado. Debería prohibirle a Alek que saliese con semejante chica, no sé que le ha pasado a lo largo de los años pero seguro que se ha dejado la conciencia y el saber estar por el camino. El porque me molesta no lo sé, y tampoco porque me siento obligado a enseñarle modales a la interfecta, pero el caso es que cierta idea se me mete entre ceja y ceja y cuando eso ocurre pocas cosas me hacen desistir. Ademas, me digo a mi mismo,. tengo que encontrar a Alek y ella sabrá donde está.

Excusas, a eso suena incluso para mi, pero subo igualmente un piso tras fumarme un pitillo con Vane y saltarme la clase de quimica. Esperé a que pasase justo al lado del laboratorio, no fue dificil, esperando co napenas una rendija abierta. Al pasar por mi lado la cogí de la cintura y la metí dentro. Me miró de hito en hito y yo sólo sonreí, pausadamente. Solté el brazo de su cintura para ponerlo a su lado en la puerta y subí el otro para apoyarlo en la misma pòr encima de su cabeza, postura que me obligó a inclinarme un poco hacía ella.

- ¿Así que el acorralamiento está obsoleto?...umm...-me mordí el labio pensativo, en realidad intentaba recordar las palabras exactas- ¿un beso, sexo o solo una bonita amistad? ¿Son mis opciones?

Entiendo que no debí jugar cuando empiezo a pensar que tampoco estaría tan mal dejarse llevar, sólo una vez..lo malo es que ya lo hice, así que serían más bien dos y eso ya sería sentar un precedente. No puedo permitirmelo. Pero eran sus reglas, era así como ella acostumbraba a dirigirse a todos últimamente. Sus reglas, mi juego. Tal como responde decido acercarme un poco más, hasta que ella se echa hacía atrás, casi fundiendose con la puerta. Chica lista. Piensa por los dos.

- ¿de verdad eso te funciona a ti? ¿Y si pide sexo que haces? ¿abrirte de piernas en mitad del pasillo?...ya sé que no soy tu padre...¿pero podrías al menos pensar en mi hermano?

Y ahí estaba, el unico motivo válido que encontré para hacer esto, uno que me permitía decirme a mi mismo que lo hacía por él y no porque a mi me importase lo que hacía o dejaba de hacer.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Alek Kaiser el Sáb Oct 29, 2011 7:54 pm

Con Vanesa, si, eso lo explica. Esa chica parece ocupar gran parte de su tiempo, tiempo que antes me dedicaba a mi. Parezco ya una novia celosa, y me jode, me jode tener que suplicar por un par de minutos con mi hermano, sin embargo es lo uico que me queda ya y la sola idea de perderlo también me hace temblar. Lo cierto es que nunca he hablado mucho con ella, pero no creo que lleguemos nunca ha hacer buenas migas. Resignandome la dejo ir y me adentro en el auditorio.

El discurso no dura demasiado, aunque podría durar dos años y tampoco me hubiee enterado, no he escuchado ni media palabra, yo sólo intento leer en sus gestos, sufre un momento de pánico un minuto o dos, pero se repone, respirando hondo y alzando la barbilla. Sonrío, aunque no me ve, porque siempre ha sido fuerte, mñas fuerte de lo que cree. Cuando le toca hablar se queda momentaneamente en blanco, me echo hacía delante en el asiento, con ganas de gritarle que estoy aqui, que no me iré, que me mire solo a mi, como hacía antes. Pero no digo nada, claro, porque ya no me corresponde, ella se aseguró de quitarme ese papel. No le echo la culpa. Sé que fue mía. Yo sólo metí la pata, y por eso mismo, sólo yo debería pagar. Por eso estoy aqui. Ella no debería de quedare sin apoyo solo porque yo no sepa metabolizar un par de chupitos.

Cuando termina salgo a buscar a Laura. No espero porque supongo que en cualquier momento el bueno de Jim aparecerá para acompañarla al aula. Al menos yo lo haría. Es el primer día de clase y está nerviosa, siempre lo está el primer día. Muchas cosas que hacer, un montón de eventos que programar, escoger a los nuevos integrantes de casi todos los clubes...me canso solo de pensarlo, pero ella lo hace siempre con una sonrisa. Cuando se estresaba mucho nos tomabamos un descanso en la hora de la comida, sin hablar de colegio ni de tareas, nosotros solos. Supongo que también de eso deberé olvidarme.

Llego a clase algo tarde pero con la venía y me fijo en que ya quedan muy pocos puestos libres. Laura no está. frunzo el ceño y miro el horaqrio y compruebo que me he perdido toda la primer ahora y que debería estar en otro sitio. Maldigo, pido disculpas y salgo de nuevo para buscar el laboratorio de Anatomía, próxima hora.
avatar
Alek Kaiser

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Leia Orsini el Sáb Oct 29, 2011 9:10 pm

Puedo decir que hasta el aire de los pasillos se me hace más fresco que el que estaba en el interior del auditorio, por fin puedo respirar y pensar con algo de coherencia, pero no lo suficiente, así que tengo que a mi taquilla para mirar al horario que está pegado en la puertecilla, justo ha lado de donde debería de ir una foto, como todos los demás. Saco un cuaderno en blanco, puedo copiar todo lo de hoy en este cuaderno y luego transcribirlo a sus correspondientes portadas cuando llegue a casa, así mantengo mi mente ocupada. Anatomía, ¿enserio? La odiaba, pero qué más da, hay muchas cosas que odio, pero que no tengo el suficiente coraje para gritarlo ¿es que acaso soy una cobarde?

Al parecer sí. Tomo una pluma negra y cierro mientras me doy la vuelta y comienzo a subir las escaleras, llevo otra carpeta en mano, y me detengo en el muro de anuncios y despego las dos papeletas que ya están llenas, las guardo en la carpeta y giro para seguir, pero en frente de mi esta Jim, me detengo solo esos segundos, aquellos en que lo miro con algo de interrogación, atisbo en su sonrisa aquello que lo hace quedarse callado. Como si fuera un juego, niego entre risas y me atrevo a tomar su mano mientras lo arrastro conmigo. Vamos en silencio, entre todo el jaleo que cunde cuando el toque suena para cambio de clase. Seguramente piensa que si hace todo lo que yo le pido, terminare cediendo, que equivocado estaba, pero si mantenía sus esperanzas encendidas…no es que estuviera jugando con él, en realidad, se puede decir que es lo único que me mantiene a flote ahora mismo.

Antes de llegar al pasillo que daba con mi aula, dejo que pase uno de sus brazos por sobre mis hombros y se incline a besar mis labios, pensando siempre en la imagen que debería de dar al público, cierro mis ojos y hago lo que toda chica, con sensatez y a lado del capitán de Baloncesto, haría, corresponder. Al final, veo como se aleja hacía las escaleras, claro, su aula es otra, otro año. Pienso en lo que hare en cuanto tenga que fingir mi felicidad, sola.

Paso una de mis manos a lo largo de mi cabello y entonces me encamino a tocar la puerta, me asomo y miro al profesor con una sonrisa culpable, no hace más que resignarse a dejarme pasar, me detengo en seco, miro al idiota de Max que se ha atrevido a tomar mi lugar, si, sé que no tiene mi nombre grabado, pero todo mundo sabe que prefiero estar delante y no detrás, detrás solía caer en mis sueños despiertos, pero no iba a objetar, solo a sonreír declarándolo vencedor, si claro, solo por el momento. Camino a través del pasillo, dos opciones, al fondo, donde quedan dos lugares, o detrás del friki, claro que no lo pienso, prefiero el desastre, que me mantendrá despierta, a quedarme detrás de alguien que se giraría a cada segundo. Saludo a Aline con una sonrisa en cara y tomo asiento, relajándome un poco. Comienza a hablar de su verano, yo la escucho con felicidad y a la vez, pongo atención a lo que dice el profesor, de vez en cuando hago un comentario y procuro emocionarme cuando menciona al chico “del verano”.


En proceso...
avatar
Leia Orsini
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 23/09/2011

Ver perfil de usuario http://promiseofedge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Olivia Resnick el Sáb Oct 29, 2011 9:12 pm

Y no me podía creer que fuera el y sus brazos quien me sujetara. verlo a el, ver hacia la puerta, y decidir que era mejor de hacer. Huir de ahí no era opción apenas pasaron unos segundos, y que es lo peor que podría pasar?... que era lo mejor que nos podría pasar?

