Cabaña 'Medici'

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cabaña 'Medici'

Mensaje por Leia Orsini el Sáb Nov 05, 2011 2:05 pm

Aquella mañana solo quería despertar temprano y volver a la rutina del día, era necesario para mantener mis fuerzas al máximo y no pensar siquiera en lo que había ocurrido hace dos semanas.

La noche había llegado tan pronto el aire a mis pulmones, lo más delirante, es que ahora las farolas que alumbraban la calle, parpadeaban como si fueran a perderse, y es lo que sucedió, inclusive estaba a oscuras dentro de la casa, aquella casa que se sentía fría y abandonada, porque es lo que era, nada menos y nada más que una casa donde solo habitábamos mi madre y yo. Aquella mujer que me echaba la culpa de la muerte de mi padre, pero. Es que lo era o si no lo era ¿Qué había pasado? Solo nos había abandonado para jamás volver de ese accidente, en esa ruta.

Rudo había vuelto tres días después, añorando un plato de comida, algo alegre de haberse alejado un tiempo y algo contrariado al no encontrar a la cabecilla de la familia, ahora sería el protector de la casa y eso no le agradaba demasiado, luego de comer todas las croquetas posibles y un baño, había caído dormido en la alfombra frente a la chimenea, así era, el consentido, inclusive puedo decir que mis madre lo querían más a él, que a mí.

Intente hacer los deberes en medio de la oscuridad, acomodar aquellas listas de los clubes, pero me era imposible concentrarme ¿Qué hacía cuando la luz de iba? Corría a brazos de Alek, le decía que me hacía sentir como aquella niña que había escuchado esas palabras detrás de la puerta, le decía que no me gustaba sentir eso, esa soledad e incapacitación, y ahí estaba, siempre. Ahora…al igual que la luz, desapareció. Cerré los cuadernos y comencé a acomodar mi alcoba, tal vez si mantenía las cosas en su lugar, mantendría mi mente ocupada. Comencé por guardar todos esos recuerdos en una caja que había conseguido del ártico, y en cuanto estuvo llena, subí las escaleras, dejándome caer entre el polvo, mirando el cartón, queriendo llorar, una vez más, pero era suficiente, ya habían pasado casi 6 meses. Mire el desorden del ártico, que en un momento me era ajeno, pero el darme cuenta de que una funda de ropa colgaba de un gancho sobre el espejo de cuerpo completo, me acerque, bajando el cierre, blanco y diamantes, vestido de bodas de mi madre. Contemplándolo por unos instantes, sabía que no podría salir de ese ártico hasta que tuviera todo organizado. Los objetos, me cabeza, mis ideas, mis sentimientos, así que me quede y deseaba que alguna vela me alumbrara.


Ahora solo tengo aquel libro que logre rescatar del olvido, es pequeño, y tiene demasiado polvo. Había estado al fondo de un enorme cofre que contenía cartas, direcciones, papeles, historias y esas cosas. Había comenzado a ojearlo por mera curiosidad, y no es que fuera de mi incumbencia, pero tenía aquella dibujos que solo aparecen en las películas que cuentan una historia de satanismo ¿satanismo? No precisamente, letras que formaban palabras…diferentes a la actualidad. Y es que al principio solo me había quedado observando el mero diseño. Al siguiente día, me había quedado hasta tarde, entre los libros de la biblioteca, latín, ¿Qué hace un texto antiguo y latino hasta Salem? No tenía ni idea, frases que se entendían por si solas y otras cuantas, en donde el interés me podía y conseguía averiguar el significado. No soy una friki, solo una chica que organiza demasiado bien su tiempo y tiene de sobra. Pero eso, Jim no lo sabe.

Entonces, todo tomaba sentido, fragmentos de una historia que comenzaba a tener valor ¿magia? Fue aquella noche que mi madre decidió que era momento para recordarme una culpabilidad inexistente.

Tomaba la cena, en silencio, mirando por la ventana de la cocina, esperando que el día mejorara. Un día a la semana, normalmente cae en los Jueves, este día. Comienza desde reproches del colegio, si, sé que mis notas son de las mejores, pero ella no lo sabe o quizás piensa que Ana Lopez seria una mejor hija, que yo, claro que lo piensa, ya me lo ha dicho. Sigue con el tema de Jim y Alek, ahí es cuando me hago de oídos sordos y me digo a mi misma que son mis decisiones, asiento como buena chica. Pero no es justo que comience a comparar…nunca quiso a Alek, no tengo ni idea de porque, quizá era porque prefería estar con él, que con ella. Y ahora que ya no está, halaga a Jim, como si fuera el chico perfecto, si, solo que no sabe cómo piensa aquel muchacho con hormonas alborotadas. Y la cereza del pastel, el tema más delicado, mi padre. En cuanto dice que no hice nada para estar siempre con él, me tenso, dejo de masticar, paso el bocado e intento tomar aire porque pareciera que me voy a desmayar en cualquier momento, me quedo callada, asintiendo, negando con la cabeza, dejando que me diga todo lo que quiera. Sigo mirando al exterior, y por un momento deseo que se quede callada, el aire hace que la ventana se cierre con fuerza, haciendo que susto lo calle la boca. Pero como ve que el viento se detiene, sigue, me incorporo de mi taburete y dejo los platos en el lavavajillas, estoy a punto de desearle las buenas noches, pero me sostiene del brazo, ‘suéltame’ es lo que puedo pensar, ahora comienza a asustarme.

Cierro mis ojos y de nuevo quiero que todo se detenga, escucho un sonido eléctrico y abro mis ojos, oscuridad, de nuevo. ¿Qué ha pasado? Me suelto de ella y salgo corriendo a mi habitación, sin cerrar la puerta y me acurruco en mi cama, mirando el espejo que esta frente a mí. Algo extraño sucedía en casa. Rudo entra corriendo antes se subirse y acurrucarse a mi lado, intenta protegerme.


Pero eso no comprobaba nada, era casualidad que esas cosas pasaran, tal vez la fuerza de un deseo. Pero no se detuvo. A la siguiente semana, al llegar a casa, tenía un tremendo escalofrío y lo único que quería, era sentarme frente a la chimenea en el calor del fuego, pero estaba apagada, como si fuera una ilusión, comenzó a arder en llamas, pero subió y subió, hasta que quemo la pared, tuve que echar agua con un balde para que se detuviera, y no lo podía creer, hasta que vi esos apellidos en el libro. Kaiser, Cabot, Lerman, Parrish y uno extra, pero que termina tachado.

Tal vez me estaba volviendo loca, pero la historia comenzaba a tener más congruencia. Hace años, se dice que existía la magia, hace años, se dice que hubo una cacería de brujas y hechiceros, todos se escondieron debajo del agua, los linajes dejaron de informar, ni siquiera…¿nuestros padres?. Dejaron de pasar la información a lo largo de las generaciones y ahora estamos nosotros o yo que hago que casi se incendie la casa. Pero si me lo ponía a pensar, todos ellos eran como…los que vivían en su mundo hecho de popularidad, diversión y esas cosas. ¿Hacer que se lo crean? Pero había algo más, en todas las situaciones, la generación pasada, había muerto, excepto…

Bajo las escaleras, tomo un sueter ligero y lo encimo sobre la blusa negra que llevaba aquel día, unos jeans ajustados, cortesía de una de esas salidas con las chicas y abandono mi casa. Saliendo, llamo a Jim y le digo que pase a la cafetería, de siempre, por mí. Camino lo más rápido que puedo, sin mirar atrás, con aquel libro en la mano, nadie se interesara por él, saben que puedo llevar siempre una libreta en la mano para las anotaciones. Llego a la línea donde comienzan a aparecer los negocios y doy la vuelta en la avenida principal, antes de llegar al final, una camioneta se estaciona a mi lado, Jim, sonrió mientras abro la puerta y subo. Comienza a decirme que que bueno haya decidido ir a su fiesta, esta noche, alzo una ceja, no lo recordaba, pero me vendría bien. Hablar con unos cuantos ¿Quién me creería primero? Aunque estaba segura de que no podría hablar con Alek, quizás con el hermano mayor si. Me mira un poco, no se cree que vaya arreglada de esa forma, ni siquiera me arregle, como cada día, solo había rizado mis pestañar y me había puesto algo de rubor, creo que el jean le es sufisciente, porque comienza a manejar. En 15 minutos, donde su mano no se ha apartado de mi pierna, llegamos, su cabaña del bosque, era tan lujosa, y estaba alejada del pueblo, era obvio de que todos sus amigos irían. Todos sus amigos.

