Alek Kaiser

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alek Kaiser

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Oct 23, 2011 6:27 pm





Alek Kaiser




EDAD : 16 Años



Personalidad


La mayoría te dirán que la otra cruz de la moneda, donde su hermano es frío y calculador Alek es dulce y confiado, amigo de todos, conciliador, inteligente y amigable. Todo el mundo lo quiere y lo trata con amabilidad porque él es el primero en echarte una mano si la necesitas, escucharte cuando no tienes a nadie más y darte una palmada en el hombro para animarte. Pero algunas pocas personas conocen también otro lado de Alek. Pocas, muy pocas. Una de esas personas es su ex-novia, otra su hermano mayor, ninguno de ellos te contará nunca lo que pasa bajo esos rizos blondos, pero hay alguien más que sabe, alguien que no tiene tantos escrúpulos. Pregúntale a la chica mala del barrio, la actual mejor amiga de su hermano, y te dirá. Te dirá que hubo tiempos oscuros, que antes compartían algo más que saludos en las salas privadas de los peores locales del pueblo, que hubo un tiempo en que nada era lo bastante fuerte, lo bastante arriesgado, lo bastante peligroso, un tiempo en que lo único que parecía motivarle era conseguir abrirse la cabeza y que esa ansía, ese anhelo aún va con él a donde quiera que vaya. La chica solo lo mantenía a raya, pero sigue ahí.


Historia & Datos Importantes


Primero su padres y luego su hermano. Él no murió, pero fue como si lo hubiese hecho, como si lo enterrase en el mismo nicho de tierra en que vió desaparecer a sus progenitores, se apartó del mundo y lo dejó solo. O así lo sintió Alek cuando su hermano cambió de actitud e incluso de carácter, antes eran los mejores amigos, lo hacían casi todo juntos a pesar de la diferencia de edad, practicaban juntos, hacían los deberes, iban a clase en el mismo coche, hasta tenían citas dobles cada viernes porque todas sabían que ninguno de los dos saldría sin su hermano. Siempre juntos. Pero todo acabó con el accidente, tras un año de ausencia mental, viéndolo peregrinar por casa sin despegar los labios por mucho que él intentaba hacerlo reaccionar, sin saber muy bien el por qué de sus contestaciones bruscas, porque si, sus padres habían muerto, pero se tenían el uno al otro y Alek, Alek nunca estuvo muy apegado a su padre, apenas sí lo veía, porque se diese cuenta su hermano o no a su padre sólo le interesaba el primogénito, y su madre, bueno, su madre era otro cantar, la echaba de menos cada día pero echaba aún más de menos a su hermano. y este no parecía darse cuenta. Para llamar su atención lo intentó todo, pero nada parecía funcionar, carreras ilegales, deportes extremos, su hermano ni siquiera se enteró de la mitad, sólo cuando tenía un accidente que terminaba con sus huesos en el hospital parecía darse cuenta de que existía. Así que lo siguió intentando, lo intentó hasta que se le fue de las manos y acabó metido en verdaderos problemas. Debiendo más de diez mil dólares a una gente que no iba a esperar a que cumpliese veintiuno sin romperle algo más que las piernas, milagrosamente eso y no otra cosa trajo a su hermano de vuelta. No como antes, sin risas ni camaradería pero a su lado. Algo era algo. Al menos no lo había perdido del todo.

Ese fue el primer rayo de luz que consiguió sacarlo de la oscuridad en que él mismo es había sumergido, el segundo fue ella. No podía decirse que apareciese de repente, porque la conocía de toda la vida, pero sí que fue una sorpresa porque nunca, jamás, ni en sus más locos sueños se habría parado a pensar en ella como en la chica perfecta. No lo era, en absoluto, era mandona, terca, controladora y a veces déspota. Quería ser siempre el centro de atención y organizarlo todo. El tipo de chica que siempre es la presidenta del comité, que se apunta a todas las actividades extraescolares, que intenta organizar hasta a sus amigos y lo que han de llevar puesto. Pero fue ella, también, la que consiguió abrir una brecha y entender lo que le pasaba, por qué se comportaba de esa manera, y ella la que le enseñó otro camino, la que estuvo allí cuando no tenía con quién hablar, la que le sostuvo la mano mientras su hermano se alejaba sin remedio y evitó que él siguiese intentando recuperarlo.

Y empezaron a salir, tras un montón de citas esporádicas y apenas dos novias más o menos formales aquello fue un cambio. Era su amiga, además de su novia, podían contárselo todo, o casi, ella organizaba sus vidas, por supuesto, pero él se dejaba hacer, no ponía objeciones, lo que para ella estaba bien también lo estaba para él, en cierto modo era un alivio, dejar tu vida en manos de otro, hasta le había preparado el plan de estudios, se graduaría, iría a Berclay con ella y estudiaría Veterinaria, porque adoraba a los animales. A él le parecía un buen plan. Ella sabía que él se dejaba hacer, y que solo discutía con ella cuando algo le importaba de verdad, entonces era ella la que recapitulaba con una sonrisa, sin mostrar enfado alguno. Un acuerdo perfecto.

Hasta que todo se torció. Un chupito de más, una morena y un beso. Eso fue todo, suficiente para destrozar su vida y que todos los planes se hiciesen pedazos. Y ella empezó a salir con el capitán del equipo de baloncesto, solo dos meses más tarde. Hacían una pareja perfecta, tan perfecta que le gustaría estrangularlos a ambos.



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.