Justo como lo hizo Roger, totalmente diferente a como se sentía cuando lo hizo Roger. no debía, pero esta vez, como siempre siendo alex, si era intenso, cualquier ramalazo de sensaciones era lo que deseaba. me detuve para escucharle, no a falta de palabras, un poco de impresión, si, pero me seguía encantando la forma en que asechaba, casi como si me estuviese cazando y eso, por única vez, me encantaba. Hasta que recordé que era la misma postura de asecho que usaba con todas sus novias, y las que vendrían y claro, que estaba comprobando cuanto era capaz de lograr en mi. -para ti tengo otras opciones, adivinas cuales?- respondí en el acto, con toda la coquetería. el usaba sus armas, bien, yo usaría mi defensa y ataque al mismo tiempo.

Cuando era niña, era diferente, cuando era niña soltarle algún comentario irreverente o pícaro nos hacía entrar en un juego de palabras bastante divertido e interesante y era genial. En algún momento el juego de palabras dejo de ser divertido al parecer, para convertirse en algo que siempre, nos terminaba dañando.

el se acerco un poco más y no quería moverme un solo ápice, realmente lo que deseaba.. eso era. pero resultaba que lo que deseaba no era lo que necesitaba. un beso más y tal vez, dejaría de interesarme cualquier otro. un beso o unas caricias más me harían sentir, sentirlo y sentirme, y después que? otro par de años acerca de lo mucho que me detestaba?.. años de abstinencia? no.. no iba a suceder, así que me eche para atrás.

al hacerlo también complete -no... al parecer el acorralar es tan pasado de moda, como vez, no funciona; aunque claro, no soy tan impresionable como otras- como Lisa, quise decir. también era una mentira. si, claro que me impresionaba, pero para los momentos actuales, era especialista en no dar a los demás lo que deseaban, Alex no fue la excepción.

Sin embargo pareció no escuchar, o no interesarle al menos, Claro, se preocupaba por Alek y mi mal ejemplo. sonreí de lado, correspondiendo a esa sonrisa que me había dado y deje que mis manos pasearan por sus hombros y acomodaran a perfección el polo de su camisa, como si en realidad no me interesara -veamos, si, no eres mi padre, lo hemos dejado claro, y si te preocupas por tu hermano- hice una pausa solo para dejar de sonreír pues eso, eso era importante -si te preocupas por tu hermano, compórtate como tal porque justo ahora, todo lo peor o lo mejor que yo pueda ser, soy más hermana suya que tu. el te ah estado buscando, y tu donde estas?. así que como consejo, no le des sermones a la basílica...ahora en cuanto a tu otro punto…- y entonces logre cambiar de posiciones.
el motivo verdadero de mantenerme en sus hombros era buscar el punto de apoyo suficiente para e cuanto quisiera tenerlo en la pared, haciendo que algunas cosas chocasen en un anaquel cercano.. como si me importara.

Lo tenía acorralado y lo tenía cerca. y no. no había motivo para ser coqueta, pero si ser real, aunque seguro ya no podría identificarlo. nos habíamos distanciado hacía tanto que el ya no podría ver en mi. -no te atrevas a pensar en eso, Kaiser... no era tu asunto pero si lo piensas bien solo le pregunte que era lo que deseaba, no dije nada acerca de estar de cuerdo en complacerle, soy mía y de nadie más, has tus conjeturas al respecto- ahora bien, sentí como el volví a a tomar mi cintura y atine en cerrar los ojos suspirar y callarme solo un instante par preguntarle, aún con esos ojos cerrados -cual escogerías de las opciones?, escoge una Alex, escoge una ya- seguramente, estaba demente, no podría con ninguna así que abrí los ojos, intentando parecer la chica que no tenía ninguna reacción con el, la que no le importaba el desprecio seguro que ya acababa de ganarme. Había que ser valiente para a ello, siendo Alex Kaiser el que tenía en frente, al que una vez admire y también, mi refugio personal -dime, no te sientes tentado?- claro, yo si lo sentía, estando tan cercana de sus labios -que tanto funcionan los clichés contigo?-

Y me aparte antes de que mi armadura y el valor se me acabara. a un sitio seguro, el escritorio del profesor era tan bueno como cualquiera de las mesas de trabajo del laboratorio. me senté en una de ellas, de forma grácil, cruzando la pierna para después moverla de a poco, apoyando mis manos en las mismas.

-por cierto, Hola Alex... tiempo sin estar a solas- esta vez, con seriedad, también con el eco que no podría adivinar el, con el eco de extrañarle, aún después de tanto tiempo.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Oct 29, 2011 10:06 pm

"para ti tengo otras opciones, adivinas cuales?" sabía que había algo oculto en esas palabras, más el qué se me escapaba mientras la miraba agitarse entre mis brazos, no llego a tocarla, y sin embargo la siento, ¿cómo es posible? ¿Y por qué solo me pasa con ella? Maldita chiquilla, se suponía que era yo quién debía descolocarla, a este paso acabaré reconociendo que se me ha olvidado porque vine aqui en primer lugar.

"no; al parecer el acorralar es tan pasado de moda, como ves, no funciona; aunque claro, no soy tan impresionable como otras" Casi sonrío, casi, porque bueno o malo lo cierto es que igual que le siento aún sin ponerle un dedo encima también leo en ella como en un libro, al menos lo suficiente coo para saber de qué va el capitulo, últimamente sólo he sido capaz de ver rencor, odio y algo indefinido que no acabo de ubicar, pero lo que veo ahora es otra cosa, dudas, vulnerabilidad y ...¿es posible? ¿Eso ha sido una queja?

- Tendremos que esmerarnos un poco, entonces- pronuncio unicamente para acercar mi cabeza a su cuello, ladeandola y alojandola entre su hombro, me tomo un momento para inspirar en su piel y apenas rozo la misma con la nariz.

Ahora habla de mi hermano, está echandome una bronca, no puedo creerlo, wesría la primera vez que alguien me llama la atención sobre algo así. Parpadeo solo de la incredulidad antes de decidir en mi fuero interno que tiene parte de razón, así ytodo las palabras salen solas, porque son ciertas.

- No sé de qué va vuestra relación, ni lo que llega a contarte y lo que no, pero ya van dos peleas en menos de un mes porque alguien te llama "ligera" en su presencia, un día de estos será él el que lleve la peor parte, y si eso pasa ten por seguro que alguien lo pagará.

Lo de ligera me pareció un buen eufemismo, la habían llamado perra la primer vez y cosas mucho menos dulces la segunda. Por supuesto no voy a comentar que de no haberlo hecho Alek lo hubiera hecho yo mismo, no tiene por qué saberlo.

"soy mía y de nadie más" dice, pero no lo es. No es cierto. Mi mano vuelve a su cintura sin que mi parte consciente pueda detenerla, como si allí fuee donde quiere estar. El suspiro me golpea en la cara, apenas respiro a mi vez por tenerla demasiado cerca, y porque cuando cierra los ojos aún puedo ver a la niña que fue, la que quiero recuperar. ¿Es eso? ¿Me aferro a una niña que nunca crecerá en mi mente? No, no lo creo porque sé que la tengo delante y que ha dejado de ser una niña hace tiempo.

"cual escogerías de las opciones, alex?" La frase se repite en mi mente varias veces, hasta que me doy cuenta de que estoy intentando responderla.

- Ninguna- digo, porque ninguna parece suficiente.

Sentirme tentado es poco, en los últimos sesenta segundos he visionado tantas veces y de formas tan diferentes la manera en que me gustarái besarla que creo que voy a empezar a desvariar, mezclando lo real con lo imaginario.
Pero no respondo a esa sino a la siguiente pregunta.

- Ven a mi con esa camiseta marengo que llevabas esta mañana y hablamos de cómo funcionan los clichés conmigo...

Se aleja, sentadnose en la mesa del profesor, a una distancia prudencial, y lo agradezco mmentaneamente para poder recuperarme y tomar algo de aire. Fingir que no te importa siempre ha resultado mucho más dificil y agotador que lo contrario. Pero no puedo dejar que se salga con la suya, y esto ya ha dejado de ser un juego que puedo perder.

- Buenos días Laura, ¿has empezado bien el curso?

Contesto en el mismo tono cordial que intenta usar para sacarme de quicio. No lo logrará. Me acerco tras ella, y le separo las piernas con una mano, colandome ente ellas. La mano sigue en su rodilla cuando continuo.

- Si escojo sexo...-lo dejo caer y uso esa misma mano para pasarla por la cara interna de su pierna, ascendiendo- ¿fingirás luego que no lo recuerdas?



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Oct 30, 2011 5:29 am

ninguna. era de suponerse.

Y no me interesaba el porque, no debería de doler, estaba tan dicho que incluso parecía historia antigua. Afortunada de darle la espalda para caminar, pues al haber girado sobre mis pintas parecía imperturbable, nada podía conmigo, nada excepto lo que me importaba y por alguna malsana razón Alex lo seguía haciendo, casi como Alex, aunque de diferente manera.