Tiene la decencia de abrirme la puerta y ayudarme a bajar, dejo el libro en la guantera, me encamina por el borde de la hierba, hasta alcanzar las escaleras, dentro ya están sus guardaespaldas, digo, sus amigotes junto con sus chicas que llevan la falda más diminuta que pudieron haber encontrado. Muerdo mi labio inferior para no decir nada, solo me limito a saludar, aceptar una cerveza y sentarme en las piernas de Jim en lo que comienzan a llegar los demás, se que vendrán, si no lo hacen, tendré que mandar mensajes desde el celular mi querido novio.


En proceso...
avatar
Leia Orsini
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 23/09/2011

Ver perfil de usuario http://promiseofedge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Nov 05, 2011 7:01 pm

Primer fin de semana del nuevo curso, normalmente estaríamos dando una fiesta en casa de Vane. Es lo que hacemos todos los años, pero este ha empezado de forma extraña. Si el primer día no resultó del todo espeluznante por varios motivos los siguientes dejaron claro que la cosa podía empeorar, y mucho. Vane aún no se encontraba bien, desorden alimenticio apuntaban muchos, incluida la enfermera, una zorra neurotica con problemas de autoestima que creía que cualquiere chica que mantuviese su peso por debajo de la talla cuarenta tenía que estar enferma. Eso era porque ella no era capaz de bajarla a sus treinta y pocos años y se pasaba el año haciendo dietas con nombres ridiculos, la de la patata, la de la coliflor, la dieta del nabo le daba yo...Lo de Vane era otra cosa, nadie la conoce mejor que yo, y si, es capaz de cometer alguna locura para entrar en un vestido ajustado antes de una fiesta, pero no hasta ese punto. Sabe lo que hace. Lo del otro día se parecía más a una bajada de tensión. Lo que me pregunto es desde cuando le ocurre, ya que no se ha dignado a darme muchas explicaciones. Por supuesto le he prohibido la fiesta, demasiado estres tal y como ella las planifica, hasta en el minimo detalle. Si bien nunca se ha tomado bien eso de que le impongan creo que ha notado mi preocupación y ha apartado la idea por el momento. Eso no impide que vayamos a ir a la de Jim, claro. Quedarse el finde semana sin fiesta no va con nosotros, pero al menos ella solo tiene que escoger un vestido bonito y pasarlo bien. Mucho menos riesgo de estres.

No he quedado con nadie, aunque ya tengo en agenda a las tres chicas que me tocaba por apuesta, ella sabe que no la dejaré sola hasta que yo mismo juzgue que ya ha pasado y que no va a volver a repetirse. Vane será mi única pareja esta noche. Tenerla vigilada mi unica obligación. Pero me llama antes, cuando aún me estoy arreglando, para decirme que mejor nos vemos allí, que tiene que ir primero a alguna parte, sin muchas explicaciones, me asegura que no tardará y yo la creo, porque nunca me ha mentido. Así que acabo de peinarme, escojo un jersey gris de punto y cuello de pico sin camiseta, unos vaqueros negros y la cazadora de futbol del equipo y recojo las llaves al salir. He parado a buscar a Alek en su cuarto pero está vacío. Me ha asegurado que no irá a esa fiesta. No lo esperaba tampoco. Mi hermano es muy sensible. Creo que debería enseñarle cuatro cosas, pero no me atrevo a despertarlo todavía.

Al llegar me encuentro con lo de siempre. La cabaña tiene dos plantas, está decorada con más dinero que buen gusto y las cabezas de arce no faltan en el salón, el padre de Jim es un avezado cazador. el pobre Alek sufriría solo con mirarlas. Yo no soy tan quisquilloso, sólo me dan asco...asco y pena. Esos ojos muertos y vidriosos parecen seguirte por todo el área preguntandote ¿por qué? No podría responderle, la carne de arce no se come en este estado. Es dura y demasiado dulce.

Tras invertir más de media hora en los saludos de rigor empiezo a ponerme nervioso al notar la falta de mi morena y me acerco a la puerta, con un a cerveza en la mano que, sin embargo, no he llegado a probar. Hasta que este seguro de que ella no me necesita con todos los sentidos intactos no me atrevo a dejarme llevar.

El porche tiene un claro aire nostalgico, con las vigas de madera sin tratar y el columpio en las puertas, varias invernaderas y alguna hiedra subiendo por las paredes. Probablemente lo escogió la madre. El aire es templado todavía, y corre una suave brisa. Me quito la cazadora, la llevo a la habitación que hace de guardaropa en el primer piso y vuelvo a salir, vigilando el camino.

He visto a Laia antes, sentada en el regazo de su capitán, como la perfecta novia florero, pero ese grupo no me interesa, ya he saludado a jim desde lejos, suficiente por su invitación, de todas formas todo el mundo sabe que le hago un favor acudiendo. El éxito de una fiesta es directamente proporcional a la cantidad de "gente guapa" que consigas atraer a la misma. He visto a Meredith también, todavía sobria y vestida, me pregunto cuanto tardará en tomarse unos chupitos de más y comenzar a jugar al streappoker con la panda de jugadores cazurros que bebían cerveza del barril en la cocina. No mucho, de seguro.

El incidente con Laura, que no se me va de la cabeza, el desvanecimiento de Vane, la actitud derrotista de Alek, el timpo imposible de estos días, tormentas eléctricas incluidas, ¿qué más nos deparará este año? empiezo a pensar que no será el curso que tenía imaginado. Se supone que el último año debe ser el mejor.

Vane no aparece, se está bien fuera, con las risas de fondo y el murmullo de las conversaciones, sólo molestado de vez en cuando al acdercarse alguine para intercambiar unas frases de cortesía o intentar un esbozo de conversación prontamente atajado, pero ella no llega y miro la cerveza en mi mano con algo de remordimiento. Bueno, no es que una vaya a hacerme daño. Así que bebo, pero sólo un par de tragos, y me enciendo un cigarro. Alguien sale, no recuerdo su nombre, es un íntimo del musculitos, uno que tartamudea cada vez que Meredith se acerca a él, eso me hace sonreir siempre. No es que me burle del chaval, aunque lo parezca, es que me da un poco de pena. Dice qu eno se puede fumar en el porche, lo miro con algo de molestia porque me parece de lo más absurdo, al fin y al cabo el porche es fuera no dentro, pero no tengo ganas de replicar, y menos con alguien que probablmente no entienda ni media de ninguna argumentación, asi que simplemente bajo los escalones y me alejo unos pasos para apoyarme en un árbol cercano, con vista al camino de entrada.

Vane sigue sin acudir, pero mi vecinita, la de las bragas de minnie cuando nadie la ve y las tangas de hilo cuando queda con alguien sí lo hace. Con uno de los amigos de Jim. Eso es doble traición. Si me mosqueo no es por ella, claro que no, es porque se supone que ella debe quedarse con Alek, y Alek no vendrá, asi que lo ha dejado solo un sábado por un anormal hinchado de esteroides. Uno que además es amigo del sujeto que le amarga indirectamente la vida a mi hermano. Menuda amiga...
Es eso, claro, no tiene nada que ver con que el tipo le este pasando la mano por la espalda con total confianza en un gesto que reconozco demasiado bien, comprueba si lleva sostén. Podría decirle desde aqui mismo que no lo lleva, pero claro, el consumo masivo de ciertas sustancias acaba con tus neuronas, y si ya sólo tenías dos...pues eso.

Con el cigarro en la boca y la cerveza en la mano sólo observo como ella lo aparta con sutileza, le da un beso acariciando su pecho de manera indirecta y le dice algo. no alcanzo a escucharlos. Él entra tras darle otro beso y ella le sonríe, volviendose hacía atrás, como esperando a alguien más.

- Se han quedado sin hielo ahí dentro...-replico en voz alta, lo suficiente para que busque con la mirada hasta localizarme en la penumbra- ¿qué me dices? ¿Les fabricamos un poco?

Pretendo molestarla, si. Pero es algo más.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Olivia Resnick el Sáb Nov 05, 2011 9:01 pm

Y al final, Matt no hacía sido tan especial, de hecho llego a ser aburrido. Baste decir que invariablemente me decía que me amaba, y de todas esas ninguna la creí real, y mucho menos le correspondía. Era un juego y, después de aquel inicio de curso no me moleste demasiado en continuar. "necesito tiempo" siempre funcionaba, lo suficiente como para mantenerle interesado y, desde luego, no olvidarme por completo de mi transporte particular. Una llamada y era muy probable que el regresase a mi.

