Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Nov 11, 2011 3:24 pm

Recuerdo del primer mensaje :

La fiesta no había resultado tal cómo la esperaba. La idea era pasar el rato con Vane, comprobar que estaba bien y olvidarnos juntos durante un rato de que la vida da asco intentando pasar por adolescentes normales y desentendidos. en lugar de eso acabé recayendo en mi adicción, con apenas tiempo para hablar con mi mejor amiga y con la certeza de que todo lo que sabía hasta el momento del mundo y de mi familia también era una farsa. Bendito comienzo de curso...se suponía que este iba a ser fácil.

No diré que no he vuelto a pensar en ello. No todos los días te levantas con el conocimiento de que ahora eres harry Potter y no necesitas ni varita, bueno, Potter no, que al gafotas no lo aguanto, prefiero a Draco, además, el gris me sienta bien. Pero tampoco diré que me haya puesto a practicar o a ayudar cuando alek puso la casa patas arriba en búsqueda de nuestro propio libro de hechizos, que no digo yo que no mole tener uno de esos, estilo embrujadas, pero la sensación última que tuve de la magia esa no fue muy agradable señores, así que hasta que me compre un traje de esqui conmigo que no cuenten. Además, tengo un partido que ganar.

El domingo pasa veloz, apenas transcurre la tarde entre ejercicios y lecturas que debí realizar el viernes pero no hice. El lunes la veo un momento en la cafetería, el tiempo de cruzar ua mirada mientras ella coge la bandeja y se aleja hacía su mesa y yo he de volver a concentrarme en lo que me dicen los chicos pues planeamos la estrategia en el campo.

El martes lleva una camisa anudada a la cintura y sin botones, enseñando un sujetador gris perla, completamente de fuera, se cruza conmigo en el pasillo y me mira cómo retandome a que diga ahora que no lleva ropa interior. Si no fuese porque me molesta hasta lo encontraría gracioso.

El miercoles chocamos en la puerta de biología, yo salgo, ella entra y el quicio no da para los dos. Hoy soy yo el que se ha empeñado en mostrar su ropa interior a modo de respuesta, llevo lospantalones tan abajo como está de moda y el calzoncillo a juego con la camiseta gris. Le guiño un ojo cuando se fija y giro para dejarla pasar sin decir nada.

El jueves Meredith se sienta encima de mis rodillas en el comedor y no tengo ganas de apartarla, creo que me estoy constipando, siento algo de fiebre y un dolor áspero en la garganta, no puedo ponerme malo para a dos días del partido, así que me tomo la tarde libre para ir a la enfermería. No la veo en todo el día, cuando me acuesto miro por la ventana esperando verla pero la luz está apagada. No está en casa.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Nov 13, 2011 7:25 pm

Al final terminamos jugando para el mismo equipo, otra vez, pero ahora en el billar. No hablamos no obstante, si acaso veníamos a la bola y en ocasiones nos veíamos a los ojos. Algunas cosas era mejor no hablarlas, además, de que se podría hablar. Nos conocíamos, ere era el problema no podíamos exigir de cada cual algo diferente.

De todas formas, un beso no significaba nada, yo misma había besado a muchos y no era más que un deporte, o un medio de entretención. Y si, observaba y hasta cierto punto me sentía cómoda. Resulta que Erika si era divertida, lo mismo que Derek y además algo me decía que había ese tipo de tensión sexual. si.. en definitiva era de mis chicas. Beth en cambio seguía en la mesa, sin mucho que hacer, denominando a cualquier cosa como "fetch" sin saber en realidad que demonios significaba la palabra. Pero mi gran favorito era Alex, y el como se relacionaba. nunca lo había visto así, solo en la mesa, en el comedor del insti y ahí era completamente diferente, no tan altanero, no en la pose aunque si, enteramente irresistible.. también, jamás lo había visto así. un donde mando y una autoridad determinante, fuerte y que en serio, me ponía.

Si, no era novedad que me ponía, pero estaba claro que para en serio desear necesitaba admirar y en ese momento, le admiraba. Fue como verle en cámara lenta, donde me veía casi pidiendo mi opinión y yo simplemente asentía. Mederith estaba loca si creía que el sexo no les desgastaba cuando tenían que estar a 100.

Al final llegaron a un acuerdo y comenzaron los juegos, de nuevo con todos en la misma mesa, pero esta vez, no muy cercana de el.

Erika a un lado mío, Sara que era la re adquisición de la escuadra del otro. case su mirada en el acto y un simple pestañeo fue mi respuesta. Sonreí a los vítores y abuchee respecto a la ropa interior. realmente era divertido, mucho más cuando desde siempre nos gustaba las cosas picantes.

me pare con elegancia entreabriendo los labios y viéndolo directamente a el -con cuantas de esta mesa te has acostado?- eso era fácil, casi con todas, y si bien la mesa aulló in gesto de mi parte les hizo callar -no, no es suficiente ni lo es todo, de esas, a cuantas has amado, o al menos sentirte enamorado- y mi pecho se agitaba, la respuesta seria dura, también lo había sido la pregunta, y si, podría haberle preguntado miles de cosas, pero entre todas, solo esas me importaban, al menos de momento.

volví a tomar asiento y son bajar la mirada le sonreí de lado, sabiendo que yo era la siguiente que debía responder a lo que fuese. Alex por su parte no parecía meditarlo mucho, pero tampoco respondía de inmediato y yo suspire y añadí -me gustan los desafíos, así que me voy por el reto- probablemente no respondería y no importaba, mejor seguir con el juego.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Nov 13, 2011 7:45 pm

La miro, la escucho, incluso la veo mover los labios, pero aunque sonrio ante la primera pregunta la segunda parte me deja helado. He de pensarlo, realmente contestaría que a ninguna, hasta que cierta rubia se presentó a unas pruebas y ahora está aqui, poniendomelo dificil. Me cuesta un poco, porque nunca lo he admitido en voz alta y porque aún ni siquiera he acabado de admitirlo para mi mismo, así qu eme tomo mi tiempo, ella ya ha apartado la mirda y pedido reto. Muchos alzan la voz indicando que era mejor preguntarme con cuales no. Tomo aire y lo suelto.

- Con tres de ellas- admito, y las chicas se rien, menos Meredith que bufa- y sólo de una.

Las chicas cuchichean, pero en la pregunta no venía incluido decir de quién y yo me callo. Que intenten adivinarlo ellas solitas. Miro a Meredith un segundo porque sé que no es bueno tenerla descontenta y le lanzo una mirada de contención. Ella asiente con elegancia y luego sonrie con esfuerzo. Luego la miro a ella. Ha pedido reto, y sonrio mientras la evaluo, podría ponerselo dificil, o podría pedirle algo que deseo, pero no voy a hacer ni una cosa ni otra porque los chicos necesitan distenderse. Así que sólo digo:

- Los chicos no te han visto bailar, subete a la mesa y enseñales por qué te hemos elegido.

Y hasta Meredith me sinrie, satisfecha. Seguramente esperaba otra cosa. Lo hace, claro. Y las rondas siguen, mientras Meredith contesta que perdió la virginidad a los doce, Derek que está enamorado de Erika, cosa que ya sabiamos, y Martha nos deleita con una magnifico espectaculo cuando se bebe un chupito directamente desde su escote. Me toca de nuevo.

- Reto.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Nov 13, 2011 8:27 pm

y finalmente me respondió. Solo con tres? pensé que ya las conocía a todas. intente ocultar mi sonrisa a modo de mohín. No me encelaba de esas tres, de esas dos, dado que una de ellas era yo. Éramos jóvenes y nuestros cuerpos clamaban, natural. Pero si, me sorprendí en cuanto dijo que de una.

una...

Y se sabe como es el desear algo con todo el corazón, desear ser esa una que el hubiese amado. yo lo deseaba, además el dijo que era mío, me lo había dicho ya y jamás echaba una sola de sus palabras por la borda. Reaccione al saber que era a mi a quien se dirigía. entendí el reto y le sonreí de lado. me gustaba el reto, ¿porque? porque no era del tipo que se inhibiera, porque finalmente este era el tipo de retos que siempre nos gusto y siempre éramos osados, incluso de chicos pudimos haber muerto en cuanto a nuestros retos particulares. Y este.. este estaba bien.

Si, me subí a la mesa y si, pedí que me pusieran música. la música resulto ser básicamente de burleske y no sabía el como es que tenían ese tipo de música tan cutre..baje de inmediato de la mesa, solo para regresar con un palo de escoba de las cocinas, mismo que use como micrófono e instrumento de trabajo. Un baile lento, sensual con movimientos fluidos y felinos, porque así era la canción y yo me dejaba embaucar en ella. aproveche el hecho de que llevaba vaqueros para entonces recostarme en la mesa y subir las piernas junto con el palo a modo de micrófono, para seguir jugando con aquella canción.

Afortunadamente era una canción algo conocida, por lo que a mitad de ella Erika que cada minuto ganaba puntos se me unió y por muy raro que sonase, también lo hizo Sara, con quien ese mismo día había dado pruebas. Salió divino, la coreografía salió a mi gusto perfecta, incluso cuando nos dejábamos caer. Había que darles crédito, si que sabían como seguir a alguien y adivinar los movimientos. el trió no duro mucho pero si pude ver como alguno de los laterales tomando soda se rio entusiasmado, pero dado que tenía la boca llena el liquido se derramo en su camisa. Y este era el futuro de americe?

Beth sonrió tímidamente y comenzó a aplaudir junto con los demás, gritoneando nuevamente la palabra "fetch". para finalizar me dirigí al ultimo extremo de esa la mesa, tumbando alguna que otra cosa que se interponía en mi camino y finalmente, una pose coqueta, de perfil, totalmente mimosa en cuanto termino la canción.


Enloquecieron y me mordí el labio. en realidad esto si que era divertido, y el corazón.. el corazón me latía con prisa, tal vez, no... seguramente por el entusiasmo que recibí, que recibimos.

Además de eso hubieron confesiones, retos, virginidades perdidas y al final, le toco reto a Alex. Yo iba a imponérselo, desde luego. pero nuestro mismo lateral se me adelanto.

que es lo que quería? que nuestro quarterback pudiera soportar la presión. su prueba consistía en, básicamente, tener a una chica sentada sobre el, ella siempre moviendo sus caderas y provocándolo, que básicamente era un desafío para los dos. provocar más no besar.. todo menos un beso y una erección. El lateral escogería con quien.

-eso es demasiado- increpe en ese instante. alex perdería debido a que fue un tipo de apuesta, si el finalmente se ponía erecto o bien, si cedía y le devoraba la boca a la chica.

puse los ojos en blanco -y eso en que momento los espabilará para que cada quien regrese a su casa solo?- argumente mientras me cruzaba de brazos.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Nov 13, 2011 8:47 pm

Maravillosa, absolutamente maravillosa, ¿cómo es que yo no sabía que la chica podía bailar asi? de hecho ni siquiera sabía que supiese baialr y me he criado a dos pasos de ella, recuerdo vagamente que le gustaba menearse por la cocina cantando a voz en grito la última canción que escuchaba en la radio, que siempre se le pegaba, pero nada como esto. Lo cierto es que la disfruté doblemente, una porque me gustó, mucho, y otra porque realmente había hecho feliz a los chicos, se estaban divirtiendo.

El reto de Tomas no me gustó tanto, aunque sé que el chico lo hace con buena intención, porque como ese hubo siempre alguno más y sabe que siempre gano. Sería fácil, sólo tiene que ponerme a Meredith encima y nunca intentaré besarla, tampoco me la pone dura, como la mayoría de las presentes. Ganar es muy fácil, pero...no me gusta que me lo den todo hecho, ni siquiera en estas. Así que le hago una seña y le indico que escoja a Laura.

Me mira algo confundido, pero al final sólo obedece, estamos entrenados para eso, al fin y al cabo. Ella se me queda mirando, algo confusa también, creo que ha visto mi gesto, hay otros que también lo han visto, pero nadie le lleva la contraria al quaterback, al menos no en mi equipo. Otra cosa es que la chica se niegue.



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Nov 13, 2011 9:08 pm

Y me eligió, entre todas, claro.. démosle más motivos a Meredith para reclamar su asiento perdido.

Y noto esa mirada en sus celestes ojos y se me va el aire. No tenía intención en perder.. porque molestarme siquiera? el reto era en poner de mi parte, pero eso sería, bueno.... decepcionante si no lograba algo en el, al menos para mi ego así sería.

No era cuestión de echarse para atrás, ya había aceptado e incluso Tomas había ido por mi, extendiéndome su mano para llevarme con su quarterback.

Por un momento me sentí una virgen en sacrificio.

solo que, claro, yo no era virgen y en realidad, provocar a Alex no era ningún sacrificio. Debía hacer bien mi trabajo, era el modo de ganar, si no, la chica seria sometida en castigo, según me explico Tomas frente a Alex que me miraba desde abajo. sonreí como si nada pasara -claro, las clausulas de letra chica- me burle y entonces tome la mano de Alex que se abría en el banco para recibirme. me senté sobre el, quedando de frente a piernas abiertas y entonces le vi a los ojos teniendo el pulso a todo lo que daba. y si, volví a sentir su entrepierna, totalmente dormida. se me iba el aliento aunque los demás estuviesen los demás divirtiéndose de lo lindo, solo tenía unos cuantos minutos y yo aún no lo decidía cuando Alex, con un movimiento suyo y una mirada me hizo entender que me moviese, que estaba listo.

Y comenzó.

Yo podía tocarle cuanto se me diera la gana sin poder usar las manos en su intimidad, todo lo demás estaba permitido, los labios solo le tocarían si el lo deseaba; si el perdía.

Comencé con el pecho, bajando mi cabeza un poco y succionando, quedando en ciertas partes, humedeciendo otras tantas. subí a su cuello al momento en que mi mano suplanto a mis labios y sentí como su respiración se agitaba. sonreí por el hecho y pase la lengua apenas por las comisuras de sus labios sintiéndolo envararse. así que mejor me dirigí a su oreja y juguetee mordiéndole, masajeando al tiempo su abdomen mientras el no me venía, estaba segura porque ni siquiera posaba sus manos en mi.
Eso lo enmendé de inmediato. mis manos buscaron las suyas y las pose sobre mi cintura y, en cuanto estuvieron así, estas comenzaron a moverse, mis caderas, ondeándose para masajear su miembro viril, esto si era restregarse, esto era... delicioso.
abandone entonces su oído y pose mi frente en la de el, moviendo con más insistencia mis caderas, determinada de repente a que me respondiera, abrazando su cuello entre mis manos. dejando que algunos sonidos que emanaban de mi pero que solo el podía llegar a notar le llegasen de pleno. Mis cuerpo?.. mi cuerpo se ondeaba y reaccionaba, a el y solo a el, importándome nada el estruendo de los chicos a nuestro alrededor. -pararme si no puedes- murmure antes de seguir, no pensaba dejar a Alex en vergüenza.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Nov 13, 2011 9:28 pm

No parecía muy contenta, cosa extraña, ya qu eno ibamos a hacder nada que no hubiesemos hehco antes, y por gusto. Pero le tendí la mano y esperé, nunca me apeteció mucho este juego con otra, aunque reconozco que era divertido, pero delante de ella dejaría de serlo. No quería que fuese así. Esperé y la cogió al fin, sentandose a horcajadas encima de mi.

Comenzó por el pechoy le dí un punto mental por eso, los dos sabiamos que no podía resistirme cada vez que me acariciaba así, lo que ella no sabía es que tengo un control casi legendario sobre mi polla, por desgracia no así sobre otras partes de mi cuerpo. Cuando pasó la lengua por mis labios, apenas rozandolos me envaré, y dejé de respirar por un momento. Besarla...besarla llevaba queriendolo todo el día, ¿Qué digo? Cada día de mi vida desde..ya ni lo recuerdo, desde antes de ese día en el baño, eso seguro.

Sus caderas, balanceandose sobre mi y de pronto su propia falta de aire en el oido, demasiado para cualquiera, y aún así aguanto, me muerdo el labio y escucho como me dice que parará ella si no puedo soportarlo. La sonrisa es inmediata, y no porque crea que ha sido prepotente, creo que intenta decirme que ella sufrirá las consecuencias por mi, nada más lejos de mi intención, nadie va a tocar a Laura esta noche, nadie más que yo. y siguiendo un impulso bajo el cuello mientras ella se estira y comienzo a morder el suyo. Alguien protesta y otrostantos se quedan callados.

- El trato es que yo no la beso ni me pongo cachondo, ¿no?

Pregunto y alguien se acerca a comprobar que efectivamente no existe erección alguna. Otro lo da por bueno y al final la novedad les gusta, así que continuo y mientras ella recorre mi oido con su lengua yo paso mis manos por sus caderas, por su trasero y subo por su espalda con los pulgares por delante, y al llegar acaricio con ellos sus pechos por encima de la ropa. el gemido de ella es lo que me descontrola, y en cuanto noto la erección en los pantalones dejo de sufrir y la cochjo por la nuca para comerle la boca.