Entonces lo dijo. en serio aún me veía entre la ventana?.. si, lo hacía, no estaba mintiendo y había dos cosas importantes, me observo en la mañana, y después estaba aquí discutiendo sobre lo que decía, parafraseándome inclusive; y eso casi bastaba para hacerme sentir mejor, casi era suficiente para creer que le interesaba en realidad, que no lo había perdido del todo, que tal vez con un poco de suerte no lo había perdido jamás, que mis errores como el besarlo o seducirlo no habían sido errores, si no excusas para demostrarse que aún le importaba.

Pero eso, no podría ser. y yo no era el tipo de chica que cree en los cuentos de hadas, nunca más.

mis labios se entre abrieron como paladeando y disfrutando sus palabras, casi evaluándolas, porque sabía eso le provocaría, porque lo había visto en sus ojos aquella vez, eso que quería me tocase mucho más a menudo. -eso involucra demasiado tiempo, ir por la camiseta y traerla. Te la mostraría en casa pero... podrías mostrármelo aquí mismo- e iba a decir cariño, o cielo, pero eso era para mis juegos, no para el que por muy ególatra que fuese, aún podía reconocer ese sentimiento de admiración que le llegue a tener, en mi.

pero de nueva cuenta, el no hizo caso. parecía haber ahí dos conversaciones distintas. por mi perfecto de todas formas, me seguía gustado su voz y si se tenía un mal momento, uno del que me arrepentiría, me arrepentiría después pero de momento lo disfrutaría

sonreí con naturalidad solo para girar mi rostro y acariciar parte de mi hombro desnudo con la mejilla, en un movimiento delicado, y enteramente coqueto y femenino -perfectamente, historia jamás había sido entretenida, y además eh aprendido una lección nueva, así que mi misión esta completa... y que tal tus cursos? algo nuevo que contarle a tu vecina?- lo ultimo lo había dicho mientras se acercaba y apenas pude concluir porque de repente yacía en medio de mis piernas. baje la mirada para observar su mano en mi piel y recordarme que tal vez solamente era deseo, deseo por ambas partes y ya estaba. si deseaba más era por algo que no era fuerte, no porque lo extrañase, no porque lo anhelase con motivos más profundos... no habían motivos y en definitiva no se puede querer a un extraño cuando solo ah dado malos tratos y desplantes. subió su mano, mi cuerpo se estiro hacia atrás apenas. ya no era la chica que se sonrojaría, todo lo contrario, era "ligera" no?, que más daba el como me comportase?

- eso depende, Alex- le respondí solo para regresar a el, tomando su mano y acercándome ahora a su cuello apenas tocándolo con los labios. El se envaró en el acto y casi retiraba la mano; lo hubiera hecho tan solo no la tuviese tomada. ante el silencio solo apenas los suspiros en solitario se escuchaban y comencé mi viaje reconociendo la piel de su cuello con mis labios, una caricia moral porque no era caricia como tal, pero si algo intimo. nuestros dedos se entrelazaron y entonces reacomodo su mano sobre esa pierna, no para explorarla, si no porque, por un momento, pareció dispuesto y deseoso por estar conmigo. mi recorrido finalizo en el punto exacto de el hueco entre su cuello y oído, el cual deje que tuviese más contacto con mis labios entre abiertos. No... el no podría atraparme y hacerme temblar, y si lo hacía no se enterara. yo ya no era así, o eso creía. -si escogieras sexo... fingirás luego que fue solo porque yo te lo pedí, o reconocerás que tu también quieras hacerlo... que me deseas- su mano apretó la mía y un bufido me hio szaber que era suficiente

me liberé entonces de tenerle entre mis piernas, porque fui yo quien logro zafarse. -además, no sabes si lo recuerdo o no, que te hace pensar que aún puedo atesorar recuerdos?- mencione apenas mientras acomodaba mi cabello cruzando nuevamente las piernas, dejando que mis dedos resbalasen y viajasen por ellas. claro que lo recordaba, por esa noche mi mundo había dado un giro hacia un camino que no pude seguir.. por esa noche me había dado cuenta que no quería estar con otro y que algo faltaba en cada uno de los demás, porque los demás no eran alex, si suspiraban así, ni tenían esos pequeños tics, ni su sonrisa era tan bella, o que sus ojos, cuando querían, eran el reflejo entero de lo que un hombre debía ser, uno honesto, transparente y que hacía justo como sentía, porque esa era su forma de querer... los otros... los otros no eran nada.

Rompí entonces el silencio -hablaré con Alec, no tiene porque pelear por mi, jamás se lo pediría, y no requieres amenazarme, yo misma no lo permitiré- concrete. mientras le veía y suspiraba

de un salto me incorporé -tengo anatomía y se me ha hecho tarde y tu hermano cree que el instituto es para recibir educación- entre las mesas, aún estaba el silencio y cada instante me costaba más lograr que me encantara ser lo que era, que siguiera siendo la que n le importaba nada, cuando en su presencia no podía seguir de ese modo. lo mejor, solo por esa ocasión, era conservar la distancia y tal vez, provocarle un poco -y si quieres ver mi cuerpo, no tienes que espiarme, solo tienes que pedirlo... espiar nunca ah sido elegante- para mi mala suerte, no logre sonar descarada, si no melancólica. De todas formas estaba claro que ya no me esperaba, y que su sed, al igual que yo, la satisfacía con quien fuese necesario.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Vanesa Cabot el Dom Oct 30, 2011 2:51 pm

Con una sonrisa perfecta camine hasta mi reservado asiento mientras era vitoreada por el salón entero que no hablaba de otra cosa más que de la fiesta en mi casa, no es que me emocionara mucho la fiesta, en realidad todo era una pantalla para mantener el estatus y la línea de importancia; Cuando vives en un mundo como el mío te enseñas a rodearte de gente que algún día te servirá de algo, este es el tipo de gente que te venera, te alaba, asiste a tus fiestas y hace lo que sea por obtener un gesto amable de tu parte. No malentiendan, no soy mala, es solo que soy demasiado diestra para vivir.


Las preguntas de Alex me dejaron dudativa, en primera por que la privacidad de la fiesta jamás estaba en duda, podía que invitara a todo el colegio pero ellos sabían que habían ciertas cláusulas para entrar y en segundo…por qué algunas cosas deberían olvidarse como lo de saber si puede uno ser alérgico a una persona, que en mi caso, más que alérgica, creo que una persona puede causarte un malestar tan
tremebundamente catastrófico que te robe más que el aliento, la capacidad de vivir.


Sonrió casi durante toda la clase mirando a mi chico consentido que me roba una y otra vez comentarios constructivos en cuanto a críticas y demases referidos a nuestros acompañantes alrededor. Niego de vez en cuando, otras afirmo y al final me aguanto la risa para no ser reprendida, aunque más de una ocasión el profesor mira hacia sus espaldas buscando el responsable de ese pequeño bullicio. No encuentra sus responsables y somos su punto ciego, que delicia. Y aquí vienen las apuestas con los chicos nuevos, miro a Alex.


-¿Dos semanas?...puedo hacerlo en menos de tres días pequeño…pero acepto tu reto y en cuanto a las mariposas revoloteando a tu cercanía…te la pongo más difícil…tienes una semana para tenerte a las dos…si cumples, vendré en pijama a clases y de no ser así tú lo harás…¿te apetece?.-


Me sonríe sin afirmar, pero esa es la mejor afirmación que me da, ya lo conozco y entonces solo le guiño el ojo y sigo intentando concentrarme en la “Presentación” absurda de nuestro profesor. Al fin de la clase me levanto para salir a darme una manita en el sanitario antes de la próxima clase…Química, una aburrición total.


Mis labios ni se abren sin embargo cuando Alex me sostiene del brazo y no me deja avanzar, lo que viene seguido de su tacto me hace mirarlo, se bien que es lo que me da cuando ese papel toca mi mano, también sé que no es algo nuevo y que siempre, si ocupo algo así en el momento lo consigo gracias a mi rubio.
Sonrió agradecida y afirmo a eso de esperarlo, aunque él sabe que yo odio esperar.


-¡oye!…me saludas a las bragas nuevas de mi parte-


Rio lanzando un beso pagado al aire y le dejo ir mientras camino a nuestro punto de reunión, en el transcurso uno de los chicos nuevos se me cruza, con el pretexto de conocerme, finjo que me agrada y le sonrió, no es que lo haga, es que tengo una apuesta y para ser sinceros no quiero venir en pijama a clases. Su nombre es Camus o Camtus…sinceramente no le pongo atención, solo sé que es extranjero y que no es
muy bueno con esto de las conquistas, eso es más fácil para mí.Doy en base a mi truco infalible…mi pluma cae de mis manos al suelo, me agacho, el se agacha, la recogemos juntos, el roza mi mano y yo le doy una miradita…luego me levanto de golpe y me acaricio el cabello, el se levanta tras de mi de forma muy nerviosa, se que estuvo mirando mi escote. Tras aceptarle mi pluma me despido besándole la mejilla…él tiene en sus manos mi teléfono celular.