Entre tanto las cosas fueron a peor en cuanto a varias cosas. Si tuviese que ser honesta seguro les diría que la prioridad era conmigo. No me sacaba aquellos besos a punta de nada, helados si, pero que a partir de entonces me helaron por dentro. No sabía como lo había hecho, pero a partir de entonces me sentía diferente. Algo se helo y algo dejo de funcionar. Por ello Matt dejo de servir, era incapaz de poder solventar ese algo que no identificaba bien. sus besos más insípidos y estar con el, aburrido. Pero entonces, nuestro chico, Roger apareció en la mira, y no dude en tomar el siguiente barco. Lo que fuese para adormecer aquello, aunque, debido a que este chico era deportista, tal vez no habría demasiado para adormecer.

También estaba Alek que aunque no me lo dijese, lo pasaba peor. Maldita sea, cualquiera pudiese enamorarse de el; pero no!, a nuestra señorita "llevo la mejor nota en todo" al parece quería llevar la clase de ciencias un paso más allá y había conseguido a su nuevo y gran objeto de experimentación, lleno de esteroides y hormonas. Bien, si me lo preguntaba yo bien le podría decir de que iba todo aquello y a donde derivaba su "A+B" que generalmente con hormonas, estupidez y esteroides todo se resumía a "inserte A en B" y listo, le ahorraría investigación y tiempo perdido para ella y demasiada sobriedad para Alek. Las noches, frías fueron de Roger, aunque claro, este no me helaba hasta los huesos, al menos había sido bastante ingenioso en algunas cosas. No tenía dos neuronas, tal vez tenía 10.

En casa nada cambio, solo el nombre de el chico que me acompañaba, pero los malos tratos no habían cesado y el resentimiento era igual. No podía empeorar más, de hecho, mi padre no me interesaba, ni me importaba, me tenía sin cuidado que viviese que si no, aunque si muriese tanto mejor para mi, No, no sería de mis manos.. Pero si podría ser en algún accidente de la naturaleza, y en esos días justamente caía una encantadora tormenta eléctrica todos los días, sin impedir que el hombre que me dio la vida, me viera los ojos y me dijese en la cara que era una perdida, justo como ella... justo como mi madre.

Eso, lo había dicho justo un día antes de la fiesta y yo defendí con todo mi ser el recuerdo más puro que tenía en esta vida podrida, vida a la que Benjamin Lerman me había dado.
Le detuve la mano y le hice frente con todo el odio que le tenía. Y entonces paro, por primera vez confundido al verme. No le pregunte de todas formas pero le deje en claro quien era esa mujer y que despojo de hombre era el, que si tanto me odiaba me matara de una buena vez, pero que no me iría sin pelear, que estaba advertido. y el pareció sopesarlo, para después ver la lluvia caer a raudales y los truenos ensordecer a todo Salem sin ningún despojo.

Sin embargo eso no me salvo de las marcas. en la espalda justamente, lo cual me inhabilitaba para poder usar algo escotado por la parte de detrás. Una lástima, tenía una fiesta con Roger, la primera del año y una a la que Alek se empecino en no participar. Entendí sus motivos e incluso ofrecí quedarme. Roger jamás sería tan importante, en realidad ni siquiera era importante, pero tal vez, algún día lo fuera.

No podía usar aquel vestido de satén negro con un solo amarre al cuello y el resto era solo espacio para una espalda desnuda y bien tonificada. Me dolían demasiado los moretones y los golpes además de lucir espantosos, y evidentemente, no necesitaba compasión malentendida de nadie.

me detuve un momento antes de probar alguna otra opción. Justo para ver hacia esa ventana, cerrada como siempre y acercarme a ella poro medio de la mía. con las luces aparentemente apagadas, con la soledad de la que no era capaz de soportar. Acaricie el vidrio, por mera nostalgia. Añoranzas de la otra que fui, añoranzas de tiempos mejore, añoranzas de ver sus verdaderas sonrisas, la des los dos y refugiarme en sus brazos para poder dormir, aislándome del miedo y del dolor. El vidrio fue acariciado como yo solía acariciar los brazos de Alex, aún lo recordaba, en medio de sus sabanas de aviones (pues aún era adolecente entonces) y sus comics y yo dibujaba con los dedos en el, cualquier figura, lo mismo que escribía palabras que jamás se le grabarían y que en muchas ocasiones el no atinaba en adivinar "garabatos" me decía el... "arte en su máxima expresión" yo le respondía siempre.

Y ahora no lo tenía ni a el, ni a la ventana ni al arte. Solo me tenía a mi misma con un padre que me seguía dando todo por alguna extraña razón, menos amor, pero que era suplantado con todo tipo de agresiones.

Dos Opciones diferentes. un traje bastante corto con un solo sierre que finalizaba en un short pequeño, de color azul profundo estaría bien. el escote era por delante y mi espalda quedaba cubierta. Decidí la segunda opción. solo un poco más abrigadora que la anterior. un vestido ajustado, tanto que se insinuaba cada curva de mi cuerpo justo hasta medio muslo, el color? un tono salmón-rosado, sin escote por la espalda,, pero que se mostraba generoso por la parte del busto. no demasiado, de todas formas, apenas llevaba mangas y si bien pude llevar sostén, decidí dejarlo para otra ocasión. Se marcaría. El maquillaje enmarcaba mis ojos y parecía destacar su color, mientras los labios se tornaban más deseables con aquel tono y brillo. Esta ocasión, me esmeré un poco en el cabello, dejándolo sedoso y con bucles que se formaban de manera natural, cayendo hasta mi espalda. Para resguardarme del frio alguna torera en un tono aperlado y mi bolso a juego de esta y estaba lista. Como siempre, ya me estaban esperando en la puerta de la casa y Benjamin aún no llegaba.

Perfecto.

Había que ver la cara de Roger, mi ego se vio inflamado y supe que podía hacer lo que quisiera con el. También supe que no tendría nada que ver con el, mi cuerpo no podría soportarlo, además de no permitir que bajase el cierre de la espalda y viese las lesiones.

Sonreí para el mientras íbamos en su carro, le bese y me le acerque a el cuando sabía era el momento de engatusarlo, acariciándole el rostro y sonriendo apenas, justo antes de morderme los labios... nuevamente, este chico también venía con el manual incluido.

Tome su mano, dado que me la tendió justo al salir del coche, frente a la cabaña de nuestra estrella y el se tomo el lujo de ver mis piernas (como si no las hubiese visto antes) y tocarlas. mis labios se entre abrieron con diversión y solamente le obligue a apartarse para poder bajar como era debido, como la reina que era, al menos, la reina que el tan a menudo nombraba.

Sin embargo me tomo entre sus brazos, aún sin entrar y me beso. No dude en besarlo tampoco sin embargo algo me detuvo. Maldición!!, ahora ni siquiera podía ser tomada con firmeza porque me dolía sobre manera la espalda. reprimí mi quejido pero termine el beso y me excuse con cualquier otra cosa -más adelante- le respondí cuando el menciono lo de alguna habitación desocupada. Iluso, no tendría nada aquella noche, sin embargo, debía seguir con mi excusa perfecta -primero ve con tus amigos, saluda a nuestro capitán de mi parte- y entonces estaba dado por hecho que no le acompañaría de momento. primero debía respirar y calmar el dolor a base de lo que fuese, aunque el no se lo tomase a bien. No obstante se convenció apenas algunos susurros de mi parte acerca del porque la espera. Al menos seguía poseyendo una imaginación sagaz y el pareció estar más que complacido con las ideas y para rematarlo, un par de besos y listo. Roger a la plancha, y con mi pequeño abrigo, dejándome simplemente con el vestido de raso.

el numero uno de mis contactos era Alek, desde luego y no me costo nada mandarle una fotografía de donde me encontraba y que parecía ser una buena idea "ven, me aseguraré que lo pases bomba". un clic y estaba enviado.