Aplausos. Conozco como piensan mis chicos, están contentos porque ahora saben que seré el primero en irme a la cama con un dolor de huevos, y el dolor compartido es mejor, así que si yo lo hago ellos lo harán sin rechistar, por el bien del equipo. Pero todo eso lo pienso luego, ahora estoy muy concentrado en beberme su aliento par pensar en nada.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Nov 13, 2011 11:36 pm

Esa mirada peligrosa, esa sonrisa que simplemente era un pecado. Sabía lo que vería, este hombre me creía suya y lo cierto es... que si, que lo era.

Mi pecho se agito pero en automático le ofrecí mi cuello apenas comenzó a morderlo. en seguida perdí el aire cerré los ojos sin dejar de mover, sin dejar de frotar. Hubieron exclamaciones y se tuvo que comprobar que no había perdido, así que seguimos.. faltaba poco para el tiempo limite así que me dedique a su oído un tanto más, pero gozándolo, sintiendo como mi aliento escapaba a pequeños chorros por mis labios.

Y me acaricia al momento en que yo regreso a su pecho, era mejor y más seguro, el al no pararme me había dado permiso. Sus caricias iban subiendo, lo mismo que mis ganas de el, porque hacía tanto que lo quería así, porque no era el tipo de caricias que tuvimos en la cabaña de Jim o en algún otro sitio. y me gusta, me gusta muchísimo. No me importo nadie más que Alex al momento en que mis manos se hicieron de las hebras de sus cabellos, y lo cierto es que moría por esos labios sobre los mismos, que me besase de una buena vez. si de por si estaba teniendo poco control, al momento en que llego a mis senos y los acaricio ya no pude más. un gemido, un gemido natural espontaneo que ni siquiera pudo ser disfrazado apareció en mi al momento en que mi espalda se arqueo ligeramente, como ofreciéndole mis pechos y que hiciera de ellos lo que quisiera, lo mismo que todo mi ser.

un nuevo quejido al sentir su erección dando en mi intimidad, siempre bien cubierta por aquellos vaqueros, que al final de cuentas si resultaban ser el problema al no sentirle por completo. Mis caderas estaban ya en su encuentro.. tal vez podríamos disfrutarlo más sin que nadie se diese cuenta. al menos sonreí al sentirle así en mi. más que orgullosa, feliz de que aún reaccionase conmigo, que se dejara ir por mi y para mi.

Apenas un segundo tuvimos para vernos a los ojos y para que el me tomase y finalmente me comiese entera. le respondí de inmediato, por el hecho que lo deseaba más que a nadie, jamás. Sin pensarlo me pegue todo lo que pude a el. Aplausos y vitoreos, claro que si, pero yo solo me concentraba en darle la bienvenida a mi vida y a mi cuerpo una vez más, con todo lo que me daba. nuestras lenguas se acariciaban, reconociéndose de inmediato y no había algo de ternura o suavidad. Estos eran besos pasionales, carnales, adictivos, por los que sabes que morirás. Apenas nos separábamos para buscar una nueva posición y llegar a donde no habíamos llegado antes, con o sin público. Mis senos sobre su pecho eran comprimidos y apenas era capaz de liberar las manos de sus cabellos para comenzar a acariciar su espalda o bien aferrarme a ella en el momento en que si pelvis dio con la mía, tanto como pudo, gemí en su boca al sentir su pinta chocar con todo lo que llevaba puesto, de nievo tomándome por las caderas, ciñéndome fuerte a el y a su ritmo.

Deshice el toque feroz de nuestros labios, aún cuando ya podía escuchar esos gruñidos de placer de su garganta, necesitaba respirar o necesitaba algo más, pero un poco más de Alex y no podría contenerme y no queríamos tener sexo, en teoría claro, porque nuestros cuerpos estaban más que dispuestos. Apenas separados unos cuantos centímetros saboree los vestigios de sus labios en los míos propios viéndolo a los ojos, intentando aclararme un poco al momento en que revolví mis cabellos, si.. esto era el final del momento, pero yo ya lo deseaba, mi cuerpo también reaccionaba ante el y ya sentía la necesidad de tenerle en mi. No podía, sin embargo.

antes de separarnos me hice de nueva cuenta de sus labios solo para mordisquearle el inferior, atrapar el superior entre los míos en una caricia ayudada con mi lengua y volver a ese inferior, con más suavidad. y eso.... eso marco el momento en que me paraba de el y nos enfrentábamos a muchas animadoras y jugadores.

Nadie parecía molesto en realidad, incluso Meredith parecía sorprendida más que furiosa. yo en cambio me sentía de lo más acalorada y solo atine a sentarme al lado de Alex, no tenía demasiadas fuerzas tampoco para irme de su lado, tampoco ganas de hacerlo. Alex no lo pasaba mejor, por supuesto, había perdido y debía pagar, además de tener una tremenda erección entre las piernas y la conciencia que no podría pasar nada más o nos correrían del bar.

También era tarde, en teoría ya deberíamos retirarnos a nuestras casas y dormir temprano.

Si, eso era un cambio uno donde ni siquiera estaba adormecida de alcohol, llegar temprano a casa? ni en mis peores pesadillas, pero resultaba que esta no era una pesadilla, si no mi más deliciosa realidad.

El pago apenas pudo, sin embargo no podía sonreír como hasta hace poco, porque? porque parecía estar envuelto en pasión, con la cara tensa y los ojos obscuros y eso... eso me ponía aún más de lo que estaba. Humedecí mis labios entonces y me aferre a su mano por debajo de la mesa para enseguida retirarme a los sanitarios, con si... Erika y Beth a mi lado.. poco más adelante se unió Sara.

Resultaba que jamás le habían ganado y que me felicitaban, me preguntaban también entre demasiadas voces a la vez que si había algo entre nosotros -nos conocemos de toda la vida- les respondí lo cual no era una mentira y me recargaba en la pared, totalmente afectada, incluso tuve que mojar mis muñecas un poco para calmarme.

entonces Beth de entre todas me pregunto, viéndome desde el espejo "que se siente?"

subí los ojos y sonreí al verla por el reflejo, eso si tenía una respuesta directa -es excelente- comence y mordí mi labio inferior, aun deseosa de más, aún con aquel pequeño latido de mi intimidad, que esperaba pronto se pasara. Ellas gritaron de emoción y yo sonreí aún más para girarme y verles de frente -no hay comparación, el es capaz de removerlo todo y de hacerte suya con una mirada y una sonrisa maliciosa... debería venir con letrero de advertencia grande en el cuello, por posibles daños colaterales- y ellas, por supuesto, aceptaron las palabras como mana del cielo mientras que yo aún acariciaba mis labios. Erika sin embargo hacía planes, porque como podríamos llegar a casa solos si se notaba que aún no habíamos terminado. la respuesta fue sencilla -porque el dio su palabra, regresaría solo a su cama; y yo le creo-

seque mis manos con delicadeza y apenas la toalla dio al bote salí primero de los servicios para regresar donde los chicos.

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Lun Nov 14, 2011 7:32 am

El momento pasó demasiado rápido, había que parar, sin embargo yo no lo haría. Ella sí lo hizo, poco después de acabar con el resquicio de serenidad que me quedaba al jugar así con mis labios. Cuando devolví la mirada a la mesa les sonreí a los chicos, no me había equivocado, estaban contentos, me tocaba pagar esta pero esperé un momento a poder levantarme. Ella, sentada a mi lado, me apretó la mano un momento y la miré para verla levantarse e ir al baño, algunas chicas la acompañaron y yo aproveché para levantarme también y acercarme a la barra. Escuché un comentario alborozado de que el capitán también era humano y sonreí, sabiendo que había hecho bien en optar por el camino dificil. No me importaba pagar, ni haber pérdido, había valido la pena sólo por volver a tocarla.

Meredith se acercó a mi y me giré para acariciarle el rostro y preguntarle si estaba bien. Asintió con una sonrisa que hacía tiempo no le veía, una que apreciaba, y la abracé, pasando un brazo por su cintura.

- Ella te gusta- dijo tan solo.

Y asentí con la cabeza, otra sonrisa suya, que también entendí.

- Venga chicos, es hora de irse, las once y media- alguna protesta queda pero comenzaro a recoger y levantarse.

Las que faltaban salieron del baño, Meredith miró una sola vez a Laura y se alejó para hablar con las chicas, yo me quedé asegurandome de que Derek no llevaba a Erika a casa, protestó un poco, le aseguré que no era falta de confianza, sólo precaución, Derek es un buen chico y lo entiende, de hecho hasta se rie por le implicación y acepta llevar a Martha.

- ¿Se puede saber por qué vosotras nunca traeis coche?- protesto en voz alta, como cada noche.

- !Porque es vuestra labor como caballeros traernos y dejarnos en la puerta sanas y salvas¡- me contestan un par de voces con el verso aprendido. Y todos nos reimos, porque es como despedir la noche, nadie se vba hasta que protestamos un poco.

Y vamos saliendo sin acabar de despedirnos ya en el aparcamiento.

- Directos a casa chicos, y a la cama... no antes de beberos...

- ¡el batido de proteinas de cada noche¡...¡si, capitán, oh, mi capitán¡- me corta Thomas y me da un golpe en el hombro recogiendo a Erika para llevarla al coche.

Busco a Meredith con la mirada y no la veo, así que pregunto.

- ¿Y Mama Osa?- me contesta desde un poco más allá.

- !Ya voy¡- parece estar dandoles las últimas instrucciones a un par.

La espero subiendo al coche, Laura duda en la puerta delantera y está por colocarse atrás cuando llega Meredith con una sonrisa y le dice:

- Es tu asiento guapa, te lo has ganado esta noche- y sin más se sube en la parte de atrás, y yo la miro por el espejo retrovisor y suelto una risa corta. Creo que Laura no acaba de entender lo que pasa, pero yo sí. Fue esta noche cuando se ganó el puesto en el equipo y no en las pruebas, ahora es una de ellas.

He de esperar tras arrancar, para salir del aparcamiento, soló una salida y muchos coches intentando hacerlo a la vez, dejo pasar a varios de los nuestros mientras nos pitamos unos a otros en señal de reconocimiento y despedida y al fin enfilamos hacía casa. Dejo a meredith primero, porque al revés sería una estupidez, me bajo en su casa para dejarla en la puerta mientras Laura espera y le doy un beso en la mejilla antes de que se marche.

De vuelta en el coche y camino de casa la miro de reojo con media sonrisa en el rostro.

- Pareces algo sorprendida, ¿no te lo esperabas así?

Me dice que lo que la sorprende es la amabilidad repentina de Meredith y le contesto con otra sonrisa, una enigmatica esta vez.

- Eso te lo esplicará ella mañana, seguro...es su labor, no la mía, decirte cómo funcionan las chicas entre ellas...

Pero hay algo que quiero aclararle ahora, porque creo que se lo merece.

- Cuando dije que les dieses una oportunidad no me refería a lo que pensaste...sé lo que parecen, seamos sinceros, una panda de zorras que venderían a su propia madre por un poco de popularidad...son buenas chicas Laura, entre ellas lo son, se defienden juntas del resto del mundo, ser animadora no es fácil, casi no te deja tiempo para nada más, en cuanto empiecen las pruebas para los nacionales entrenareis cuatro horas diarias en lugar de dos, sólo quiero estar seguro de que sabes en lo que te metes...acabarán siendo como tu familia, y te gustarán, si las dejas...

Me mira con una ceja alzada y un mohín, creo entender lo que piensa, y doblando la esquina ya en nuestra calle le confirmo.

- Tú ya les gustas.

Al llegar a casa aparco directamente en mi puerta y la dejo bajar sola, pero la acompaño hasta la suya por el camino de piedra que separa nuestras casas, miro un segundo la luz en la ventana de mi hermano y lo veo allí, nos saluda con la mano y le devuelvo el gesto, luego la miro a ella de vuelta.

- Siempre hace lo contrario de lo que le digo...no sé porque me odia tanto...-es un comentario jocoso debido a que le dije antes que no me esperase despierto- quedan tres minutos, le dije a tu padre que te dejaría antes de las doce, no me hagas quedar mal...

Lo dudo un momento, pero sólo uno.

- Esto no va a gustarle...-pronuncio, y me refiero a Alek.


Pero eso no va a pararme, no esta noche, no a partir de ahora. Y me inclino para besarla, un beso de despedida, uno que retoma un poco más de tiempo del necesario, y que se adentra un poco más de lo que debería en su boca, que presiona un poco más de lo adecuado, cuando todavía tengo el cuerpo tenso y la ingle hinchada con la necesidad de llevarmela a la cama. Pero no será esta noche, así que la suelto y le dedico una sonrisa tensa por la necesidad y no por ella.

- Buenas noches...mañana hay que levantarse a las seis, yo te llevo.

Y me doy la vuelta, parandome sólo un segundo para girarme y agregar.

- Por cierto, ¿desde cuando te mueves así y por qué yo no lo sabía?

Y tras la respuesta niego con la cabeza y me meto en casa, después de que ella cierre la puerta tras de sí. Alek me espera y no parece contento, efectivamente.

- ¿Por qué te empeñas en seguir enrollandote con la unica chica a la que me importa que le hagas daño?- es su saludo.

- Entonces, ¿mejor lo hago con Leia?

- !Me has entendido perfectamente¡- me responde, se está enfadando y no es mi intención, no la he besado para tocarle los cojones, como parece pensar.

- Porque cuando la beso siento que hay una razón- contesto sinceramente viendolo a los ojos, no sé si lo comprende, yo no lo hago.

- ¿Qué tiene una razón?- pregunta algo perplejo, creo que o esperaba una respuesta realmente- ¿una razón para qué?

- Para soportar el dolor, para aguantar a la abuela, !para tolerarte a ti¡ !¿qué sé yo?¡ ¿has acabado?

Parece que si, por la cara de circunstancias, parece haber pérdido el habla, aprovecho para ir a la cocina, abrir la nevera, beberme el batido y subir las escaleras antes de que recupere la palabra. Me desvisto y me meto en la cama directamente, necesito todas las horas de sueño.




avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Lun Nov 14, 2011 7:06 pm

Y las cosas cambian, nuevamente todo debía de cambiar y si no lo hacía podía considerarse muerto. Las chicas no lo estaban, ni tampoco ellos.

A decir verdad esto era lo más sano que había visto en mucho tiempo y , también era lo más extraño. Todos sabían que se esperaba de una fiesta de animadoras y deportistas, justo lo que había que esperar para con Jim y sus fiestas y de repente me encuentro conque respetaron las reglas y apenas y bebieron, que hubo juegos y descaro, si, pero al final sano.. inquietantemente sano.

Alex parecía otro, este debía ser mi Alex, que se movía con soltura, que estaba alegre... si, esa era la palabra, alegre y en otro mundo. no el petulante que hasta hace unos días pasaba de mi, como si no existiese, y si no lo hacía seguro me insultaría de alguna manera. pero no, no lo haría esa noche. no pude evitar en pensar en como sería acosado Alek por su hermano mayor. Dando instrucciones de batidos de proteínas, imponiendo celibato entre seres que tenían las hormonas a flor de piel, preocupándose, y sonreí de lado mientras lo observaba, yo caminando de a poco para no perderme de ningún detalle. Este era el mundo donde debería estar, este y no en el cual era can maldito como bien podría serlo yo.
Meredith también cambio y al final incluso me cedió el asiento delantero. Se lo agradecí, claro, pero aún me preguntaba el que había cambiado. Y al menos yo, durante el transcurso de llevarle a casa me lo pensé algunas veces, no.. más bien muchas veces. No era normal y todo mundo sabía quien era yo, la que la mitad del tiempo o se la pasaba entre hombres o bebiendo, la que no le avergonzaba nada y que no le detenía nada: una zorra. Las zorras como hoy no tenían una vida sana, mucho menos una velada así.

y mientras el la dejaba yo espere en su auto jugando con la piel obscura del tapizado, recargándome en el asiento.. perfilando la palanca de velocidades con las yemas de mis dedos. No podía dejar de pensarlo... esto debía ser un universo alternativo. Para empezar... porrista, ugh... no es que me desagradara ser vista o mostrar algo más que la piel, pero habían limites que no me interesaban transgredir. Si los transgredía era justamente por el dueño de ese auto, si estaba ahí era por el dueño de ese auto y no en algun lado, saliendo con alguien, probablemente algún universitario, teniendo algo más que besos y caricias, posiblemente inconsciente de tanto alcohol, de tal manera que ni siquiera lo apreciaría y no recordaría la mitad de las cosas.

Pero no esa noche....

Alex había regresado y al parecer leía en mis gestos. un punto a analizar más adelante, si no quería ser percibida con tanta facilidad -en realidad no esperaba que Meredith de buenas a primeras fuese amable conmigo... nueva competencia, lo se siempre- Pero el me explica otra cosa.
Y si, el hablo bastante y yo calle mucho, aunque no me creía lo mismo. alce una ceja y el se adelanto a lo que quería decir. yo aún así no me lo creía -no deberían- atine en decir, después de todo era veneno vil, ya se me había dicho así y era claro que jamás me había interesado en hacer migas con alguna chica, porque al final todo era competencia.