El siguiente paso es el aparcamiento y una hora completa en el mientras Alex y yo ponemos al tiro lo ocurrido en vacaciones, no es que nos hayamos perdido de mucho pero siempre es bueno narrarnos ocasiones perdidas. Luego él se va y yo hago lo mismo; Un par de retoques en el tocador y estoy lista para
lo que sigue. Un momento y paso por donde los deportistas, esos que no tienen cabezas más que para pelotas, estén donde están…chiflidos y piropos, no es deque esperara mucho mas de ellos.


Luego en camino a la cafetería, necesito un poco de agua para mi pastilla de la migraña…y como es de esperare el otro chico nuevo me ofrece una silla a su lado, me niego y se levanta a acompañarme en mi pedido…la plática es interesante sobre todo cuando te halagan…empiezo a ponerle atención cuando me habla de su fascinación por las motos y me ofrece dar una vuelta en su Harley…es un corredor dedicado.


Afirmo sin mucha cordura si es que me muestra su moto primero, me enseña la llave y me solicita acompañarlo al aparcamiento, no me interesa mucho la clase que secunda y en una mordida de labio lo acompaño…mi sangre viva dentro de mi piel y un recuerdo me atosiga haciendo que me detenga, pero no es el momento, soy quien soy y no me para nada…necesito divertirme más.Se ofrece a llevarme a comer y a casa después de clases, no me niego pero me hago la interesante por que suena bien y asi quitare uno del renglón mas pronto que imposible.Afirmo despues de unos momentos de incertidumbre para el y este hace un gesto de victoria que me hace soltar una risita.Luego solo me mira con emoción.


Le sonrio, rozándole el cuello de su chaqueta con mi mano y entonces beso su mejilla.

-te vere mas tarde...-

Murmuro,despidiendome hasta entonces. Se queda ahí, sonriendo como idiota mientras se recarga como un daddy en la puerta de la cafetería y me observa al caminar…¡hombres!.


Decido revisar horarios en el periódico escolar, algo que no suelo hacer pero ahí suelen avisar en ocasiones de asuntos nuevos…nada interesante por lo que parece y mientras leo me tomo la botella de agua con mi
mano libre en la cintura…mas de uno pasa y se para a mirar algo mas que mi pegado pantalón.Adoro ser el símbolo de aparcamiento.
avatar
Vanesa Cabot

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Jake Parrish el Dom Oct 30, 2011 5:56 pm

El instituto. Nunca creí que volvería a verlo. Parado, sin moverme, delante del gran edificio de piedra rojiza, me dispongo a enfrentarme de nuevo con el pasado. Cuando me fui del pueblo para evitar terminar con mis huesos en alguna institución estatal, comiendo sopa hasta en las fiestas de guardas y supervisado por algún gilipollas al que lo único que le preocupa es terminar la jornada laboral y cobrar a fin de mes, pensé que no volvería a ver el pueblo. Pensé que el abuelo tendría la decencia de morirse y no obligarme. Ahora, soy un figura solitario en medio de un aparcamiento lleno, mirando hacia un edificio como si esperase una respuesta, cuando lo cierto es que no necesito ninguna. Las llaves de mi moto en el bolsillo del vaquero desgastado en el viaje. El tabaco, en el de la cazadora negra, y un pelo perfecto. Lo único con lo que me bendijo Dios.
La emancipación la conseguí el año pasado, en cuanto cumplí los dieciséis. Llevaba ya casi un año trabajando en una gasolinera y tenía un pequeño apartamento alquilado. No era gran cosa, pero nadie vomitaba en mi alfombra. Puede demostrar que podía valerme por mí mismo. Lo demás fue sólo papeleo.

Quería ahorrar un poco, lo suficiente para marcharme a la gran ciudad hasta encontrar otro empleo. Nueva York, ese era el sueño.

Pero entonces el abuelo llamó. Le había dejado el número sólo para emergencias y no lo había usado en tres años, así que lo cogí, suponiendo que era grave. Lo era, al menos para mí. Querían llevarlo a una residencia. No podía vivir sólo en esa casa. No se valía por sí mismo. Los mismos vecinos compasivos y metomentodo que me hubiesen encerrado a mí ahora se cebaban en mi abuelo. Odio a la gente que lo tiene todo.

Como joven emancipado que era ahora, podía hacerme cargo de él. Así que volví. Volví porque mi abuelo no era malo. Solo bebía demasiado. Y porque él lo había hecho antes por mí, hasta que el alcohol le venció. Era mi turno. La rueda había vuelto a girar.


Llevaba dos días en New Salem. Apenas había salido de casa. Sacar todas las bolsas de basura que había acumulado en el salón y darle a la vivienda una mano de agua y jabón me llevó todo el primero. El segundo lo dediqué a la chapa y pintura, a arreglar la cisterna del baño, poner las cortinas, pintar el salón, donde el salmón de antaño estaba salpicado de manchas que no quise averiguar de dónde procedían. Pensé en ponerlo amarillo, para darle algo de alegría, pero luego recordé que se mancha mucho y acabó en un tono lila que estaba de oferta. Tiré la mayor parte de la ropa de cama. Quemada en las esquinas y con manchas que ya no era posible quitar, las dos alfombras y puse grifos nuevos. En total me había fundido prácticamente la mitad de mis ahorros en sólo dos días.
La matrícula la había realizado por Internet, así que no había mucho que hacer aquella noche y me senté en el porche. La valla ya no era blanca. Y la hamaca columpio se torcía ligeramente a la derecha.
Lo que tiene la inactividad es que te obliga a pensar. A recordar a veces, cómo fue el caso.
Y con toda una vida para evaluar lo que mi mente se empeñó una y otra vez en colar entre mis pensamientos emergentes fue la visión de una chica. Una chica de catorce años cuando la dejé. Una que se caía una y otra vez de la moto pero que sin enfadarse ni desistir volvía a subir. Una chica con la camiseta vieja de su padrastro llena de manchas de grasa dentro de mi garaje, intentando averiguar cómo se colocaban las bujías dentro de aquello que seguía pareciéndole un puzzle. Y una imagen. De ella ganando la carrera, cruzando la línea a apenas dos segundos de su compañero tras derrapar en la última curva dónde pensé que acabaría otra vez en el suelo. Y de la chica, corriendo a abrazarme, alborozada, feliz de haberlo conseguido por fin.


Y recuerdo el beso ¿Recordará ella siquiera mi nombre o mi cara? Probablemente no. Sólo fui otro de sus empleados. El medio para llegar a un fin. Lo sabía aún antes de empezar. Una chica como esa estaba fuera de mis posibilidades.


Debería entrar. Ya han comenzado las clases. Llegar tarde no sumará puntos en mi revisión tutelar dentro de seis meses. El cigarro se está consumiendo entre mis dedos. Lo tiro, me subo el cuello de la cazadora y avanzo, relegando los motivos que me mantenían fuera para otro momento. No fue hasta que entré en clase que supe que en el fondo la estaba buscando. Pero no estaba allí. Apenas dos asientos vacíos, uno en la fila delantera y otro en el medio, ninguno que me apeteciese ocupar el resto del año, sólo tuve que esperar a que el profesor se girase para acercarme al joven enjuto que ocupaba el que había sido mío y dejarle muy claro que tenía dos opciones, levantarse por su propio pie o salir en camilla. No hizo falta más que esa mirada y u gruñido quedo. El pupitre aún tenía una marca a cuchillo que le había hecho en segundo curso. La acaricié con los dedos un segundo.



avatar
Jake Parrish
Admin

Mensajes : 203
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Oct 30, 2011 6:24 pm

- Podría, pero ¿qué gracia tendría entonces? Es el juego lo que te gusta, ¿no?...

O al menos eso era o que intentaba hacerle creer a todo el mundo, y lo hacía con talento y con perseverancia, casi como si le fuese la vida en ello. Aún así no me lo tragaba.

- ¿ah, si?- sonrio para continuar la segunda conversación, la que tendría lugar de seguir tratandonos como vecinos modelicos- tienes qué contarme qué has aprendido...yo bien, gracias, la clase ha sido más bien una presentación, ya sabes, nada nuevo...pero siempre es entretenido con Vane cerca...

