Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Nov 11, 2011 3:24 pm

La fiesta no había resultado tal cómo la esperaba. La idea era pasar el rato con Vane, comprobar que estaba bien y olvidarnos juntos durante un rato de que la vida da asco intentando pasar por adolescentes normales y desentendidos. en lugar de eso acabé recayendo en mi adicción, con apenas tiempo para hablar con mi mejor amiga y con la certeza de que todo lo que sabía hasta el momento del mundo y de mi familia también era una farsa. Bendito comienzo de curso...se suponía que este iba a ser fácil.

No diré que no he vuelto a pensar en ello. No todos los días te levantas con el conocimiento de que ahora eres harry Potter y no necesitas ni varita, bueno, Potter no, que al gafotas no lo aguanto, prefiero a Draco, además, el gris me sienta bien. Pero tampoco diré que me haya puesto a practicar o a ayudar cuando alek puso la casa patas arriba en búsqueda de nuestro propio libro de hechizos, que no digo yo que no mole tener uno de esos, estilo embrujadas, pero la sensación última que tuve de la magia esa no fue muy agradable señores, así que hasta que me compre un traje de esqui conmigo que no cuenten. Además, tengo un partido que ganar.

El domingo pasa veloz, apenas transcurre la tarde entre ejercicios y lecturas que debí realizar el viernes pero no hice. El lunes la veo un momento en la cafetería, el tiempo de cruzar ua mirada mientras ella coge la bandeja y se aleja hacía su mesa y yo he de volver a concentrarme en lo que me dicen los chicos pues planeamos la estrategia en el campo.

El martes lleva una camisa anudada a la cintura y sin botones, enseñando un sujetador gris perla, completamente de fuera, se cruza conmigo en el pasillo y me mira cómo retandome a que diga ahora que no lleva ropa interior. Si no fuese porque me molesta hasta lo encontraría gracioso.

El miercoles chocamos en la puerta de biología, yo salgo, ella entra y el quicio no da para los dos. Hoy soy yo el que se ha empeñado en mostrar su ropa interior a modo de respuesta, llevo lospantalones tan abajo como está de moda y el calzoncillo a juego con la camiseta gris. Le guiño un ojo cuando se fija y giro para dejarla pasar sin decir nada.

El jueves Meredith se sienta encima de mis rodillas en el comedor y no tengo ganas de apartarla, creo que me estoy constipando, siento algo de fiebre y un dolor áspero en la garganta, no puedo ponerme malo para a dos días del partido, así que me tomo la tarde libre para ir a la enfermería. No la veo en todo el día, cuando me acuesto miro por la ventana esperando verla pero la luz está apagada. No está en casa.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Nov 11, 2011 4:40 pm

Y entonces resultaba que por alguna razón el mundo estaba de cabeza; como si no lo hubiese estado ya.

Poderes que al parecer de buenas a primeras se desataban sin saber bien que esperar, no importaba lo que Leia dijese, no sabíamos nada y tampoco había a quien acudir, porque claro, los involucrados estaban muertos. si, no era lo único, habían varias cosas más, como por ejemplo, el que si, a decir verdad la idea de poder podría embriagar a cualquiera, y porque no habría de embriagarme a mi, que con poder podría frenar a Benjamin, callarle, mutilarle, devolverle cada insulto, no sobre mi, que en realidad tal vez tenía razón, si no sobre mi madre.

Muchas veces había soñado en hacerle callar, cocerle la boca, arrancarle la lengua y tal vez el corazón y sin embargo Benjamin seguía vivo. Tal vez aún no era tan despreciable como el.. tal vez ( y esto era mucho más probable) tenía otra cosa en que pensar.

Tenía nombre y apellido; era rubio, era mi vecino. cuando más chica siempre le admire, el tiempo paso y derivo en ese tipo de odio porque no estaba en su mundo cuando necesitaba de el, porque mi mundo se derrumbo y de aquella maravillosa realidad solo existían dos, uno era el y ese el ya me había dicho por todas las maneras posibles que me detestaba.

Debí ocuparme en algo más importante, en la búsqueda de aquel libro al cual ni siquiera había comenzado, porque Benjamin se encontraba en casa, la mayor parte del tiempo. También estaba el hecho de que mi madre fuese una bruja... yo si que podría serlo, pero ella... ella que me brindo la más maravillosa de las existencias, hasta que su corazón dejo de latir... ella que no hablaba mucho de mi padre, ella....

Y el. y la necesidad de que se abriera, que me volviese a abrazar y tomar por la cintura. En clases solo pensaba en los momentos en que sus labios se unieron a los míos, en que su piel reconoció la mía, la manera en como había sido, delicado y delirante, en que me sonreía.. en la forma en que me amo cuando lo hizo, si es que lo hizo.

Y todos los días, como siempre, me colocaba en ese pequeño taburete a un lado de la ventana, espiando su intimidad sin tener nada que encontrar, solo anhelando y maldiciendo el hecho de que aún no podía superar el hecho de que deseaba estar en esa otra casa y no en la mía.
Todas las tardes, antes de que llegase, me marchaba, solo para colocarme en la ventana mientras escribía algunas notas personales, sueños, algo que me mantuviese al menos la mitad de creyente que pudiese ser, cosa de Alek que básicamente me había obligado a ello. Pero, como fuese veía a la ventana, a su ventana vacía, esperando el momento en que su coche se situase frente a esa casa suya par poder salir de ensoñaciones y situarme en la realidad.

Esa semana, pase por todas las emociones, como no, si siempre me dejaba envolver por las pasiones y estas me consumían. Bruja, magnifico, como si pudiese servirme para algo cuando los dos quedamos helados. alegría, nostalgia, negación y empeño, odio y por ende había vestido para cada una de las ocasiones y a cada una le encontré. El martes por ejemplo, había decidido que no me interesaría más, que solo era una ilusión infantil, porque el no conocía en realidad nada mío, no se puede amar a lo que no se conoce. el no me conocía y yo tampoco. Solo conocía a esta, la que podía mostrar lo que fuese y que jamás se vería vulgar, y si lo hacía en nada le importaría. Le sonreí como un reto.. al menos ya sabía que podía usar sostén. Pero nada, el no estaba conmigo ni siquiera causo algún tipo de estimulo en el, si acaso para detestarme más y eso estaba bien.

otro encuentro el miércoles donde si por mi fuese me habría estado ahí mucho rato más. porque esto era parte de las obsesiones, no se saciaban así de rápido.

el jueves ya lo tenía decidido. haría pruebas para porrista. el porque? porque simplemente me causaba gracia todo eso de los pompones y además estaría con el ganado selecto masculino. Pero también, era por ver a Alex que estaba en el equipo. No era del tipo que se escabullese y el tampoco. el quería alguien que no le helara, una lastima que si me lo proponía sería capaz de ser la rubia que seguro terminaría en el escuadrón de animadoras.

En el campo el no estuvo, lo cual fue decepcionante pero me dedique a lucirme. lo bueno de ser una chica conocida y que conocía varios movimientos era eso, soltura de cuerpo.

esa tarde enfrió, no obstante y para mi pesar deje mis llaves dentro de la casa, sin mi padre que me abriese por las buenas o las malas y me había hartado en realidad de esperar como una pequeña niña. Tampoco quería salir con nadie. supuse esto era una pequeña pausa, solo no deseaba tener a alguien entre las piernas o yo entre su aliento. no si no era Alex.

Alex me arruinaría, estaba segura.

Cansada de esperar, y justo pensando en Alex recordé mi ventana, tan unida a la suya. La mía permanecía abierta, estaba segura y saltarme no era tan complicado. no lo era de niña, mucho menos en el presente. Si, tal vez el único inconveniente era que no llevaba algo apropiado para trepar. pues tacones altos y un vestido camisero de color blanco con apenas unas líneas verticales y evidentemente corto al ser eso casi una camisa masculina ceñida al cuerpo por medio de un cinturón estratégicamente colocado, las mangas retiradas hasta el codo por medio de un botón y el cuello bien parado, dejando mi cabello en un moño flojo y lleno de risos que solían caer rebeldes enmarcando mi rostro. Además de eso algunas gafas y accesorios pertinentes. Si, un gran atuendo, pero poco funcional para soportar el frio o bien, escalar de una ventana a otra.

No importaba sin embargo. sabía donde escondían la llave de la puerta principal de casa de los Kaiser y no me tome demasiado para estar dentro, a hurtadillas. Podía ser todo, menos una ladrona, aunque conforme subía al segundo piso, deteniéndome por las paredes, acercándome a la puerta que daría a la ventana directa a la mía, la de Alex mi estomago se encogía. Pasar a su habitación después de tanto tiempo de no haberlo hecho me imponía.

Al tomar el pomo de la puerta lo pensé un par de veces, si de por si me detestaba... pero el no tendría porque enterarse, me contradije.. el ni siquiera estaba en su casa además que yo no estaría demasiado tiempo ahí, solo era un medio para llegar a mi fin, que evidentemente era, estar resguardada del frio.

Mi sorpresa fue cuando al abrir la puerta encontré un cuerpo en esa cama, y no me dio tiempo para apreciar los cambios, solo supe identificar esa cabellera rubia.

No grite, sin embargo, casi petrificada.. así estaba.
Rogué a lo que fuese, dado que con nuevos antecedentes de magia debería de existir otro tipo de deidad, a que no me escuchase. No cerré la puerta, tampoco tendría escapatoria si permanecía un solo segundo más ahí, tampoco excusas validad. Debía salir de ahí, cuanto antes... claro, el punto era, donde tenía que meterme para que el no me notase? Había que ser idiota como para pensar que no me escucharía.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Nov 11, 2011 5:24 pm

La enfermera es muy gentil, claro, la verdad es que es fácil saber por qué cuando la mayor parte del tiempo es como un ogro con mal aliento, lleva puesta una camiseta de los Lions y probablemente ha apostado, así que lo de que me ponga bueno apra dentro de dos días le importa lo suficiente como para darme la tarde libre y un justificante para saltarme las clases hasta el lunes si lo considero necesario. el futbol tiene sus ventajas.

Siguiendo sus indicaciones me tomo el brebaje ese que sabe a coco y me meto en la cama tras dejar el coche bien arropadito en el garaje. si no voy a salir en un par de días mejor lo guardo bien, pero no acabo de conciliar el sueño ni aún cuando el jarabe comienza a hacder efecto, siento los ojos cansado sy la mente dispersa pero no puedo dejar de pensar en las jugadas para el sábado. Lo tenemos dificil, uno de los pilares se ha lesionado estupidamente en la fiesta del otro día, cuando intentaba demostrar que podía bailar la macarena encima del barril de cerveza, aún no sé a quién poner en su lugar, Dereck está en baja forma y nunca me ha caido muy bien, no me siento cómodo en el campo con alguien en el que no confío plenamente fuera.

Es media tarde o más y yo sólo he conseguido echar alguna cabezada rápida para volver a despertarme una y otra vez con una sola idea en la cabeza, tengo que hacer los gráficos de las jugadas, dejarlo hecho por si yo no puedo jugar. Pero no acabo de levantarme porque en cuanto lo intento tengo mucho frío.

Escucho un ruido en la puerta, quedo, y me parece que es parte de un sueño que acabo de tener, Laura en la puerta, así que sonrío y le digo:

- ¿vienes a cuidarme?

Parece sorprendia y yo ahora lo estoy también, porque no era así en mi sueño, y tampoco iba vestida de esa forma. Frunzo el ceño ligeramente e intento concentrarme. Tampoco es tan raro que Laura nos visite, sólo que se pase por mi cuarto.

- Alek no está.

Afirmo aunque ella debería saberlo mejor que yo ya que parecen siameses. Y ella empieza a retirarse, cerrando la puerta. Antes de que la cierre del todo, empero, digo:

- Me han dicho que te presentas para animadora...las pruebas eran hoy, ¿has ido?

y la puerta no se cierra del todo pero tampoco escucho su respuesta así que me incorporo levemente en la cama, recostandome sobre la almohada y digo un poco más alto.

- Sabes que tengo derecho de veto como quarterback y que no se decidirá nada hasta después de que yo vea el video y Meredith y yo nos pongamos de acuerdo, ¿ verdad?

Meredith era la jefa de animadoras.



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Nov 11, 2011 5:57 pm

Atrapada y más que eso... sorprendida porque Alex, parecía ni siquiera parecer molesto.

Ne lo pensé varias veces, responder o simplemente salir de ahí. Podría ser alguna trampa, algún nuevo juego donde se usaría mi mente como cancha de juego y el corazón como un balón, listo para ser despedido maltratado y enviado en cualquier dirección constantemente. Lo sopese aún más al momento en que pose la nuca sobre la pared más cercana, concentrándome en hacer respiraciones bien ejecutadas y mantener la cabeza fría. Algo en esta vida realmente importante era eso, mantenerse frio "hay que ser fría para ser reina" esa era una gran verdad.

Y si, podría serlo, pero también podría permitirme ser humana, y solo con el y con su hermano no exhibir la coraza tan a flor de piel.... aunque para hacerlo tenía que estar lista para las consecuencias.