Quisiera haber pasado más tiempo, o que el camino fuese más largo pero da igual, al final salimos del coche, Alek nos observa y le saludo con una sonrisa, lo mismo que enviarle un beso a la distancia para que Alex me siguiese a la puerta, a mi puerta -no te odia, y tu lo sabes, acaso tengo que recordarte todos los motivos por los cuales tu hermano te idolatra y se preocupa por ti?- y le sonreí, con ganas de decirle, de manera mimosa claro, que era un arrogante y un pretencioso y que moría porque ese arrogante y pretencioso ser que tenía en frente me besase como si la vida le fuere en ello.. tal vez yo lo haría.

Se a lo que se refiere cuando habla de que no le gustará -se sobrepondrá, te lo aseguro- añadí yo y entonces me beso. Le respondí en el acto en el marco de la puerta. un beso de despedida normal no seria suficiente, no para ambos, así que no es de extrañar el que nos intensificáramos un poco. no me cuesta nada hacerme de su torso y acariciarle hasta sus presillas, no le cuesta nada adelantarse y lograr que mi espalda diese con el marco de la puerta. no nos cuesta nada profundizar un poco más y tardarnos así, reconquistándonos y sacando suspiros que rompían el silencio, lo mismo que ese sonido que unos labios húmedos pueden hacer junto con los de otro. respiraciones que se acortan, el mareo y la adicción a querer hacerlo de nuevo, llevando cada uno de los puntos a cabo.

Al separarse de mi volví a humedecer mis labios viéndole totalmente dichosa, plena. el sonríe tensamente y yo le entiendo, le entiendo porque afortunadamente no era hombre, pero si lo fuese para mi sería imposible parar. arquee mi ceja derecha en automático -a las seis? esta vida sana va a matarme- a modo de queja, a modo de broma claro estaba pero el no hace caso, si acaso se vuelve para preguntarme algo básico -pregúntale a Alek, el pobre quedo traumado y lo malo del asunto es el que ame cada instante de las veces que lo hice- Alek, cuando éramos niños, antes de que muriesen nuestros padres veíamos mucho mtv y le prometí que bailaría como una de esas chicas sin necesidad de ir a clases de danza, porque la tv también te enseñaba. Al final, con la muerte de mi madre tuve todo un año para perfeccionar en silencio y a solas, hasta que me harte de estar encerrada cuando nadie venía.

Suspire y entonces entre a la casa, dejando las llaves en la mesa de la entrada, inspeccionando el resultado. Benjamin estaba en la sala esperando como siempre con esa cara de que detesta todo lo que hago.

Me pregunto por el uniforme, pero esquivo de momento lo de Alex. -Resulta que me eh unido al cuerpo de animadoras- Benjamin asintió y supe que tal vez eso le gustaría, por lo que, en automático yo lo detestaba. Conociéndome estaba tan tentada a hacer lo opuesto a lo que le gustaba a Benjamin que seguro acabaría echándolo todo a perder. parte de la sinergia.

Pero también me inspecciono, se fijo en la hora e incluso de nueva cuenta en mi atuendo, nada en comparación de lo que podía usar solo para molestarlo. -Kaiser- menciono el, en automático fue como si me pusiera en guardia -Kaiser, nuestro vecino- Benjamin entrecerró los ojos y mascullo algo que no era entendible fácilmente y que no me moleste en entender, solo que no le gustaba, y algo sobre mamá -me gusta a mi, y eso basta- le respondí en el acto, nuevamente, demasiado acostumbrada a ya no buscar que estuviese en paz. el se aferro al control remoto que aun tenía en manos y se aflojo la corbata para después verme a los ojos y pararme cuando yo ya estaba por pasar de el t comenzar a subir las escaleras -No niña estúpida, tu no sabes nada, tonta, se lo dije a tu madre y te lo digo a ti. Aléjate de ellos- puse los ojos en blanco -demasiado tarde, ellos siempre serán míos y yo de ellos- y si, plural, porque era la mejor amiga de Alek, porque me encantaba por muchas razones Alex, porque había algo que siempre me hacía pensar en el, como la fuerza de gravedad a algún cuerpo y yo no pararía.

-tu misma- me dijo el por primera vez importándole muy poco mi intriga.

Solo por llevarle la contraria no permanecería ahí, con las animadoras, pero resultaba que la verdad.. me había divertido bastante. Alek me había mandado un mensaje cuando cheque el móvil, una vez en mi recamara "ten cuidado" solo eso, dos palabras escuetas que yo ya sabía, pero ya no podía tener cuidado, no quería perderme nada de lo que Alex me pudiese dar.

No fue si no hasta que en mi pequeño escritorio note nuevamente que mis cosas estaban movidas, y no entendía el porque. Benjamin no era de los que estuviese contando cuantos condones tenía debajo de la almohada. no preste atención de todas formas. un plumón me vasto para crear un letrero grande mismo que coloque en la ventana. tal vez lo viese, tal vez no, pero me sentía con ánimos para ponérselo.

"hoy no se valen los tocamientos, no te toques pensando en mi" y mordí mi labio en cuanto termine, divertida y en esa atmosfera que era mejor al ser mi recamara y no los dominios de Benjamin. Esperaba que lo viese, y si no, no importaba, lo retiraría temprano antes de que el se diese cuenta.

finalmente solo lave mi rostro, cepille mis cabellos y me quite la ropa para solo quedar en ropa interior, aunque claro, sin sostén y colocarme en su lugar la primer cosa que encontrase, además de mis calentadores.

Desee soñar con el, pero no fue así.
A cambio desperte de muy buen humor. porque la noche había sido muy buena, porque las perspectivas eran diferentes. porque en el móvil aparecía un número desconocido indicándome que no me preocupase por mi uniforme que igualmente otro me esperaba en el instituto, lo cual agradecí. No me había preocupado por el mío ni para limpiarle, ni para ajustarle.

Madonna siempre era buena para empezar el día, y si antes lo había dejado pro la paz dado que Benjamin odiaba la música, no me límite ese día y la puse a todo volumen, gritando y cantando, lo mismo que bailando con sus notas. algo vieja, si, pero “express yourself” era algo que daba ánimos.

al ritmo de esa música y las que le vinieron, igualmente viejas pero geniales me arregle, tomando unos short ajustados y bastante cortos, una blusa holgada de tirantes blancos y zapatillas borgoña, al igual que el short. maquillaje indispensable, cabello suelto y las gafas oscuras que no podrían faltar. además de esto un bolso extra, conteniendo ropa deportiva y lo que fuese necesario. No abandonaría la escuadra, no ahora que podía estar con Alex, no ahora que esto bien podría empezar.

coloque un labial rojo en mis labios para finalizar mi arreglo y salí del cuarto, terminando con la música y corriendo hacia la puerta. era otra.. casi, porque la ropa al menos si seguía siendo algo que definitivamente yo usaría, lo mismo que los tacones, dolorosos e incómodos, pero perfectos si quería causarle una impresión a Alex.. y claro que quería hacerlo.

el no estaba en la puerta, así que opte por simplemente sentarme en los escalones mientras mandaba un par de mensajes más, negándome a cualquier propuesta que mi universitario de repuesto me hiciera, no importaba cuanto me extrañaba. Yo no le extrañaba en absoluto, ni a el ni a nadie, solo a Alex.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Lun Nov 14, 2011 7:51 pm

Me levanté como siempre a esas horas, de mala leche en cuanto suena el despertador, me froté los ojos legañosos y miré la pantalla del móvil que me indicaba que no había forma de posponerlo, eran las cinco y media y debía ponerme en pie. Me dí una ducha algo más larga de lo habitual, cerrando los ojos y bajando la temperatura del agua para conseguir despejarme. Me puse los pantalones de entrenar casi dormido todavía y busqué una camiseta limpia en el armario, blanca, sin dibujo. Los pantalones eran grises y de goma en la cintura, más cómodos.

Puse la radio e hice la cama antes de bajar a desayunar, huevos, beicon, habas, tomates asados y salsa haymed, necesitaría cada uno de los hidratos, luego sólo un zumo de pomelo y un vaso de leche. Con el estomago lleno y mejor cara subo de nuevo para ponerme unos calcetines y las deportivas, cojo la bolsa de deportes, previamente equipada y miro un segundo por la ventana, no se ve nada, dudo, abro y cierro la mano varias veces en un gesto incosntante y al final abro las cortinas de par en par. La veo. Abajo, en las escaleras, ya preparada. Y la sonrisa en mi rostro es espontanea. Aún es de noche, apenas está amaneciendo, y hace frío, pero ella no lleva encima más que unos shorts y una camiseta de tirantes, dudo incluso que tenga una sudadera. Cojo la mía para ponermela encima y otra más, de color blanco, suave y forrada que le quedará grande, pero al menos no se congelará en el camino. El coche sigue siendo descapotable.

Bajo, intentando no despertar a Alek en el proceso, al menos uno de los dos tiene derecho a dormir por las mañanas, si es sábado. Me ve salir y se levanta, espero a que legue hasta mi y le pongo la sudadera pr encima, frotando un momento sus brazos al hacerlo, para que entre en calor.

- Debí decirte que hace un frío de mil demonios por las mañanas...

El beso que le doy es en la frente, mientras busco las llaves en mis bolsillos, ya que allí las puse y nos dirigimos al coche. No le abro la puerta porque puede sola, y me pongo el cinturón nada más entrar para luego ponerme a mover las rudas de la radio buscando algo que nos sirva a los dos. Al final me doy por vencido y dejo la emisora local.

- ¿Estás lista para eliminar toxinas?- la miro de reojo, hacía tiempo que no la veía con tan poco maquillaje en la cara- ¿sabes? me gustas más cuando te veo la cara...resulta que le gtengo cierto aprecio...

Apenas hay nadie circulando a esas horas, es un sitio pequeño y en nuestro barrio la gente no trabaja los sábados. Llegar al instituto nos lleva apenas unos minutos a buen ritmo, me gusta conducir por las mañanas con la calle sólo para mi. Aparco y recojo la bolsa de deportes para echarmela al hombro. Soy consciente de que es su primer día antes de un partido, así que espero a que baje y me encargo de pasar un brazo por su hombros para guiarla hasta el gimnasio. Hoy ellas entrenan dentro las primeras dos horas y nosotros fuera, para calentar antes de volver a repetir las jugadas. La dejo con Meredith, que nos sonríe abiertamente, a ambos.

Sé que en cuanto salga por la puerta las chcas la pondrán al día, sonrío al pensarlo, creo que se llevará una grata sorpresa. Lo que nadie le dijo ayer es que las chicas no se pelean por un tio, nunca, sólo compiten amistosamente hasta que el chico se define claramente por una, en cuanto eso ocurre las demás se apartan, y como eso, en todo, se lo cuentan, lo ponen en común y se ayudan entre ellas. Estoy seguro de que también le dirán algo sobre la ropa, sexy si, lycras no, algo así..la dejo en sus manos, estoy seguro de que puede apañarselas sola.

En cuanto llego al campo me pongo a calentar mientras los chicos van llegando, pero al cabo de un rato me doy cuenta de que me falta uno, el de siempre, y miro a Derek.

- ¿Lo has vuelto a hacer?

Se ríe, lo cual me confirma que sí. Niego con la cabeza y me rio. Anton llega corriendo y pidiendo disculpas por la tardanza, le mando dar diez vueltas por llegar tarde y le digo a Derek.

- Algún día se dará cuenta de que eres tú quién le descarga la batería cada viernes..

- si, pero hasta entonces...

En realidad son buenos amigos, son sólo esas cosas que le harías a un hermano. Pero...

- Otra diez para ti...

Frunce un poco el ceño pero se encoje de hombros y se pone a dar vueltas con él mientas los demás seguimos con las flexiones y estiramientos. Lo justo es justo, y que yo no lo cuente no quiere decir que al saberlo no deba imponer un castigo.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Lun Nov 14, 2011 8:37 pm

-si pero la belleza cuesta, además, dicen que el frio es sicológico, quiero pensar que estoy en pleno verano y la chamarra no me lo pone fácil- respondí de inmediato. Si, claro que hacía frio, pero no importaba, en realidad era lo de segundo termino aunque los poros dijesen lo contrario, era por el... y muchas cosas las hacía por la misma índole pero sin un sentido real, esta vez, era verdadero era por algo que si quería con toda el alma.

de todas formas, no me lo había tomado a mal, y si.. me queda enorme pero también as afelpada, y sobre todo, huele a el y me encantaba ese aroma. no necesito abrirme la puerta, yo no me molestaría y el tampoco lo tomaría como algo que fuese demasiado importante. Si, claro que estábamos en algo raro, una tregua, un tiempo cómodo entre nosotros y lo disfrutaba mientras durase.

lo vi con cierto desconcierto, por más raro que sonase la elección de palabras y enseguida le sonreí -en serio?, pensé que la habías olvidado.. además el maquillaje es parte de las chicas- y el podría refutar lo que quisiera, tampoco me molestaría y seguro le seguiría el juego y , en caso de no poder ganarle a alguna premisa, lo callaría con un beso, y todos ganaríamos.

no nos tomo nada en llegar al insti, mucho más a la velocidad en que Alex manejaba. y me gusto muchísimo cuando paso su brazo por mis hombros, si.. sintiéndome pequeña, pero también protegida, no había porque ser tímida, sabía lo que quería y lo quería a el, así que si e podía tomarme de los hombros yo podía recargar apenas mi cabeza en su pecho o bien pasar mi mano por su tronco rodeándolo como mejor podía.

Al final, Meredith ya nos esperaba, de nueva cuenta bastante sonriente... extraño, muy extraño, pero la sigo y comienza lo que sería mi primer día oficial dentro de la escuadra.

Lo primero; levantar mi cabello en una coleta, entrenaríamos duro por lo cual sería un desperdicio. además vinieron revelaciones entre coreografía y coreografía. Meredith se lo tomaba bastante a pecho y eso me agrado, no era del estilo de que se hicieran las cosas a medias y puse mi mejor esfuerzo, hasta que me lo dijeron.

Alex.

So comente nada y me dedique a asentir cuando era pertinente y mejor me enfoque en las cosas que había que sacar de inmediato. así pasaron dos horas.

Al final al parecer seguirían ellos de hacer lo propio, no sin antes comer, juntos y al parecer Alex se les había vuelto mío. No pude negar que la idea me gustaba y asustaba. si, yo me asustaba por el simple hecho de que jamás lo pensé, que lo deseaba con demasiada ansia y que... que en realidad esto era algo que hacía tiempo me había decidido a no probar jamás.

si, salí casi pitando a su encuentro y cuando estaba por verme camine mucho más lento nuevamente para verle en acción. Sonreí cuando lo pensé, si que lo había visto antes, pero ahora no sabía ni que pensar ni que sentir.. tampoco quería pensar demasiado, las cosas no se piensan, solo se hacen si es de corazón.. ahí no vale la estrategia.

Al verme dio por terminada la practica, bueno, después de unos minutos, el también se lo tomaba a pecho acomode mi ropa si, porque ya tenía ciertas nociones, pero.. de verdad importaban los consejos de moda? no podía impresionarle cuando el me había visto crecer toda la vida.

Apenas me vio le indique con un gesto que lo necesitaba en otro lugar y yo misma me metí en la primer aula vacía que me encontré, solo para esperarle y una vez que estuvo, lo encontré con las manos en la cadera -así que el encaje te gusta,, pero nada de licra, transparencias si, pero solo en la ropa interior y solo si es para ti y para nadie más... sin marcas en el cuello y jamás con calcetas rojas- si, todos esos tips me los había agenciado en esas dos horas. me acerque con cadencia como si estuviera decidiendo si sentirme molesta o alagada, al final, solo me sentía con muchas ganas de jugar con el así que mi índice levanto su playera ligeramente para tocarle la piel llena de sudor. Me encanto.

-ni siquiera se si deba de creer el que algún día seré tuya.. unas muy fuertes declaraciones viniendo de unas chicas que no saben que alguna vez ya lo fui...-
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Nov 15, 2011 11:24 am

- Sólo de las que necesitan una capa de chapa y pintura para parecer atractivas...¿nadie te ha dicho todavía que tú no la necesitas?

Le eché un ojo mientras comenzaba a conducir, shorts, camiseta de tirantes y tacones. Negué con la cabeza y no pude evitar sonreir. Absurdo, estaría mucho más cómoda con unas deportivas, pero no dije nada, a mi realmente me da lo mismo lo que se ponga, excepto cuando muestra demasiado.

Las dos horas de calentamiento pasan volando, para empezar porque es la primera semana de curso y el primer partido y todos estamos con ánimos renovados y pletoricos de energía, el entrenamiento en verano es sólo para mantenerse y la verdad se echa en falta el verdadero ejercicio, es algo de lo qu enunca me canso, aunque solo lo haga por un motivo. Mantener la beca para que Alek sea el que pueda hacer uso del fondo universitario, dudo mucho que nos quede otra cosa cuando la abuela deje de dilapidar nuestra fortuna. Aún quedan tres años para la mayoría de edad.

La veo llegar, sola, ha venido a buscarme, me sorprende un poco que no se haya marchado simplemente con las chicas al comedor y que nos espere allí pero no me molesta, todo lo contrario. Termino de hablar con los chicos y les digo que los veo ahora en el comedor para desayunar. Si, el segundo desayuno del día, pero en día de partido es necesario comer bien, al contrario que las chicas que comen menos.