La otra conversación me interesaba bastante más, esa que no deberiamos tener en realidad. Depende, dice. ¿De qué? Estoy tentado a preguntar. Más no llego a hacerlo, porque ahora juega en mi cuello y aunque sé de qué va esto de todas formas pierdo el ritmo de mis pensamientos y hasta la costumbre de respirar. Me envaro, sólo porque la creo capaz de hacerlo, de besarme allí sin remordimiento, y sé que eso acabará con el poco dominio que me queda.

- Si corrieses las cortinas alguna vez no hubiese pasado…y si escuchases con atención sabrias que no dije más que alguien lo pagaría, nunca he dicho que fueses tú…¿Por qué crees que te amenazaba a ti, qué te hace pensar que te estaba espiando?...- pregunto, ya que sus últimas palabras me aclaran lo que, al parecer, ha olvidado, lo que pasa por su mente, ¿será posible que si lo intentas mucho puedes olvidar que conoces realmente a una persona? Quizá sí, quizá yo no lo he intentado lo suficiente.


La sonrisa vaga que aparece en mi rostro significa que no me he creído ni por un segundo que realmente le preocupe llegar tarde clase. ¡Vamos, ni que fuese idiota! No son mis pies los que dan los pasos, pero me encuentro tras ella sin proponérmelo. No estiro el brazo para cerrar la puerta; no creo que haga falta.

- Quedan tres minutos para que suene la sirena- bajo la voz al decir tras mirar el reloj del móvil-. Podríamos utilizarlos para aclarar que no tienes razón, paras decirte que el “la chica lo estaba pidiendo” sólo es una frase hecha que significa que no me gusta que nadie se meta en mis asuntos, pero no vamos a hacerlo… Te diré lo que haremos, tú vas a darte la vuelta, y yo voy a besarte- siento el imperceptible escalofrío, no lo veo, lo siento, como si fuese propio, ¿o lo era y estoy perdiendo le control sin darme cuenta?
Sigue de espaldas, con la mano aún aferrada al pomo, pero sé que no va a girarlo, lo sé porque yo no lo haría- Laura… Date la vuelta… No le tienes miedo a un beso, ¿verdad?

¿Y tú, Alex?, ¿le tienes tú miedo a un simple beso? Porque parece que sí. Me fuerzo a parecer relajado, no es fácil cuando todo tu cuerpo está en tensión.

Por fin se gira, despacio. La barbilla en alto y esa media sonrisa que me vuelve loco, esa que pretende ignorarte y provocarte a la vez. No me importa, no dejo que me afecte, y comienzo a inclinarme, a cámara lenta, recortando sólo un milímetro por segundo, esperando que en algún punto ella misma me releve de hacerlo, porque la respuesta es sí. Yo sí tengo miedo. Miedo de no poder volver a cerrar las compuertas si ella me obliga a sentir de nuevo.

Pero no ocurre, la distancia desaparece y mi boca se une a la suya. Y ocurre, ocurre otra vez. Es como un nudo que se deshace, algo que se abre, y una onda de emoción que me deja sin aliento y sin saber de dónde sale. Sin que pueda reconocerla.

Cierro los ojos, otra vez me dejo llevar, mientras mis labios se mueven sobre los suyos buscando una entrada, porque ya no me llega. Quiero más, necesito más, más de ella. Sus labios se entreabren bajo la presión y me adentro sintiendo como el estómago me da un vuelco, cómo las palmas de mis manos cosquillean, cómo incluso muevo el brazo para atraerla por la cintura sin que exista ningún pensamiento que lo conduzca. Y es ahí cuando me quedo sin aliento y una parte de mí, esa que siempre está alerta, me grita.

Y siento frío ¿o es un temblor? ¿Acaso esto es parte de lo que sólo ella provoca en mí? Pero aparto el pensamiento con firmeza, porque la sensación es desagradable, casi como cuando te caes al agua en un lago a punto de helarse. Un frío tan intenso que lo notas como punzante. Y he de ser sincero, al menos conmigo mismo. Lo que ella me provoca siempre se siente bien.

Separo mis labios de los suyos, apenas un palmo, y miro alrededor. Lo que veo me deja pasmado. Con la mano aún en su cintura y su aliento en mi barbilla abro mucho los ojos y pestañeo varias veces. No me equivoco, el aire a nuestro alrededor se ha condensado, como en una fría madrugada de niebla. Los cristales de las ventanas están empañados y parecen solidificarse por momentos. De las paredes, incluso, parece salir escarcha.

La suelto, para poder frotarme los brazos en un gesto inconsciente. La escarcha desaparece, los cristales vuelven a tornarse transparentes y hasta el vaho parece desintegrarse. Tan rápido que creo que lo he soñado. Esta si que es buena, pienso, ahora me hace alucinar. Decidido a no mencionarlo siquiera, vuelvo a tomarla por la cintura. La siento rígida bajo mi mano, la acerco impulsándola con mi mano abierta desde la parte baja de su espalda hasta que su cuerpo toca el mío. Y vuelvo a sentirlo.

Un frío intenso que se cuela hasta los huesos. Exhalo un poco de aire por la boca y veo como se vuelve visible al contacto con el aire.

Miro detrás de ella sin soltarla y puedo ver cómo parece salir de las mismas paredes cubriéndolas de una fina capa blancuzca.

La suelto, me echo hacia atrás y de nuevo desaparece, dejando otra vez las paredes húmedas, llorando, en partes.

- Laura- pronuncio su nombre en apenas un hilo de voz. Necesito que alguien me lo confirme. Saber que no me he vuelto loco-. ¿Has notado eso?

Al menos si me he vuelto loco y estoy alucinando no tiene porqué saberlo. La pregunta puede entenderse de muchas formas, pero me contesta, y veo que está temblando. Asiento, despacio.

Sólo me queda una cosa por saber. Una duda que disipar. Pongo mi mano en su mejilla y la beso. Un beso corto y rápido. Lo justo como para ver que esa cosa, sea lo que sea, reacciona cuando la toco.

Al alejarme de nuevo, no sé si reír o llorar. Es surrealista, imposible. Pero hasta el universo sabe que no es buena idea. Opto por no hacer ni una cosa ni otra.

- Supongo que esto es todo.

Es todo lo que digo, antes de llegar hasta la puerta y mantenerla abierta para ella.

La acompaño a la puerta de al lado, sólo dos pasos, en silencio. No me atrevo a mirarla ahora, sobre todo porque sería capaz de congelarme sólo por besarla un poco más. En la puerta del aula está Lisa. Me aparto un poco de Laura, lo bastante para evitar preguntas, y la saludo con un beso en la mejilla que no le gusta.

- Ya estoy harta de clases, menos mal que has venido a buscarme- dice- me debes algo...

Lo intento pero me sale una sonrisa falsa cuando contesto dandole una palmada animosa en el trasero.

- Te dije que a la hora de comer...estoy buscando a Alek, ¿lo has visto?- una mirada dentro me confirma que aún no ha llegado- Deberías entrar, está por llegar el profesor...

Le sonrío de nuevo cuando se mete dentro. Estoy cansado de esto.

- Voy a dejarla- pienso en voz alta.



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Olivia Resnick el Lun Oct 31, 2011 2:48 am

-fue fácil responder, ni siquiera se debía pensar. negué con la cabeza, si, pudiese ser que le importaba menos que nada -porque no creo en el destino, pero tampoco creo en las casualidades- y se lo dije de manera casi calculada, con seriedad y aplomo, El no sabía, que el deseo lo superaba todo, que el deseo y la pasión era a llave para todo. que me gustaba jugar con ambos porque, con ambos se podría conseguir todo.

Solo necesitaba irme, solo necesitaba a volver a sonreír con descaro y volver a sentirme cómoda, era sencillo, pero podría volverse imposible si seguía a mi alrededor. justo estaba saliendo, cuando me replico. tres minutos.. que pasaría en tres minutos que pudiesen marcar la gran diferencia?

la respuesta no se hizo esperar y sentí un estremecimiento.... besarle

besarle... besarle era lo que había descubierto, siempre quería hacer, petulante entrometido y ciego, porque no había más ciego que el que no quiere ver, y hacía tanto el me dejo de ver... pero yo no. Si.. dese aquel beso me di cuenta que quería tenerle en mi vida, durante toda mi vida, sin importar el como..., pero, si me besaba sería lo mejor. y también lo peor

Me lo pensé un poco, mientras apretaba el pomo de la puerta, sabiendo bien que era lo lógico y que era lo que deseaba.
También podría ser una oportunidad de redención; el saber por medio de un beso que ya le había superado y que podía seguir con mi vida. un nuevo comienzo, un final más que esperado. y también la excusa perfecta para probarlo.