Al menos su hermano estaba ahí. No había manera de escucharle y no saber que era el, además claro de la indirecta del hielo. Con toda soberbia me giré hacia el, con una sonrisa de descaro, intentando parecer no temerle, y no lo hacía, era solo que sus juegos no me eran ninguna novedad -depende, has traído algún nuevo truco?- obtuvo como respuesta mientras me acercaba. Y si, estaba de lo más apuesto, como siempre y si, nadie con un poco de instintos no se sentiría atraída, mucho más cuando vestía de esa manera, o cuando te miraba a ti y solo a ti, justo como lo hacía. suspiré justo frente a el, pestañee un par de veces de manera ensoñadora y cursi -listo- le dije justo a el -una novata inocente a la que conquistaste, y supongo que por eso estas satisfecho y puedes continuar con tu vida y yo con la mía, sin necesidad del hielo- entonces le sonreí -por cierto, no crees que la abuela se molestará cuando vea que gastaste tanto en un show montado?-

Si, el quería que me cabreara y si, tal vez lo habría agrado, pero no saldría impune, aún cuando lo que quisiera sería volver a besarlo, sin importar que Salem quedase como la Antartida misma a cambio de eso, me acerque y pose mi mano por sobre su hombro para acomodarle algunos cabellos que en si, ya estaban perfectos -debo admitir que fue sorpresivamente convincente, que ingenioso, Alex- y volver a sentir su piel hacía difícil la tarea, donde estaba encantada de ser la peor. mi mano libre se poso directo en su abdomen y se deslizo de a poco a su pecho, justo como aquella ocasión, sin que yo le quitase n segundo la vista de encima -pero otra vez será, tengo que asistir a una fiesta de jugadores de americano.. ahora, si me disculpas...- mencione haciéndome hacia atrás, intentando apartarme de a poco y conseguir aire.
No in antes tomar su cerveza y beber un poco frente a el. La conserve en mis manos e incluso le di las gracias a mi manera particular; sin palabras.

Algo pasaba.. algo cambiaba con el, y apenas podía soportarlo, esta vez, sin exagerar, el me llamaba, no sabía el como, pero el me estaba llamando y yo no tendría a fuerza suficiente para resistirme de estar un tiempo más. Si estaba.... no sabría que esperar de mi.

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Nov 05, 2011 10:01 pm

Esa mirada desafiante, esa forma de caminar hacía mi despacio, casi como si yo la estuviese obligando...le doy la última calada al cigarro y lo dejo caer entre mis dedos, aplastandolo con el pie sin mirar, mientras me recuesto en el árbol y la observo adelantarse, con todo el tiempo del mundo. Odio el rosa, es un color que me revuelve el estomago, el rosa y todos sus derivados, y aún así pienso que el vestido le queda bien, el escote es favorecedor sin llegar a ser poco sutil, y al menos esta vez hay suficiente tela en el vestido como para ser decente. Un poco ajustado, quizá, pero lo cierto es que le sienta como un guante. Me gusta particularmente cuando se deja el pelo suelto, así.

La mirada y el tono del principio los entiendo, sólo está aceptando el juego, pero sus palabras me despistan, o hemos cambiado las normas o yo me he despistado en algún momento. Sólo para ganar tiempo pregunto:

- No sabía que necesitara un truco de magia para entretener a la señorita, pero si es importante para ti puedo hacer aparecer algún conejo...

Una novata inocente, un show montado...entrecierro los ojos un poco, sin dejar de verla moverse, a mi lado, apenas a un palmo, con toda confianza. Pienso muy deprisa, lo de la novata ha de ser suposición, no me he molestado siquiera en ver a ninguna, conseguí sus móviles fácilmente en la cafetería, y no creí necesario más que un par de mensajes para mantenerlas encantadas con la prespectiva, es lo bueno de las mujeres, se ilusionan con nada. Lo del show es un tanto más peliagudo y no sé por qué o cómo hemos pasado a esto. No sueno contento cuando replico:

- ¿Y desde cuando mis finanzas son asunto tuyo?- pero entonces caigo en algo más inmportante y mucho más preocupante. Sólo pudo enterarse del dinero que me he gastado en putas para Ray en un sitio. ahora el frunciemiento de cejas es un gesto de preocupación- ¿y se puede saber que andas tú haciendo por esa zona de la ciudad?...

Ahora dice que fue ingenioso y convincente, como si hubiese estado allí para verlo. si ese hijo de puta de Ray se ha dedicado a grabarlo y luego enseñarlo voy a encargarme personalmente de que le partan las piernas por imbecil, no me he gastado un dineral en fingir una pelea en un local de alterne para que luego él vaya fardando de que se ha librado, y mucho menos para que farde con una cría de dieciseis años que resulta que es mi vecina. El caso es qu eno detecto ninguna señal de puteo en su rostro, y me estoy preocupando. Vale que la niña de un tiempo a esta parte está un tanto descontrolada, pero ¿hasta qué punto?

- No deberías frecuentar según que sitios, y mucho menos a según qué gente...¿es que no te queda un gramo de cordura en el cuerpo?

La bronca continuaría, pero no puedo seguir si me sigue tocando. Lo hace a proposito o le gusta mucho tocarme el pecho, una de dos. El caso es que no puedo quejarme, me gusta demasiado, y lo sabe, claro que lo sabe, porque no es tan tonta como para no notar que contengo el aliento mientras pasa su mano, y que no puedo apartar la vista de sus ojos. Y entonces me doy cuenta de otra cosa y la aparto, al fin, para mirar un poco más lejos. Ni frío ni heladas. Estoy un tanto perplejo, en mi fuero interno, aún sin encontrarle lógica, he llegado a pensar realmente que el universo intentaba decirme que Laura se mira pero no se toca.

- Te disculpo- contesto tan solo mientras le veo tomar mi cerveza, soltandola apenas cuando sus dedos pasan sobre los míos. La miro mientras se mueve, apartandose un poco, tras despedirse, pero sin llegar a irse a ninguna parte, y sonrio quedamente mientras bajo la vista y repaso una vez más esas curvas- ¿Alguna vez llevas sujetador?- pregunto divertido- Veo que esta vez no llevas las de minnie...¿por el capullo que ha entrado? ¿en serio? Podrías usar calzones de lana y a ese le daría igual..un consejo, no te tomes tantas molestias, no las van a agradecer...

No quiero que se vaya, es la verdad. El por qué me parece más apetecible quedarme aqui discutiendo con ella en lugar de entrar en una fiesta en la que sin duda no me faltará la compañia es un misterio. Pero es lo que hay. Doy dod pasos hacía ella, los dos que ella ha dado para alejarse de mi, extiendo la mano y me adelanta la cerveza, le contesto con media sonrisa sin hacer intento alguno de tomarla, en su lugar le tomo la otra mano y la llevo de vuelta a mi abdomen, posandola allí y apartando el jersey para dejar su mano por dentro.

- Se acerca el invierno...

Pero no pasa nada, la brisa sigue siendo fresca pero agradable y no tiene pinta de cambiar. Algo es diferente, o quizá, quizá sólo lo soñamos.

- ¿Tienes frio?- pregunto solo porque intento entenderlo, porque a lo mejor soy yo el que ya no lo siente.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Olivia Resnick el Sáb Nov 05, 2011 10:51 pm

Hablábamos de dos temas diferentes, evidentemente, y además de sonar como alguien a quien en apariencia le preocupaba, sonaba como si de repente hablase en una clave la cual no entendí, pero al menos entendí al menos lo siguiente.
sujetador.

Sonreí de lado e incluso me contonee un poco, como lo hiciera una niña traviesa, justo cuando acaba de ser pillada y quiere resultar encantadora -depende, me has visto llevar sujetador?- respuesta descarada? si, pero al parecer Alex tenía casi un diario donde se apuntaba cuando si y cuando no lo llevaba. aún así me encogí de hombros -no iba con el vestido y puedo permitirme no llevarlo... no te gusta acaso, Alex?- debería irme.. debería irme ya. declararle todo acerca de mi ropa interior no debería ser de su incumbencia y mucho menos relevante. Solía dejar a tantos con la palabra en la boca, pero no a el aunque fuese lo más indicado.
Maldita sea. Me aseguraría de no volver a admirar a alguien; dañaba la cordura.

Ofuscada como estaba, ladee mi rostro solo un poco para observarle, acotando los detalles -mejor dime que te gusta observarme Alexm tanto que eres capaz de reconocer que llevo y que no llevo puesto. Procuraré regresarte el favor... se donde vives- el tono de mi voz era una mezcla, coqueteo, descaro, ligeros tintes de lujuria y tal vez, algo que el ya no conocía.. una broma. No sería nada difícil el observarle, además sería mucho más interesante que acariciar a una fría ventana recordando lo que fue.
Regrese a el entonces sintiendo las mejillas arder y hacía mucho que eso no sucedía -y no uso calzones de lana y nada tiene que ver Roger en el asunto... los uso porque quiero y porque puedo, o es que tienes obsesión por las niñas y su ropa interior?...- entonces sonreí, si que me veía y no le exigiría que dejase de hacerlo, porque yo no podía hacer lo mismo. -de todas formas tu tampoco las agradeces, según supe.. tu agradecerías las molestias?- no, no las agradecería y me sentí estúpida al momento de hablar así. de nueva cuenta, debería irme.