Me vuelvo, para acompañarla al comedor pero me hace un gesto y se mete en un aula, extrañado la sigo. En cuanto empieza a hablar con las manos en las caderas y actitud de estar echandome una bronca me rio. Ya le han dado la charlita...

Espero a que termine y entonces se acerca con un sutil movimiento de cadera que no dejo de admirar.

- En realidad...el encaje me gusta, la lycra sólo si no deja ver tu carnet de identidad, las transparencias si, sólo en privado, nunca he dicho nada sobre las calcetas rojas...creo...¿no te han dicho también que mis colores favoritos son el negro y el gris pero que en las chicas adoro el rojo? ¿o que la ropa interior me gusta más en blanco o en negro?-sonrío abiertamente antes de aclarar- lo hacen con buena intención...¿ya sabes por qué Meredith ya no protesta?

Y me levanta la camiseta sólo un tanto con un dedo, miro hacía abajo levantando una ceja y luego a sus ojos acercandola por la cintura, e inclinandome un poco hacía ella pero sin llegar a rozarla más que con el aliento.

- Algún día no, rubia, esta noche.

Es una declaración de intenciones, en toda regla. Aún no la he tocado y ya estoy tenso por la espectación, esta chica acabará con mi cordura, pero creo que no voy a echarla de menos. No mientras pueda suplirla con un beso. Su mano sigue jugando en mi abdomen y yo no puedo resistirme por mala idea que sea, aun faltan horas para el partido, pero bajo igual el cuello y reduzco la excasa distancia para hacerme una vez más con sus labios, intento rozarla apenas, sólo un adelanto, sutil, sin profundidad, acariciando sus labios con los mios y humedeciendolos a pocos con la punta de mi lengua, pero abre los suyos y la caricia deja de ser sutil, me muero por adentrarme en ella y lo hago, en el mismo momento en que su lengua acaricia la mía. He dejado de estar tenso para tener un verdadero nudo en el estomago, uno que se va deshaciendo poco a poco a medida que nuestras lenguas empiezan a jugar la una con la otra, enviandome sensaciones de dicha infinita a todo el cuerpo. De pronto algo más, un vértigo, como un mareo que pasa casi antes de poder notarlo, y un montón de voces, como una multitud, ruidos, como si estuviesemos al aire libre y abro los ojos. Estamos en el campo de futbol, en los laterales de las animadoras, las gradas están repletas y es de noche. Parpadeo, la miro un segundo y de nuevo el vértigo. Volvemos a estar en el aula. Me separo un poco.

- Tiene que dejar de pasar esto cuando nos besamos- informo más bien al viento.

Y entonces entiendo en qué pensabamos los dos y creo que ella también porque nos reimos a la vez.

- Sólo unas horas...

Susurro y acaricio su mentón con el pulgar antes de cogerla de la mano y salir del aula.

- Vamos con los demás, nos estarán esperando.

Y así era, varias cabezas se levantaron para vernos llegar juntos y nos dejaron inmeditamente dos asientos colindantes. Yo estoy acostumbrado a la falta de sutileza así que les devuelvo la sonrisa que algunos me profesan y me siento sin más, observando la ingente cantidad de hidratos que he de comerme. Las chicas, por el contrario, sólo batido de frutas y comida energetica, nada nuevo.

Mientras hablan de todo lo que harán en cuanto acabe el partido y veo que Erika y Dereck parecen encantados con su mutua compañia pienso un momento que debería ponerme a buscar ese maldito libro como Alek. No sabía que lo de viajar en el tiempo venía inluido en el combo, pero eso sí lo encuentro interesante. De hecho...me inclino un segundo para hablarle al oido.

- ¿Has visto quién ganaba?- se me acaba de ocurri que sólo tenía que haberle echado un ojo al marcador y sabría qué tal nos irá, pero no se me ocurrió teniendola a ella en brazos. Niega con la cabeza bastante divertida y me encojo, pues, de hombros.

- !Hey, dejadlo para luego¡- nos dice alguien.

- si, capitán, que luego no rendimos- me están puteando por las veces que yo se lo he dicho a ellos, pero no me importa, sólo sonrío y vuelvo a atacar el plato.

Lo siguiente es dejar a las chicas y volver al campo, ellas lo harán pronto para entrenar las piruetas, nos levantamos nosotros primero, me pararía a darle un beso pero mejor no tentar a la suerte así que sólo le aprieto la mano bajo la mesa antes de incorporarme.

La observo un par de veces mientras entrena, sólo en momentos en los que estoy desocupado o viendo cómo se mueven mis chicos por el campo, todo el mundo empieza en la base de la piramide, Laura no es la excepción, pero incluso desde donde estoy puedo darme cuenta de que por su peso y capacidad pronto la cambiarán por Sara. Sara es buena, muy buena, pero pesa un par de quilos más que las demás, aunque le sienten bien es un impedimento para la correcta ejecución de la maniobra. Me acerco solo cuando Meredith me llama a gritos con el megafono, necesario por la amplitud del campo de juego. Corro hacía ellas quitandome el casco.

- ¿qué pasa?- pregunto, porque sólo me molesta en un entrenamiento si pasa algo.

- Nos han reducido el presupuesto y sólo dos chicos se han presentado este año como bases- está preocupada y hace un ligero mohín, los chicos no suelen querer participar como animadores, lo cual encuentro lógico pero nunca se lo diré, sin embargo normalmente pagan a bases de otros sitios para hacerlo, pues sólo son necesarios para los campeonatos nacionales, no para los partidos.

- Ya lo hemos resuelto otras veces- afirmo, quitandole importancia- Esta tarde me llegan los nuevos suplentes, hablaré con ellos...no te preocupes, te conseguiremos esos bases.

- Tús chicos no saben moverse- refunfuña.

- Pero puedes entrenarlos- replico- necesitas fuerza en los brazos y en las piernas, bueno, eso ya lo tienes, ahora sólo tienes que conseguir qu eno parezcan patos fuera del agua...!vamos¡ hace dos años trabajaste con mucho menos...¿no te mandaron a los del club de ciencías?

Había sido un desastre, por suerte luego convencimos al entrenador de que los chicos nuevos sin posibilidades de entrar al campo el primer año harían el mismo entrenamiento muscular con las animadoras que con nosotros. Luego sólo tendrían que hacer un par de horas más con el entrenador para estar al nivel. A algunos incluso les gustó.

Aclarado el tema vuelvo al campo. Una hora para el partido y ya estamos en el vestuario, duchandonos, relajandonos y sobre todo animandonos unos a otros, con muchas ganas de empezar.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Mar Nov 15, 2011 2:56 pm

mi ceja se arqueo por completo al escuchar todos los referentes y aparentes necesidades que debía cumplir en cuanto a sus gustos. aún así me encantaba porque ya sabía lo que significaba. No pudieron se más claras al mencionar que Alex no solo estaba interesado en mi, si no que le gustaba. Tampoco había sido discreta o tímida al responder que el me encantaba, por fuera como era imposible el no amarlo pero también... por esa causa que no les mencione, el que me gustaba estar a su lado, desde niña, todas esas razones que eran tantas que en realidad jamás me había dado la total libertad de pensarlas.

-si, lo se..- le susurré justo en el momento en que mi mano paseo ligeramente por su abdomen, no me lo había dicho directamente, no requería que lo dijese, sabía que era verdad, pero al acercarme a el y sentir apenas su respiración sobre mi, me produjo un sofoco delicioso, de quien quiere de una vez por todas transgredir los límites predispuestos. "esta noche" dice el y yo no hice más que cazar esos ojos que tan hipnóticos eran, tan peligrosos y por tanto dueños de todos mis pensamientos. -ya quiero que termine el partido- le respondí si, sofocada y también deseosa, sonriendo coquetamente para el, incitándolo de a poco, disfrutando del calor de su abdomen -es una desventaja para ti, ya tengo información valiosa que puede y que seguramente usaré en tu contra y a mi favor...- lo que fuera por estar así siempre, lo que se necesitase para que el me tomase por la cintura de esa manera... mi vida entera a cambio de pertenecerle.

Finalmente el me acaricio los labios y yo no hice si no corresponder a cada movimiento, sutil, amoldando los míos par los suyos, lento, sutil con tiempo entre cada uno de ellos para grabarme cada valle de esos labios,. mi respiración cambio de ritmo como siempre ante su presencia y apenas entreabrí los labios pidiendo más el me lo dio. Se nos escapo de las manos al momento en que nuestras lenguas se acariciaban y mis manos se hicieron de su rostro para no perderle, lo quería así, mandando nuevas detonaciones de endorfinas, potentes y embriagadoras al igual que sus labios y que sus manos acariciando mi espalda. Busque una nueva posición al momento en que en un impulso me hecho algunos pasos atrás y entonces desee que la espera terminara, no lo quería hacer perder, pero, tan malo era el acabar de una vez con la presión y tensión?... era como estar sedienta desde hace años, y moría por tenerle de nuevo. Y nada me faltaba y el tiempo se detenía estando en sus brazos, más potente que cualquier otra cosa que probase anteriormente, este era el hombre que me mataba y revivía, no sabia el como, tampoco entendía como fue posible semejante cambio en tan poco tiempo... tal vez era así como debieran ser las cosas y si así debieran entonces, porque esperar? ya lo necesitaba, algo más que preliminares, algo más que sus adictivos besos y su esencia cercana, pero no en mi... desee que terminase el partido, dese que ya pasaran las horas....
Y pasaron, por un momento, un ligero mareo, la sensación de no estar pisando algo firme y de repente en otro lugar, en otro cielo y otro tiempo, aunque ambos podríamos ser capaces de reconocerlo. mis manos que estaban sujetas a sus hombros se aferraron un poco más al ver el cielo nocturno en la cancha de juego, con personas, miles de personas y por tanto miles de voces.. solo duro unos segundos antes de regresar.

Otra vez?... me asegure de canalizar bien mis pensamientos y entonces note que era lo que pensaba, debió ser lo mismo que lo que el. No pude evitar reír por el hecho. -Solo unas horas que me parecen milenios- le respondí en el acto, no había que esconder algo con el, además estas cosas no nos permitían mentir al respecto de nada.

suspire y asentí al hecho de que debíamos salir de ahí y reunirnos. lo cierto es que eran bastante gráficos y no se limitaban en absoluto, también, nos dejaron un asiento. No, yo no me sonrojaría, hacía bastante que había dejado esa etapa atrás pero si me gusto esto, el sentirme ni la peor ni la mejor, solo siendo y que eso era suficiente. Alex... era su culpa, todo lo trastornaba y sería capaz de hacerlo mejor si tan solo lo deseaba.

-no, estaba muy ocupada en algo más interesante- le susurre para después tomar un poco de esa barrita energética, muy poco en realidad, pero debería de servir. pero me detuve en su mirar sin querer cambiar mi rostro para ninguna parte, supe que la gravedad estaba de nuevo para acercarme a el en el momento en que nos alejaron a base de quejas, ligeras y en broma, pero funcionales para regresarnos a la realidad. el se fue y yo me quede, junto con las chicas hablando un poco, nerviosas por supuesto, afinando detalles en cuanto a la extensión de los brazos o en que ángulo había que levantar los pompones. Si, agradable, pero aún era raro el pensarme como animadora... pero valía la pena desde que el estaba en el panorama. y lo estuvo.
En las canchas hice mi parte y di lo que tenía quedar, que resumía en lo mejor que podía para hacer las cosas bien, y claro.. alex estaba en mi vista. Alguna vez me sorprendía parando un poco en plena rutina y eso no era algo que pudiese permitirse, más cuando todo debía estar sincronizado. No me importo que estuviese en la base de la pirámide, no era mi intención algo más cuando primero se debía conocer el terreno, aunque ahora me lo tomaba de manera relajada.

si el se acerco, fue para hablar con Meredith y yo me retiré a beber un poco de agua, solo un poco, dado que Sara se había puesto bastante estricta en la cantidad de líquidos ingeridos, solo lo necesario para sobrevivir al parecer al menos ese día.

No faltaba demasiado, así que nos dirigimos cada cual a los últimos preparativos. En efecto, Martha puso en mis manos un uniforme limpio y completamente nuevo -este te quedará mejor- me dijo ella. Lo cierto es que este si tenía las medidas justas al momento de subir los cierres pertinentes. Si, estaba casi lista. Alex había dicho que le gustaba con un poco menos de maquillaje, pero eso debería esperar solo un poco. parte de ser animadora era estar espectacular justo en el momento y lucir lo que antes no se pudo lucir, en los entrenamientos.

Destaque mis ojos, que adquirían un nuevo tono dado que estaba vestida de verde, labios en un tono que me hizo pensar en parecer una manzana, con ese brillo y que por algún motivo parecían mas carnosos.. seguro parte de la expectación por el ansia de lo que se vendría después. el cabello, dado que era de noche lo deje suelto, cayendo por solo uno de mis hombros, aunque al final decidí sujetarle solo un poco con un listón verde a juego con el uniforme. ya lo dejaría suelto en cuanto las pirámides acabasen.

Meredith fue quien se acerco al momento de abrochar mis deportiva en los vestidores, solo para extenderme una barra de chocolate, con un rostro que jamás había visto, totalmente amable, casi benevolente "debí habértelo entregado antes de que terminases con tus labios, pero lo necesitarás" entendía que se refería y lo acepte de buena gana, una barra energética no era suficiente para tener energía instantánea.

Las chicas no estaban nerviosas, de hecho, para ellas era una práctica porque ellos eran los que empezaban, lo nuestro sería más adelante, al parecer.

No hay tiempo que no llegue ni plazo que no se cumpla y al final las animadoras salieron primero solo para recibir en plena presentación a los jugadores de nuestro equipo. Desde abajo, las gradas a reventar si, lograban intimidar un poco. tome aire con toda la serenidad posible y aferre los pompones antes de comenzar a vitorear para animar a nuestros compañeros para que a su vez, estuviesen con el equipo, ellos, los chicos finalmente salieron. el primero que vi fue a Alex y yo no pude evitar sonreír y estar emocionada. de momento no pensaba en el sexo.. yo solo estaba radiante, jodida y radiante por el por lo que era, por quien era, porque yo le quería, no había manera de negarlo.

finalmente cuando paso a mi lado me sonrió, con todo lo que tenía, con eso que lograba deshacer a cualquier mujer, incluyéndome y yo le respondí de la misma manera, sintiéndome orgullosa por mi vecino, por mi amigo, por mi Alex

-esto es el cliché más grande...- susurre para mi al pensarme como la animadora que estaba enamorada de su quarter back, tanto que seguramente lo habría abucheado de verlo en alguna película, solo que esta si era mi realidad, y eso lo cambiaba todo, era real.

Los demás chicos le precedieron. el balón en el centro.. el primer movimiento y la algarabía a flor de piel, este era su momento.. le prometí que estaría para el, viéndolo.. jamás me sentí tan feliz de cumplir mis promesa, o tan unida a el.

Y si, conforme el partido avanzo me preocupaba por el, lo sentía en carne propia, básicamente era como desear taclear a cualquiera que estuviese metiéndose en su camino, pero Alex se las arreglaba bastante bien, de hecho parecía algo premeditado, la manera en que se entendía con su equipo para hacer esos pases. fuerte, viril... lo más sexy en todo momento. y me supe lista. giré sobre mis puntas para seguir a las chicas y mientras tanto, hacer nuestro trabajo, enfrentarnos a una gran tribuna y que estos desbordasen energía para ellos. podía hacerlo... si, estaría a la altura de Alex, sería la que tuviese que ser esa noche y si era posible probable, las que le siguiesen si estaba a su lado.

Lo hice lo mejor que pude, conectando todo lo que era, esa coqueta, esa vanidosa esa a la que le gustaba ser vista, esa a que no le importaba lo que se pensara de ella, esa que tenía un motivo para hacerlo…
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Nov 15, 2011 6:27 pm

El partido fue duro, estabamos preparados y con ganas, pero los del equipo contrario también y hubo momentos en los que creimos que no llegariamos, la primera parte terminó apenas con dos puntos por encima del contrario, en el vestuario los ánimos estaban caldeados y el entrenador hizo un buen trabajo animandonos, pero no fue eso lo que acabó por decidir el marcador. En el momento decisivo, cuando nos faltaba un touch down para ganar, fue su sonrisa lo que me dió la energía suficiente y la confianza para cambiar de táctica en el último momento y dejar que Anton hiciese lo que mejor sabía hacer, correr como el viento, los demás nos dedicamos a impedir que nadie se pusiese en su camino. Y salió bien. El partido a veces no lo deciden los jugadores.

Fuí a buscarla en cuanto marcaron el final de tiempo, después de que los chicos me dejasen en el suelo, a mi y a Anton, después de que nos diesemos las palmadas de rigor y acada uno se marchase corriendo a ducharse, excepto Derek que se me adelantó y ya estaba subiendo por los aires a Erika cuando llegué. Yo no hice tal cosa, sólo fuí hacía ella, corriendo y sacandome el casco por el camino para tirarlo a un lado. E iba a abrazarla cuando Alek se presentó. Paré en seco sin dejar de mirarla y me volví hacía mi hermano. Nunca había bajado al campo de juego tampoco, ni siquiera para felicitarme. Esperé pues a que hablase cogiendo resuello mientras apoyaba las manos en las rodillas, ligeramente doblado.