Mentiría en todo caso, si dijese que no quería, que no lo deseaba. El hablaba sobre miedos, no... no era miedo, era el pavor que se siente al hacer lo incorrecto sin remedio, pero que no se piensa evitar. pero, si había de girarme, lo haría a mi manera, como debía de ser, sin un paso atrás, viéndolo con coquetería, casi con orgullo -y yo que creía que sabías que no me eh negado a ningun reto... como hacerlo ahora?- y el se acercaba, tan lento, como si en cualquier momento fuese a claudicar, yo... yo solo sabía que había alguna gravedad ahí, en sus labios. justo antes de besarle decidí añadir, apenas en un susurro -no anuncies más cuando... me beses, solo hazlo- pero el susurro era casi imperceptible, así como la distancia entre nosotros.

No, no podría olvidarlo, no lo había olvidado. el escalofrió me lo dejo de manifiesto, mi impresión también. de todos los labios, esos eran capaces de paralizarme, justo para después avivarme. no podía determinar el tiempo pero, de repente, las cosas mejoraron, como siempre y me abandone en el. se adentro en mi boca, y su sabor ya me inundaba. mi cuerpo no requería que me hiciera por la cintura, este ya estaba en el suyo, mientras nos acariciábamos y de manera profunda, solo usando nuestras bocas. cambios de posición, solo para sentir un nuevo escondite siendo explorado. Algo, que se encontraba en mi desperdigado en mi cuerpo se retrajo, en un solo punto por ese beso. Al tocar su espalda mientras había un nuevo nivel en aquel largo e interminable beso, algo... como si fuese dorado me embargo, y ya no sentía nada, solo lo sentía a el y esa sensación de que todo el calor se me iba.

empezó a enfriar, en picada. como era posible que de repente su beso causase aguijonaos de frio en la piel? y dolía, si se tomaba en cuenta que, tenía demasiada piel expuesta.

el se separó y yo deje escapar el aire, con los ojos cerrados, embriagada y adolorida de frio.

el se separo y entonces abrí los ojos... nada fuera de lo normal... lo anormal vino después, cuando como, si estuviese jugando, me volvió a tomar por la cintura. entonces.. el frio regreso, y yo estaba lista para verlo

Todo, debía ser algo que no era posible, no podría de repente llegar el más crudo invierno, todo envolverse en una neblina, como si fuera una tormenta de nieve, solo que, en vez de nieve.... cristales de hielo. Las ventanas crujieron entre más nos acercábamos.. no podía ser, solo era su efecto. pero el frio, el frio era real, y el frio me Escocia la piel, quemaba inclusive.

al dejarme, nada... todo desaparecía. no era posible.. no podría ser posible. mi cuerpo comenzó a temblar y supe que no solo yo lo había visto o sentido.

Le miré con desesperación, no podía ser. Un solo acercamiento, un solo beso en la mejilla y todo volvía a golpear como el más duro de los inviernos.

y entonces, me abandono el calor por completo. Si, ahora estaba asustada, porque no sabía que había asado, pero algo había caminado, además del hecho de que lo imposible, se creaba

el lo finalizo. –no…- le pedí con lo que me distaba de aire. No!.. eso era? el hecho de que no podía tenerle?, el hecho de que ahora estaba en calor por dentro?. Tan descolocada estaba que no note el momento en que me tope con su novia en turno, y ahora, ni siquiera me restaba cabeza para pensar en ella, ni para nada. a cambio si noto como se alejo, como siempre.

eso debía ser algún tipo de castigo. cerré los ojos y giré mi rostro ¿verle besarla? ni en mis peores pesadillas. no pude contenerme y me detuve apenas dando el perfil para que lo viese -anatomía- respondí antes que su novia, aún a la distancia, que de repente, podía oírle a una distancia alta. la sonrisa se desdibujo de mis labios. estaba lejano, estaba con ella, susurraba casi para ella... y yo lo había escuchado como si lo mencionase a mi oído.

no lo dude y me puse mis lentes obscuros, era evidente que no entraría. no podría entrar a un lugar cuando recién, había dicho hola y adiós -la lección es; quien no aprende de su pasado, esta condenado a repetirlo-

una respuesta tardía, una que no escucharía, una que me sentaba a perfección. ahí estaba de nuevo, lo único que anhelaba, lo que no podría tener y claro, el frio en el corazón.

Me dirigí al campo de americano apenas di la media vuelta, dejando de verle... necesitaba el sol en mi piel, necesitaba un espacio.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Alek Kaiser el Vie Nov 04, 2011 2:58 pm

Yo cumplo con mi parte, siempre lo hago. Al menos desde el "desafortunado incidente", como se empeña en llamarlo mi hermano. Mi obligación, ir a clase, sacar buenas notas y no meterme en lios, es parte del trato, ¿pero qué hay de la suya? No dejarme solo, eso es lo unico que yo le pedía. ¿Y donde está? Brilla por su ausencia. Antes al menos la tenía a ella, pero ya ni eso. Me queda la abuela, esa mujer embalsamada entre tanto botox y tanto estiramiento, la que le da prioridad a cualquier reunión en el club de campo y nunca aparece más que para preguntar si necesitamos otra tarjeta. ¿Para que diablos querría otra tarjeta? Si ya no sé qué hacer con las que tengo. Al final haré lo que me plazca y pasaré de pedirle permiso a nadie, ¿para qué? Si nadie se preocupa. Decidido. Voy a comprarme un coche, uno que agote el saldo de la tarjeta de un plumazo, a lo mejor cuando llegue el recibo alguien se toma la molestia de preguntarme al menos.

Vale, me he despistado, pero llego a tiempo para la segunda hora y para la primera tenía excusa ya que estuve en el salón. No se puede decir que yo no cumpla. Al ocupar unoa de las últimas filas me doy cuenta de que no es sólo Alex el que brilla por su ausencia, !genial¡ Laura no está. Se supone que ella es la unica persona con la que aún puedo contar, pero estará revolcandose con alguno en los baños. No soy tonto, me he dado cuenta de que cada una de sus acciones están destinadas a hacer que la vena del cuello de su padre se hinche a punto de explotar, lo que no sé es porque, pero tampoco estoy dispuesto a preguntar, cuando ella quiera me lo contará, es así cómo funciona nuestra amistad, no hacemos preguntas, sólo apoyamos. Creo que podría tener que ver con la forma en que recuperó a su progenitor, no sabía nada de él mientras su madre vivía, y cuando esta murió tuvo que adaptarse al viejo sin periodo de adaptación. Es probable que sea eso, o incluso que le guarde rencor porque su presencia solo la hace recordar que su madre ya no está. Como yo cada vez que veo a mi abuela salir del cuarto de mis padres.

O puede que simplemente odie a todo el mundo, como mi hermano, desde que murió su madre. No...a mi no me odia. Laura no.

Apenas me da tiempo a comprobar quién entra o quién sale del aula mientras se llena, sumido en mis pensamientos. Por inercia muevo el brazo para posarlo en la silla de al lado cuando alguien intenta ocuparla. Aparezca o no, esa es de Laura. No me pasaré el restro del año sentado al lado de alguien al que no pueda hablarle, o no quiera.
avatar
Alek Kaiser

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Nov 04, 2011 3:56 pm

Llegué a clase con el tiempo más que justo, entrando a la vez que el profesor cerraba la puerta, puse un pie en medio del quicio y solo pude sonreir con algo de disculpa y pedirle que me dejase entrar, al parecer no estaba de mal humor, quizá las vacaciones le sentaban bien al hombre y por ello no tenía el humor de perros que solía caracterizarle, o quizá ha tenido suerte esta mañana y su mujer, la profesora de ciencias, se ha largado con los niños. Fuera lo que fuere agradezco que me deje sentarme. Vane no está, supongo por un momento que se ha saltado las clases sin mi, probablemente para poner en marcha la apuesta. Cosa que debería estar haciendo yo también. En su lugar me encuentro sentado sin oir nada de lo que dicen, pensando. No es posible. Simplemente no lo es. El tiempo no puede cambiar de golpe sólo en un reducido espacio y asociado a dos personas. No tiene lógica. Cierto que existen los microclimas, pero ¿en un aula y sólo si la toco? !Vamos hombre¡ Alucinación colectiva, si. Eso tiene más sentido. Repaso mis últimas noches, no dudo que la niña pueda meterse de todo pero yo hace días que no tomo nada más fuerte que una cerveza. No lo entiendo. ¿Me estaré volviendo loco? ¿debería hacerle caso a Alek y buscame un psiquiatra? Él lleva meses diciendo que mi incapacidad para sentir algo por alguien es patologica y que debe deberse a algún trauma. Sé que se refiere al "accidente", pero nunca le hago caso. Porque no es verdad. Siento algo por él, por Vane y ...no, por ella no. Piensa en otra cosa. ¿Pero cómo si sigo sintiendo el frio helandome las venas?