-si, las eh hecho- respondí aún sin acercarme, soportándome solamente por aquella pared y mis piernas. Jamás huir, no era esa cobarde... no era una cobarde y no podría huir de el, no en ese momento.

mis tacones y respectivas extremidades me precedieron en esa puerta. y al darle frente ladee mi rostro para con el como normalmente no presentamos uno con el otro, sonriendo apenas, con esa sonrisa que puede denotar estrategia y un juego bastante bueno -y estamos seguros que no queremos que la vecina sea la nueva dueña de los pompones, cierto?- me acerque un poco más a el, dado que seguía en una almohada, parecía no estar en ese mundo. Mi ceja se arqueo de inmediato ligeramente impresionada -no me digas que te has metido algo, Alexander?- sonreí con amargura. No, si así era entonces ería in imbécil, porque el no tenía derecho, yo en cambio si que lo tenía. me acerque a el más y sin pedirle permiso me senté sobre su cama, donde hacía unos instantes estaba su cuerpo. el logro no tocarme si por asomo durante el proceso. No le haría un interrogatorio pero nos vimos unos instantes a los ojos y solo eso bastaba para al parecer hacernos in escrutinio -apuesto a que nuestra capitana no le importará un poco de competencia, pero creo que ya no tengo el voto del quarterback... una lastima- si, palabras altivas, pero con tonos dulces, mientras observaba esos pequeños cambios en sus ojos y su cansancio en donde también podía ver que... que no me detestaba, no en ese momento.

-Solo quería llegar a casa- me explique sin necesidades, solo me nacía decirle que pasaba en mi cabeza. Acaricie sus cabellos, en un acto que me sobrepaso y me di cuenta que en realidad estaba enfermo.

Sabes que algo anda jodidamente mal en ti en el momento en el que sientes que tu superheroe no es inmortal y que esta en plena enfermedad. Cualquier otra cosa que quisiera hacer la olvide -estoy aquí para cuidarte- afirme tocando su frente y sus mejillas, encontrándolas casi de temperatura normal -siempre y cuando me quieras contigo.... no, espera, aunque no me quieras contigo... solo por esta vez- no había opción, no para el. Sonreí inclusive –hare algo por ti, Alexander… si la magia funciona, porque no usarla en tu beneficio?- sin dudarlo pose mi mano en su pecho. Con la firme intención de probar si la salud podía ser devuelta por medios más allá que lo que la medicina ofrecía.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Nov 11, 2011 6:20 pm

- Guarda las garras, sólo pregunto por qué te importa ahora...nunca te ha gustado el futbol, nunca has venido a verme a ningún partido...

Si había un ligero matiz de reproche en tal afirmación fuí cuidadoso de guardarmela para mi aún en el momento de debilidad en que me hallaba. no se fue, y eso no sabía cómo tomarlo exactamente, ¿para qué había venido en primer lugar? Para entrar en su casa afirma y entonces sonrío quedamente porque si, recuerdo que cuando era pequeña y no había nadie en casa también se colaba en la suya por la ventana, siempre como una pequeña ratera, sólo que de aquella normalmente primero la invitabamos a merendar.

¿Metido algo? Me cuesta pensar en a qué se refiere, tengo la mente muy lenta, eso no es bueno cuando ella está cerca.

- Sólo un poco de ibuprofeno y algo con amoxicilina, debería estar durmiendo...

¿Por qué se lo explico? !Yo qué sé¡ ¿Por qué pregfuunta ella? Yo sólo quiero cerrar los ojos, aún cuando la vista es muy agradable. Siento como la cama se hunde cuando se sienta encima y le dejo sitio.

- ¿quieres el voto del quaterback?- pregunto en tono dulce casi meloso- ¿y qué estás dispuesta a dar a cambio?

Y sonrío, sonrío porque ha vuelto a tomarlo por donde no iba, como era mi intención, porque hasta drogado y medio ido aprecio cada matiz de su rostro.
Voy a responder pero afirma que está allí para cuidarme y entrecierro los ojos un instante, dudando de si lo dice en serio o sólo intenta despistarme para salirme con otra cosa. Y prosigue poniendo su mano en mi pecho, cosa que me descentra del todo, más aún cuando dice que usaremos la magia para intentarlo, y me lleva un par de segundos entender a qué se refiere y coger su mano de encima de mi, sonreirle debilmente y apartarla sin brusquedad.

- Si no te importa ya tengo bastante frío ahora mismo...y no creo que debamos jugar con según qué cosas sin haber practicado antes...si quieres ayudarme...

Dudo un momento, no sé si pedirselo pero parece tan dispuesta, no detecto en ella ningún rastro de enojo, rencor u cualquier otra cosa, solo afabilidad.

- Lo que necesito de ti es otra cosa...¿cuanto sabes de futbol realmente Laura? ¿o sólo quieres entrar para unirte a las juergas post partido?

No contesta inmediatamente, pero cuando lo hace le señalo el escritorio.

- El bloc y el boli, neesito que anotes las alineaciones...

En realidad no debería, nadie debe saber las alineaciones antes de un partido, excepto yo y el entrenador, y como mucho debería llamar a Meredith para que lo hiciese, pero sólo el pensar en su interminable cháchara me abruma.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Nov 11, 2011 7:05 pm

-eso depende, que esta dispuesto el quarterback a permitirse hacer?- y si, sonaba con demasiadas implicaciones, con la picardía de siempre, como cuando hablábamos y reíamos ante comentarios que no debían ser pero nadie se lo tomaba a pecho. si, había de eso, pero también había más, insinuación y tentación...

Tentación que no era el momento, y eso solamente en cuanto a magia. no quería nada de ello. me encogí de hombros mientras cruzaba una pierna con suavidad -solo es cuestión de no pensar en frio- lógica absoluta. entonces lo pensé mejor -además nadie hablo de besarnos, quarterback petulante... y si es para sanarte, jamás pensaría en frio- y no, no sonaba molesta, incluso la manera en decirle "petulante" sonaba de tal manera que bien podría haberle dicho "amor" y habría sonado exactamente igual.

Claro, el también respondía, y al responderme le sonreía, como una pequeña gracia, no sin antes dejar pasar el tiempo, lo suficiente para por dentro no saber como sentirme al respecto. Resultaba que amaba ser la peor, que me encantaba exhibirme, porque al fin lo había logrado, pero.. que el pudiese pensar así de mi.... -en serio, hay mejores cosas que las juergas post partido... eso es de novatos, Alex- claro que lo eran, sobre todo cuando ya podía irme a fiestas universitarias. No había comparación entre el tipo de juergas ahí. tampoco había que dar un paso atrás, esa era la fama que me había granjeado.

Asentí en silencio y me dirigí al escritorio, tomando ese block y la pluma negra que encontré. no tarde nada, pero al menos me sentía útil y si,, con ganas de ayudarle. Note entonces algunos cambios en su habitación sobre todo a el, tumbado en su cama con la vista fija en mi. no pregunte el porque me veía, a cambio simplemente tome aire por la boca y me espabile antes de dejar caer mi parpado derecho a manera de guiño y acto seguido abandonar mis tacones.
Entonces y solo hasta entonces me coloque por completo en su cama, sentándome en ella de manera que al final estuve a un lado suyo

-se lo suficiente. Benjamin es fanático de los deportes y además tengo cierta experiencia- respondí con dejes de orgullo, clavando mi vista en la suya hasta sentir una chispa, un brillo intenso en sus ojos que honestamente, me descontrolo. Baje la mirada de inmediato y comencé a hacer las líneas que representaban la cancha de americano.

-que alineación harás?- pregunte cuanto antes y el comenzó a hablar, a intentar explicarme como si estuviese en el kinder, casi en ciertos momentos queriéndome arrebatar el bloc.

Resultaba que si que le escuchaba y asentía a lo que decía, entendiéndole. pero no siempre anotaba cuando el hablaba y lo sopesaba imaginándolo todo. Armand era enclenque si, pero también corría como el demonio. cualquiera sabría que el era mejor tenerlo entre más arriba de la cancha posible. un pase largo, el balón sería suyo y eso casi aseguraba una anotación.

sonreí simplemente ante su duda de ponerlo o no y me permití seguir haciendo anotaciones. haciendo ahora una línea en medio de la segunda hoja. sus tácticas y a un lado mis anotaciones y correcciones pertinentes. estaba tan enfrascada en hacerlas que comencé a tachonear algo que no me gustaba y entonces note su silencio. deje de escribir y me enfoque a el, como quien no entendiese el punto. -todo es perfectible- mencione a algo que su papá alguna vez menciono al teléfono a mi madre, en una de las noches que se me invitaba a cenar. no sabía a que se refería, pero me gusto la frase, y con el tiempo se me grabo a fuego. me erguí tan orgullosa como pude e incluso acomode alguno de los risos sobre mi moño ya bastante desecho, bajando el bloc, sin mostrárselo por supuesto -te entiendo; siempre te eh entendido, a ti y al juego.. es justo como jugar quidditch, lo recuerdas?- claro que lo recordaba. hubo un tiempo en que parecía adicto a su libro de "quidditch a través de los tiempos", tanto, que su padre le construyo su versión minimalista del campo, donde, por un poco más, terminaría usando a Alek de snitch dorada... si, perturbador. El pareció interesarse por el comentario y entonces, se abalanzo sobre mi en búsqueda del bloc. Por como estaba logre ingeniármelas bien para salir de sus agarres y al final le enfrente con esa cara de triunfo que era irresistible, con la sonrisa a flor y en cada poro –siempre fui mejor que tu en quiddich, admítelo- no lo haría pero de todas formas, me encantaba puntualizarlo. Como hombre, pareció ligeramente perturbado ante el hecho y entonces no tome atención de lo que diría, de haber prestado atención, tal vez jamás se o hubiese dicho –si fui a tus partidos en un principio aunque en ocasiones desde las bancas de los adversarios... yo no olvido, Alex- sostuve la sonrisa y también los ojos en su mirada, solo unos instantes antes de desviar la mía y tomar el blog de nueva cuenta. –de acuerdo, es tiempo de las jugadas especiales-.y eso fue todo... no mencione nada más.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Nov 11, 2011 7:40 pm

Rio, porque es divertido cuando es así, sin intención, y lo sé por el tono, no intenta enfadarme ni interesarme, sólo responde con ingenio y me hace reir, un acceso de tos me impide responder urgentemente pero lo hago en cuanto cesa.

- Ahora mismo te dejaría hacer cualquier cosa...pero no podría seguirte.

Y vuelvo a reirme cuando me llama petulante por presuponer que nos besariamos, a eso si contesto inmediatamente.

- Pero estás aqui...

Cómo si eso fuese motivo suficiente para que acabasemos en brazos el uno del otro, y ciertamente yo lo creía así, pero cambié de tema por mi propio bien.

- No si ganamos- afirmo sobradamente- ¿Sabes que las animadoras pueden acceder a las duchas de los jugadores el día de la victoria?

Era mentira, sólo quería saber si se lo tragaba. Se levanta a por lo pedido y comienza a hacer garabatos a medida que hablo después de sentarse comodamente a mi lado, tan cerca que nuestros codos se tocan cuando restriega la pluma sobre la hoja, extrañamente su olor me tranquiliza esta vez. Y cuando dejo de hablar, pensando en la defensa del equipo contrario, que conozco bien, ella sigue escribiendo en la hoija siguiente, sin parar ni levantar la vista y me quedo mirandola alelado en lugar de pensar en cómo parar al lateral rival. Como adivinando lo que me pregunto comienza a hablar de cuando jugabamos al qyuidditch en mi tablero particular y hago un esfuerzo para ponerme de rodillas sobre la cama y alzar el brazo para arrebatarle el block, qu eno llega a mis manos.

- Te dejaba ganar

Puntualicé de pronto, sin enfado ni sarcasmo, sólo confesando. Y dice que si ha estado alguna vez pero no puede ser, porque la he buscado en cada partido, en cada grada, y nunca la he visto. Aún así creo que dice la verdad y me siento de nuevo sobre la cama mirandola levemente intrigado.

- ¿ y por qué en la de los adversarios?

Es tiempo de las jugadas especiales, si. ¿y yo me fío de ella lo suficiente? La respuesta es sí. No pierdo el tiempo para intentar esbozar la idea pero si callo cuando contesta a mi última pregunta diciendo que es porque salía con uno de los jugadores. Y no entiende ni entenderá jamás lo que acaba de decir, porque es mujer y nunca lo comprenden, y aunque creo sinceramente que puedo confiar en ella y que no va a pasarle las jugadas al enemigo le arranco el bloc y mi gesto se vuelve serio, más no enfadado, al decir.

- es mejor que te vayas ahora, Lerman.