A cambio, balancee mi peso sobre mis tacones. Dentro tenía quien me esperase y que debería encontrarle cuanto antes pues ese mismo chico era capaz de romper narices en un segundo, sobre todo tomando en cuenta el precedente; el momento en que se supo que Alex y Laura habían tenido relaciones, un rumor que me ocupe en desmentir.

Y pasado el tiempo estaba ahí, deseando que se acercara, sufriendo al momento que lo hizo. Seguramente solo se acercaba por la cerveza.
No, no fue por eso, sino por mi mano libre misma que deslizo deslizo por debajo de su ropa para dejarme tocar su abdomen, cálido, firme... delicioso. deje de respirar y al mismo tiempo jale aire por la boca, con los labios entreabiertos hasta llenar mis pulmones, con esa ligera tensión de no haber esperado eso. no entendí sus motivos hasta que nombro el invierno.

Nada, no paso nada, más allá de todas sus repercusiones en mi.. nada de frio, nada como aquel show de las vegas o de holliday on ice llevado a los extremos. casi le sonreí, sin dejar de posar mi mano por su abdomen y no respondí de inmediato.

A cambio deje caer el vaso de cerveza y toque las llemas de los dedos de su mano libre... nada, no pasaba nada.

Suficiente para mi, requería una prueba mayor.

Era una cabaña, por tanto había muchos arboles a la cercanía, y serían el perfecto escondite de haber tenido la paciencia para llegar a ellos. Por el contrario, no le di tiempo para hablar y ya nos encontrábamos en uno de los laterales de dicha cabaña, debajo de un balcón; así que nos resguardaría de los mirones de la planta alta. Entonces, solo entonces, sin necesidad de más, el lo entendió y su mano acaricio una de mis piernas incluso llevándola a el (todo cuanto pudo debido a lo estrecho de mi vestido), comprobando tal vez si debía de dejar de tocarme cuanto antes.

Nada, solo una briza, deliciosa por supuesto a mi parecer. case sus ojos al notarlo.. era tiempo de empujar un poco más -tengo muchas cosas justo ahora Alex, y tu crees que tengo frió?- el respondió apenas y yo negué con la cabeza -jamás eh soportado el frio...- y me acerque a el aún más sofocándome en cuanto mis senos tocaron su pecho, debido a nuestra cercanía. a partir de ahí me mantuve con los ojos cerrados, acercándome a sus labios que era nuestra prueba absoluta-... y eso tu lo sabes- remate antes de hacerme de sus labios.

No le di tregua, no le di oportunidad para oponerse cuando ya me bebía sus labios y mis manos buscaban un punto de apoyo con el, suspirando en sus labios, ciñéndome a el finalmente al tomárle por las presillas para después atraparle con todo lo que podía... y lo supe.

Muerta si querían, no me importaba morir justo en ese instante… en esos momentos ya tenía lo único que necesitaba.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Alek Kaiser el Dom Nov 06, 2011 3:39 pm

Demasiado rápido, y demasiado fácil. Así pasó la semana. Es muy sencillo adaptarse simplemente a no hablar de ello, no pensar en ello, sólo seguir con tu vida, involucrarse en la rutina, levantarse, desayunar, ir a clase, formar nuevos grupos de estudio, nuevas rutinas, nada de comer juntos, pero sí en una nueva mesa, con Laura, claro, pero también con algunos chicos y chicas con los que apenas he tenido trato hasta ahora. He de reconocer que algunos me caen bien. Es fácil, porque ellos no saben, no preguntan. Los días van pasando, después del colegio sólo quedo con Laura cada tarde, un par de horas, hacemos deberes juntos y luego la acompaño a la puerta cuando el chico de turno viene a buscarla, antes de que llegue mi hermano, siempre antes. Esos dos parecen destinados a no verse nunca. Nunca le había prestado atención al hecho, no hasta que entré en el cuarto de alex y lo ví parado frente a la ventana, sólo mirando enfrente, sin haber apartado las cortinas del todo. Tampoco es que importe mucho, en algún punto hace unos años, han dejado de soportarse, antes se llevaban bien, antes los tres pasabamos mucho tiempo juntos. Pero las cosas cambian.

Por lo visto deprisa, ya que Leia no parece ni recordar que existo, mientras yo no puedo dejar de pensar en ella, casi las veinticuatro horas del día. Antes me sentía culpable, me sentía mal conmigo mismo por haberle fallado de manera tan flagrante. Fuí yo, lo sé. Pero ya no me siento así. Al parecer yo no era tan importante cómo me creía para ella. Y posiblemente si no hubiese metido la pata nunca lo hubiera averiguado. Ahora lo sé. Ella pasó página dos semanas más tarde, sólo dos. Fuí yo quién se empeñó en verlo como una llamada de atención, un castigo, quizá. Pero ya van seis meses, seis largos meses y ella sigue con él y sigue sin dirigirme más palabras que un "buenos días" cuando se siente generosa.

Supongo que yo también debería pasar página, es lo que siempre dice Laura, otra chica, a otra cosa. Pero yo no soy así, ese es mi problema, siempre me vuelco demasiado en todo, hasta el punto de la obsesión. Sólo una cosa me entretiene lo suficiente como para olvidarlo, pero le prometí a Alex que no volvería a jugar, ni a frecuentar esos sitios.

Llega el fin de semana. Llevan días hablando sólo de una cosa en el instituto, la fiesta. En casa de Jim. Todo el mundo estará allí, razón de más para no ir. El caso es que quedarme en casa tampoco me apetece, lo unico que podría hacer sería imaginarme una y otra vez qué estarían haciendo en cada momento, y eso si mi hermanito no se olvida de mi de nuevo y aparece borracho con una fulana medio desnuda revolcandose por el salón en la mejor parte de mi estupenda partida de resident evil, como la última vez. Nunca le perdonaré por haberme jodido la puntuación, estaba a punto de cargarme al último perro sangriento.

No sé cómo acabo esa tarde en la trastienda de Ray. Pero es allí, delante de una mesa con tapete verde y una fila de fichas a mi lado donde me suena el móvil con un mensaje de Laura. Lo leo apenas apartando la vista del juego. No memolesto en contestarlo. Ella ya sabe que no iré. Parece que el dicho tiene parte de verdad, afortunado en el juego...tengo una buena racha. Estoy ganando.
avatar
Alek Kaiser

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Jake Parrish el Dom Nov 06, 2011 4:17 pm

La semana ha ido bien, no me mezclo, no hago amigos, sólo voy, me aseguro de no acumular faltas, tomo mis apuntes como un buen chico e intento pasar desapercibido. Esa gente sigue sin gustarme. Desde la rubia salida que no deja de acosarme en los servicios hasta el friki del pelo relamido al que invariablemente le obligo a pasarme los apuntes. Una panda de niñatos consentidos sin verdaderos problemas. No, no haré amigos en el instituo, no lo necesito. Tengo amigos de verdad, los del otro lado del mundo, los que viven en las calles, los que me acogieron de vuelta como si nunca me hubiese ido, los qu eno hacen preguntas ni exigen respuestas, ellos saben. Ellos entienden. La vida es dura y cada uno pasa por ella lo mejor que puede.

Al menos he conseguido trabajo en la gasolinera de la calle principal. Ha media jornada, porque no puedo permitirme fallar en los estudios, no si quiero que me renueven la emancipación, y mi abuelo, aparte de mi cordura dependen de ello. No es mucho, pero llegará para tener algo de cash en el bolsillo, la pensión del abuelo no da para mucho y se gasta la mayor parte en vino. Soy yo el que lleva la casa ahora, pero después de pagar las facturas me cuesta negarle su botella, es su dinero, al fin y al cabo, y estar borracho parece su única forma de soportarlo, cuando está sobrio su mirada es tan triste, y no deja de hablar de mis padres, una y otra vez, la mayor parte de lo que dice no tiene sentido, seguramente mezcla la realidad con algún delirio alcoholico, pero sigue siendo sobrecogedor, y me pone los pelos de punta, así que le compro sus botellas. Él se calma, y yo puedo seguir viviendo. Me parece un trato justo.