Dos cosas, dos, que me dejan sin habla. Dice que ha entrado en el equipo de suplentes y que acaba de quedar con Sara. Creo que las realidades alternativas también son posibles, pero Meredith y Jessie, que están cerca comentan que ya lo sabían y me quedo perplejo un par de segundos antes de darle la enhorabuena y asegurar que me hace muy feliz. Abrazo a mi hermano primero, cogiendolo luego por la nuca, como hacía cuando era más pequeño, para darle un beso en la frente.

- ¿Me acercas a casa?- pregunta luego como tanteando. Yo miro a Laura y sonrío.

- Sólo si es para cambiarte, es sábado, hemos ganado y mi hermanito ha quedado con una animadora, si esto no hay que celebrarlo...!traete a Sara¡ Iremos a la bolera....ahora tengo que ducharme, pero Sara puede acercarte a casa para que te vayas cambiando...

Hace amago de llevarse a Laura, pero me niego.

- A Laura la llevo yo.

Milagrosamente no protesta, se acerca a decirle algo al oido, le da un beso en la mejilla y se marcaha con una sonrisa. Por fin solos ya no me atrevo a abrazarla cuando soy consciente de lo que he sudado durante el partido. Sólo le sonrío, me acerco y la insto a que vaya a duchare mientras hago yo lo mismo.

La espero en el aparcamiento y ya está tardando mucho, yo me he duchado en diez minutos y estoy listo. Me fumo un cigarro mientras la espero, no fumo mucho, pero sí de vez en cuando. Cuando necesito relajarme, y si no lo he necesitado antes del partido, resulta que ahora que voy a salir con Laura y que nada me impide tenerla si la quiero estoy nervioso. Nervioso porque hasta ahora nunca fue una cita, tampoco esto lo era, exactamente, pero sí en el fondo. Los dos sabiamos cómo queriamos acabar esta noche, lo que yo no sabía es si estaba preparado para que fuese con ella, o si ella cambiaría de parecer en algún punto.

La ví salir, sonriente y directa hacía mi. Nervioso si, indolente nunca. Permanazco apoyado en el coche, mirandola venir hacía mi, hasta que se llega a mi lado y la cojo por la cintura para atraerla y darle un beso, el que no le dí en el campo con mi hermano delante. Corto sí, sutil no.

La dejo en casa en unos minutos tras pasarnos el camino bromeando sobre las nuevas inclinaciones de mi hermano y mirandonos de vez en cuando por el rabillo del ojo, al parecer los dos pensando en lo mismo.

- No tardes mucho- advierto cuando la dejo en su puerta- no creo que pueda esperar demasiado...

Creo que lo entiende porque sube las escaleras de dos en dos y yo lo hago tambiñen para subir a mi cuarto, repentinamente euforico. El problema es que al llegar abro el armario y no sé qué ponerme. Es estupido, nunca me he parado a pensar tanto tiempo en la ropa que me pongo, lo dejo, pues para el final y entro en el baño para laverme el pelo de nuevo y dejarlo como a mi me gusta, una vez el pelo en su sitio me pongo unos boxers negros y vuelvo a dudar tras las puertas abiertas. En un momento me giro y miro por la ventana, una costumbre muy arraigada, para ver a una chica rubia, absolutamente preciosa, bata delante de un espejo al parecer con el mismo problema, con dos perchas en la mano y sus respectivas prendas. me acerco a la ventana, a la que no he vuelto a correrle las cortinas y la miro un par de minutos, hasta que me ve y se gira. Entonces le digo que espere con un gesto y busco en el armario, le enseño primero un polo gris con las mangas en verde y una chaqueta deportiva y dice que no con la cabeza, le enseño entonces un jersey de pico de punto gris marengo y una cazadora de piel pero también niega así que voy por la tercera opción, una camiseta blanca de pico con una americana azul marino, asiente y empiezo a vestirme, cuando acabo de meterme la camiseta por la cabeza y me he puesto los pantalones la veo haciendome señas ella desde su cuarto y miro otra vez. Ahora quiere que escoja yo, me rio, esto de las ventanas correlativas no está nada mal. Me decanto por el cuarto conjunto que me muestra y se viste también, como yo ya estoy listo, pero ella no me siento en la cama y pongo musica hasta que sale del baño perfectamente arreglada, y le hago una seña para que baje saltando a mi vez de la cama para ponerme en pie e ir a buscarla. A Alek lo encuentro esperando por mi en el salón y le hago un gesto con la cabeza para que me siga, pero dice que no, que ya viene Sara a por él. Asiento sin pararme a interrogarlo y salgo a la calle, a la par que ella.

- ¿Preparada?- pregunto y niega con la cabeza lo que me hace reir de nuevo- Creí que habias nacido preparada.

Y le cojo la mano, aferrandosela y apretando ligeramente para darle ánimos. mentiría si dijese que por mi me la llevaba a la cama ahora mismo, pero no es así como quiero hacer las cosas. No con ella.



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Mar Nov 15, 2011 9:04 pm

Y al final el partido fue a favor de los nuestros. y si, estaba fascinada con verle, porque me veía a mi, porque cada vez que el giraba yo estaba observándole, gritándole que confiaba en el, aún cuando no sabía que era lo que pasaba por su cabeza. Importaba adivinar sus pensamientos? no, en realidad este era un acto de fe, mi fe hacia el.

Y nadie fue más feliz o grito más que yo cuando ganaron, y nadie lo deseaba más que yo, podría jurarlo, porque yo no quería al quarterback ni su fama, lo quería a el, a Alex, y lo quería ya.
tuve, sin embargo, que esperar un poco. Alek bajo de la gradería y me abrazo para darme dos noticias. justo cuando Alex venía hacia mi. Eufórica como estaba no me pareció nada desagradable el que Alek saliera con Sara -sabes que? Sara es preciosa y me cae bien... por mi esta aprobada- le dije con entusiasmo. si eso quería, si eso le mantenía los ojos así de vivos estaría encantada. Lo necesitaba más que nada porque hacía tiempo los ojos de Alek estaban grises, con nada por dentro sin amor o desamor y si, en ocasiones temía que se le extinguiese el fuego que tanto me gustaba en el. -suplente? eso es excelente Alek!- seguí con el. de hecho de emoción volví a abrazarlo rápidamente, porque en efecto si algo había en mi, era exactamente el ser envuelta en pasiones. le bese la mejilla y susurré a su oído -si algo detestaba de esto de volverme animaloca era el no estar contigo, no quiero dejarte solo- y el sabía que era verdad, porque me preocupaba lo suficiente, porque el seguía siendo mi punto bueno en este mundo corrupto y quería que así permaneciera, porque era la mitad del mundo queme gustaba porque la otra mitad, estaba enfrente, esperando su turno para hablar con su hermano.

Al parecer varios lo sabían y Alex estaba orgulloso, resplandeciente. Si, casi abandono la idea de que la noche fuese como la planeamos, o como yo quería seguir por plena y absoluta necesidad, pero el lo evito y al final una despedida rápida y un susurro de parte de Alek me hizo sonreír, lo guardaría para mi y lo que dijo fue suficiente como para casi sentir su bendición.

Frente a Alex el no se dejo tocar debido al sudor, como si a mi me importase el como estuviese, para mi solo seria el con algún aditamento, pero al final nos marchamos a las duchas. y ahí me tome un tiempo porque de repente un nerviosismo me llego con fuerza, como una ansiedad que se acumulaba en las muñecas, como si de nuevo fuese virgen y me sintiera nerviosa porque estaría con el chico que era el indicado, o tal vez no, pero al que al final de cuentas me entregaría... por segunda vez... por primera vez.

Y me tome un poco más de tiempo en las duchas y yo me un poco más para llegar a el, esquivando a estudiantes ir y venir. para finalmente encontrarme con el. Le sonreí en cuanto lo vi esperándome en su auto, sintiendo como se podía inflamar mi corazón. también con ese pánico delicioso de la espera que había terminado.
Las dudas se me disiparon en cuanto me beso y yo me afiance con fuerza atrayéndolo hacia mi, era más alto pero no seria más fuerte en ese momento. no nos duró mucho pero estaba dicho, ese era el beso que nos debíamos en las canchas.

Si, en realidad era la novedad Alek y ambos estábamos emocionados por el hecho, porque si nos seguía importando porque aunque Alex no lo dijese, amaba a su hermano y yo lo sabía. nadie puede cambiar tanto en tan poco tiempo.

-no lo haré- le respondí justo al salir de su auto corriendo a mi casa.

Lo primero que hice fue hiperventilar y re acomodar el retrato de mi madre que estaba no se porque, sobre mi cama. estaba nerviosa, con el corazón casi saliéndoseme dudando el que hacer, ducharme o mejor buscar el que me pondría... opte por lo primero y en cuanto pude salí en bata, solo para pensar en que ponerme.. casi maldecía, casi porque el rubio dueño de la mirada y sonrisas que simplemente no había podido olvidar abrió su cortina al momento de abrir el cajón de mi ropa interior -puedes hacerlo, sabes que quieres hacerlo, naciste para esto- me repetía frente al espejo cuando me di cuenta que era observada. en seguida me di la vuelta y me encontré conque mi precioso vecino me pedía opinion. El no lo supo pero el hecho de que abriese para mi significaba el mundo, el cosmos inclusive, casi era como abrirse de nuevo a mi. Elegí el tercer cambio y el.. el elogio el mío, después de la cuarta propuesta en cuanto salió.

deje de estar a la vista de los demás de nadie más que de mi misma al momento de subir el suave encaje entre mis piernas y ajustarlo en mis caderas, cerciorando que este quedase bien. lo mismo que el sostén, que era de la misma naturaleza que la parte inferior, de encaje y transparencias. perfilando mi busto de manera exquisita, sintiendo como mis pezones se endurecían por el hecho de la expectativa y el nerviosismo. y mordí mi labio inferior cuando perfilaba mis ojos y pensé bien en la elección del tono que debía resaltar en mis labios. Suspire al pensarme lista, tanto como antes también como nunca, con eso que tenía en el armario desde hace tanto y que no quise jamás usar, lindo y seductor, si, pero inocente en cuanto al color "blanco y negro" dijo el, y seguramente era predecible el usar prendas intimas negras, pero mi humor no era negro, no con el y menos esa noche. Abotoné la parte superior de mi atuendo, blanco como lo había escogido Alex dejando los botones precisos abiertos para mostrarme femenina sin parecer vulgar, así fuese que la blusa sea entallada para perfilar bien la anatomía femenina. A juego una falda ceñida al cuerpo con una cintura ligeramente alta; perfecta dado que la blusa era corta, por lo que en teoría no se mostraba piel de más pero si se podía dejar volar la imaginación; de nueva cuenta con botones por delante, pequeños y algo complicados que la cerraban y dejaban una abertura suficientemente alta para poder lucir mis piernas. la falda no era tremendamente corta pero aún así acentuaba bien; el resultado tenía clase elegancia y al mismo tiempo parecía fresco si llevaba el cabello cayendo como una cascada de rizos desvanecidos y ondas marcadas además de una sonrisa que Alex me hacía querer dar. tacones altos, arracadas grandes y plateadas y sin más, salí de la habitación, con el corazón en la garganta, con los nervios a flor de piel, con ansias.. con todo lo que un ser podría experimentar.

Salimos a la par y me hizo una pregunta fácil, negué con la cabeza cuando mi voz decía -si-. contradiciendome por completo. el se rio y me tomo la mano, le sonreí de lado y me acerque a el, con más ánimos -hay cosas para las que nací lista pero eso no implica que no me causen miles de sensaciones o de espectaciones, al menos si se refiere a Alex Kaiser- mi declaración estaba hecha, las cosas estaban claras y la cosas en movimiento.

Me deslice en el auto en asiento del copiloto y mientras el entraba re cheque mi aspecto viéndole y sintiéndome eufórica -hay algún plan además de...?- le pregunte, directamente. y mordí mi labio inferior cuando el me dejo esa mirada solo para hacerme entender que iríamos por algo antes, yo asentí sin dudarlo -hay un lugar...- añadí sin siquiera pensarlo, me sorprendí en cuanto note que ya lo había dicho -es algo alejado del pueblo, esta abandonado y tal vez no sea el momento, una casona vieja.. que tal explorar algo de noche?-
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Jue Nov 17, 2011 2:30 pm

"hay algún plan además de...?" la miro, de refilón, aún antes de arrancar y mis ojos se oscurecen un poco a la par que le expresan que no se trata de eso, no sólo de eso. Se muerde el labio y me dan ganas de morderselo, pero arranco y la siguiente propuesta me obliga a volver a mirarla por segundos mientras intento seguir mirando la carretera y no a la chica que tengo al lado. Pero vuelvo a verla y sonrio pasando un brazo por encima del asiento para atraerla por los hombros y recostarla hacía mi. La otra mano en el volante.

- no sé si sentirme ofendido o halagado...hemos quedado con Alek y Sara en la bolera, ¿recuerdas?- al mirarla por el espejo retrovisor me doy cuenta de que no, no lo recuerda, sonrío aún más y aparto un segundo la vista del frente para darle un beso en la coronilla, que es lo unico que tengo al alcance- halagado será...- y sueno alegre porque lo estoy. Creo que no soy el unico que está algo nervioso- esta vez tenemos toda la noche Laura, y pienso pasar cada segundo de ella contigo.

Entiendo la urgencia, la siento en las carnes, pero sí dejo que esto pase así luego me arrepentiré y ya no podré arreglarlo. Como no pudimos arreglarlo la última vez. No quiero pasar otros tres años fingiendo que no me importa o escuchandola decir que no lo recuerda.

La bolera es un edificio solitario al final de la calle mayor, un edificio gris con un letrero que podría verse desde alabama, lleva en el pueblo desde la época de nuestros padres y hay algo en ella que nos gusta a todos, serán los sofás rojos y redondos, circundando unas mesas igualmente rojas con forma de champiñón, o las luces florescentes, o los batidos de fresa que saben ahí mejor que en ninguna parte, o el dueño, Albert, que parece llevar allí tanto como el edificio y no cambiar de aspecto más que por un par de arrugas bajo los ojos, o simplemente que es donde se reune todo el mundo los días de partido para volver a llenar el buche antes de ir a cualquier otro sitio a bailar. La bolera es parada obligatoria porque si algo tiene este deporte es que ganes o pierdas, cuando sales del campo te tomas una copa con el adversario, no todo el mundo lo sabe, y los que ganan pagan las copas. Siempre ha sido así.

A estas horas está a rebosar pero al echar un vistazo veo que de los nuestros somos los primeros, creo que el ansía me ha podido un poco y quizá debí dejarle más tiempo para arreglarse, aunque el que tuvo ya es de sobra si a mi con el pijama ya me valía, me da lo mismo lo que se ponga, aunque he de reconocer que no deja de apreciarse.

La cojo de la mano directamente al bajar del coche y entro con ella sin soltarsela, quiero que entienda que esta vez no voy a negarla, ni ahora ni después. Nos sentamos en una de las últimas mesas, más cercanas a las pistas, sólo porque allí es donde nos buscaran inmeditamente, y por el momento, estamos solos. Algunos me felicitan pero la mayor parte la miran a ella y muchos le dan la enhorabuena, es la que acaba de entrar en las animadoras y además, por lo poco que he visto, lo ha echo muy bien. Sonrío, dejandola con un par de admiradores mientras pido un par de batidos, nada más hasta que la chica se decida.

Al volver la encuentro sonriente y algo azorada, pero no pregunto.

- Antes de que creas que siempre somos tan sanos dejame decirte que sólo es el principio- es porque ha alzado una ceja al ver el batido y sé bien que lo suyo no es precisamente la lactosa- aunque también te advierto que no permitiré que te emborraches...

Y ante ese alzamiento de cejas lo único que puedo hacer es sonreir y añadir.

- es que me interesa que hoy no pierdas el conocimiento....o la memoria...

Le pregunto cómo se ha sentido eso de estar en la pista con las demás chicas y me siento a su lado para tenerla cerca. Me llaman desde la barra y me disculpo un segundo, acercandome a hablar con uno de los chicos, un suplente del que no recuerdo el nombre pero que pregunta si se pasará Alek luego y le aseguro que si, ella está detrás de mi aún antes de que acabe de decirlo, pasando sus brazos por mis costados para dejar las manos unidas delante de mi cintura, y me encanta el detalle, ladeo el cuello para verle el perfil y poso las mías sobre las suyas para mentenerla allí. No sé a qué ha venido pero podría acostumbrarme. Y cuando el chico se va me giro entre sus brazos y la mantengo firmemente sujeta bajando mis manos a su espalda.

- ¿no tienes hambre? Llevas todo el día a base de barritas energeticas y poco más...

Pero la mirada que me dirige me indica que de lo que tiene hambre es de otra cosa y busco su boca.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Jue Nov 17, 2011 4:05 pm

Y no lo recordé, no recordaba mucho, también a mi parecer no era tan importante. Esto era lo que pasaba cuando algo que no pensaste que volviese a suceder, y si sucedía no sucedería como la ultima ocasión de repente se presenta... jamás se esta listo ni preparado para una ola de sensaciones de esa magnitud, por más que hubiese experimentado. El cuerpo no es nada, ni conoce nada hasta que todos y cada uno de tus poros y sentimientos pueden estar conectados.
aun así, aunque lo hubiese olvidado no buscaría algún pretexto, no cuando me tenía así.