Fue al campo, claro que sí, a animar al contrario, eso es lo que ha dicho. No hay nada peor que puedas decirle a un hombre, mucho menos a un jugador.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Nov 11, 2011 8:15 pm

Y no me fui, pese a que eso es a lo único que me orillaba, como siempre sus montañas rusas de ser y estar no las entendía nadie.. a cambio recargue la cabeza en aquella cabecera obscura y mire al techo -no quiero irme a casa- listo, era tan sencillo como eso. y si, hacía tiempo quería hacer eso exactamente, trepar y terminar en mi habitación pero había cambiado de idea por completo. el no respondió sin embargo, así que fui yo quien siguió hablando -según se, me dejarías hacer lo que yo quisiera dada tu condición...- respondí con seriedad, la misma seriedad que el me daba, pero siguió sin responderme. quise intentarlo un poco mejor -además me agrada la idea de las duchas, exceptuando poder siquiera imaginar al pequeño Juan- y quien era ese "pequeño Juan"? bueno nada menos que el hermano de nuestro chico duro, el hermano enorme a lo largo y a lo ancho de nuestro chico duro. Pero nada, solo silencio.

tome su mano, aún cuando e no quería, a juzgar por su tención, justo para quitarle la pluma y el bolígrafo, mismos que deje de lado para seguir en esa cálida mano, grande, fuerte, algo áspera pero que me gustaba tanto.
No lo entendía hasta que apareció mi ultima grase... claro, gradas contrarias. suspire y negué con la cabeza -tu no querías verme, y nadie ve a los contrarios, pero yo si estaba ahí, Kaiser yo si quería verte... yo si estuve, siempre.- el, en cambio, no volvió a estar para mi después de la muerte de nuestros padres.

Abandone su mano de un solo golpe para tomar aquel blok y bolígrafo para escuchar sus tácticas, pero el no se movía. tome aire y aparte la ultima hoja de aquel block para escribir algo en el, tal vez algún día lo leyese y en cuanto termine lo deje de lado para verlo a el, y a su perfil, mismo que parecía estar empeñado en no verme ni por el rabillo del ojo.

-Alex...- no respondió -Alexander...- nada, le estaba hablando a una piedra. mi voz se quebró al momento en el que me incorporaba entonces de aquella cama -tienes razón... yo sigo aquí y es mejor marcharme-
parada como estaba, aún descalza en medio de esa habitación. sin embargo, me dio rabia... rabia porque el se pronuncio mío hacía menos de una semana y, para variar, parecía ser mentira. el era mío, el lo dijo y un hombre debería honrar sus palabras... crispe los puños y ladee el rostro para no verle -puedes vetarme si quieres, Kaiser, me importa un bledo estar en la escuadra en realidad, pero te pido... no... te exijo, Kaiser... mírame!- y el finalmente lo hizo. no me moleste en ver que es lo que había en esos ojos y simplemente me hice de sus labios de manera presurosa, robándole un beso, un beso que le quitaría el aliento, un beso que le obligaría responderme con la misma desesperación, donde si bien se hizo de mi cuerpo, no se permitió responder.

me incorpore con la misma velocidad -entiendo entonces... gracias, jamás me había quedado algo tan claro y sin palabras- ofuscada me di la media vuelta llegando a la ventana y pasando mi pierna derecha para comenzar a deslizarme.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Nov 11, 2011 9:23 pm

Me mantuve callado, con el silencio por bandera aún cuando quería contestar, quería gritarle que si habia estado, pero no para mi, y no sabía por qué me parecía tan importante eso en este momento, no, me parecía importante siempre, ella me abandonó, cuando más la necesitaba, dejó de venir, y luego, cuando apareció, empezó a tratarme distinto, como hacía con todos los demás, excepto con Alek. con Alek seguía siendo ella misma pero para mi...para mi sólo había indirectas y miradas que no quería comprender, novias ya tenía muchas de aquella, lo que yo necesitaba era a mi amiga.

Cuando dice que iba a verme a mi por un segundo la creo, entre el tono de voz y ese sentimiento de compañerismo que siempre tengo con ella pero que siempre aparto firmemente, por un segundo, hasta que recuerdo que probablemente salía de allí celebrando nuestras derrotas o maldiciendo nuestras vistorias, en lugar de bajar al campo y darme la enhorabuena o una palabra de ánimo. No, no debo olvidar que fue Vane la que estuvo allí, sólo ella, ella y Alek. Son los unicos que importan, me digo una y otra vez para no olvidarlo.

Pero es duro, es duro cuando me llama por mi nombre así, cuando todo lo que quiero cada vez que lo hace es tomarla entre mis brazos, a pesar de la fiebre que está subiendo, a pesar del cansancio, del dolor de garganta e incluso a pesar de mi mismo.

¿Vetarla? No iba a vetarla, porque en el fondo soy un masoca y sé que no puedo condenarme a mi mismo a no verla cada día si está en mi mano, igual qu eno puedo dejar de mirar por la ventana aunque no aparte la cortina.

Me grita y la miro, sin atreverme a mirarla realmente a los ojos sino fijando mi vista solo un poco más abajo, porque no quiero que sepa que eso ha dolido. Pero ella, como siempre, reacciona de maneras espontaneas e imprevistas y me besa sin previo aviso, lo cual me lleva a mi a quedarme estatico sin responderle siquiera porque empiezo a pensar que sí tengo fiebre y que estoy delirando. Eso debe ser...

- Espera

Pido tan solo, por si es real, cuando su pierna sale por la ventana.

- Sólo...-nunca he soportado la idea de parecer vulnerable, pero lo digo- sólo...ven a verme jugar alguna vez ¿si?...pero desde nuestras gradas...


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Nov 11, 2011 10:13 pm

Y si... me dijo que esperara y así lo hice, porque resultaba que por lo general..., no, mejor dicho, siempre respete tanto su voz, me encantaba su voz, desde niña, cuando sonreía para mi o bien cuando me contaba pequeños secretos al oído mientras me acurrucaba en su lecho. Yo no olvido, pero el... el siempre olvidaba, era parte de su personalidad.

Y entonces le vi, desconectado, vulnerable... sincero ¿de verdad era sincero? podía jurar que si por aquel tono de voz, podría jugarme lo que quedaba de corazón, que al final a nadie le interesaba, solo a Alek.

Jamás me había permitido ser la victima ni que me viesen como tal, para eso existía el orgullo la frivolidad y yantas otras cosas, porque, ¿para que exponer lo que sientes y lo que eres? ¿para que dar lo mejor de ti? siempre destruían lo frágil, por ello las capas y las mascaras siempre funcionaban. Sobre todo la seducción. ya había aprendido que puedes seducir y destruir, y la mejor defensa era el ataque.

Pero Alex no me atacaba, no podía cuando parecía estar realmente enfermo; y además estaba solo... tanto como yo.

Para entonces si respiraba, al menso yo lo hacía por la boca, porque seguía teniendo la cualidad de hacer parar mi corazón y mi mundo y eso... no, no podría ser amor, yo no me enamoraba, solo destruía... no se puede amar lo que no se conoce, empero pero a el... si le conocía.

Con cuidado regrese mi pie a su cuarto y me acerque a el, de nueva cuenta quedando sentada a su lado viéndole a los ojos -estas empeorando, Alex y el ibuprofeno no hace eso- casi un susurro, no tenía mucho más voz para ello cuando lo demás debía concentrarse. Solo había sido un polvo, hace años, resultado de una necesidad de tenerle como fuese, pero tenerle a mi lado al final de cuentas.
No sonreí, pero a cambio me acerque a el, a su rostro, justo para besar su frente, sus mejillas ligeramente encendidas, no como la que seducía.. era algo más, era mi necesidad porque el viese que lo decía en serio y no con esas frases preformadas

una mejilla, después la otra finalmente me plante frente a el así con esa cercanía. Y no debería, no debería cuando me dejo y me alejo de su vida, pero existen ciertas cosas de las cuales no somos capaces de evitar. Alex era posiblemente lo único que no podría. -si- le respondí en un murmullo más que suficiente para darnos a entender -siempre que quieras verme estaré ahí- y bese sus labios con suavidad, y me hice de su pelo con lentitud mientras enmendaba aquel beso robado. no intentaba que me respondiese, pero lo hizo. sonreí ligeramente en sus labios al enterarme que cada beeso era igual que el primero, si era con el... me estremecía la medula.

y el se dejo recostar, murmurando cosas, sosteniéndome apenas.. y no pude sentir algo más dulce, ni esa necesidad tan imperiosa de asegurarme de que alguien estuviese bien en toda mi vida. Por eso, en cuanto lo tuve recostado en su cama me separe y acaricie sus cabellos

-quiero que estés bien- le confesé y bese su mejilla -y pienso ocuparme de ti justo ahora- y no supe el como, jamás había sabido o al menos jamás me había interesado en saber como remediar algo, como mejorar una salud, pero al momento, supe que hacer. desde asegurarme de cualquier enser, vasija, toalla, lo que fuese necesario sin necesidad que su abuela estuviese o que Alek me indicase; algunas cosas no cambiaban, las localizaciones de las cosas en esa casa seguían siendo las mismas. tampoco había tardado nada y en cuanto supe que estábamos abastecidos, me deshice de su cinturón, de sus zapatos y calcetines. sonreí un poco al recordarlo -por cierto, jamás me han molado los pantalones bajos en los hombres, con los míos basta y sobra- el lo entendió y me regalo esa sonrisa que me obligaba a corresponder de la misma manera -bueno, Alex... me dejarás cuidarte, verdad?- mencione justo al momento en que me hacía de su silla de computadora pera estar junto a el, cruzando las piernas por supuesto. si.. no era el más magnifico momento para llevar algo semejante a una camisa o vestido endiabladamente corto, pero hice caso omiso al sentir su mano en mi pierna casi como deteniéndome -si no te cuido a ti cuidaré al quarterback.... le perteneces a el insti, es mi deber para con el- y suspiré. ni siquiera sabía que hacer, en teoría darle de beber líquidos y un poco de caldo de pollo, mismo que se encontraba en casa... en la casa que solía denominar como mía.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Nov 11, 2011 10:36 pm

Asentí, solo eso , cuando afirmó que vendría si yo lo deseaba. debí decirle que lo deseaba siempre, pero estaba tan cansado...los ojos se me cerraban y lo s encontraba inusualmente pesados y si no lo debaja es porque eso me impediría seguir mirandola y se sentía bien.

Y entonces una caricia furtiva, un beso dulcificado y sus palabras, tan tiernas, incluso sinceras, supe que estaba soñando o peor, estaba afiebrado y porbablemente no llegaría a mañana. Bueno, pensé en un destello, al menos moriré feliz. Y sonreí, sonreí como un imbecil y le devolví el beso cuando volvió a tomar mis labios, deseando que no acabase nunca.

- ¿y cómo piensas ocuparte de mi?- pregunté, siguiendo el juego aún cuando me costaba hablar, pero se puso a rebuscar entre mil cosas, sacando esto y aquello y bien sabe dios que no tenía ni idea de o que estaba haciendo, pero sí me dí cuengta cuando empezó a desvestirme, bajar la fiebre, eso era, iba a decirle que no, que se fuese a casa que ya había tomado algo para bajarla solo que estaba tardando en hacer efecto, pero no llegué a hacerlo porque dijo algo que me hizo reir y contestarle- pero querías ver toda mi ropa interior así que pensé que de alguna forma tenía que enseñartela...

Se sienta a mi lado, dejandome una preciosa vista en el proceso, pero vista que no estoy en condiciones de admirar, y pongo una mano en su pierna para llamar su atención, creo que espera otra cosa pero digo:


- ya que estamos, ¿me ayudarías a quitarme los pantalones?...

Esa mirada que me lanza también me hace reir, no sé si son las pastillas pero la encuentro muy divertida.

- Nada sexy hoy...sólo mis viejos calzoncillos de spiderman...necesito acostarme y dormir Lerman, por mucho que me cueste despedirme de la visión de tus ojos...

Y me ayuda, cuando ve que efectivamente a mi me cuesta solo porqu eno puedo permanecer sin apoyo en las espalda, cuando por fin me los quita por los pies me recuesto y me tampoco la el edredón y ella hace amago de levantarse, la agarro por la muñeca y abro la cama, apartandome para dejarle un hueco.


- Estoy malito Lerman- pronuncio en tono casi infantil- cuando estamos malitos siempre te quedas a dormir- son viejos recuerdos, los de toda una vida- hasta cuando Alek y yo cogimos la varicela fue immposible echarte...¿sabes? mi madre decía que estbamos los tres tan monos con la cara llena de granos e intentando rascarnos unos a otros sin que nos viera que le dió hasta pena que se nos pasase...


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Nov 11, 2011 11:17 pm

-es una sorpresa, pero al menos deberías contar con mi imaginación.. siempre fue casi tan basta como la tuya- decirle que quería algo más estaba fuera de mi alcance. Demasiado enfermo y no tenía corazón para abusar de un enfermo, menos de el.

Sin embargo arquee una ceja al escucharle pedir sobre sus pantalones -creí que en eso jamás necesitabas ayuda- respondí.. la vez pasada no tuve que retirárselos para tenerle dentro de mi.
Y si, me sofoque de solo pensarlo y puse los ojos en blanco al escucharle sobre los calzoncillos -siempre fue mi favorito- le respondí y poco además lo comprobé. mentiría si dijese que no me reí de el y de sus calzoncillos algo aguados de nuestro hombre araña, lleno de telarañas, obviamente, finalmente, regrese a el, cuando por fin no tenía ese tipo de impedimentos. me jalo con el y No es que necesitase estar a su lado, recostada no podría ser tan útil como lo pudiese ser de pie y atenta. pero con ese tono tan.... tan de niño solo provocaba mis risas, también mis ternuras y le escuche mientras el se acomodaba. y sentí como algo volvía a su lugar cuando le escuchaba.