Ya no tengo que recogerlo en los callejones, apenas sale de casa. La movilidad de sus piernas es reducida. Tenían razón en algo, no puede vivir solo. Apenas es capaz de controlar el temblor de sus manos para sujetar la botella, mucho menos para hacer algo como cocinar o limpiar.

Clases, trabajo, y de vuelta a casa para hacer de niñera. Esa parece haberse convertido en mi vida. No me quejo. Hay quién está peor. Yo al menos tengo un techo, comida caliente y salgo y entro cuando quiero. Esa parte es la mejor. Todas las noches me acerco al otro lado de la ciudad y me tomo una cerveza fría en la barra del Joe´s. Es la mejor parte del día. La barra de madera está siempre pringosa, las cucarachas se pasean por el estante de bebidas a pelna vista y la clientela no saldrá nunca en la portada del In New York, pero me siento en casa. Conozco a todo el mundo y todos me conocen. Nos tratemos o no nos respetamos. Nadie te pregunta cómo ha ido el día ni se acerca a buscar conversación si no la pides. Sólo Joe te saluda al entrar, y siempre de la misma forma: "Rubia o negra?" Es todo lo que a él le importa.

El sábado no es la excepción. Sólo llego antes porque he conseguido cambiar el turno de noche por el de mañana con otro pringado. Así que me deleito en la espumosa negra en cuanto me la sirven y desconecto. El espejo frente a la barra me permite ver el local, pero no le presto más atención que a los desconchones, las manchas de grasa y las cucarachas.

La cerveza no es buena, la mayor parte de la clientela no podría pagarse una guiness, así que Joe sólo sirve "Soleada", cerveza negra española, los españoles no deberían fabricar cerveza negra si no saben cómo se hace, pero está fresca y sabe a día finalizado.

Sentado en el taburete desvencijado que me sirve como silla, con ambos codos apoyados en la barra y la jarra entre las manos es como veo entrar a la chica. apenas muevo el cuello para echarle un vistazo de refilón y vuelvo a mirar hacía delante. Hay un breve silencio, momento en que la gente evalua a qué se debe que una chica de su clase se adentre sola en este bar un sábado por la noche, pero algunos parecen reconocerla, alguien se mete con ella en tono amistoso y los demás vuelven a retomar sus charlas y vuelven a sus cosas. No es policia, es todo lo que ellos necesitan saber. Nadie se preocupará por ella tampoco si se mete en lios. Ha venido solita, que se apañe sola también. No es nuestro problema, es el pensamiento general.

Algunas de las chicas del barrio no lo toman tan bien, y la miran con clara hostilidad, es porque ha nadie se le ocurre aparecerse por un barrio así con zapatos de trescientos dólares y vaqueros de prada. Me encojo de hombros y sigo con mi jarra, hasta que se sienta a mi lado en la barra y pide otra.

- ¿Nadie te ha dicho que este no es tu sitio?- pregunto ladeando un poco el rostro, lo suficiente como para comprobar su perfil. No, mis ojos no me engañaban, Vanesa Cabot, ya era una mocosa preciosa cuando la ví por primera vez, pero desde luego había hasta mejorado con los años, una parte de mi esperaba encontrarla gorda y llena de granos, así hubiese sido más fácil.

- ¿Te conozco?- me mira arqueando una ceja con soberbia.

- No- respondo tomandome un segundo para inspirar y darle otro sobro a la negra- Supongo que no...Sigues siendo una mocosa temeraria, ¿no tienes miedo de que alguno de nosotros te robe esos zapatos tan caros que llevas?



avatar
Jake Parrish
Admin

Mensajes : 203
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Leia Orsini el Dom Nov 06, 2011 6:10 pm

Cuando decían cosas con coherencia, me limitaba a escuchar y reír de vez en cuando, en los momentos que decían una frase que debería de sonar graciosa, pero era más ilógica que venir en falda y sin bragas, daba un trago grande de la cerveza en mis manos y reía a la misma altura que las chicas. Era increíble la forma en que podían relacionarse, quiero decir, se supone que las relaciones tienen que llegar más allá de solo, sexo, cerveza y frases sin sentido, claro, a menos de que estuvieran estúpidamente enamorados, pero ni así. Simplemente no pasaba. Me tenso por unos segundos cuando la mano de Jim baja hasta mi pierna, y la deja ahí, bueno, creo que eso puedo soportarlo, además, muy pronto me iré de aquí, solo tenía un objetivo, que claro, no creo que sirva demasiado, pero yo ya habría cumplido con avisar.

Alex acaba de llegar, aquel capullo que Alek tenía como hermano. Aún me sigo preguntando si son de la misma sangre, porque no se parecen nada…esperen, si que se parecen, mismo cabello rubio, expresiones, espero que Alek no tome aquellos caminos, aunque sé que lo está haciendo. No debería de importarme, porque ha salido de mi vida, en realidad, debería de pasar, completamente, olvidarme de su nombre y de que existe, porque seguía pensando en él como si aún hubiera esperanza. Pero el tiempo pasa y los sentimientos deben de cambiar ¿o es que acaso debí de haber esperado la eternidad? ¿Demostrarle cuanto me importaba y que él lo hubiera desechado igual? No, claro que no. Si deshecho lo que teníamos, nada me decía que no fuera a desechar algo más valioso. Me incorporo de las piernas de Jim, diciéndole que voy al tocador, algunas chicas intentan pegarse a mí, pero camino lo más rápido que puedo, dejándolas por detrás. Paso una de mis manos por mi cabello antes de salir de la casa.

Sé que es de esos chicos que prefieren pasarla bien con sus “amigas” pero también sé que nunca iba meter mano en donde no le interesaba. Porque siento que lo conozco, pero sé que no es verdad. Solo conocía a Alek…o solía pensar aquello. Hasta aquella noche. La forma en que me sentía cuando estaba a su lado, no tenía comparación. Ahora me siento más tensa que nunca, como si fuera a explotar en cualquier minuto del día y el problema, es que yo no exploto como los demás, yo no digo las cosas, no hablo, no aviso, solo decido no hacer caso a mi mente, y me dejo llevar estúpidamente. A lo lejos, veo caminar a Laura, no tengo nada en contra de ella, en realidad, siempre se me hizo una chica que sabe lo que hace, aunque no de la forma en que a mí me gustaría hacerlas. Solo había algo, que no terminaba por gustarme, o que quizás no entendía. Me había sustituido por ella ¿así era? Y se acercaba tanto a Alex, los dos hermanos, una sola chica ¿eso es válido? No iba a decir nada, no es mi problema. En cambio, es lo que me da fuerzas, camino con seguridad hasta donde están esos dos, Alex y Laura. Aunque me lo planteo una vez más, Alek es el único que me escucharía verdaderamente o eso espero.

Saco el móvil y comienzo a teclear el mensaje, algo sin sentimiento, un poco frío, directo al grano. “Tenemos que hablar, Fiesta” quiero decirle que no de nosotros, pero no se puede decir eso, si ya no existe un nosotros, es algo genera, algo a lo que no se le pueda dar un nombre. El primer nombre de mi lista de contactos, seleccionar y lo envió. Enseguida edito el contacto, quitando el maldito corazón que flota en la pantalla, más no su foto. Tampoco es como si pudiera llegar con Laura y decirle “Hey, necesito que me ayudes con mis rarezas” o con Alex “Tengo algo que mostrarte” claro que no, sería una locura, la sola idea hacía que quisiera suicidarme. Regreso al grupito de la sala, alejada de Jim y de sus manos, hablando con las chicas acerca de los chicos. No puedo evitar detenerme un poco cuando el nombre de Alek sale a relucir “Oh por Dios, esta mas bueno que nunca” “Si, si se aparece, creo que le daré un recorrido privado por la casa” No sé si arrepentirme.


En proceso...
avatar
Leia Orsini
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 23/09/2011

Ver perfil de usuario http://promiseofedge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Nov 06, 2011 6:45 pm

Se estaba burlando de mi, ciertamente, pero no podía enfadarme, primero porque tenía su gracia y segundo porque también tenía parte de razón, es cierto que la observo, más de lo que debería, más de lo aconsejable sin duda, pero no voy a admitirlo abiertamente, no con esas palabras, tampoco es que tenga nada que ocultar. Estoy más que convencido de que tengo todo el derecho del mundo desde el mismo momento en que ella es libre de andar en brgas de un lado a otro sin acordarse jamás de echar las cortinas.