La sonrisa de expectación era manifiesta al menos por mi parte -sabes que si me lo recuerdas más y más no tendré atención más que para el momento.. o no tendré la fuerza para aguardar tranquilamente a el, cierto?- el me beso la frente yo me acurruque aún más a ese pecho que tenía firme y bien trabajado, como todo lo que era Alex, como parte de lo que me gustaba de el.

La bolera de Albert; si, la conocía y tal vez alguna vez me gustaba, hacía tiempo, claro... cuando aún pasaba por ahí en vez de simplemente aventurarme a nuevos horizontes, en busca de algo que fuese lo suficiente malo como para ser detestada.. también buscando algo que me hiciera sentir como antes sin encontrarlo.
Entre de su mano, y no me limite en tomarla con fuerza, porque así eran las cosas, porque así era cuando se desea algo, con todo el ímpetu y las ganas, sin limitarse jamás. Y al final nos vamos a un sillón escogido por el, donde o felicitan y yo solo regalo algunas sonrisas enigmáticas a algunos, tal vez algo más sincero para los demás. Al final el me deja y yo me quede con mi nueva fama de porrista. No me interesaba que tan bien o mal lo había hecho en comparación a quien fuese. Estupideces medirse entre los demás "pronto el reemplazo" "popular" "las porristas se ligan a los jugadores" varios comentarios, incluso si estaba saliendo con alguien. no respondía todas esas sin embargo, pero acepte de buena gana mi batido de vainilla

-Sanos- arquee una ceja al ver que lo más fuerte que poseía el batido era un poco de canela en polvo sobre el. tome la pajilla y moví ese brebaje para pasar después la punta del popote apenas entre mis labios. mismos que se entre abrieron al levantar esta vez las dos cejas -sobria... estas seguro que quieres salir conmigo y no con la madre Teresa de Calcuta?-

y negué apenas para parar al escucharle. lo cierto es que sonreí con el comentario. -no era mi intención perder el conocimiento- le respondí acercándome un poco más a el, para palabras más intimas, palabras que solo deberían interesarle a el rubio que me tenía loca desde antes que tuviese conciencia del como me tenía así. mi mano se hizo de su mejilla y casi lo acerco para besarle, casi porque eh de dejárselo claro -deberías saber que no te olvido ni lo hare, que todos mis sentidos siempre están para cuando puedo tocarte, justo así- y no hay indicio de la otra que fui, tampoco era mi intención buscar algo o inquietar a cuantos me viesen, yo ya tenía a quien necesitaba a mi lado. así que respondí a sus preguntas de ser animadora, el como se sentía con un simple -pánico y euforia, ganas de estar junto a ti y los demás para ayudarles... además la cancha e enorme desde abajo-

El prometió estar conmigo a cada segundo, cosa poco probable, si le llamaban tanto. pero no era del tipo de esperarle, cuando todo lo que quería hacer era ir hacia el.
no, no éramos pareja y no existía compromiso u obligación alguna, aún así no quería estar con nadie más. Fui sigilosa al evitar que los tacones sonasen en el piso y simplemente, lo encontré de espaldas y le abrace por la cintura. enseguida ladee mi rostro para que me viese, al menos merecía saber quien era su captora y el me vio. supe que quería esa mirada todo el tiempo en mi y en el momento bese su cuello con un beso corto si, pero también el que debía ser, el del jugueteo. abrazados uno del otro me enderece cuan alta podría ser para observarle. no le respondí siquiera.

Solo veía directo a sus labios, con los míos entreabiertos con todas las intenciones de probar lo que de verdad me apetecía.

El me lo facilito.

Nos costo un instante apenas el acoplarnos y que el se hiciera de mis caderas mientras que yo hacía su rostro con fuerza hacia mi, con ese beso profundo y lleno de intenciones. lo seguí trayendo hacia mi hasta que tope con un banco alto, seguramente rojo al igual que el lugar entero. no me importo el momento en que su mano comenzó a acariciar la piel que se pudiese de mi espalda o que recargase más su peso sobre mí, era delicioso tenerlo así... y desee que la bolera y lo que viniese pasara, y que pasara ya. era imposible soportar así 4 horas y media tal vez.
sabía que lo besaba, pero también me sentía en otro lugar, y todo lo que vi era su rostro, de cerca sobre mi, jadeante y en pleno movimiento, viéndome como...
separé nuestros labios de inmediato. no sabía si el lo había sentido también, si nos habíamos transportado de nueva cuenta, pero eso no estaba destinado para lograrlo en el lugar.

un beso en la comisura de sus labios y mi cabeza se recargo en su pecho, mientras intentaba serenarme, no fue fácil pero al menos podría engañar a los demás, aunque no a el -regresemos- le pedí de buena manera. era importante festejar para el, no se lo impediría, además estaba Alex. aun así deje pasar las yemas de mis dedos por su cuello para hacerme de el cuello de su camisa y acercarme a el -eres peligroso, me encantas y eso en apariencia es divinamente malo- y fui yo quien se hizo de su mano aún suspirando pesadamente y regresamos al sillón. no tardaron en llegar por supuesto. pero al menso si nos dejaron esos minutos donde nos veíamos y tal vez apenas y bebíamos, tocándonos las manos y pensando en lo que podría ser, sin contar con el apartar la idea en el acto, porque no podíamos darnos el lujo, no en público.

al final de nuestra estancia en solitario me acerque a el solo para susurrarle -esta atento Alex, te estaré besando cada vez que juegue con mis aretes y solo esa será la intención de cuando loo haga, te parece buen recuerdo para hacerte sufrir?...- y me reí de buena gana antes de besar su mejilla y volver a susurrar -es lo justo, resulta que mi vecino me tiene trastornada desde hace tiempo...- y llego Martha con unas chicas, lo mismo que algunos de los jugadores, al parecer si quedaban para irse juntos sin tener que ir en pareja.

Pronto nos vimos separados sin querer entre la algarabía y el recuento de lo sucedido. Beth que ya había llegado también informo una cosa; los jugadores del equipo también estaban ahí. Para entonces veía cada cuando a Alex, y cuando casaba su mirada jugueteaba con mis cabellos y mi pendiente derecho, coqueteándole con una mirada y una sonrisa…. Además de ese jugueteo que hice apenas con la orilladle la tela de mi escote, solo un poco.. y solo el pudo verlo. También junto con los oponentes llego nuestro Alek, mi Alek…

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Nov 19, 2011 3:29 pm

Y me giro, apenas, cuando escucho su voz casi en mi oido, sin saber muy bien a qué se refiere, todavía, pero cuando voy a preguntar "desde hace tiempo?" Martha aparece, y se la llevan de nuevo, no me preocupa, me gusta que la acepten, y mientras no salga de mi vista todo está bien, vuelvo a girarme hacía el chico que me estaba hablando, que se preocupa porque Jhonatan, el quaterback del otro equipo, aún no ha aparecido, y consiento en que no es muy habitual en él llegar tarde. Tras otra corta conversación con otro de los chicos del equipo contrario me dan un minuto de respiro y me giro a buscarla, la veo con las chicas y me acerco para cogerla de la cintura y llevarmela conmigo con una disculpa a las demás.

He visto a qué se refería cada vez que la he mirado mientras charlaba. Es una mala mujer...pero aún así la quiero. La guio hasta la mesa, donde algunos ya se han pedido algo más fuerte que el batido y están charlando animadamente, entre ellos mi hermano y Sara. Nos sentamos a su lado, para que estos dos también puedan hablar si gustan, aunque parece que Alek está entretenido con su nueva amiga, y digo amiga porque me ha jurado que no es una cita, aunque lo parezca, y creo que no tiene ninguna razón para mentirme. En esto no, al menos.

- ¿Cómo va hasta ahora?...te veo muy integrada...quién lo diría...Laura Lerman animadora- y le sonrío abiertamente al comentarlo, se nota que a mi la idea me parece fabulosa.

Mientras pido dos cervezas para nosotros al camarero que siempre está pendiente, poso mi mano en su rodilla con confianza, y cuando nos las traen y estoy tomando mi primer trago de la noche el que faltaba aparece con una profunda sonrisa y esos ojos verde agua que hacen suspirar a muchas, directamente hacía mi.

- !Serás capullo¡ mira que no esperarme...-es su saludo, mientras les guiña un ojo a los chicos alrededor.

- !eh¡ te esperaba, pero tardabas mucho...- respondí dejando la cerveza y pidiendo otra para él- ¿me crees si te digo que aún no la había probado?

- ¿tengo que creerte?- me mira con una ceja alzada en un falso gesto de desconfianza, mientras con la vista busca donde sentarse, no quedan sitios en la mesa- algunos tatrdamos más en quitarnos el sudor del campo porque realmente nos lo curramos...otros sólo tienen suerte...

Siempre lo intenta, pero eso no quiere decir que me pique.

- Claro, claro...a lo mejor es que otros simplemente no sudamos como cerdos por un poco de ejercicio...

Se ríe antes de fijarse en Laura.

- Te perdono si me presentas a la nueva, ¿quién es la rubia?

Sin perder la sonrisa hago las presentaciones.

- Claro, él es Jhonatan, más conocido por Big Jhon- le indico a Laura a mi lado- y ella es MÍA...

- Encantado, Mia- contesta él tras una carcajada, que tomo como lo que es, nuestra forma de estar- espera, ¿quieres decir que es mía? Vaya, alex, qué detalle, ¿cómo sabías lo que quería para navidad?

Niego con la cabeza antes de decir, ya sin tonterías.

- Ella es Laura...serás payaso...te he pedido una negra, ¿te parece bien?

Una guiness en realidad, lo mismo que para mi.

- rubia también me vale- afirma guiñandole un ojo a Laura. Pero no me parece mal, hace mucho que nos conocemos.

- me alegro, pero buscate otra.

Es el momento que aprovecho para indicarle a ella que se incorpore y la atriago para sentarla sobre mi, sólo que esta vez sin horcajadas, dejandole el sitio de Laura a Jhon.

- Aunque no te lo creas, este capullo es uno de los mejores jugadores de la liga- le explico a ella- a pesar de que hoy no lo diese todo...

Tampoco él se pica, y sólo sonrie y se sienta a nuestro lado.

- te aprovechas de mi cuando estoy en baja forma....- responde para los dos y luego le dice a ella- lo que has visto hoy no es ni la mitad de lo que puedo hacer, este imbecil solo se aprovecha de que no he dormido bien...

- excusas- digo yo- ahora me dirás que estabas constipado...

- afiebrado, más bien, pero por la resaca- admite al fin- oye un momento...supongo por esa mano en su rodilla que estás con ella esta noche...¿tú no salías con mi hermana?

Doy un respingo antes de contestar, sin apartar la mano de donde la tengo.

- Hace meses que no salgo con tu hermana...poca comunicación se llama eso...

- ¿Cómo meses?- parece realmente molesto esta vez, antes de comunicar- ¿no saliste con ella el jueves?

- el jueves me fuí a la cama temprano con un montón de pastillas en el organismo- contesto frunciendo del cejo, y entonces le suena el móvil y levanta una ceja, enseñandome la pantalla con una foto de la chica en cuestión.

- ¿si?...¿así que vas a llegar tarde, eh?, eso no es novedad...¿con quién dices que estás?...-me mira- ¿Con Alex?...¿de qué Alex estamos hablando?...ahá, así que estás con Alex Kaiser en "El otro"...claro, siempre que estes con Alex...

Y cuando cuelga los dos nos quedamos mirandonos un par de segundos, antes de que él acabe de levantarse ya lo estoy haciendo yo también, y cogiendo el bolso de Laura.

- Voy contigo...creo que sé donde puede estar- replico. Me temo que sí, al menos.

- ¿De verdad no saliste con ella el jueves?

- Te aseguro que hace meses que no veo a tu hermana...demasiado intensa para mi...

- ¿intensa? Creí que era así como te gustaban...la hija de puta llegó a las tres de la mañana y no le dije nada porque creí que estaba contigo...

- Para empezar yo no la hubiese dejado en casa a las tres de la mañana un día de semana...

- Creí que os habiaís...ya sabes..."entretenido"...

Mientras recojo la chaqueta y me la pongo, me vuelvo hacía él con gesto sorprendido.

- Jesús...!es tu hermana, por dios¡...te aseguro que el que no sea virgen no tiene nada que ver conmigo...

- Pero creí que vosotros...

- Oye, salí con ella porque me pediste que la vigilase...no creí que viniese inluido en el trato...!por dios¡ !¿Tú te tirarías a mi hermana?¡...yo te mato...

- !tú no tienes hermanas¡

- !Pues menos mal que no las tengo¡ Cómo para presentarte a una...

Cuando acabamos de discutir ya estamos saliendo por la puerta y yo me vuelvo hacía Alek, que no se ha movido y parece divertido con la conversación.

- ¿No venís?

Parece que no se había dado por aludido hasta que lo dije, se levantó y le preguntó a Sara, que también asintió con la cabeza y recogió sus cosas. Ya fuera les indiqué a donde dirigirnos, una discoteca con mala reputación a las afueras, un sitio al que sólo he ido una vez y que no escogería. Me preocupa Alek, así que le digo a Sara que se encargue de él. Jhon se viene con Laura y conmigo en el coche.

Al llegar hay una cola tremenda para entrar, apenas luces excepto el neón de la disco y un portero mal encarado al que estoy por abordar sin saber muy bien si pagarle o intentar contarle una historia creible cuando simplemente aparta el cordón y dice:

- Buenas noches, Laura...cuanto tiempo...

Y sin más, pasamos, mientras Jhon la mira a ella y luego a mi y yo sólo comento.

- bueno, fue rápido, ¿no?





avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Sáb Nov 19, 2011 7:31 pm

Y me encantaba estar con el, que el me tomase por la cintura y me tratase así, como jamás lo hizo en público conmigo, pero lo había hecho para con tantas chicas. Pronto estábamos junto a Alek y Sara, mismos que impactantemente parecían pasárselo de lo mejor. No, la verdad no me sentía celosa o recelosa, porque Alek siempre escogía bien y confiaba en su buen juicio.

-te lo diré después, cuando estemos en privado- le respondí con esa sonrisa cómplice que nos gustaba tanto usar, al menos eso no había cambiado, antes y después nos seguíamos entendiendo perfectamente en ello; Alek estaba al parecer en lo suyo con Sara, no hacía gestos, no se metía, pero eso no significaba que no pudiera pensar que era un absurdo. conocía esa mente, per también el me conocía... tal vez no lo considerase algo serio. -siempre se me dio bien conquistar masas, según recuerdo en el pasado, porque no ahora?- añadí antes de acercarme a el solo para susurrarle justo en un momento -pero no estoy interesada en todo esto, o al menos no lo estaba... todavía no te haces una idea, Alex?- Justo en ese instante dirigió la mirada hacia nosotros que estábamos juntos y le sonreí como deseaba hacerlo, el entendería, debía entender que al menos yo estaba feliz, el pareció también estar cómodo con Sara; perfecto, no más trauma por Leia… el pasaría página probablemente, con el tiempo y entonces bobería a vivir realmente.

-hola Big Jonh- le salude con una voz acaramelada en cuanto fui presentada a el capital de, que lastima, los vencidos. Al parecer todos mis conceptos respecto al trato del uno con el otro eran errados, también lo que pudiese esperar de Alex. Mía había dicho y yo apenas si atine a verle el perfil mientras el veía a Jonh. El corazón puede pararse y seguir un nuevo ritmo si el te llama así, suya.. y me sentí dichosa, pero otra parte de mi no podía dejarlo estar, no así, no sin luchar un poco -Me temo que la rubia aún no puede ser de nadie más que de ella misma, muchas gracias mis queridos sacos de testosterona- pero como siempre, una broma, o al menos pareció ser así si lo enunciaba de manera elegante y coqueta.

Al final Jonh quiso ser coqueto a manera de broma y yo le seguí el juego dejando caer un parpado de forma lenta y sensual a manera de guiño y una sonrisa que promete mucho, pero que no da nada en realidad.
si, me gustaba estar con Alex y todo su ambiente, que era otro, todo nuevo, todo como un renacer, estar en sus piernas era natural y no me detendría por nada ante cualquier cosa que naciese entre nosotros.. nada, para mi... nada podría separarme de Alex en ese momento y probablemente en los que siguieran, aún cuando el no lo supiera o tal vez no le interesara. me recargue en el para tener mejor punto de vista, escuchándolo a el y a Big Jhon, enfocándome en lo que los demás en aquella mesa querían decir aunque pronto solo tuve atención para lo de la hermana.

No, no debía ponerme celosa, porque estábamos bien así y no había un solo título, tampoco había la responsabilidad de algún tipo de de compromiso o de declaración... Alex y yo solo navegábamos en esto que era nuevo, que se sentía divino, pero exigirle o pensarle como solo mío, no.. eso era un error, un error de novatas, un error que no debía permitirme cuando yo no era una santa ni mucho menos.