Finalmente me acomode entre sus brazos, que ya me estaba ofreciendo

-y nos contaban cuentos y nos aislaron porque éramos una amenaza biológica- le complete mientras me hacía de su camisa, comenzando a jugar con los pliegues de su tela -y pensamos que íbamos a morir, pero que íbamos a morir juntos- y ya no era yo, si no aquella niña entre sus brazos, lo mismo que parecía el. lo vi hacia abajo y de a poco subí la mirada. hasta sus ojos -y nos queríamos mucho, o al menos yo los quería a los dos, no me parecía justo tener que estar lejos de ustedes... de ti- y tome la orilla de su camisa comenzándola a subir lentamente, divirtiéndome con la expresión que me hacía entender que no estaba en condiciones para el sexo -no pienso abusar de ti... no aún- mencione divertida, haciendo que de a poco subiese los brazos -pero resulta que no puedes estar más arropado de lo debido- y suspire una vez que lo tuve solo en sus calzoncillos de spiderman. si.. los calzoncillos se parecerían en infantil a algunas bragas mías pero su cuerpo no era el de mi Alex. este era un hombre, al que también quería más de lo necesario.

como un acto casi automático el desabrocho aquel cinturón de mi cadera y evidentemente fruncí el seño -se supone que los enfermos no desvisten a las enfermeras- y claro, el juego de palabras era de lo más prometedor, aún así.. le deje hacer. y sabía que no debía pero enredé mis piernas entre las suyas abrazándole además por los costados -te extraño- se me escapo decirle, en un momento, justo cuando me di cuenta de que estábamos reviviendo otras épocas -y me haces mucha falta.... porque desde esto me siento muy sola- maldición, lo había dicho. pero, que mas daba? no lo negaría pero no lo recordaría, era un hecho consumado con el y sus fiebres, desde niños.

-intente cambiar la conversación -de verdad crees que podremos con esto?- le pregunte, justo en cuanto su aliento, caliente golpeaba mi frente y mi aliento golpeaba a su cuello, unos minutos después de que habíamos quedado en silencio. y si, la situación era cómoda pero también insoportable, porque lo quería así siempre, porque de poder, si mi madre no hubiese muerto, esto jamás habría cambiado. -magia.... hacemos magia, a eso me refiero... crees que haría de una buena Lily Evans?- Lily Evans? De verdad? Ja! No tenía nada de ella, para empezar no era del tipo de chica perfecta preocupada por los estudios lo mismo que los demás y además de todo… virgen y tímida… por favor… -tal vez Fleur… al menos era rubia- enmende
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Nov 12, 2011 3:48 pm

- Yo no pensabe que iba a morir, pensaba que nos ibamos a quedar así, con las manchas por todo el cuerpo y quería morirme- respondí en un rictus antes de dejarla seguir hablando, reduciendo mi conversación al minimo porque cada palabra dicha era un suplicio para mi al tragar.

Empezó a jugar con mi camiseta y me insto a levantar los brazos para sacarla lo cual me provocó mirarla con intención, en cualquier momento, en cualquier lugar, menos en este, apenas puedo mover las pestañas, pero me conoce y sabe por donde voy aún cuando no digo nada así que me aclara que sólo intenta dejarme más fresco. Si le desabrocho el cinturón es porque la hebilla es metalica y pienso tenerla lo suficientemente cerca como para que resulte una molestía, pero no le digo eso.

- Sólo intento que la enfermera este cómoda...no va usted vestida adecuadamente señorita...

Y sigue hablando, el sonido de su voz me tranquiliza y me adormece, a partes iguales, me siento bien, me siento casi como cuando mi madre me arropaba antes de morirse, seguro y en calma. Lo que dice es lo que quiero oir, supongo que le doy pena, pero no reprocho. Hasta las mentiras sientan bien si puedes olvidar que lo son por un momento.

- Nunca estás sola

Lo que quería decirle es que nunca lo estaría mientras yo viviese porque nunca he dejado de seguir sus pasos, aunque no me mantenga cerca para ello, pero ha parecido un reproche en lugar de lo que queria decir y no tengo fuerzas para enmendarlo ahora, cierro los ojos atrayendola hacía mi y abrazandola cuando se da la vuelta para quedar de espaldas, recuesto mi cabeza en el hueco de su hombro y siento coo mo el sueño quiere llegar y vencerme. La escucho a penas.

- Mejor Astoria...

Es lo último y lo unico que me da tiempo a decir antes de dormirme.

A la mañana siguiente no está cuando me despierto, alargo el brazo pero se ha ido, la fibre ha desaparecido y aun están calientes las sábanas en su lado. Me levanto para buscarla y encuentro a Alek en el pasillo.

- ¿Las has visto?

- ¿A quién?- me contesta restregandose los ojos- ¿no te dijo la abuela que no puedes seguir trayendo chicas a casa?

Sólo bufo y vuelvo a entrar, para descorrer las cortinas y ver su cuarto. Está durmiendo en su cama. ¿Por qué? ¿cuando se ha ido?




avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Sáb Nov 12, 2011 5:01 pm

Astoria Malfoy?... pero si yo soy toda una Black, realeza mágica- pero no obtuve más respuesta. Lo cierto era que en mi mente, en aquellos cuentos que tantos nos gustaban, jamás había pensado en Astoria. Prefería a Narcissa Malfoy, tan vanidosa y frívola como cualquiera de las slytherin, pero ton tanto empeño y amor a lo suyo que sería capaz de matar a su propia hermana, si con ello mantenía a salvo a Draco. Para mi, de las tres hermanas Black, Narcisa era superior, mucho mejor que la bruja sin entrañas de Bellatrix, a quien todo mundo adoraba.
Sonreí al recordar, a Walburga Black, que también me gustaba. Si.. al menos yo quería sr Black y me consideraba una.. bueno, al menos si no era Black si seguía siendo una bruja, ahora en el sentido estricto de la palabra.

Pero el... el se quedo dormido, acunado en el hueco de mi cuello. Fue impresionante, fue como antes y como nunca. porque hacía demasiado tiempo no me sentía así... totalmente completa.
No, nunca le había temido a la muerte, pero tampoco esperaba a su encuentro. Sin embargo si debiese morir en ese instante lo hubiera hecho dichosa, no había nada más que deseara. la tibieza de su abrazo, la suavidad con la que su respiración totalmente rítmica sobre mi piel me hacía feliz, plena... mejor.

Si, mejor porque no tenía un solo temor u odio, mejor porque de repente no sentía el alma tan llena de cosas poco agradables. acaricie esas manos que aún se mantenían sobre mi, me acerque con toda conciencia a el echándome para atrás, adormilándome con el tiempo.
Y me gustaba, claro que me gustaba. solo espere lo pertinente para asegurarme que no despertaría para girarme y ahora yo abrazar como podía su tronco, con la cara relajada, con los labios apenas entre abiertos y los ojos cerrados. apacible sin comparación... feliz. Eso tenía el sueño profundo, no hay problemas si no la realidad que te plantee el subconsciente. también lo volvía más atractivo a mis ojos. me di la libertad de perfilar cada cabello dorado que lograba resaltar en su rostro. acaricie sus cejas, sus pestañas, y con la punta del índice me dedique a pasear por su rostro, a cada Angulo, hasta saberlo a perfección.

Era tan guapo que si, era un pecado y tentación y, cuando estaba dormido, parecía el hombre más irresistible por si bien estaba sereno, en definitiva era lo más masculino que había visto. Pero eso yo ya lo sabía... lo sabía incluso antes de saber el significado y posibles perspectivas de el. no supe el cuando o el como pero me quede dormida entre sus brazos, con una mano que había dejado de obedecer cuando aún acariciaba con ligereza y adoración su nuca pero no me costo nada quedar dormida. No, no hubo un robo de besos más, suficiente le había robado ya.

y no hubo algún pesadilla, solo calor y ganas de permanecer como estaba.

Al despertarlo hice primero que el y, por primera vez, Alex Kaiser estaba dormido, aferrado a mi cintura, refugiándose como un pequeño debajo de mis senos. Pude morir de amor ahí mismo. además de encontrarme eso también me encontré pensando en el como sería despertar con la misma persona todos los días, si sería igual de dulce, si se sentiría ese calor que iba de a poco inundando mi pequeño y maltrecho corazón, que tan corrupto estaba.

Eso fue todo.

Fue un error el siquiera permitirme ese pensamiento. Las chicas como yo no estábamos diseñadas para pensar en estar con alguien de manera estable, las chicas como yo nos encanta usar y desechar, jamás amanecer con el en la cama, si no abandonarle en medio del sueño. No necesitar algo más que un poco de cariño falso, lo artificial. menos con Alex Kaiser que verdaderamente no era del tipo que le gustase atarse a alguna. tenía que salir pronto de ahí, cuanto antes. Además no quería más marcas por parte de Benjamin y pronto notaría que su hija problema no estaba en casa.

Decirle algo también estaba de más. Esto no era una historia romántica, no podía ser siquiera una historia, solo fue un momento, uno maravilloso, si, pero solo un momento, al fin y al cabo.
me deslice de su lugar, tratando de moverle lo menos posible. y ya eran las seis de la mañana, Seguro Benjamin ya se había dado cuenta, esperaba que por algún milagro no fuese así. una pierna y la otra, unos cuantos trepados por medio de unas ramas que nos hacían más facil la misión, con los zapatos en la mano y el cinturón el cuello, para no dejar huella alguna de que en verdad estuviese ahí y listo. finalmente en mi habitación, mis dominios.

me fue fácil deshacerme de mi ropa y, debido a que me sentía diferente y quería deshacerme de cualquier coincidencia con la noche, me desvestí por completo. ropa interior incluida. No, no es que quisiera despojarme de su aroma, o de sus recuerdos, es que debía contenerme. Con Alex solo eran momentos y después venían tragedias si me los tomaba en serio, y estaba harta de las tragedias. mejor atesorarlo, si, pero como un hecho aislado, un sueño y ya, para seguir siendo yo. no obstante... cambie de vestimenta. en vez de mi playera de los lions algún pequeño camisón de satén que de espalda solo tenía unas cuantas hebras del mismo material para mantenerle cerrado, eso y un pequeño bikini. mejor apartarse de los dibujos animados por una temporada. al final decidí colocarme al menos los calentadores en los pies justo antes de levantar mi edredón y deslizarme entre las sabanas.

Me quede dormida finalmente, con solo dos personas en la mente, por más que Alek tuviese que estar, no fue así. en mi mente estaba Alex y sus brazos, el que yo no podía encajar en esos brazos y tambien... tambien pensaba en mi madre, que me había dejado en una casa enorme, con un padre al que ella tampoco quiso, tanto como para mantener su apellido en mi y no el de el... Laura Gibson en realidad no sonaba tan bien, de cualquier forma. me gustaría... de verdad me gustaría una explicación, algo más que el "tu madre fue bruja, fallecio junto con otros brujos... jamás te dijo nada y tu no estar con alguien que te quisiere" al menos una explicación, eso me debía, o al menos un milagro... un milagro...

Benjamin merecía lo peor, si... pero, que pasaba si yo no necesitaba una revancha?.. que pasaba si yo necesitaba una redención que jamás llegaría?

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Nov 12, 2011 6:43 pm

No esperé a que se levantase, se había ido, y yo debía ponerme a ello. Muchas cosas que hacer antes del partido, lo primero terminar lo que empezamos ayer e ir a ver a Meredith. ducharse, cambiarse y acabar de esquematizar las jugadas fue lo sencillo, ponerse de acuerdo con Meredith no tanto, al parecer ya había descartado la candidatura de Laura aunque las demás chicas decían que lo había hecho bien. Pedí el video para juzgar por mi mismo, tampoco soy tan estupido como para elegir a una que no sepa moverse solo porque quiero verla en el uniforme. Pero Meredith dijo que lo había extraviado y empezó a resultarme escamoso. Esas dos no se llevaban muy bien, pero espero de mi jefa de animadoras que sea justa, al igual que intento serlo yo mismo en mis decisiones. La llevé aparte.

Tras una discusión más o menos acalorada llegamos a la premisa de que no podía ni vetar ni votar por nadie sin ver a todas las candidatas así que exigí que se repitiesen las pruebas. O eso o llamar al entrenador para explicarle por qué se pierden videos de candidatura en sus manos. Aceptó, haciendo un mohín y le pidió a tessa que mendase los mensajes para citar a las chicas esa tarde a las cinco, nada más temrinar el horario escolar. Yo no estaba siguiendo ell mío, y los demás jugadores tampoco, debido al retraso. Así que estuvimos entrenando en el campo hasta la hora de comer y luego me dí una ducha rápida y me encaminé a la cafetería.

Por casualidad escuché una conversación entre dos chicas y me enteré de que la guerra fría no había terminado. La busqué con la mirada, pero no estaba así que le dejé el recado a Alek, seguro él la veía. Pero cuando dieron las cinco y mientras Mereditch, otras dos chicas y yo nos sentabamos en la mesa para verlas actuar Laura seguía brillando por su ausencia. Estaba sacando el móvil con premura mientras Meredith se sonreía pensando que su estratagema de no avisarla iba a resultar cuando entró corriendo por la puerta. Respiré más calmadamente, no entendía todavía que la llevaba a esto ahora pero sí que parecía importarle. Si no la saludé fue para no mostrar favoritismos, así que sólo bajé la mirada a las hojas de evaluación y acordé con Meredith que podían empezar.