No puede ser por mi, eso seguro. No es frio precisamente lo que siento cada vez que la veo. Tiene que ser su culpa. Algo que proyecta, algo que está mal en ella. ¿Pero qué dices Alex? ¿Cómo va a proyectar nada una persona? ¿Cómo va nadie a cambiar el tiempo a antojo? Ni que fuese Tormenta...y por un momento sonrío, porque siempre me ha parecido con mucho una de las superheroinas más sexys del comic. Ella también es sexy, se me cuela en el pensamiento...no, no, no...!mal¡ ¿Lo ves? No debiste tocarla, con lo bien que ibas...

Las horas pasan raudas, apenas me entero de qué clases he tomado hoy, sólo que llega la hora de la comida y me voy hacía la cafetería buscando a Vane, quizá ella pueda aportar algo de luz en el enredo, claro que para eso tendría que contarle...Nuestra mesa es una de las de delante, mía, de Vane, de Jim, de Liam, de Meredith, de Ken y de Rain. Si bien es verdad que nunca he tratado mucho con Jim o con Rain, el primero por conjsiderarlo algo burdo y la segunda porque creo que pierde aceite de lubricar por todos sus poros, desde luego de un tiempo a esta parte aún hablo menos con el primero, todavía estoy pensando en cómo enseñarle que con las cosas de mi hermano no se juega, sólo es cuestión de tiempo.

Liam me cae bien, no deja de ser un tanto superficial pero es divertido y de fiar, siempre que no seas mujer. Meredith...bueno...es Meredith, es imposible no sonreirle de vez en cuando, es tan guapa y tan rubia que ninguno de nosotros duda que tiene la vida solucionada. Ella sólo tendrá que sonreir y alguien le pondrá un piso en la ciudad. Aunque no seré yo, eso seguro. Sólo hemos salido una vez, el tiempo justo para darnos cuenta de que a todo el mundo le pareciamos una pareja encantadora. Tan rubios ellos...decían...Odié la idea al momento y jamás la volví a llamar. Pero somos amigos, o lo que sea...nos saludamos, hablamos, nos guiñamos el ojo y hasta bromeamos juntos de cuando en vez.

Ya sentado, con Liam y Rain, que son los unicos que han llegado antes que yo, y una bandeja de comida que deja en claro por qué el presupuesto de comedor es claramente insuficiente, me paro a buscar a Vane con la mirada. La veo entrar, con uno de los nuevos. Se ha saltado tres clases, le diría algo, pero me echaría la lengua. Espero a que se siente a mi lado y le dejo un sitio. Entre la marea veo también llegar a mi hermano, y poco después a su tormento personal y sí, al mío. No me preocupo porque suelen sentarse varias filas más allá.

Cuando me estoy inclinando sobre Vane para aprovechar la comida y hablar en privado es cuando Lisa me sorprende poniendo sus brazos delante de mi bandeja con cara de pocos amigos, y es entonces, cuando entre todas las palabras airadas que me suelta escucho "gradas" y "mi recompensa" que me doy cuenta de que me he olvidado completamente de ella. Podría responder de muchas formas, incluso calmarla e invitarla a comer con nosotros, cosa que le encantaría, pero lo cierto es que se me ha agotado la paciencia con ella.

- Hemos terminado- es lo unico que digo, en voz alta, antes de apartarla y coger una cucharada de puré. Si fuese otra podría acabar con el mismo en mi cara, pero Lisa no se atreve, aún cuando mi voz se ha escuchado claramente en todo el salón y sé que la he ofendido. Pero no, Lisa nunca se venga abiertamente. Conozco a la gente. Las conversaciones alrededor vuelven a surgir en cuanto ella se aleja tras un par de insultos, nada más que ver caballeros...

Me sorprende ver que Leia se sienta en nuestra mesa, la miro, sólo un segundo por encima del plato, frunciendo el ceño. No puedo decir nada, porque es la mesa de su novio y tiene derecho, así que en lugar de eso le hago señas a mi hermano para que se acerque también. Y le hago un sitio a mi izquierda, sonriendole malignamente a la zorra manipuladora en el camino.

Ahora sí me inclino sobre Vane y bajo la voz, mientras mi hermano, tras dudarlo un instante se acerca con la bandeja. Laura lo sigue, mierda. No contaba con eso.

- ¿Donde estabas?- le pregunto a mi morena, que parece intentar averiguar en qué consiste el puré- ni lo intentes...mejor traga y no saborees...

Mi hermano se sienta a mi lado. Laura un poco más lejos. Alguien protesta, porque no es su sitio.

- Es mi hermano- contesto con voz grave mirando al interfecto como pidiendole que replique. Preguntan por Laura, es normal- Ella es su novia- contesto sonriendole a la niñata que es rodeada por el grueso tronco que Jim llama brazo. Si Alek no e ayuda a si mismo tendré que hacerlo yo.

Vane da un respingo y me obliga a girarme hacía ella, perdiendome la reacción de Leia. No creo que sea por mi hermano, estoy seguro de que nunc alo ha mirado más de dos veces, pero aún así me preocupa su gesto hasta que sigo su mirada hacía un tipo que acaba de entrar. Un tipo con la cazadora subida, el pelo despeinado y unos vaqueros que han visto mejores días. ¿De qué me suena? Juraría que lo he visto antes pero no alcanzo a recordar su nombre.

- ¿Uno de los nuevos?- le pregunto bajando la voz.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Nov 04, 2011 7:46 pm

Mi nuca dio con la pared al cerrar los ojos y apoyarme justo de haberle dado una calada profunda al siguiente cigarrillo. Salem Institute era grande, tan grande que seguramente cualquiera podría perderse en la multitud, lo mismo pasaba cuando te encontrabas cercana al campo de beisbol; al menos en algo servía el pasillo a vestidores, privacía en más de una ocasión.

Y si, eso es lo que quería; privacía. Sonreí al recordar el como simplemente me había hecho de una cajetilla ajena, como siempre, sin pedir permiso, solo una sonrisa, un guiño y un "gracias, cielo" bastaban para tomar de entre sus manos la cajetilla, no de mi marca favorita, pero al menos seguiría siendo nicotina y vaya que la necesitaba. solo la nicotina, total, siempre se estaba en el mundo solo y a decir verdad ya era una costumbre y un deseo. preferir estar sola que un imbécil que todo lo que entienda es ponerte la mano encima, para golpearte y gritarte lo que tanto se sabe "zorra" por decir lo más ligero hasta aquellos que te requieren solo y para aliviar sus necesidades sexuales; de todos estos, en definitiva prefería a los últimos, al menos el juego se podía jugar de a dos.

Pero el ni para eso me quería, no me quería y además algo había sucedido, sin explicación ni lógica. el mundo se había vuelto loco o es que simplemente el apocalipsis había llegado y yo no me había enterado. tal vez debiese tomar lo que alguna vez leí más allá de ciencia ficción básica.
El cigarro a medio usar y totalmente encendido callo justo al lado de mis zapatillas; no me moleste en apagarlo. ojalá pudiese echarle la culpa a la resaca o al alcohol, me encantaría poder haberme tomado algo para al menos tener una razón.. tal vez eso era lo que requería, una pequeña dosis diaria, total, era evidente que no era mi intención ser la mejor en algo, para eso estaban los matados y aquellos que aún tenían beca y un futuro. El mío ya estaba dicho hecho y más. Ya estaba decidido.

maldito el, maldito frio, maldito tiempo y momento... de nuevo maldito fuese el mayor de los Kaiser, era su culpa, algún nuevo truco del cual no me había enterado para dejar en claro lo que le provocaba. si, ya estaba solo era un polvo para el y no importaba, que le significaba una ligera, maravilloso, montar todo un espectáculo de tormenta y cambios extremos de temperatura era lo más pretencioso que había hecho. Demasiadas molestias para ahuyentar a la amiga de su hermano, total... solo requería cerrarme la ventana y cualquier otra cosa, no gastar en un show digno de las vegas, solo le faltaban las luces y tal vez, algún tigre blanco.

-Alec- recordé al momento. De acuerdo, no estaba tan sola, no con el y sin embargo prometí que lo esperaría después de su juntita en el auditorio. en automático me puse en camino, de hecho, casi corriendo por los pasillos. Si, llegaría tarde, pero al menos la agitación por correr involucraba rubor y suspiros entrecortados, lo cual sería una grandiosa excusa para hacer pensar que de verdad me importaba la clase. Solo me importaba el y también su muy idiota hermano, ese al que yo deseaba, ese mismo al que no tenía razón de desear y no era más que una fuerza gravitacional sobre mi, ese que por su culpa, al menos yo, no sentía demasiado con los demás, juguetes si, algo físico, si tenían suerte, pero claro, siempre habrían grandes y enormes diferencias.