Pero resultaba que Alex no había estado con ella, yo estuve en su lugar y eso era de llamar la atención. Pronto entendimos lo que sucedía con la chica en cuestión.

No le costo nada ofrecer su ayuda y yo en acompañarle. Alek y Sara hicieron o propio y salimos del lugar, sin haber terminado mi cerveza.

Juguetee en el camino con mis cabellos de forma desinteresada mientras esperaba el misterioso lugar, tambien mientras reconocía a donde nos dirigiamos

-the unglourious trinity- susurre al momento de poner un pie en el suelo. conocía el lugar, era uno de mis favoritos cuando aún había algo interesante para mi, también claro, antes de meterme en problemas cono Elijah, y todo mundo que estuviese buscando emociones fuertes y después se entreviese en problemas que debía pagar a toda costa, conocía a Elijah.

-Siempre un placer Peter, cielo... luces muy bien, te hiciste un nuevo corte?- respondí con esa natural altanería que me había agenciado con el paso de los años, lo mismo que con los movimientos justos para hacerle saber que en realidad no me interesaba si quiera que me respondiese, por lo que lo más sano sería guardar silencio. -somos cinco- agregue justo en el momento en que le dedique la ultima mirada y levante mi mentón totalmente orgullosa y letal.

Sabía lo que encontrarían los demás y me interesaba en nada como se lo toasen, estos algunos tiempos fueron mis dominios, que no eran los más puros o sanos, pero que al menos sabía como moverme.

-claro, esperemos que la salida sea igual- module para Jonh y estaba segura que también para Alex al que me le adelante unos cuantos pasos. entonces lo recordé y con una grácil media vuelta le di la cara a ambos. Encontrarían otros gestos, otra to y una seguridad exaltada, letal y divina, atractiva seguramente, fría y calculadora al mismo tiempo -como es tu hermana- fui directa y lo cierto es que no le deje que me la describiera, fui a por alex y su móvil, seguro la tendría ahí y así fue. el me dejo su móvil sin dejar palabra y finalmente la encontré -castaña- y vi a Jonh, de acuerdo, busca en los alrededores, yo haré algunas preguntas, seguro no pasa nada- y vi para con Alex y Alek, Alex que no parecía estar muy contento, y me pase con el solo un segundo, acunando su rostro con mi mano y llevando mi rostro tan cerca del suyo que cualquiera pensaría que estábamos en pleno ligue -se que no me juzgarás... lo harás?... siempre supe lo que hice y siempre tengo una razón- y quisiera decirle, confía, o "no me odies" pero no era el lugar, tenía que regresar a la otra, solo si la cosa se ponía fea -Alek, que tal si tu y sara van por los lavabos?, solo es una chica de gran sonrisa y ojos castaños- le enseñe un segundo su imagen en el móvil y simplemente pestañee -y cuida a Sara-

-hola, Simon- un saludo al bar Tender, de cabellos obscuros de inexpresividad, de piel aceitunada al igual que sus cabellos, pero Simon si que se acordaba de mi, incluso pareció sorprendido.

-Laura- menciono con solemnidad, bien, tendría que romper el hielo y después de evadir las preguntas importantes, preguntas que el sabía la respuesta termine por mostrarme con descaro, justo como me comportaba en general, no.. no había que olvidarlo, no había nada de inocencia en mi cuerpo -Simon, cielo, estoy buscando a...- nuevamente me hice del movil de Alex -esta chica- y fue cuando Simon se digno en ver a Alex que simplemente no se aparto de mi, aún cuando debió hacerlo -no puedes verla- fue su respuesta. arquee una ceja y lo vi con reticencia -Elijah- murmure y el simplemente asintió con la cabeza. gire hacia Alex y le sonreí -un viejo amigo- le aclare para calmarle

-sigue en su despacho?- y Simon simplemente me ignoro para servir una cerveza, yo aproveche para ver a Alex -bueno, ya se donde esta, ahora... que esta dispuesto a soportar Jonh? podemos mentir dulcemente y sacarla por nuestra cuenta o puedes simplemente quebrar por completo la realidad de ambos- y finalmente humedecí mis labios

-no será bonito, con Elijah nada lo es- y por un momento le vi a los ojos, esta vez con honestidad, porque sabía que se estaba alejando, lo vía en su expresión, en sus ojos –de verdad te molesta…- no era una pregunta, era una afirmación asentí ligeramente, pero no me atreví a dar explicaciones de nada –voy a por ella- y finalmente me di la media vuelta, dejándole atrás
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Nov 19, 2011 8:06 pm

Jhon me mira extrañado por el comentrio pero yo decido seguir andando y no tener que evaluar lo que me parece que mi cita de la noche conozca aún mejor el antro en cuestión que la que venimos a "rescatar". Desde luego no deja de ser interesante la cuestión, pero no quiero ni debo debatirlo ahora. Así que seguimos adelante, entrando en la zona de pista y barra, aún más oscura que el exterior, con la musica muy alta, como en todas las discotecas, y las luces parpadeando demasiado deprisa, pero no parece que nadie lo note demasiado, será porque la mita de la gente que baila en la pista lo hace con los ojos cerrados y el movimiento algo erratico.

El panorama en la barra no es mucho mejor. Por la cara de mi amigo ya se está preguntando qué puede estar haciendo su dulce hermanita pequeña en un sitio como este. Me temo que la respuesta prefiero no darsela yo. Me dijo que la vigilase y lo hice, hice todo lo que pude.

Voy detrás de Laura, que abre camino hacía una barra en concreto, la más cecana a la cabina del pincha, cuando se da la vuelta y me toma el rostro un segundo.

¿Juzgarla? ¿Es eso lo que estoy haciendo?

Saluda al camarero, lo llama por su nombre y él a ella, está claro que no vino sólo un par de veces, tampoco es la chica que estaba conmigo hace un momento, ni la que me acompañaba en el coche ni la de la bolera, vuelve a moverse como si fuese un regalo abierto, enseñando más de la cuenta, cada movimiento es calculado, lo sé porque he aprendido a diferenciarlos, no está jugando ni coqueteando, está usando su cuerpo como reclamo, lo que no sé es que espera encontrar una vez subido el sedal. Me quedo tras ella aún cuando Jhon pregunta en voz baja detrás de mi.

- ¿Está es tu cita?

Si, lo sé. La chica que ahora está hablando con el camarero no es precisamente mi tipo, de hecho es del tipo al que no me acerco habitualmente, y tengo motivos de sobra para no hacerlo. Pero me quedo donde estoy aunque el tal Simon no me mira con apreciación, supongo que no voy vestido para la ocasión. La chaqueta clásica no pega mucho con el ambiente.

- No sé quién es- le respondo a Jhon apenas.

"Elijah"Me quedo con el nombre solo porque lo pronuncian como si debiera decirnos algo. A mi desde luego me parece nombre de marica, pero vale.

Y en cuanto dice que no será bonito me imagino lo peor. Lo que tengo claro es que el despacho del tal Elijah no es el sitio donde me gustaría estar esta noche, pero las cosas parecen no querer salir como las tengo planeadas, es algo a lo que voy acostumbrandome.

- ¿Si me molesta?- es una pregunta retorica, claro, pero no me da tiempo a decir más, se ha largado entre la gente sin esperar a nada ni a nadie.

Voy a seguirla, pero Jhon me para antes y le digo que se quede donde está. Llego a ella antes de que llegue a destino, cogiendola del brazo tras apartar, casi a empujones, a varios danzarines que ni han notado que han sido apartados.

- Tres cosas, ¿quién es Elijah? ¿qué vamos a encontrarnos ahí dentro? y ...a donde tu vayas voy yo...



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Sáb Nov 19, 2011 8:56 pm

Caminar entre el humo y las personas, si, no era nada nuevo para nadie, algunos alcoholizados, otros en situaciones mucho peores. Si, eran unos idiotas, todos lo éramos y nadie se preocupaba por el del lado. tu mundo es cerrado y si aparece alguno es para satisfacer alguna necesidad. Placer, alcohol, drogas, vendettas... daba igual, todo mundo ansiaba algo, todos ahí les urgía encontrarlo, cuanto antes. Yo también tenía que buscar algo ahí, aún cuando ya no me interesaba nada de ahí.

Una chica que ni conocía, que jamás pensé en buscar que había salido con Alex. Removí mis cabellos mientras sonreía con desgana. Yendo a con Elijah cuando no volvería a verle, por decisión propia y también porque no quería nada mas. Pero ahí estaba, buscando un algo o un alguien en vez de hacer algo mejor, pasármelo con lo que representaba estar con Alex. Preferiría mil veces cuidarle en enfermedad, o verle desde mi ventana pero verle, en vez de simplemente estar yendo a uno de mis infiernos y en su momento paraíso particular.

Además pudiese ser que se arruinase el momento con Alex y no le culparía, su mundo era diferente, era un hecho.
No fue así.

se me tomo del brazo solo para obligarme a dar la cara a quien fuese, y al volverlo hice como si el mundo estuviese a mis pies y en mi control,, pero justo Alex era quien me tomaba, Alex que no estaba en mi control, aunque para mi desde siempre tuvo cabida en mi mundo.

suspire en el acto y le vi, pro primera vez con los ojos titubeantes, sobre todo la ultima parte "... a donde tu vayas yo voy"

mire a nuestro alrededor, todo aún obscuro, con luces intermitentes, con alguna luz al final de los pasillos, pasillos que, evidentemente te llevaban a privados del club, con el correspondiente uso pertinente.

baje la mirada para ver su agarre y luego recorrerle de forma ascendente hasta encontrarle a el... ni siquiera estaba molesto, solo preocupado. y desee besarlo, porque no se apartaba.

intente hablar un par de veces aún cuando no logre concentrarme para algo coherente, de hecho, no me concentraba para nada. finalmente me rendí y deje de lado la seguridad. No me dio tiempo para explicarle nada dado que alguien nos interrumpió solo para seguir su camino a alguna otra habitación. no me tomo nada de tiempo de traerlo hacia mi y hacer como que me acorralaba entre su cuerpo y la pared, con esa cercanía que me hacía delirar, pero no era el momento.

-se que no es el momento pero...- y no dude en besarle, rápido y tempestuoso, demostrndole cuanto significaban sus palabras para mi, casi de manera desesperada, haciéndome del cuello de su ripa como si la vida me fuere en ello, solo para yo misma deshacer nuestro contacto -no se que nos encontremos, no la conozco... ni siquiera se que hacemos aquí- y tome aire un par de veces -Elijah es un socio mayoritario, no solo de este club. si quieres algo ilegal o algo que te pueda matar en el proceso iras con el, a menos que puedas pagar-

el no lo entendía bien, no del todo -elijah maneja varias cosas, su negocio es el satisfacer placeres, cualquiera que estos sean-

Quien era Elijah?... aquel que conocí alguna vez en mi tercera ocasión en el lugar con un tipo del que no recordaba su nombre insulso por completo pero con el primero que intente borrarme de la mente a alex después de aquella noche. Le caí bien, o eso pareció y s eme dio todo, Alcohol y diversión sin limites, casi poder, hasta el momento en que se me había drogado... por supuesto no fue el final de todo, pero tampoco tenía ganas ni tiempo para hacerlo.

-juntos- le mencione a la hora de hacerme de su mano, tan a destiempo por el lugar y la situación y sin más nos dirigimos a esa ultima puerta de un lujoso acabado, siendo yo y la otra yo, la que quería a Alex, la que sabía como manejar la situación siempre.

sofisticado y modernista, de colores grises tojos y negros en su mayor parte, perfecta fastuosidad, donde todo denotaba frialdad y poder. Un escritorio con solo unas lámparas, muebles de piel y alfombra.. el olor a lo indescifrable, pero siempre lleno de tabaco entre algo más. si, conocía lo que era estar ahí, y espere ver a alguien tumbado en el sillón probablemente teniendo sexo, no encontré a nadie, n encontramos a nadie.

Vi a Alex entonces que a su vez parecía entenderlo todo. había una puerta y nos acercamos con sigilo, tampoco era seguro entrar sin más. No fue necesario tardar demasiado.

negaciones, eso es lo que había, pero negaciones quedas, como quien se rindió o quien no puede defenderse, el conoció la voz y en automático no se detuvo.la puerta se abrió de golpe.

Sobre una alfombra yacía una niña que apenas podía mantener los ojos abiertos, al estar tan abrumada, sobre ella algún tipo de traje, acariciándole la pierna, sosteniéndola del cuello con fuerza. estaba claro, se lo habían hecho también. Drogada y sin muchas posibilidades. No, se no era Elijah, solo algún estúpido que había pagado por el placer de una jovencita, o tal vez debiendo hacer el pago por algo realizado.

Alex se le fue encima.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Nov 20, 2011 1:51 pm

No. No era el momento. Pero a los dieciocho años los momentos parecen siempre escaparsete entre las manos y el futuro es algo incierto que no sabes si llegarás a ver, al menos no piensas nunca en él. Yo no lo hago. Se trata de lidiar con cada cosa a su tiempo, sin preocuparte demasiado por lo que ha de venir, lo cierto es que eso se le da mejor a ella que a mi. Pero no me importa, no va a pasar nada porque me deje estar un par de segundos entre sus brazos y el responda al beso impulsivamente, como hago siempre. Se aparta, y me estoy pasando el dedo por los labios en busca de la herida, porque lo cierto es que me ha mordido, pero sólo es un reflejo, puede morderme las veces que haga falta hasta dejarme en carne viva, igualmente le responderé.

- Cuidar de los nuestros...es lo que hacemos aqui- y la miro intensamente intentando que entienda, que entienda que ella ya sabe de qué va esto, va de cuando Alek se metió en problemas y estuvimos allí para ayudarle, por separado, pero los dos a su manera, va de cuando ella volvía a casa casi en coma y Alek salía para entrar por su ventana desde el jardín y la cuidaba hasta que se encontraba mejor, desvistiendola incluso y metiendola en la cama, va de las veces que me he quedado sin dormir esperando a verla llegar, ya de madrugada, sólo para asegurarme de que volvía bien. Y por primera vez me atrevo a incluirla en el "nuestros", aunque siempre supe que formaba parte.

No entiendo del todo qué está intetando contarme, aunque mi mente piensa directamente en drogas y sé que Lidia se metía alguna raya de vez en cuando, creo poder lidiar con eso, ya lo he hecho antes. Pero me busca la mirada y sigue hablando, es mucho menos críptica esta vez.

- entiendo

Es todo lo que digo, claro que entiendo, por desgracia lo entiendo muy bien, cualquier cosa que el cliente desee, ya sean drogas, juego o un niño barbilanpiño para el cura local, más que entendido. Definitivamente no me gusta este sitio, y tampoco el tal Elijah. Hay otras formas de hacerse rico, estoy seguro.

- ¿Y el Elijah este es muy amigo tuyo?

Pregunto en tono morbido antes de morderme la lengua y recapitular mentalmente.

- No me hagas caso.

Mejor no. Me toma la mano y me dejo llevar, entrelazando mis dedos con los suyos y repitiendo lo que acaba de decir, que ha sonado casi como una sentencia, una que me gustaría acatar.

- Juntos.

Rojo y negro, qué poca originalidad para un prostibulo de lujo, muebles de piel negra, todo tan decadente...yo hubiese echo del lugar algo en azul celeste y blanco puro, divanes y chaise longe en lugar de sillones y tallados con hojas de parra...claro que yo nunca pondría un prostibulo.

Estaba vacío. ¿Qué clase de proxeneta deja de estar localizable para los clientes un sábado por la noche?

Pero no estamos solos, no del todo, se escucha algo en la habitación contigua, sólo que no visualizo la puerta, no hasta que Laura la mira dirctamente, está camuflada en uno de los paneles de lacado rojo, esos de tan mal gusto. Azuzo el oido, juraría que lo que escucho es a Lidia, en un tono bajo y ahogado, como en una pesadilla. No lo pienso mucho, sólo tiro de ella y voy directo hacía la puerta.

No hizo falta ni ser muy listo ni tener mucha imaginbación para saber qué pasaba delante de mis narices, y tampoco pensar para agarrar al tipo por la espalda y tirar de él para alejarlo de Silvia.

- ¿Y vosotros que mierda haceis aqui?...-no parecía muy contento con la visita cuando se soltó y se me encaró- He pagado por ella...- acabó como si eso lo aclarase todo.

Inspiro. Por suerte no es la primera vez que me meto en esta clase de situaciones aunque pagaría porque fuese la última. Creo que una de mis dudas está aclarada. El tal Elijah no está muy lejos, sólo dejó el sitio libre para uno de sus clientes. Uno con pocos escrupulos y aún menos imaginación. Calma, Alex, me digo una y otra vez mientras mis manos se flexionan. No se trata de impedirlo tan solo, se trata de salir de aqui con las dos.

Sin prisa me llevo la mano a la chaqueta y saco el talonario.

- Está bien, ¿cuanto has pagado?

- No quiero tú dinero...-sonrie, dios, no me extraña que necesite pagar por ello, que tipo más desagradable- quiero a la chica y ya la he pagado.

Laura está en el suelo, arrodillada, intentando ponerla en pie sin mucho éxito.