La primera chica lo hizo bien, sólo que no estaba en forma, buena coreo, buenos movimientos pero falta de soltura. Mere4dith la tachó sin escrupulos mientras se inclinaba hacía mi y me decía:

- Cualquiera cree que puede vestirse de animadora...alguien debería decirles que esto es un deporte.

La intención no sé si era muy buena, pero tuve que asentir, algunas creían que solo se trataba de dar saltitos, enseñar pierna y ligarse al quaterback. Las pruebas se hacían con la ropa que cada una elegía para la coreo, obviamente el uniforme no se ganaba hasta pasadas las pruebas y aunque algunas no lo sabían la elección también entraba en la baraja, la segunda fue descartada inmediatamente por venir vestida de ...no sabría decir si muerta viviente o adoradora de satanas, de cualquier forma no queremos a una animadora que asuste a los jugadores.

Faltaban tres, para sólo dos puestos. Una clara favorita, sí, incluso mía, porque ya había estado antes en el equipo, sólo la dejaron fuera un tiempo para reponerse de su bulimia, pero ahora el médico certificaba que estaba bien y quería volver. Le sonreimos, y yo hasta le guiñé un ojo al recordar que una vez hasta salimos y lo pasamos bien. No hubo quejas, todos estabamos de acuerdo. Sara había vuelto. Estaba dentro. Le tocó el turno a ella y levanté la vista para mirarla un segundo a los ojos intentando no dejarme influir.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Sáb Nov 12, 2011 8:46 pm

-Pero que arpía!- le respondí a Alek que recién me decía que as pruebas debían volverse a realizar. Claro, faltaban cinco minutos... corrección 15 minutos. Ya había terminado las clases, de hecho hacía varias horas las había terminado, o saltado que básicamente era lo mismo. ni siquiera estaba cercana al instituto, pero tampoco a mi casa como para recoger algo y largarme a la prueba de porristas, solo por el hecho que le había dicho a Alex que me interesaba en nada pasármela moviendo pompones. Seguía bajo la premisa de no desear estar uniformada para coquetear cuando eso se hacía de manera natural, pero claro.. estaba el Factor Alex. Ese era el único factor a favor de usar uniforme y hacer movimientos casi mecánicos sincronizados con una panda de locas de poco cerebro.

Suspire pesadamente y por fin respondí a Alek -gracias, te debo una- y colgué solo para poner en cualquier parte de mi bolso el móvil y comenzar a correr. si no hubiese sido por el no estaría al tanto de la segunda ronda evaluatoria. Corrí con todo lo que podía e incluso con lo que no. al mismo tiempo hacía cálculos mentales, si.. una chica siempre planea que demonios se pone para cada lugar que no sea su propia casa, y que tenía yo? nada! nada más lo que pudiese encontrar en el casillero de los vestidores, que en realidad era poco. también era un mal momento para estar entaconada, y para aparentar lucir gloriosa justo después de haber tenido deportes con natación incluida. si, avente como siempre a los que se interponían en mi camino y justo ante los vestidores de chicas estaba Alek. apenas lo vi y le arroje básicamente mi bolso, los libros, todo excepto las llaves de mi casa -te veo en la noche a recogerlos!- alcance a gritonear antes de entrar a los vestidores, sacándome los tacones en el camino, lo mismo que la blusa y habría de mala manera mi casillero con aquel juego de contraseñas.

Al final solo tenía un pantalón a la cadera deportivo y básicamente pintado al cuerpo. no tenía problema con ello, llevaba tanga así que no se notaría marca alguna. la parte de arriba tubo que ser lo único que tenía, que no era ni la playera de deportes, dado que no estaba limpia. tenía un top rosa y unos calcetines limpios y eso debería de servir. no tenía opción de cualquier modo.

me coloque el top y enseguida levante mi pelo en una coleta alta y al menos, bien peinada. Claro... era día de natación.. evidentemente no tenía demasiado maquillaje en el rostro.
También eso podría funcionar. Era bien conocido que Laura Lerman no encajaba precisamente en el escuadrón, demasiado maquillaje... demasiado zorra. ella no tenía ni gota de espíritu deportivo.

Tal vez tenían razón, pero tenía un motivo para esforzarme.. tal vez dos. El primero era el más estúpido. quería estar cercana a Alex, porque no era capaz de renunciar ahora que se lo había dicho, porque también quería verlo y ser porrista era un pretexto bastante lógico. también y no menos importante, porque podía y porque quería demostrar que tenía lo necesario e incluso más. una cosa era contonearse como tarada, otra muy diferente era realmente canalizar la energía e incluso motivar el animo, por medio del cuerpo y ello no era requerimiento el mostrar piel. Alguna vez se lo había dicho a los hermanos Kaiser... pero de eso ya hacía bastante tiempo.

finalmente , me eche un vistazo al menos al rostro en cuanto acabe, solo unos segundos porque el tiempo corría en mi contra

Mitad del look:

Y volví a correr en medio del instituto, esta vez en la cancha de basketball con todo lo que me daba el cuerpo y sobre todo el corazón y las piernas. Si, siempre había sido una terca y ya que estaba mi meta bien puesta nada me haría claudicar. pero que pasaba si el tiempo era el que me hiciera perder la oportunidad? y lo peor!, sin haber siquiera intentado.

Al final llegue corriendo. nueva noticia... el quarterback estaba ahí.

me uni al grupo de candidatas apenas moviendo la cabeza a modo de saludo, con el corazón básicamente en la boca y note un ligero mohín de Meredith. En lo dicho, una total arpía.

Bien, eso alimentaba mi ego y mis ganas por hacer las cosas no solo de manera buena... si no para ser excelente.

Alex no me miro y si bien fue un gancho al amor propio, era lo mejor. ¿que haría en plena prueba si se me quedaba viendo a los ojos? tropezar?... no.. había que tener perspectiva y para tenerla había que ser fría.

como llegue tarde, me pusieron de ultima. por mi no tenía problema, aun tenía la mano en el estomago intentando recuperar el aire así que entre más tiempo me diesen para estar lista mucho mejor.

No me interese en ver a las demás, porque, ¿tenía caso?.. no, la verdad es que no, sería trampa y si, estratega lo sería siempre, más no así a la hora de medirme, mucho menos frente a el.

a cambio me dedique a hacer estiramientos en cuanto pude. si acaso localice a una chica que parecía venir de dominatrix, un leotardo negro y de cuero. bien por ella y su poca escapatoria a la transpiración, sonreí al pensarlo.

y que pasaba si no quedaba, frente a Alex?... nada, no pasaba nada, ayer le había dicho que no me interesaba estar en el escuadrón, el no lo entendía pero yo quería estar con el, para el.. si me odiaba no importaba si me detestaba igual ya lo había hecho, y si yo fallaba, finalmente tendría el un punto para decir que estaba en lo correcto, al fin y al cabo solo era una rubia ´más con buenas curvas y piernas largas. y yo seguiría con mi vida tal y como la conocía, sin la necesidad de Meredith.

Por fin llego mi turno. Primera parte, mostrar que era flexible y que podía dar acrobacias. busque la mirada a Alex justo cuando se me dio la indicación, no viendo así ni siquiera a Meredith, por favor.. impresionarla a ella? no, no era mi objetivo, Meredith de repente me pareció irrelevante. si bien sostuve su mirada no sonreí... pero me sentí poderosa, solo por su mirada sobre la mía.

Asentí y comencé con lo que se me pedía, fue fácil, y lo hice de manera explosiva, justo como debía ser. nada de hacer algo lento y artístico. ser animadora era eso, lograr la pasión de los demás y la pasión siempre era explosiva.
la segunda etapa fue más interesante. solo te ponían una pista y se debería montar la coreografía. me toco una buena en el ipod de Meredith, "just Dance" de lady gaga.

la vista siempre fue puesta sobre ellos, siempre y cuando no estuviese en pleno giro. Las cosas eran así. ser animadora no era solo mover pompones. de hecho para mi era una exaltación a sentirse vivo, cada parte del cuerpo debería dar un sentimiento, y no moverse de manera mecánica, además la cadencia lo era todo, movimientos fluidos y bien definidos, si se eleva una mano se hace con ganas, si se quiere dar un giro y un salto se hace usando toda la energía, desbordándola, porque eso era lo que era el baile no había medias tintas, si no explosión tras explosión para lograr un todo. giros, elasticidad, movimientos y pasos difíciles para después volver al inicio. casi una poseía. El punto era si, ser energética, atraer, lograr apasionar y al mismo tiempo no olvidar la parte femenina que era fundamental en un buen baile. al igual que todo, resultaba, al final de cuentas. un juego de seducción pero con finalidades totalmente diferentes.
la coreografía implico en mi caso todo lo que tenía, desde el balancearme por la escalera de metal que estaba extendida, hasta el suelo, con giros artísticos, con remates insuperables. y en mi la pista fue realmente larga. toda la canción que, a diferencia de las demás chicas, solo constaba de minuto y medio. al finalizar lo hice plantándome después de varios giros rápidos y una vuelta de carro justo frente a ellos, apuntándoles con mi dedo. entonces, y solo entonces me permití sonreír a todos, no con la sonrisa tonta si no con una que incita a venir, una que no se puede rechazar.. y ni siquiera tenía que ser particularmente pervertida para ello.

La capitana se tomo unos segundos para observarme y yo sonreí de lado antes de girar sobre mis puntas, no sin antes ver apenas a Alex y regresar al punto donde debí iniciar.

y hubo una tercer etapa. animar, esta vez con pompones. bien, esta vez era vitorear, pero también llamar la atención, sonreír y encantar, engatusar y de ser posible hipnotizar. Alguna vez, cuando era niña si me lo proponía lograba ser el centro de atención. no debería ser demasiado complicado. a mitad de mi porra deje caer los pompones y seguí corriendo apenas antes de levantar las manos al aire y seguir con mis ánimos, recorrer al jurado y a las bancas de atrás con esas mismas aminos en alto, vitoreando y dando razones más que suficientes del porque nuestro equipo era el mejor, con el mayor entusiasmo posible. Y eso fue todo. Meredith simplemente lo termino con un "suficiente". enseguida me enderece y volví a la postura estilizada y bien colocada de siempre. ladeando la cabeza.

"puedes irte" menciono ella y yo arquee la ceja. bien pues Sara había sido aceptada en el acto. que tanto había que deliberar?.. claro eso significaba un no. me encogí de hombros y me di la media vuelta -de acuerdo,... llámenme- respondí antes de ver a Meredith y sus brazos derechos en cuanto a animalocas y también al quarterback. me incline a recoger las llaves que había dejado sobre la duela y sin más, salí del gimnasio.

No importaba, ellos se lo perdían, yo me lo ahorraba y ya vería quien más lo podría disfrutar.

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Nov 12, 2011 9:16 pm

Las chicas salieron, todas menos sara, con la que no hubo objecciones, y en cuanto la puerta se cerró empezamos a discutir, Laura era buena, no era yo el unico que estaba de acuerdo, las tres otras chicas empezaron también votandola a ella pero Meredith dió su opinión y una de ellas reculó enseguida, las otras dos empezaron a pensarselo, nadie le dice que no a la jefa de animadoras, eso parece, que me aspen si dejo que se salga con la suya, primero lo intento dando razones pero como al pareer no se trata de eso acabo diendole que mejor lo arreglamos entre ella y yo, ya que las demás sólo están allí para darle la razón. Asiente con una sonrisa y las despacha con un gesto. La puerta vuelve a cerrarse y me quedo solo con ella, así que dejo de fingir que no es algo personal y pregunto.

- ¿qué tienes contra ella?...y no me hagas pucheros, la verdad...

- Es de mi mismo tipo...- responde escueta y atusandose el pelo pero sin mirarme a los ojos.

Como no lo entiendo insisto:

- ¿a qué te refieres?

- Es rubia, de piel clara, tiene casi el mismo cuerpo que yo y se mueve bien, pareceriamos gemelas, no queda bien...

No estoy de acuerdo pero sé que es mejor callarme y no decirle que solo una mujer no vería las diferencias, pero lo hago y me muerdo el labio, creo que entiendo el transfondo.

- Lo que dices es que no vas a admitirla aunque sea la mejor porque temes que pueda eclipsarte...¿es eso?

- !Claro que no Alex, cariño¡ !No estás pensando si crees que podría hacerme sombra¡

Lo cual es un sí pero antes me arranco la lengua que admitirlo, viniendo de ella.

- No puedes hacer eso, Laura entra.

No voy a explicarle a estas alturas que no puede escoger solo a las que no puedan competir con ella o jamás tendremos un equipo que llegue a las nacionales. Sería como explicarle a un niño que no puede comerse un caramelo cuando ya lo tiene en la mano, la estrategia es otra.

- Si no la aceptas les prohiibiré a los chicos que salgan con las animadoras, incluso que se sienten con ellas en el comedor o las saluden en público...¿y donde quedará tu estatus querida?

- no puedes hacer eso.

- Yo puedo si tú puedes- contesto sonriendo porque sé aún antes de que responda que he ganado. Meredith solo baila por un motivo, once en realidad, cada uno de los titulares.