- Ya sé que no usas calzones de lana- apunto solamente mientras controlo una sonrisa para no acabar soltando una carcajada, el tono ofendido de ella me resulta hilarante, no ha pillado la ironía- No es precisamente una niñita la chica que me obsesiona...alguna vez lo fue, pero parece que hace mucho tiempo...¿yo? Preguntas muy a menudo por mis gustos, empiezo a pensar que te importan un poco...

El vaso cae al suelo, mojando la hierba, lo veo con la periferica porque mis pupilas siguen centradas en ella mientras alzo la mano libre, tal como ella exige, para posar nuestras yemas juntas, un coquilleo, la necesidad de acariciarla, pero nada más.

Entonces entrelaza nuestros dedos, como yo deseaba hacer, y tira de mi para doblar una esquina, no sé a donde vamos o lo que pretende, solo miro una vez más al camino buscando a Vane, pero como parece no llegar me permito seguirla por el momento. Sólo doblamos el recodo y lo entiendo en cuanto se para bajo un saliente. Es absurdo, a mi no me importa besarla en las mismisimas escaleras de entrada, cómo si alguien fuese a replicarme...bueno, quizá su acompañante, pero tampoco es que importe mucho. A mi no, al menos. Y si, voy a besarla, aunque no necesite más pruebas, aunque yo mismo me lo desaconseje, es lo malo de haberlo hecho antes, se vuelve una adicción cuando menos te lo esperas. Algunos dicen que la única forma de superar una adicción es hartandote de ella, eso tengo que probarlo, porque está visto que lo otro, ignorarla, no funciona del todo.

No soy yo el que la empuja contra la pared ahora, sino ella la que se apoya. no digo nada, no encuentro nada que decir, y tampoco nada que ella necesite oir, no es como las demás, no quiero promesas de amor eterno, sólo esto. Creo que busca una explicación, bueno, no tengo ninguna pero puedo darle otra cosa.

Acaricio la parte del muslo que deja al descubierto su falda corta, llevandola luego a la rodilla para traerla hacía mi, no me lo permite del todo esa cosa tremendamente ajustada que lleva, a no ser que la levante, pero no me parece oportuno.

- no lo sé...¿lo tienes?- apenas me da tiempo a responder.

Pero su piel es tersa y cálida cuando sus brazos me rodean el cuello y se acerca a mi descansando su peso en mi pecho. Separo los labios cuando mi brazo ya la rodea por la cintura, manteniendola allí, voy a decir algo pero no llego a emitir palabra. Es ella la que me besa esta vez, y yo el que se queda sin aliento y tiembla, pero no de frío. Cierro los ojos, me dejo llevar olvidando completamente cualquier pensamiento coherente de hace un momento y siento como baja los brazos para ajustar sus dedos en las presillas de mi pantalón, tirando de él hacía ella.

Siento el latido de su corazón bombeando rápidamente, ¿o es el mío? No importa, nada importa en el momento, sólo inclinarme para bajar el cuello y que llegue con facilidad a donde quiera que desee llegar. Soy suyo en ese momento, suyo cada vez que me toca. La maldita vecina de al lado, la niña que creció más de lo que debería.

El beso se nos va de las manos, ella sólo necesitaba una prueba, un beso rápido y superficial hubiese bastado, pero nada es superficial cuando nosotros no s tocamos, ni para mi ni para ella, lo sé porque no soy el unico que respira por la boca entrecortadamente, buscando aire, cuando nuestros labios se mueven sobre los del otro sin dejar de succionarlos ni interrumpir el beso, así nos deje sin aire, así me lleve al infierno, si es con ella estoy dispuesto. Su lengua es traviesa, cada vez que la noto tocando el paladar o explorando la cavidad de mi boca siento una contracción en el estomago, pero no voy a quejarme, porque sentir algo es bueno, ya apenas lo recordaba. La gente comete locuras por mucho menos de lo que esta chica es capaz de provocar en mi. La paladeo, la redescubro con intensidad sin apartar mi boca de la suya hasta que la necesidad de algo más se hace insoportable, milagrosamente no es quitarle la ropa lo que quiero, es otra cosa, sentir el latido de su pulso en la boca. Y eso hago, abandonar sus labios suavemente para bajar por su mandibula y alojar mis labios en el hueco de su cuello.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Alek Kaiser el Dom Nov 06, 2011 7:13 pm

La partida se vuelve interesante, he ganado casi doscientos, no me he atrevido a meterme en una de las grandes porque la promesa a mi hermano aún sigue rondandome la cabeza, pero unos pocos dólares no se notarán. Tengo un full, podría ganar fácilmente esta mano, si mis calculos no fallan lo máximo que hay en la mesa son una doble pareja y un trio, al menos eso es lo que me dejan ver, el sujeto moreno de los piercings en la nariz tiene un tic cuando farolea, y ahora mismo no deja de tocarse la oreja. Tamborileo un momento con los dedos en la mesa, lo hago siempre, pero lo hago igualmente si faroleo o no, así que no me importa y lo sigo haciendo. Lo pienso un momento, no es mucho dinero, puede salir perfectamente de mi paga sin que nadie se entere, sin explicaciones. Acabo apostando los doscientos que he ganado sin dolerme demasiado. Espero, dos se rajan, dos continuan. Uno de ellos tiene un trio, estoy seguro, pero el otro es un misterio.

El móvil vuelve a sonar, asumo que es Laura de nuevo así que no lo miro y cojo carta. Uno de ellos intenta ponernos nerviosos con una conversación absurda, sin duda derivada a sacarnos de quicio y que mostremos nuestra debilidad. El otro, claramente, tiene los nervios alterados. La pantalla de mi móvil, iluminada, lo pone nervioso, dice. Estoy por apagarlo cuando veo el nombre impreso en pantalla. Leia. Lo leo otra vez, hace meses que no me manda un sms. De hecho creí que habría borrado mi número. Casi con reverencia cojo el móvil y abro el mensaje mientras los dos que aún apuestan protestan que hay que estar centrado y que no es serio ponerse a responder mesajitos de colegio cuando hay dinero en juego.

“Tenemos que hablar, Fiesta” Es todo lo que pone. Es todo lo que necesito para abandonar la partida con una excusa ligera, protestan, les dejo el monto, no me importa, y cojo la cazadora al vuelo mientras ya me dirijo a la puerta. No pienso en el motivo o en qué ha querido decir. Da lo mismo, quiere que vaya, así que sólo pienso en cómo llegar lo más rápido que me permita el tráfico. Estoy bastante lejos y los autobuses a estas horas pasan a tiempos muy irregulares. Debí comprarme ese coche. Cogería un taxi, pero no creo que exista tal cosa en este barrio y dudo mucho que alguno me recoja aqui. No me quedan muchas opciones, podría ir caminando pero tardaría en llegar al menos una hora al centro, y Leia quizá no espere tanto.

Barajo la opción de volver dentro y convencer a alguien de que me lleve por un precio, probablemente elevado, pero veo una bicicleta sin candado a apenas unos metros, sé que no está bien, pero lo compensaré luego, pienso, y tomando eso en cuenta dejo una nota donde antes estaba la bici, prometo devolverla en buen estado y dejo mi dirección para que vengan a reclamarla.

No estoy vestido como para ir a una fiesta, me doy cuenta en cuanto asomo por el camino de entrada y veo a la gente con copas paseando en grupos por fuera. Llevo unos pantalones vaqueros nada especiales y una camisa de cuadros más caliente que moderna o elegante. Y aún encima he sudado por el camino. Bah, pienso, tampoco es que me importe nada lo que esta gente piense de mi. Y sigo adelante, dejo la bici a un lado haciendo caso omiso de los dos tipos que se burlan de mi transporte, primero por llegar en bici y después porque la misma es rosa fucsia, y entro buscandola.

Encuentro a Jim, con sus amigotes, pero no a ella. Reviso habitación por habitación, una chica me para en la cocina, dice algo sobre ver la casa, ¿tengo pinta de decorador o diseñador de interiores?

- ¿te conozco?- contesto tan solo antes de apartarla y seguir buscando.

No la veo, así que pienso. Es Leia, ¿donde podría estar? Y entonces subo las escaleras hasta el segundo piso. En el baño, un sitio donde puede encerrarse un momento, respirar y dejar de fingir. Llamo un par de veces con los nudillos, esperando su respuesta.

- Soy yo, abre.