El laboratorio de anatomía estaba ahí, y al lado... la dimensión desconocida, por denominarlo de alguna manera. No era el momento. La puerta estaba cerrada, pero era tan fácil como abrirla y al hacerlo, parecer de lo más exaltada y sonrojada, quitándome las gafas oscuras en el acto y digiriéndole una mirada de casi desesperación a el profesor en turno. Para mi suerte, el primer día de clases teníamos un sustituto, así que, si no había algún tipo de historial con el, podría creerme lo que fuese, como por ejemplo, una emergencia de ultimo momento y mi decisión por entrar a la clase.

Leia, la pirada, los que eran tan grises que ni siquiera requerían la atención suficiente para grabarme su nombre, las mojigatas, los jugadores y... claro, mi chico favorito. un guiño para el de manera despistada mientras jugaba con el borde de mi falda con delicadeza, esperando a que e profesor accediese a permitirme el paso, que, finalmente lo hizo.

me senté justo al lado suyo, con la sonrisa de orgullo y satisfacción a flor de piel, un pequeño brinco, acomodo de mi bolso donde me apeteciese, el cruzar de piernas enmarcando los muslos y las pantorrillas con aquellos tacones.. toda una ceremonia solo para verle a los ojos y aparentar sacar mi libreta de notas -te busque sin encontrarte- pronuncie, no porque requiriese una excusa, en efecto, si había estado en los pasillos para buscarle, para con Alec, las cosas iban en serio. No, no le preguntaría como le había ido; porque, si le hubiese ido bien entonces el no estaría apartando dos lugares, estaba dicho, yo no me metía en sus asuntos amorosos, ni mucho menos me ofendería si Leia estaba con el, porque si eso quería el, eso debería tenerlo.
Sin embargo a cambio le pude preguntar algunas otras cosas, sobre todo al verle pensativo, casí esquivo -Kaiser, te conozco como la palma de mi mano, me estas imaginando desnuda, no es cierto?- no, claro que no me imaginaba desnuda, el no lo haría, por dos simples motivos. No necesitaba imaginarme desnuda, tenía cosas más importantes en que pensar, en segunda, porque resultaba que Alec Kaiser, a diferencia de su hermano, no iba por muchas, solo por una.
Por eso me gustaba el, por eso y tantas otras cosas; Alec tenía la bondad y la fe en los demás que evidentemente yo carecía. de hecho, yo carecía, y disfrutaba de carecerlo. El escándalo siempre resultaba una delicia.

justo como la cara de mi amigo al verme, casi sorprendido pero con esa sonrisa que sabía, me seguiría el juego. entre abrí los labios y vi en dirección al profesor -aquel lo ah hecho, estoy segura.. y esto es anatomía, si tu me lo pides, me despojaría del pudor y de las ropas. es tu decisión- y sabia que era una broma; pero, aunque el no lo quisiera, en definitiva traspasar los límites era algo que el deseaba. Podía sentirlo.

Un mensaje en el móvil. Bien, matt reportándose y pidiendo permiso. casi puse los ojos en blanco y suspire de nueva cuenta. Esa noche solo me apetecía entumir todos los sentidos, incluyendo los labios y tal vez, lavarlos a base de alcohol... Tener el alcohol suficiente en las venas para no volver a experimentar frio o nevada en un salón alucinante con el otro de los Kaiser.

algunas clases no nos iban iguales sin embargo, y solo una hora nos aparto uno del otro. Mecatrónica? Alec estaría de broma si pensaba que yo tomaría algo así de... así.
Pero eso no implicaba que no lo esperase a la salida de su aula. Y si, era para esperarle a el, pero siendo honesta también era para vanagloriarme y me iba muy bien en ello. un baño de miradas masculinas, y aunque ya las conocía, siempre habría algo nuevo, algún juego. en esta ocasión.. espere frente a la puerta, con lentes obscuros viéndolo por enzima de las gafas, brazos cruzados, y puna pierna recargada en la pared, luciendo peligrosa y atrevida, y adoraba eso, porque.. porque no debería lucir así, tenía un cuerpo, no? también tenía la entera libertad de divertirme con el y tal vez explorar, encontrar a alguien que valiese la pena, alguien que me hiciera sentir algo real, y no algún tipo de obra de teatro, con un algo falso y evidentemente. efímero... alguien que suplantar a Al...

-hola guapo- le mencione haciendo que los otros se apartaran mientras le abrazaba por la cintura, refugiándome un poco solo para entonces, caminar rumbo al comedor, en el camino note ciertas miradas, si, para mi, pero también para el, y algunas otras de odio por parte de las chicas, porque?.. porque al parecer me había acostado con sus novios. Claro.. como si en verdad me fuese a rebajar con algunos imbéciles, que por poco serían capaces de babear.. o es que era más interesante el soportar escuchar veinte veces, la ultima jugada gloriosa que les dio la anotación en x partido?.. no... la verdad que no.

Otras sin embargo....

Sonreí de lado y bese la mejilla de Alec, abrazándome más de el -eres ciego, Alec.. podrías tener mil chicas, no vez que Samantha Brown esta que muere por ti... lo mismo que su gemela Dolores- el me vio y entendió entonces las connotaciones de las gemelas, casi se enfado por ello. solo me encogí de hombros y me separé de su agarre -solo decía, además el que lo imagino fuiste tu, no yo- un guiño de ojo y entonces su sonrisa apareció.

Comedor. blablabla.. mesa interesante debido a ciertas personas, entre ellos Alex y Vanessa, su amiga, nuestra querida chica numero uno en todo y por supuesto, amor de mi mejor amigo y mas blabla.

nos sentamos a mesas de diferencia, junto al friki. que es lo que tenía de interesante sentarse con el?.. era divertido, era extrañamente divertido en sus obsesiones, como estudiar algún pequeño ratón de laboratorio asustado. nuestras bandejas no lucían diferentes a otros días, la de el tenía más chatarra que la mía, eso seguro -hecho comprobable, algún día serás un hombre obeso y calvo y no podré abrazarte por la cintura, no tendrás ninguna si sigues comiendo así- le pique, pero el la veía a ella y Alex por su parte seguía en su reinado, claro... reinado.

me reí por el hecho y seguí con mis asuntos, los cuales consistían en hacer planes "cariño, el tormento casi termina. te veo en la plaza; me apetece probar tus límites" probar sus limites era b{básicamente beber un poco, tal vez yo más que el y tal vez, conducir a toda velocidad su ato, o que el lo hiciera, daba igual. Salir de salem, subir a alguna bola de agua, lo que fuera. en algún momento sería bueno perder nociones y que pasara lo que debiera de pasar. Simple.

Pero no era mi turno, de repente, me encontré en el circulo de Alex, solo para darle apoyo a Alec, de mi buena gana, no habría tenido necesidad de estar con ellos. si me vieron mal suspire encantada de la vida, cual si me hubiesen hecho un elogio.
Su novia? no tenía otra mejor idea? como si de verdad no nos conociese, como si de verdad no me conociese!, como si alec estuviera de acuerdo y Lea se lo creyese. A Alex, sin embargo le guiñe un ojo y a Alec, tome su mano en cuanto pude solo para besar su mejilla, el podría dar la explicación que quisiera, y yo le apoyaría.

Salude a los demás con unos cuantos gestos, sin palabras y reacomode mi falda, como siempre, cruzando lenta y gloriosamente mis piernas, dejando caer los parpados para dar un guiño, o modulando mis labios a manera de sonrisa coqueta. pero nada más.. no extendería mi cacería de nuevas emociones en ese lugar. -bien, y entonces, cuando comienza el primer partido- pregunte a nuestro estrella con brazos enormes y probablemente cerebro y entrepierna diminutos, como si de verdad me importara. sus ojos se iluminaron y a partir de ahí, fue, como se esperaba un blablabla. Meredith suspiro y puso los ojos en blanco. bien... entendía el sentimiento, entonces interrumpí -cierto, tal vez audiciones este año para ser porrista, aún no es tarde para intentar nuevas acrobacias- Sonreí de lado al sentir la mirada de algunos, sin embargo no correspondería a estas, si no a dirigir la mía al punto donde Alex y Vanessa tenían puesta toda su atención. Hasta que al menos el galán del colegio me toco la mano que tenía baja, justo por debajo de la mesa. Sonreí y negué con la cabeza, haciendo que pareciese que solo estaba jugando con mis cabellos. El, al menos el, no me había tenido jamás, una pena que su conquista no fuese perfecta, como tanto presumía.. ese tampoco sería el día pero podría ponerle nervioso, claro que si. Cambie el cruce de piernas para posar la otra y le miré de soslayo –y tu que dices, Liam.. crees que le haga falta al colegio una porrista más?-
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Inicio de Curso

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.