- Hay otra cosa- me dice después depensarlo un poco, como quién va a revelar algo, como la miro esperando que continue sin mostrar demasiada curiosidad porque creo que intenta liarme procede- Creo que está aqui solo por ti...y tú no la soportas, tendrías que verla cada día.

- ¿así que ahora lo haces por mi?...gracias Meredith, pero me cuido solo

Y doy por concluida la conversación, levantandome, sabiendo que hará lo correcto porque nunca amenazo en balde. Al salir veo a las tres chicas que aún no saben nada en las puertas, a Sara recogiendo su uniforme y charlando con sus, de nuevo, compañeras, las otras tres en silencio, incluida ella, solo paso por su lado sin parrme, ofreciendole nada más que una mirada de soslayo y me voy al campo de nuevo, donde los chicos esperan.

Meredith sale después de unos minutos, me cuentan luego, con el rostro tenso y un uniforme en las manos. Se lo pone a Laura en las suyas y dicen que hasta le da la enhorabuena. La noticia solo tarda en llegar al campo cinco minutos, esto es un instituto. Les grito a los chicos para que no se distraigan y seguimos practicando. mientras me psane l balón pienso en que la veré en unos minutos con su nuevo uniforme. Las chicas tienen que empezar a ensayar y enseñarles los pasoa a las nuevas. Suelen hacerlo mientas entrenamos, al otro lado de las lineas de juego.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Sáb Nov 12, 2011 10:26 pm

Esperamos afuera entonces, yo con ganas de simplemente marcarme de ahí, pero la chica gótica me detiene.. al parecer es más que solo un atuendo algo temerario. Bien, de hecho me cayo bien... una chica más con mascara y vaya que entendía ese punto.

aún así las puertas se abren y Alex pasa, apenas viéndome y yo desviando la mirada. un rito bastante común con el pasar de los años. No era derrotista pero ya no albergaba tantas esperanzas de poder conseguirlo, aún así... funciono. Mederiith parecía feliz, sonriente y casi resplandeciente al momento de colocar el uniforme verde y plata sobre mis manos. incluso me felicito, pero.. hacía que ser demasiado ciego como para no leer entre líneas.
Le respondió con una sonrisa calma y si, un tanto orgullosa de mi misma, después de todo lo había conseguido y no sabía el como... meredith no era la chica más justa, lo mismo que no era la más pura.

sea como sea no tenía mucho tiempo, y al parecer el uniforme, si se tenía que ajustar, tendría que hacerse más adelante. en los vestidores me senté un poco en una de las bancas justo después de colocarme la falda verde con esas pequeñas franjas plateadas en los dobladillos.

Animadora... lo tenía, y después que haría? cierto es que mi reputación había dejado de interesarme hace mucho, pero si ya lo tenía entonces que haría? mostrarme de verdad interesada en algo?. Hacía mucho que deje de prestar interés de hecho no quería tener interés. Pero claro actue antes de pensar y ahora lo tenía. Podría ver a Alex, si, ero la burbuja de desdén ante todo podría desestabilizarse. no tenía ánimos ni ganas ni necesidad u obligación para emprender algo, no con un historial tan lindo como el mío.

fue entonces.. que me di cuenta de que me estaba revolcando en inmundicia. "Felicidades, Laura, te tienes lastima, a que se siente bien justificar todo por el horrible presente y vida que te toco vivir"
No, no lo sería, no era victima, era luchadora y sobreviviente, además.. sería algo bueno, no dar lo que los demás esperan, como siempre. Además no me echaría para atrás, tenía una razón además de seguir hasta el final en lo que me fijaba, y era una promesa a el rubio de ojos celestes con el que recientemente había dormido, sin tener sexo "estaré ahí siempre que quieras verme" le había dicho referente a los partidos. y se lo cumpliría, justo del lado que nos correspondiese; del mismo equipo.

Algunas veces la mente suele traicionar, y de solo pensarlo era casi asqueroso en cuanto a cursilería. termine por guardar el top solo para cerrar el nuevo, aquel que igualmente dejaba ver parte de piel en la parte superior y finalmente, me fui al campo donde las demás chicas.

chicas.. ugh, no me relacionaba con muchas y ahora tenía toda una cuadra de ellas para soportar futuros síndromes premenstruales ajenos.

EL sol aún eraba en alto, pero no tardaría mucho, aún así pude ver su número rápidamente, claro que me lo sabía y no tenía necesidad de verle sus cabellos para identificarlo. tome aire mientras caminaba alejándome de el poco a poco mientras el parecía tener todo bajo control, ser excepcionalmente bueno y me sentía orgullosa de el, porque el lo había hecho, porque el no se dejaba vencer jamás.

Al final Meredith comenzó a dar instrucciones y poco más adelante un curso emergente de en cuanto a sus rutinas. no era la primera, claro estaba porque para empezar se me pidió copiar movimientos y memorizarlos. Bien.. podría hacerlo. no era lo más sensato comenzar una revolución si no se conocía el terreno. Al menos por ahora, me esforzaría en aprenderlas en el menor tiempo posible, lo cual resulto fácil solo era cuestión de seguir la inercia del cuerpo.

Una hora y media, una hora y media de ver a las chicas y ver hacia el campo para después recriminarme y pensar que si iba a hacer algo, que debía hacerlo al menos bien.

Al final la practica termino y Meredith se quedo conmigo, solo para establecer sus puntos. Territorio, al parecer todos los chicos eran suyos. sonreí al escucharlo, la platica de chicas era generalmente eficaz. -en realidad, eh salido con algunos del equipo y no me interesan- siempre un perfil bajo para no dar por alerta a los demás. ella a cambio fue más directa y me siguió mientras caminaba "y que tal Alex?" a lo que respondí de inmediato -Alex es mi vecino, es normal que le conozca- no paro, al parecer aún no olvidaba que había salido de la fiesta junto con el, la fiesta de Jim -asuntos personales, Meredith, no deberías preocuparte por ello, aunque si.. Alex Kaiser es bastante ardiente- y trate de ser suave aunque me molestaba la manera en que ella me miraba, lo mismo que miraba en dirección de el. Al final, no obtuvo demasiado.

en cambio, me retrase un mucho. por simples motivos, me quede en la gradería pensando en la noche anterior, en el beso congelador y en varias cosas. magia.. también se suponía debía encontrar mi propio libro, si es que este existía aún.

Me deje el uniforme puesto. al final de cuentas tenia que llevarlo a casa para hacerle apenas ajustes en la cintura con un instituto vacio, o al menos casi vacio y con unas calles que pronto marcarían el final del día. Claro.. tenía que llegar con Alek, y le encantaría verme en el uniforme.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Nov 12, 2011 10:57 pm

Estaba con los chicos en el centro del campo, indicandoles lo que hariamos mañana, repitiendo pases hasta que quedaban perfectos, recordando una y otra vez las señales para las jugadas, cuando las chicas salieron al campo, como siempre hubo un momento de despiste mientras los chicos las miraban y soltaban algún silbido que otro, era parte de ello, ese momento absurdo en realidad servía para relajarlos y las endorfinas generadas les ayudaban a continuar, por eso nunca les digo nada, yo mismo me giré a mirarlas y busqué a Laura con la vista. No fue dificil, era la rubia del cabello dorado que corría un poco apartada de las demás. Y descubrí al verla una nueva verdad sobre mi mismo, algo que ella había preguntado hace poco y que aún no había obtenido respuesta por mi parte, bueno, eso podía cambiar. Lo cierto es que mi puntero tuvo que darme un codazo para que volviese al campo y los chicos se rieron de mi un momento, pero no me importó, cuando estoy aqui abajo el equipo es mi familia.

El entrenamiento me subyugó hasta que pitaron tiempo y cada uno se fue corriendo a las duchas, me paré un segundo para mirar a las chicas viendo si podía acercarme ahora, pero ya estaban entrando y Meredith parecía estar hablando con ella así que lo dejé para otro momento.

Cuando llegué al aparcamiento me encontré primero a la segunda, que se acercó, así que le pregunté cómo lo había hecho la nueva, me hubiese gustado mirar, pero con un partido el día siguiente eso hubiese sido una irresponsabilidad.

- no lo hizo mal- fue todo lo que saqué- no estás enfadado por lo de antes, ¿no?

- claro que no, Meredith, a veces necesitas un empujoncito en la dirección correcta pero yo nunca me enfado- respondo con una sonrisa y un gesto coqueto, como a ella le gusta.

- entonces...¿aún salimos esta noche?

- Seguro, te recojo a las siete

Era una costumbre arraigada, saliamos cada día antes de un partido, los chicos y ellas, solo para relajar los animos antes de...y yo solía recoger a Meredith porque era así como se hacían las cosas, todo va por rangos en esta vida.

En cuanto lo afirmo sonríe abiertamente y me da un beso corto en los labios, otra costumbre que nunca me he parado a eliminar. Espero a que se marche con el coche para saludarla al salir, como siempre y me dirijo al mío, pero la veo parada en la esquina, esperando a alguien que vendrá a recogerla, supongo. Aún con su traje de animadora, y me acerco porque no me resisto.

- Ya sabemos que sí me van los tópicos- la saludo desde atrás, hablando en su cuello, más costumbres, me encanta hacerlo así porque siempre noto el escalofrio que la recorre cuando mi aliento toca su piel y sé que siempre me reconoce. Otra cosa que aprendí recientemente- enhorabuena, lo conseguiste.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Nov 13, 2011 3:13 am

Entre abrí los labios al momento de sentir ese aliento en el cuello, como un arco reflejo mientras mi piel era recorrida por un escalofrió Y si, le conocía la voz apenas comenzaba a hablar, como una tonta, aunque podría justificarse, después de todo, aún era menor de edad.

No pude evitar girarme hacia el y desear pararme de puntas par al menos en esa ocasión tener una mayor altura, verle más de cerca y todas esas cosas que se desean cuando te das cuenta de que así funcionan las cosas cuando si no se esta enamorado, al menos si se quiere lo suficiente a alguien como para desear siempre más de el. En lo dicho, el satisfacía mis necesidades de sentir y puede que incluso un poco más.

Mordisquee mi labio inferior apenas al verle sincero, orgulloso de mi y el no tenía ni idea, y tal vez tampoco yo la tuviese de cuanto significaba para mi. Sonreí entonces de verdad, como cuando se forman pequeños hoyuelos, porque no hay limites en cuanto a hacerle saber que estaba bien que estaba contenta -no se como pudo pasar, hubiese apostado a que no me quedaría.... llámalo intuición femenina pero para mi ya todo estaba dicho- apenas y me contenía, solo por el hecho de que ahora tenía quien me fuese a buscar, un chico cualquiera que se había enterado así como tal vez la mirar del cuerpo estudiantil que Laura Lerman ahora lucía el uniforme de porrista, con esa falda que en realidad estaba vuelta tiras a partir de la cadera, dejando ver por completo sus piernas y esas pantis obligatorias para las porristas. También podía entenderlo, ya me lo había planteado durante la primer práctica y su presencia me lo confirmo -gracias, quarterback... Alex- el sabría a que es lo que le agradecía. me aleje un poco para, en un momento vanidoso, que si, tenía y bastantes de ellos desde siempre luci el uniforme para el -siempre me ah gustado el verde- le mencione y apenas me aleje el, con una mano me obligo a dar una vuelta rápida. las tiras que conformaban la falda evidentemente se elevaron, revelando por completo aquello que en teoría no debería verse. no me preocupe por el hecho... me veía siempre por su ventana, hacía años tuvimos sexo, el que me viese esas "bragas" no cambiaba la situación.

Entonces hizo amago pro abrazarme y yo le detuve un poco haciéndome hacia atrás, con gracia, casi como si al hacerlo le retase a que viniese por mi, que si, así era, pero también había otro motivo -llevo esto desde antes de la práctica, es evidente que no tome una ducha Alex, no estoy tan agradable como para sacrificarte con un abrazo, el pobre quarterback caería intoxicado y enfermo... no nos podemos permitir ese lujo- sin embargo, ninguno de los dos creo mas distancia, ninguno de los dos parecía dispuesto a irse, aún cuando la camioneta de Ben no tardaría. No era una cita, no lo veía así, solo, de nueva cuenta, un buen medio de transporte y yo estaba francamente exhausta.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Nov 13, 2011 9:30 am

- No hay misterio, lo hiciste mejor que las demás, sólo eso- incliné la cabeza con condescendencia al decir- Sara estaba dentro aún antes de hacer las pruebas, pero eso no es nepotismo, Sara ya ha participado en dos competiciones nacionales, era sólo cuestión de forma que tuviese que hacer las pruebas como las demás.

Me da las gracias, no entiendo por qué, yo no he hecho nada que no debiese hacer, si fuese un desastre no habría movido un dedo...creo.

- Te sienta bien.

Sonrio al decirle, ya lo había dicho antes, cuando dije que los topicos si me iban, pero nunca está demás repetirlo. Estoy extrañamente contento, y no es sólo porque ahora pueda verla cada día, ya la veo a través de la ventana en re4alidad, pero no es lo mismo, ahora tenemos algo que hacer juntos, y estará allí para verme jugar, no sé por qué eso me parece lo más importante. La cojo de la mano para darle una vuelta y se gira sin pensarlo, para dejarme verla bien en su nuevo uniforme, le queda mejor que a todas las demás sin duda. Al acabar la vuelta la acerco para abrazarla pero se aleja y me sale con algo que no tiene sentido alguno para mi.