- Creo que no lo entiende- y por una vez me alegro de qu emi abuela sólo se preocupe por una cosa, su vida social. He aprendido mucho de cómo funciona el mundo a través de sus ojos- Doctor Farrell...- he llamado su atención, al pronunciar su nombre, bien- creo que va usted a la iglesia todos los domingos...después del partido de polo en el club, claro...no creo que al reverendo le guste...ni a la comisión de Amigos de la Ornitología...¿no lleva usted intentando entrar tres años?- niego con la cabeza- creo que tiene que ver con ese acuerdo con el alcalde más que con los pájaros, ¿verdad?

Ahora sí tengo su atención, y yo acabo de darme cuenta de que no he de gastar un duro.

- Le cambio los cinco mil por una recomendación de la fundadora...Mildred Scott, mi abuela...

Entrecierra los ojos y me mira, pero se está subiendo el pantalón. sé que le tengo, ahora no puedo perderlo.

- ¿y cómo sé que cumplirás?...eres sólo un crío...

- Si, y también el heredero, sociedad incluída, mi abuela no tiene más nietos ni hijos ni familiares de ningún tipo, como bien sabrá usted, ya que se reune con ella cada jueves para intentar convencerla...sin mucho éxito hasta ahora...

- Está bien- asiente al final- Pero si en un mes no he recibido esa carta...

Las amenazas no me dicen mucho, sobre todo porque sé de quién amenaza mejor.

- no se preocupe, la recibirá.

Cuando se marcha me agacho para ayudar a Laura con silvia, que apenas me reconoce, tiene las pupilas tan dilatadas que parece que fuesen negras y no verdes.

- ¿sabes que se ha metido?- le pregunto a ella porque no soy idiota, asumo que sabe de drogas mucho más que yo.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Nov 20, 2011 7:40 pm

Y mientras Alex se arreglaba con el hombre me interese en la chica, sin saber su nombre, sin tener necesidad de saber cual era este para actuar.

Alex tenía razón; cuidábamos de los nuestros.

Hacía mucho tiempo, pareciéndome incluso otra vida que existió una Laura diferente, alguien que si se preocupaba, que tenía como dogma de fe otras cosas, más sanas y más llenas de esperanzas, la Laura que hacía las cosas por fe, porque podía y sobre todo porque quería. Alguna vez fui esa chica, alguna vez me había preocupado, pero al igual que todo en esta vida, las etapas buenas tendían a acabarse y una simplemente debe hacer lo que tiene que hacer, sin más explicaciones, más que el sobrevivir pese a todos y a todo. Simples daños colaterales al final de cuentas del proceso de madurar.

"¿Y el Elijah este es muy amigo tuyo?" "cuidamos de los nuestros" dos frases que no dejaba de arremolinarse en mi mente, y al momento en que al moverla parecía que tenía el cuerpo hecho un harapo lo entendí. Claro que debíamos cuidar de los nuestros, siempre cuidábamos de los nuestros y eso era lo que mantenía al mundo como debía, y la fuerza para seguir adelante. También supe que no sabía como había hecho hasta el momento para que los demás simplemente me importasen un bledo, esta desconocida, de ojos verdes y cabellos castaños que no podía más que intentar pronunciar enunciados que carecían de sentido... era aún más chica que yo; probablemente tendría mi edad, como una florecilla arrancada y totalmente indefensa, así es como se veía y las ganas de ayudarle debían ser porque era un ser humano, y no solo una chica.

También suspiré con el hecho y no haría nada más, después de todo ya lo había pensado, el sentir pena por ella, pero eso no debería repetirse... el que los demás importasen.

-Mariana- me dijo ella, supuse que estaba alucinando y me empecine en que pudiera levantarse, si, tal vez podría verse como algo sin sentido, pero resultaba que para mi tenía todo el sentido del mundo. Requería saber hasta que punto estaba consiente, necesitaba saber o al menos calcular que es lo que tenía en el cuerpo. Ojos dilatados, ninguna fuerza para algo tan simple como mantenerse de pie como se debería. Claro, totalmente indefensa.

aún así les escuchaba, un doctor, lo mismo de siempre. Suspire intentando volver a concentrare en vez de pensar lo cerdo que había que ser para pagar por incautas. Ella decía que no podía sentir nada y yo asentí -lo sentirás, créeme, solo que aún no te das cuenta, ahora intenta levantarte, yo te ayudaré- pero no podía hacerlo, no por si misma. bien, si ella no podía yo le ayudaría. Abofetearle sería inútil, lo mismo que ella lo intentase una vez más, como veía la situación el estado le duraría un poco más. Elijah no comete errores y el tipo apenas tenía los pantalones bajos y por supuesto, quería más tiempo de lo necesario con ella.

Apenas la había incorporado, no obstante cuando Alex finalmente la cargo en vilo y yo le seguí, con un entendimiento tal que era de asombrar, o de asustar, por el simple hecho de que me entendía perfecto con Alek, pero no debería funcionar así con Alex que nunca estuvo y nunca estuve, que de ser posible nos evitábamos... no era como las cosas deberían marchar pero tampoco me quejaría.

Amenazar al hombre estaría de más, su dinero sería reservado para algo más así que cualquier reclamación sería el fin del convenio y a el menos que a nadie, al parecer le beneficiaba.

-ácido en la bebida- enuncie sin dudar, aún cuando no era yo quien debía dar el veredicto, si podía conocer algunos de los síntomas -una pluma- agregue mientras salíamos del lugar, de ambos lugares.

Debí prever que Elijah no dejaría cabos sueltos. Los pasillos eran grandes, una chica en brazos no sería algo que s denominase "normal". aún no salíamos cuando se interpusieron en nuestro camino dos hombres que ni siquiera iban arreglados como hace tiempo lo hacían. Alex no se inmuto, y simplemente empujo para seguir adelante, con la chica en brazos. No se metieron con el, se metieron conmigo al detenerme.

-tienen que estar bromeando.... suéltame!- ni siquiera requería levantar la voz, porque no ganaría nada con ello -no esperábamos su salida, ni tampoco su llegada, Laura- apareció un tercero, nuevamente salido de la nada, con la obscuridad en piel y ropa, a el si lo conocía, pero hasta donde yo sabía, solo era uno más de los achichicles de Elijah.

Alex se movía y amenazaba, yo solo veía a quienes ya me tenían sostenida por los brazos -que poca elegancia, caballeros, ahora si me disculpan...- por supuesto no me disculparían, pero si no lo hacían, yo les forzaría a que lo hicieran.

A continuación Vi a alex molesto, furioso por el hecho de que me tocaban y yo por mi parte solo quería protegerle a el, no a mi. una tercera en asunto, nuestra chica que pareció desvanecerse por completo y Alex por tanto no podría estar en libertad de hacer demasiado.

A coto0ntinuaciíon fue confuso, ni siquiera supe que es lo que había pasado. Para empezar todo se torno más obscuro, pero con puntos y objetivos brillantes, conocía cada cara pero se podía percibir algo más, como si las palabras quisieran, no... exigieran salír de mi boca. Ni siquiera tuve que pronunciar nada cuando ambos hombres salieron disparados a contra la pared, golpeando sus cabezas.

El rostro de Obeth se acerco a mi yo a el -y tu no me has visto, no has visto nada, Obeth... nadie vio nada- para mi sonó como susurros pero el hecho fue que las luces se fueron, de todo el lugar. no veía nada, solo sabía donde estaba Alex, podía verle, como si el no estuviese en obscuridad. Bese su hombro y le pedí -llévanos a la salida, por favor-

a partir de ese momento no tuve nada más que una espesa bruma en cuanto pensamientos, voces y caras, Alex y Sara.... Jonh... nada... para después golpear la puerta del auto, solo para abrirla rápidamente y dejar que la chica descansase en el asiento trasero

la voz de Alek fue quien me regreso. Lo vi a el y lo vi a Alex, con una sonrisa -estará bien, no le ah pasado nada malo y no le pasará, nunca más-
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Nov 20, 2011 8:29 pm

La forma de salir de allí está confusa, sólo sé que de un momento a otro aparecieron unos tipos cerrandonos el paso, estaba seguro de que ocurriría, más que nada porque nadie con un negocio como ese deja de instalar cámras en cada rincón, los videos del evento son muy utiles si en adelante necesitas hacerle chantaje a alguien, así le sacas doble partido, paga dos veces, una por tirarse a la jovencita drogada y otra por la falta perspicacia a la hora de hacerlo en el lugar que te proporciona el "agente". No me dan pena en realidad, se supone que alguien con una diplomatura debería ser un poco más listo. Pero lo que ocurre a continuación no lo recuerdo exactamente, sólo sé que agarran a Laura y que no puedo llegar hasta ella sin soltar a Silvia, que no se sostiene en pie, antes de poder decidir siquiera el paso a continuación miro sus ojos, y sólo pienso que quiero apartarlos de ella, cuando salen volando. Lo siguiente lo decide ella sola, le dice en voz alta que nadie ha visto nada y yo sólo pienso en ello. Es sencillo cuando las luces se apagan...quién iba a decir que esto d ela brujería podría resultar útil...No pienso en lo bien qu enos compenetramos hasta que estamos todos fuera, tras localizar a los que nos faltaban. Alek no fue dificil, era el unico que aún podía ver allí dentro, al igual que nosotros dos. La mirada que nos lanza cuando salimos me deja muy claro que me espera un interrogatorio exhaustivo al llegar a casa, pero eso tampcoo me preocuopa por el momento.

Jhon está flipando, lo cual es normal por el estado de su hermana, yo también fliparía. A Alek y Sara les indico simplemente donde reunirnos más tarde y alcanzo a tranquilizar a Jhon diciendole que se pondrá bien, cuando enfilo hacía el hospital más cercano.

Tras dejarlos a ambos en urgencias, no hablamos en absoluto camino de la discoteca. Una diferente. Alek y Sara nos esperan fuera, con cara de circunstancias.

- No es nada, un lavado de estomago y como nueva- me apresuro a asegurar- La noche no está saliendo precisamente como la habiamos planeado, ¿por qué no vais dentro y os pedís algo de beber? Aún es temprano, podemos mejorarla...

No dicen mucho antes de entrar, excepto Alek que se acerca a Laura, sin duda para avisarla de que el interrogatorio no será solo a mi. Bueno, siempre podemos elaborar una bonita versión de los hechos. Al fin solos...

Antes de nada muevo el cuello hacía arriba y a los lados, esperando que ese rigor que siento no sea el principio de una contractura. Luego la cojo de la cintura y la atraigo hacía mi un segundo antes de decir mirando sus ojos.

- ¿Sabes?- sonrío pausadamente- Creo que voy a invitarte a una copa...te lo has ganado.

Yo al menos necesito una o dos. Creo que ella también.

- No más dramas esta noche.

Pero no la beso, no porque no quiera sino por otros motivos. Lo que sí hago es pasar un brazo por sus hombros de nuevo y acompañarla a la puerta, donde el portero sí me conoce pero no tiene pinta de matón y saluda con su sonrisa sempiterna y un gesto de alegría al vernos, como cada sábado.

- !hey¡ !Ya me han dicho que habeis ganado¡ !Enhorabuena¡ sabes que iría a verte al campo si no fuese por el turno...

El partido. Si. Parce que hace un año de eso.

- No te preocupes, seguro que hay quién te lo cuenta jugada a jugada. sonrío yo, porque probablemente ya lo habrán hecho.

- A ti no te conozco- le dice a Laura y no dudo en presentarsela.

- Es mi vecina, Laura Lerman...Laura, este chico se llama Paul y es el que nos hace los crepes para desayunar los lunes...estoy seguro de que lo has visto alguna vez en el comedor del insti...

- ¿tú vecina? ¿La de la camiseta de los Lions?

No contesto a eso, sólo le sonrío a ella antes de asentir levemente con la cabeza hacía él y continuar adelante. Al llegar a la barra me preocupo por ver que Alek está en la pista, al parecer entretenido, por el momento, así que sólo busco un hueco para ella y llamo al camerero. Cuando estoy pidiendo un bourbon para mi ella escoge un tequila y cambio de opinión diciendo:

- que sean dos...-pero tras pensarlo un instante añado- pero trae también el bourbon...

El sitio tampoco tiene mucha luz, pero la musica es bailable y actual, las canciones tiene letra y no sólo retumban y el ambiente es muy diferente. La mayor parte de los congregados tienen nuestra edad y van al instituto, otros a los primeros años de la universidad local y unos pocos son jóvenes que trabajan en los alrededores. Veo a Jake en unos sillones a lo lejos, tan malencarado como siempre.

Cuando me acerco para apartarle el pelo del cuello y besarla allí aprovecho para decirle, porque creo que tenemos muchas cosas de qué hablar pero no sé si es el momento.

- por cierto, sí me molesta...

Espero que sepa de que hablo.

- pero ahora mismo prefiero que me cuentes a qué venía eso del "hace tiempo"


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Nov 20, 2011 9:58 pm

Lo siguiente fue lo que debía de ser, lo que se tenía que hacer.

La chica fue a dar al hospital, y Claro que John no estaba para nada feliz, pero al menos la chica seguía con vida. Si tuviese que ser honesta era para dar envidia. Estaba furioso, pero era el tipo de furia que nace cuando algo que quieres le da por lanzarse al precipicio, a John le importaba su hermana, y eso era algo bueno de el, si alguna vez no me fiaba del todo, no fue si no hasta ese momento que se gano mi respeto.
Además de ello, cada cual debía vivir y no detenerse bajo ningún precepto, mucho más cuando había tanto por decir pero que no era el momento.

Por mi parte sabía que Alex y yo nos estábamos conectando de manera atemorizante y vertiginosamente rápida... nada era normal, pero sin embargo se sentía como natural, como si así debiese ser desde el inicio y que tal vez, esa fuese la razón por la que aún no sabía bien que era eso de la magia, pero que ya nos funcionaba bien... ni siquiera nos habíamos puesto de acuerdo pero ahí estaba.

llegamos a un club y si, Alek se las ingenio para cruzar palabras. solo le bastaron unas pocas para darme a saber que decíamos hablar, con corte imperativo. asentí de cualquier forma. No le podría mentir cuando era mi mejor amigo. No era lo mismo evitar detalles a mentir, no para mi y el no se merecía menos que la verdad y yo se lo debía.

Las cosas cambian y todo avanza, cosa imperativa para nuestro momento y nuestra vida... amaba que las cosas cambiase, si cambiasen para ver y ser puesta con Alex así, a escasos centímetros y tomada por la cintura. le di un gesto de sorpresa con ambas cejas alzadas y los labios entre abiertos, aunque fuese solamente un poco de juego de broma -solo una?... además de todos aquí el héroe fuiste tu...- hice una pausa y mi diestra repto hasta su nuca y cuello jugando con este ultimo al momento de verle a los ojos -no esta noche, alex- enuncie para finalizar la parte de los dramas.

No los hubo sin embargo.

Dentro las cosas eran diferentes, lo mismo que afuera y, aunque no hubiese comentado nada claro que había captado lo que dijo el chico que no conocía, solo porque los lunes por lo general no llegaba a probar bocado debido a las nauseas y resaca matutinas producto de fines de semana programados para perder el conocimiento de ser necesario. No estaba tan mal si sabía las consecuencias.. siempre había una razón después de todo.

al final fueron dos tequilas y una copa más para Alex y para mi. Alek a lo lejos bailando, Parrish que estaba ahí, observando aunque pareciese no hacerlo. desvié la mirada en el acto, Nadie más lo sabía pero había algo raro en el y en mi, no del tipo romántico, pero si con fuerza, además era bastante espeluznante el asunto del cobertizo como para querer rehacerlo. No quería repetirlo, menos cuando estaba así, con Alex.. no así que el estaba tan maravilloso.

El ambiente y todo era diferente. las diferencias eran obvias pero a mi eso no me interesaba, cuando estaba en un lugar estaba porque quería y no me interesaba nadie al rededor, aunque esa noche estuviesen más personas de las que estaba acostumbrada a que me interesasen.

La principal, por ejemplo, me besaba el cuello justo al apartar mi cabello.

mis ojos se cerraron para darme un mayor disfrute de sensaciones y mi rostro quería ir hacia el, sin necesidad de besarle, pero si de sentir su calor. entendí perfectamente cada uno de los enunciados, sin embargo no se lo pondría fácil... sin contar que el tenía ya la respuesta.

-mmm- lo medite un segundo mientras mi torso giraba hacia el, con música alta claro, con un ritmo rápido, con el saber que Parrish nos observaba y que de repente me importaba un comino.

Con los ojos de Alex en los míos le sonreí, haciendo caso solo al ultimo comentario -eso depende..- mi mano se poso en su pierna y me acerque un poco a el, solo para susurrarle y tal vez jugar con el lóbulo de su oído izquierdo, succionándolo apenas para después simplemente besar -la de los Lions?... como debo tomar eso?- sonreí un poco y baje a su cuello un poco más, para seguir en palabras que eran solo para el -si me dices la causa del porque el chico crepa lo sabe, tal vez te revele mi secreto...- le enuncie apenas para dejar que mis labios resbalasen por su cuello y al final alejarme por completo, apoyando mi mano en la mesa, como si esperase mi tequila. -y bien?- le insistí apenas pude girar mi rostro para el y no desear todo de el

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.