- Tonterías.

Y vuelvo a acercarme, sin dejar que se escabulla esta vez, la abrazo fuerte y la subo un poco cogiendola por debajo de las caderas para alzarla sobre mi y darle una vuelta. Al bajarla le cojo la mano y la arrastro conmigo.

- Voy a llevarte a casa- anunció.

"¿Qué?¡" exclama, casi gritando. Ni que fuese para tanto, vivimos al lado. y mira un segundo a la carretera.

- Mandale un mensaje y dile que ya tienes transporte- contesto sin que me explique más- recogeremos a Alek también, tiene que estar a salir.

Otra exclamación. Vale, si, no suelo llevar a mi hermano a casa, es porque normalmente necesito el asiento delantero para otra cosa, pero no hoy.

- ¿No vamos a dejarlo solo en el autobus, no?- señalo con toda la lógica, cuando soy feliz el tono me sale solo, creo que tiene algo que ver con que halla dormido mejor que nunca- Además tienes que ducharte y cambiarte rápido para estar impecable esta noche- me mira como si no entendiese y aclaro- ya te dijo meredith que quedamos cada noche antes de un partido para relajar los ánimos, ¿no?

Por lo visto no.

- Esta chica...-comento en voz alta, sin molestía, restandole importancia- a vecs hay que estar encima de ella para que no se le vaya la pinza...pobre, es rubia...

Espero la queja, que por supuesto llega y sólo me río para que sepa que bromeaba. desbloqueo el coche y espero a que suba al asiento delantero antes de arrancar y dar una vuelta para llegar a la otra entrada, la de las aulas, alek está fuera hablando con Ana. Esperamos mientras pongo algo de musica y le pito varias veces hasta que se gira y nos mira, él también parece sorprendido. Le hago un gesto con la mano para que se venga y parece encantado, deja a Ana, despidiendose y viene corriendo.

- en serio...te digo que si no puedes pasar página le enseñes al menos lo que se pierde ¿y tú decides que Ana es la adecuada?...yo me refería más bien a una chica un poco más...que sé yo...¿voluptuosa?





avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Nov 13, 2011 2:37 pm

Y si, me encanto ser elevada pro las caderas con sus manos y que las mías se abrazaran a su cuello cual momento de cine, el sonriendo, yo posando mi frente sobre la suya, sin sentir que mis puntas tuviesen posibilidad de tocar el suelo.
No baja abún cuando en definitiva separe mi frente de la suya -que?!?!- este no era Alex Kaiser, este no era el hombre que por lo general, a menos en público jamás se tomaría la atención para conmigo, si no todo lo opuesto. y si, vi rumbo a la carretera, Ben, por supuesto.

Alex pareció adivinar la línea de mis pensamientos y no le molestaba; después de todo si me conocía en cuanto a acciones.
El en cambio me sorprendía más, a cada nuevo enunciado, volví a preguntarle que era lo que pasaba, si de verdad le afecto la enfermedad, pero toso su cuerpo me apuntaba a que no, y todo mi ser apuntaba a que este si era el chico que me gustaba. Lugar público por supuesto, pero al menos yo no le debía nada a nadie que no fuese a el mismo. además no era algo que estuviese a discusión -que se quede esperando- me referí a la carretera y en automático comencé a andar, de su mano, misma que me afirme con fuerza, solo para que se dedicase a verme -no tengo el móvil, se lo ah quedado Alek, vamos por el-

Y se sentía bien, no como lo que estaba acostumbrada, si no una versión mejorada de la realidad. pero ahora con una capitana de animadoras que no me permitía al parecer, infiltrarme demasiado -no solo sabía- le respondí no sin antes aclarar y por supuesto, poner los ojos en blanco y lanzarle un codazo entre sus costillas -sucede que usted también es rubio, además en teoría es ella la madre de tus hijos Kaiser, tu dirás si quieres subestimarla... en teoría tus hijos serían perfectos- le pique, y claro que lo sabía, porque todo el instituto se entero del como la capitana de porristas negociaba un poco de sexo con Alex Kaiser.

el se me quedo viendo y yo solo le di mi rostro de mayor inocencia posible, con el que ganaba porque podía llegar a enternecerle. cierto.. tal vez incluso antes de que mamá muriese ya tenía yo mis métodos para salirme con la mía.

El, de todas formas, parece estar feliz, lo mismo que yo, porque hace mucho tiempo la vida no era así de relajada ni tan buena.
Al subir al auto, por primera vez, me fijo en los interiores, piel negra, con los respetivos sonidos de esa piel con la mía, debido a la naturaleza de la falda, que revelaba más que ocultar. Como era dictado por las leyes de la física, las tiras que componían la falda se hicieron a los lados revelando un poco más de mis piernas -ummm esta falda si que es cómoda, hay que darle un punto a Meredith- mencione apenas el comenzó a conducir brevemente, quedándonos en frente de la puerta principal. Alek esta feliz y yo sonrió al verle así, con Anna. importa con quien este el? no... solo el que este contento, se lo merecía.

No tardo en llegar e instalarse en los asientos traseros, con su mochila y mi bolso, viéndome vestida de verde y gris, sin embargo no logro decir nada, su hermano ya le estaba dando cátedra de que mujer tomar. arquee una ceja y le dedique una mirada profunda a el para luego suavizarla para con Alek. no me había dado cuenta pero tal vez, solo tal vez sobreprotegía a mi amigo, pero lo hacía por una razón: el era mejor que yo, el al menos debería tener algo mejor que yo.

-Anna esta perfecta si te gusta, además tiene un gran intelecto, y que mejor forma de picarle a alguien que solo piensa en el intelecto de los demás, cuando alek sale con una igualmente portentosa- tenía su punto, tal vez lo entendiese, Alex entonces acelero y yo lo vi a el -que? es muy cierto, además Anna sonríe mucho, no requiere nada más para ser feliz- y recargue mi cabeza en el asiento.

Alek aún no se lo creía e incluso nos veía, por el simple hecho de que ahora sabía que al menos alguna vez nos habíamos besado su hermano y yo... si supiera en realidad que no pasaba nada entre nosotros y que al mismo tiempo pasaba todo...

-go team go!- añadí al momento en que por fin mi mejor amigo se dio cuenta de el esmeralda de mi nuevo uniforme, levante las manos a manera de rutina de animadora para seguir la broma -tu sabes, al parecer debo tener una mente más sana con algún tipo de actividad sana- y mordí mi labio inferior tratando de contenerlo pero no pude, vi a Alex -dicen que hay que inyectarle algo a la escuadra- y si, claro que me siguieron el tema y las bromas. Eso era, como hace tiempo, cuando éramos tres y ellos comenzaron a sonreír, como cuando se llevaban de maravilla, como cuando Alek y yo admirábamos al gran hermano mayor, el mejor de todos y me quede callada por un tiempo, contemplándoles y viéndolos ser. de mi parte habría alargado el camino, pero era tarde y al parecer mi día aún no concluía.

alex fue quien me agrio la puerta al salir y Alek quien después me extendió mis pertenencias y cuando recordé ya los besaba a los dos en la mejilla a modo de despedida.

dentro de casa no había nadie, para variar, así que solo fui a la cocina, bebí un vaso de agua y me dirigí a mi recamara. tomaría un baño de tina, algo más relajante que la regadera. mientras, esto pasaba me tumbe en mi cama. si, en realidad estaba contenta lo mismo que exhausta, pero, si así era el sentimiento por quedar exhausta estaría feliz de hacerlo cotidianamente. me liberé de el uniforme aún en la cama. ya lo alistaría más adelante.

ya puesta en la bañera me dedique a limpiar mi piel y a pensarle, pensarle sobre todo, sobre lo bueno del día, sobre lo bueno de la noche y en que momento lo bueno acabaría. Fatalista, me recrimine al instante justo para hundir mi cabeza en al agua, y finalmente darle shampoo.

no tarde mucho, de hecho el móvil tenía un mensaje nuevo. salí de ahí apenas envuelta en una toalla, empapada y chorreante a el encuentro de mi móvil y algunas cosas parecían estar fuera de lugar, pequeñeces solo libros y alguna hoja suelta que sin querer tire al momento de pasar por el tocador.

el mensaje era de Alex "no se nos permite tener sexo antes de los partidos, no tardes demasiado. Alex" y sonreí al leerlo mientras dirigía la mirada a esa ventana, la de siempre, pero de la que no podía ver mucho. Ni siquiera el tenía mi número de movil, debió habérselo robado a Alex, pero me gustaba que lo tuviese. finalmente le respondí de manera rápida -Díselo a Meredith Wink" y apreté enviar. dejando caer el móvil en la cama para mientras tanto secarme.

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Nov 13, 2011 3:39 pm

- ¿y quién ha dicho que yo quierta tenerlos?¿Acaso alguien me ha preguntado?

Replico miernaodola en buen tono, ella me devuelve una miradita inocente que no se bien cómo tomarme, hace mucho que no me mira así pero aún recuerdo que suele usarla para salirse con la suya y casi siempre funciona, al menos conmigo.

- ¿qué más has estado oyendo?

Y se sube abriendo la puerta, y sentandose a mi lado y por una vez no cambio el espejo de poscicón para verle las piernas, no es ese tipo de chica, no para mi. Habla de la falda, que no puede ser más corta, así que le sonrio antes de arrancar.

- Es indecente...sabía que te gustaría.

Con alek en el coche el tema se centra en el eterno problema de mi hermanito con la obsesivo compulsiva de su ex novia. No puedo darle la razón, aunque entiendo su punto de referencia, pero esta vez no intento molestarla al responder.

- Digas lo que digas y diga lo que diga ella cuando una chica ve al tipo que le gusta con otra no piensa en su intelecto...piensa en si sus tetas son más grandes que las de ella o sus piernas mejor torneadas, o su piel más morena...de hecho yo apostaría por las tetas, sal con Sara y seguro que le revienta.

- No he quedado con Ana para darle celos a Leia- contesta él.

- Pues mal hecho, si no puedes quitartela de la cabeza lo unico que puedes hacer es conseguirla, es simple...

¿Ana sonríe mucho? ¿qué clase de comentario es ese? también sonrien las hienas y no por eso te las llevas a casa...

Lo siguiente fue divertido, casi como era antes, los dos bromeando y metiendonos con ella y su nuevo hobbie, diciendole que nos sorprendía el repentino interés por las actividades extracurriculares. Al bajar del coche nos da un beso a cada uno, también como solía hacer, y yo me quedo viendo como se eleja y se mete en casa. Es Alek el que me devuelve al mundo.

- Vale, ya estamos solos...¿a qué ha venido eso?

- ¿No puedo recoger a mi hermano al salir de clase?

- Hace tres años que no lo haces, y a Laura...¿desde cuando volveis a hablaros en público?

- Creí que es lo que querías...

- No si es un juego.

- !Por dios Alek, relajate¡- lo cojo por el cuello y nos metemos en casa mientras le revuelvo el pelo- No siempre soy un capullo...

Merendamos, juntos, como hacía tiempo que no haciamos, y me cuenta su día y que ha quedado con Ana para estudiar en cas, me temo que cuando dice estudiar se refiere realmente a eso pero aún así lo apoyo e insisto en que debería usar otros métodos, al fin y al cabo, el fin sí justifica los medios. Pero se hace tarde y me levanto del salón, donde estamos jugando una partida a la wiipara subir y arreglrme. Al llegar al cuarto me desvisto y me ducho otra vez, porque cuando lo hago en los vestuarios siempre se me queda el pelo apelmazado y no lo soporto, y cuando estoy escogiendo la ropa veo luz en su cuarto le mando un mensaje de texto. Hace tiempo que tengo su móvil, sólo que nunca lo he usado antes. La respuesta es rápida y me hace reir

Pantalón vaquero y camisa a cuadros negros y grises sin cerrar del todo, es todo lo que me pienso esmerar, cuanto menos pensemos hoy en sexo mucho mejor para todos. Lo cual va a ser dificil tras haberla visto con ese uniforme tanto tiempo.

Cuando bajo de nuevo están llamando a la puerta, abro yo y le grito a Alek que es Ana y que baje.

- !no me esperes levantado¡- le digo al verlo aparecer, como si alguna vez lo hiciese, y le guiño un ojo antes de salir, cogiendo las llaves del coche.

Llamo a la puerta de enfrente en cuanto cruzo el jardín y me abre su padre.

- ¿Puedo pasar?- pregunto educadamente- Vengo a recoger a Laura.

Me dice algo brusco que me suena a "normalmente esperais fuera con el coche en marcha". Lo miro un segundo intentando entender de qué habla pero la veo bajar las escaleras y le sonrío.

- La traeré de vuelta antes de las doce- le digo a su padre en cuanto le abro la puerta a ella, vuelve a mirarme como si tuviese cuernos, ¿de qué va esto? Da igual, no intento llevarme bien con él, solo soy educado.

Pasamos a buscar a Meredith, claro, tal como había quedado. Al subir al coche lo primero que hace es dejar patente su molestia.

- Es una simple animadora, nueva además, no le corresponde venir con nosotros.

- Es un miembro del equipo, nueva o no, ¿por qué no iba a venir a tomar algo?

- No me refiero a eso, me refiero a con no- so- tros.

- Meredith, dejalo, te saldrá una úlcera...

- !Y además se queda con mi asiento¡

- No sabía que le hubiese puesto nombre...más te vale que no, me molesta que me toquen el coche sin permiso...

- Pero Alex- me acaricia el pelo en la nuca desde atrás y aparto el cuello mirandola por el espejo retrovisor.

- En serio Meredith, tengamos la fiesta en paz...si se baja alguna no va a ser ella...

Y se calla, por fin se calla. Pongo algo de música y llegamos al bar de siempre. Es sólo un bar cutre con una máquina de discos y billares, las mesas son de madera pero largas y podemos sentarnos todos juntos a lo largo de los bancos que hacen de asiento. Hay buena cerveza y raciones de patatas y hamburguesas. Nos gusta porque nos dejan el reservado siempre, que no es otra cosa que una mesa más grande con banco a todo lo largo, un poco más apartada de las demás. Eso es todo.

La mayoría ya están allí y los que no están aparcando. Sara viene corriendo a darnos un abrazo, se lo devuelvo con ganas cuando baja la cabeza para decirme al oido.

- gracias Alex, por no decir nada.

No contesto, sólo le regalo una sonrisa y me adelanto para ir saludando a los demás, los chicos y yo nos acercamos a la barra a por unas cervezas y pedimos algo de comer para todos. Todos estamos contentos ay algo espectantes porque comienaz una nueva temporada, la última para mi y para muchos otros en este instituto. No vuelvo a tenerla cerca hasta que, con las jarras en la mano, nos acercamos a la mesa reservada para sentarnos, la cojo por la cintura y la siento a mi lado antes de que lo haga otra.

- Las chicas son estupendas, ¿no?- y le sonrío al ver esa mirada que me lanza, casi puedo ver lo que piensa, pero me inclino para decirle al oido sin que me escuchen- No son como parecen, dales una oportunidad, hay cosas que sólo se ven desde dentro...



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Nov 13, 2011 5:34 pm

"si no puedes quitártela de la cabeza lo único que puedes hacer es conseguirla, es simple..."

Si, claro, yo llevaba años intentándolo con todo el armamento que tenía, el cual sin falsa modestia, no era nada despreciable pero el solo se había alejado más y más edl mismo que yo me quedaba con ganas de el, para poder sentir, maldita sea, algo en el corazón y no solo en el cuerpo.

Pero las cosas estaban raras, pero mejores.
No, no tenía que ver con la nueva condición de brujería, aunque en si no era nada despreciable, si no que por un momento estaba viviendo una nueva realidad, empero, todo cambia. Había elegido, dado que no debería haber sexo unos vaqueros clásicos, algo ajustados, claro, pero realmente no se podría esperar a estas alturas que tuviese algo ligeramente holgado a no ser que fuese estratégicamente calculado. además de ello un halter con ligeros detalles de un dorado opaco y algo obscuro, que llegaba a mi cintura alta, dejando ver solo un poco de piel. cabello suelto, arracadas, zapatillas a juego y maquillaje. además el combo de llevar un buen y decente conjunto de ropa interior, alguna vez me había preguntado si solía llevar sostén, bien.. ahí estaba la prueba de que si los tenía.

Benjamin ya estaba en casa para cuando salí e incluso Alex estaba en el recibidor. Sonreí ligeramente mientras bajaba y los escuchaba, sobre todo el silencio de mi padre. Podría reconocer sus silencios, mucho más cuando vi su rostro. Molesto, por supuesto.

Eso me auguraba algo no muy halagüeño al regresar, también que debía ser hábil para evitar golpes, o rápida para encerrarme en mi habitación. no tenía sentido, a estas alturas Benjamín debería estar acostumbrado.
Sea como fuere me hice del brazo de Alex y le sonreí cándidamente a mi padre, el al menos gustaba de que si, pudiese parecer hosco más no el monstruo idiota que era.

no pude evitar fruncir el ceño apenas al escuchar el apellido de Alex en los labios de mi padre, viéndolo con rencor, pero también como algo más, algo que no pude identificar.
Pero estudiar la retorcida mente de Benjamin Gibson no era mi prioridad, o siquiera un ligero interés. y finalmente Salimos. Siguiente destino; Meredith.

-Me gustas como estas ahora, en lo dicho, los pantalones bajos no te van mencione con auto en plena marcha, viendo al frente para que no se lo tomara personal, también porque a mis ojos era lo más deseable del mundo y ya me podía imaginar arrancando los botones de esa misma camisa, desabrochar su pantalón y... nada, no habría sexo, además de que no podría manchar un momento así, cordial con simple deseo.

Meredith se puso casi histérica, y yo solo sonreía más y más, sin intención alguna de disimularlo, porque, porque hacerlo cuando ella gritoneaba tan claro, era evidente que la niña tenía una fuerte inclinación hacia Alex. -tu asiento?- increpe yo, pero ella simplemente no me hacía caso, básicamente no existía. Alex me defendía y hacía muchísimo no sucedía, además de su hermano a nadie le interesaba lo que pasara conmigo, y yo tampoco requería que alguien viese por mi, ya no. -las reglas y costumbres se hicieron para romperse, además siempre se permiten pequeñas excepciones, como la mía- le respondí a una de sus tantas rabietas, con la sonrisa a flor para después quedarme callada, pero con el pecho ardiente. yo sobre ella... eso es lo que daba a entender Alex. Nadie jamás podría saber como se inflama de calor un corazón por una acción y unas palabras tan simples, pero para mi.. para mi lo fueron todo.

Meredith se quedo callada no obstante, pero supe algo; Las prácticas no serían sencilla, y ella me lo pondría complicado y más, solo por el hecho de no desearme ni en el mismo hemisferio que Alex. Si, bueno.... no me rendiría tan sencillo, así fuese imposible, no se lo dejaría, ya la detestaba antes, mucho más en ese momento. Alex.... Alex no era mío, pero lucharía por el, además le debía cumplir la promesa y eso era lo más importante.

Sara abrazo a Alex, lo mismo que a mi al llegar al lugar, un lugar alejado y algo campirano, por no decir casi rupestre en comparación con algún club. Con Meredith sus leales y en cuanto nos distanciamos estaría bien, no era que necesitara mucho, no obstante fui abordada. claro, la nueva adquisición así que muchas se acercaron a mi. algunas con unas sonrisas que dudaba que fueran sinceras, otras pidiéndome algún paso que me vieron en la prueba y otra más algo acerca del como podía mantener el cuerpo así cuando era legendariamente conocida por mis no muy buenos hábitos. le sonreí a esta ultima -me mantengo en línea a base de sexo- y le guiñe un ojo... al menos tenía sentido del humor y lo entendió, como 10 o 15 segundos después.

regresaron con chatarra y cervezas y la verdad, si, bien podría no comer, preo preferí tomar una hamburguesa y patatas, me las había ganado con deportes de natación y practica exhaustiva de animadoras... esto iba a ser demasiado sano para mi bienestar.

Pude haberme sentado entre algunos jugadores que al parecer les gustaba, pude haberme sentado con Beth, que estaba en mi curso o con Erika, que había algo en ella que me sentía identificada, tal vez la forma en la que se movía, totalmente vanidosa y felina. Me senté a un lado de Alex porque el mismo me había jalado hacia el, una pregunta que no necesitaba una respuesta oral. pero si me llamo la atención su añadido. nos sentamos por igual y le susurré al oído -no soy una maldita todo el tiempo, Alex... ya te lo eh dicho, a ti o a Leia-

y comenzó la juerga, nuestra juerga. Si, la verdad es que había mucha algarabía, gritos y expectación , golpes en la mesa, vencidas, lo básico para adolecentes. del mismo modo que, al correr de las cervezas la tensión por la nueva se iba relajando. Si tenía fama de... de Puta, y casi estaban en lo cierto, a excepción que no cobraba por mis servicios, pero ellas no eran mejores, si acaso más sanas, al no haber perdido la conciencia tanto como yo. Sonreí al recordar a Alex en la primera vez que tuvo que sostener mi cabello para evitar que se ensuciase al volver el estomago. No sabía porque, el no me consideraba eso.. tal vez el lograba ver más allá de lo que los demás, pero no todo.. el no sabía lo de Benjamin.

poco después algunas chicas ya se habían dispersado con los chicos y yo con Alex lo pasaba genial, si, nos aventábamos palabras picaras, frases de doble sentido, pero esta vez ninguno se sentía ofendido, era como disfrutar de lo que éramos, no los mejores pero si los suficientes, uno para el otro.

de alguna manera aquella mesa, ahora menos ocupada dado que algunos ya se encontraban en pleno torneo de billar termino en algo, como retos y al parecer era cosa nueva, cosa de Meredith y también claro, un plan bastante ingenioso porque fue ella a la que retaron a besar a Alex Kaiser y hacer que respondiera. me aparte para hacerle sitio, mismo que ella no se había molestado en pedir y si, algo más ebria. si tan solo con una mente bastara, ella ya se habría fracturado el fémur, con fractura expuesta huesos salientes y dolor insoportable, pero para eso, para eso se requerían dos.

No pasaba nada, me dije a mi misma mientras cambiaba de lugar, entre Erika y Derek. Alex si le había respondido. seguí con lo mío -alguien desea alguna partida de billar? podemos apostar lo que sea- les pregunte a esos dos, que al parecer si tenían ganas, conmigo éramos tres. tampoco espere a que se nos uniesen, simplemente me pare del lugar con suma gracia, deseando poder besar a Alex Kaiser.. no, a cualquier otro que no fuera Alex Kaiser o lo que fuera.. necesitaba hacer lo que fuera y el billar me ayudaría.

Después de todo, solo era hasta las doce de la noche.

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Nov 13, 2011 6:22 pm

Esto estaba bien, me sentía cómodo, feliz y en familia. Por una vez estaba allí exactamente con quien quería estar y es más gratificante de lo que pensais. La gente se fue dispersando y cada vez quedabamos menos en la mesa, pero Laura y yo no teniemos prisa, estabamos a gusto charlando con todos y hablando entre nosotros, incluso compartiendo las patatas. Pero no podía durar, en cuanto Meredth propuso el juego de retos supe que la intención no era buena, nunca lo era viniendo de ella.

Fue Martha la que propuso que me besara, justo la misma chica que cuchicheaba con ella unos minutos atrás. Suspiré. Laura se levantó, dejandole sitio y yo acusé su ausencia aún sin querelo, pero era un juego, uno al que jugabamos a menudo y la noche se trataba de relajarse, no de montar un escandalo por nada. Así que me besó y le devolví el beso, el tiempo que consideré oportuno para no insultarla. Cuando alcé la vista Laura ya no estaba. Me levanté y la busqué, acercandome para unirme a la partida. Fue a Derek a quién pregunté si necesitaban a alguien más y él sólo me brindó un taco, puteandome un rato por lo de Meredith.

Yo sólo cogí el taco y la cerveza y me dispuse a tirar tras encogerme de hombros. Al cabo de un rato de centrarnos sólo en el juego levanté la vista al escuchar algo de revuelo para ver a Jessie bailando acaloradamente mientras se refregaba con uno de mis chicos. Fruncí el ceño y llamé a Meredith.

- Si tú no controlas a tus animadoras lo haré yo- le indiqué en cuanto la tuve a mi lado, señalandosela. el pobre chaval no se atrevía ni a moverse. Meredith puso mala cara y me señaló a su vez a Anton, que le tiraba descaradamente los tejos a Martha en la barra- !Anton¡Te juegas tres meses en el banquillo, tú verás si vale la pena...

En cuanto escuchó mi voz se alejó de la chica con un gesto de disculpa y yo miré a Meredith para que se aplicase el cuento.

- Alex...creo que te tomas muy en serio eso del celibato previo...no es tan grave, sólo hay que dormir un poco más...- alegó ella pasandome la mano por el brazo, que miré frunciendo de nuevo el ceño.

- Mis chicos no desobedecerán, si tus chicas no pueden aguantarse estas fiestas han terminado, diles que dejen de refregarse con mis jugadores...

- Pero es que no se han visto en todo el verano, es normal que necsiten un poco de acción esta noche...no te digo que sexo, pero algo tendremos que darles para mantenerlos cuerdos...

La lógica de la rubia no estaba tan mal a veces, los chicos estaban nerviosos. mirando a Laura sólo un segundo pensé con rapidez y dejé el taco a un lado para dar unos golpes en mi botella y llamar la atención de todos.

- Está bien, juguemos a algo, todos juntos, pero después cada uno se va a su casa, !solo¡ ¿estamos?

Afirmaciones, risas y algún que otro grito de alegría. De acuerdo, volvemos a la mesa, no puedo sentarme con ella esta vez, Meredith es muy rápida y Laura está casi a dos metros de distancia. Alzo una ceja y la miro antes de empezar, esperando que entienda que sólo es un juego.

- Verdad, beso o consecuencia...y si pedimos reto no puede ser un beso ni niguna otra opción más...elaborada, que os conozco...- risas- y nadie se quita la ropa- abucheos- está bien, nadie se quita la ropa interior...empiezo yo, ya que lo he propuesto...

Inclino la cabeza un segundo, me recuesto en el respaldo y digo en voz alta.

- verdad.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.