Contesto cuando escucho su breve !¿vete, no ves que está ocupado?¡ tengo razón, está sola en el baño y su rostro refleja tensión. El abrazarla es un acto reflejo. Lo hago fuertemente, ubicando su rostro en mi cuello y cerrando la puerta tras de mi. Ni siquiera se me ocurre preguntar para qué me ha llamado.
avatar
Alek Kaiser

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Leia Orsini el Dom Nov 06, 2011 7:58 pm

Definitivamente no lo soporto, es incoherente y de mala leche que estén hablando de Alek cuando estoy justo en frente de ellas, al principio solo pude decir que sí, que tenían toda la razón, pero era la forma en que lo mencionaban, como si no les importase más que si exterior, si supieran todo lo que se tuvo que reparar. Odiaba esa sensación, y más las odiaba a ellas que no pensaban en los sentimientos de los demás, quizás, me estoy volviendo como ellas, pero me niego. Me incorporo de un salto después de terminar la cerveza y salgo de ahí, al principio quiero quitarles la cajetilla de cigarrillos que tienen al frente, pero al final, me detengo, no quiero oler a tabaco en frente de Alek, ¿Por qué me sigue importando demasiado lo que piense él? Camino un poco entre las personas, saludo a unas cuantas, mientras que otros chicos intentan flirtear conmigo, nuevos en el equipo, seguramente, porque si supieran lo de Jim, me llamarían por “señorita” casi casi. Termino por querer un poco de privacidad, bajar toda esa tención que se había instalado en mis hombros, el dolor que fácilmente podía ocultar, comenzaba a hastiarme.

Subo las escaleras, encargándome de que nadie me viera, y si lo hacían, bueno, solo decía que el baño del primer piso estaba ocupado. Al momento en que subo el último escalón, mi sonrisa se esfuma y vuelvo a sentirme tan vacía y débil que cuando estoy sola, pero lo ignoro, sigo caminando hasta que encuentro la puerta del primer baño, entro y cierro detrás de mí. Vuelvo a sacar el móvil, aceptando que estaba esperando una respuesta, aunque…el siempre hacía solo lo que le pedía. ¿Qué hará esta vez? Tiene todo el derecho de ignorarlo, tiene todo el derecho de mandarme muy lejos, porque, es lo que se supone que hice yo, lo hicimos ambos. Mi ceño se frunce al ver que la pantalla sigue igual que siempre, la hora, la fecha, una imagen de fondo, que no tiene nada relevante, puesto que cambie el protector después de decidir que lo olvidaría. Lo guardo, y me acerco al espejo, no me reconozco, nunca lo hago, de hace años. Si mi padre no puede reconocerme ¿Por qué habría de hacerlo yo? Debía de sentirme satisfecha con lo que había estado haciendo, pero no lo sentía, ni siquiera me hacía cosquillas. Me acerco a la ventanilla, un tanto alta y la abro, dejando que aire fresco del exterior pase hacía mis fosas nasales.

Un toque, y solamente quiero lanzar el jabón contra el espejo. No me detengo esta vez, seguramente pensaran que es otra chica, no yo.

-¡Vete, ¿Qué no ves que está ocupado?!- estoy por tirarme en la bañera y quedarme ahí un buen rato, nadie se dará cuenta de que hago falta, a menos de que las hormonas se le alboroten a Jim. Pero su voz hace eco. Sin pensarlo quito el seguro y ahí está, con el no puedo fingir nada. Sus brazos me rodean y no hago más que abrazarlo también, es tan alto, o por lo menos para mí. Respiro su aroma para decirme a mi misma que ya estaba a salvo, y que tanto él, como yo, estábamos bien. Por primera vez, después de seis meses, sonrío, entonces dejo de abrazarle y dejo caer mis manos a cada lado de mi cuerpo, quito mi sonrisa y espero a que termine con aquello, cuando lo hace, solo doy un paso hacia atrás, mirando sus ojos. -Sé que le paso a nuestros padres. -y de ahí, es imposible seguir una historia. -Y además, los apellidos de Laura, Vanesa y otro más, están incluidos-Bien, ahora es tiempo de ver como le cae eso, para intentar saber las reacciones de los demás, que final, se enteraran.


En proceso...
avatar
Leia Orsini
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 23/09/2011

Ver perfil de usuario http://promiseofedge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Alek Kaiser el Dom Nov 06, 2011 8:29 pm

Al principio todo está bien, me devuelve el abrazo y yo sólo beso su pelo, preocupado por esa mirada tensa que he encontrado en sus ojos, esa que no debía estar ahí, no en una fiesta. Pero pronto sus brazos dejan de rodearme y los retira, me lleva un poco apartarme, darme cuenta de que no ha sido el impulso correcto. Yo no debería abrazarla, ya no. Pero no voy a pedir disculpas no por eso.

Me preocupa más el hecho de que se encuentre encerrada sola en un baño, alejada de todo el mundo, y por un momento vuelvo a sentir la culpa. Yo siempre tengo a Laura. ¿A quién tiene ella? A Jim, me recuerdo, ella tiene a Jim.

¿Nuestros padres? ¿Me ha llamado para hablar de nuestros padres? Por el tono parece ser importante, pero sinceramente me preocupa más la palidez de sus mejillas. Mentiría si dijese que no me gustaría saberlo. Alex siempre dijo que era imposible que papa y mama muriesen tal cómo nos habían contado. Papa no era tan imprudente, decía. Sinceramente ni le daba ni le quitaba razón, apenas recuerdo algún momento con mi padre en que realmente me prestase atención, y mi madre era esa señora de rostro amable que daba un beso cada mañana y venía arroparme por las noches, pero poco más. Nunca fuí más que el segundo hijo, ese que vino sin buscarlo. Tenían a Alex, era de él de quien se preocupaban, nunca me importó, yo también tenía a Alex, es a él al que hecho de menos.

- ¿Para eso me has llamado? Creí que te pasaba algo...


No pretendía parecer duro, es sólo que me había preocupado. Sigo estandolo, un poco.

- Vamos, cuentame qué te preocupa- digo mucho más suavemente, apartando un mechón de su cara con cuidado, parece dudar, así que solo me siento en la taza del vater, sin apurarla y afirmo- Empieza desde el principio, siempre es más facil.

Y me cuenta, me cuenta algo sobre ordenar el desván y encontrar un libro el latin, algo sobre nuestras familias, un árbol familiar que se remonta a los tiempos de cuando a la gente la quemaban en hogueras y de pronto calla pero no parece haber acabado. No sé que tenga que ver todo esto con nuestros padres pero espero, porque sé qu eno hay que apresurarla, menos cuando parece estar intentando explicarte algo que considera importante. Y entonces dice algo que me sorprende aún más saliendo de sus labios, Leia es la chica más cuerda que conozco. La más centrada también. Y abro la boca sin saber que decir, antes de sonreir un poco por la sorpresa.

- ¿Me estás diciendo que eres una bruja?

Tiene gracia. ¿Cuanto tiempo llevamos aqui? No lo sé, sólo que necesito moverme, así que me levanto, pero no le doy la espalda, sólo me quedo de pie, mirandola a los ojos todavía.

- Leia...¿seguro que esta semana no ha sido demasiado para ti?...vale, vale, retiro lo dicho...¿puedo ver ese libro?
- no quiero ofenderla, ni indicar que no la creo, la creería incluso sin pruebas, sólo que sigo preocupado por esa falta de color y esa mirada estresada, no me gustan- ¿y donde encajan nuestros padres?- porque había dicho nuestros, no sus.
avatar
Alek Kaiser

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Leia Orsini el Dom Nov 06, 2011 9:01 pm

Lo fulmino con la mirada al momento en que comienza a decir “solo eso”¿solo eso? lo conocía, y es que no le importase nada su familia, pero sé que le importaba aunque sea solo un poco, aunque sea solo Alex, y debía de saber que no podía ir directamente a Alex con palabras que parecen una locura. ¿Qué me pasaba algo? No puedo evitar mirarlo de una forma extraña, como si no lo conociera, la verdad es que puedo conocerlo todo lo que quiera, pero no lo acepto, no ahora. No puede ser que le siga importando, lo dejo claro cuando lo espere dos menes y no volvió del todo. Muerdo mi labio inferior antes de dijera que comenzara por el principio, claro.

Comienzo, desde aquel día, omitiendo siempre las partes en que las cosas las hacía solo para olvidarme de los momentos a su lado, en cuanto iba a decir algo así, me quedaba callada, y seguía, teniendo que acomodar todo en mi cabeza para poder explicarlo. El libro, aquel que me obligo a estudiar esa lengua, tan interesante, que no tengo ni idea de porque nunca quise estudiarla, hasta ahora, esconde tantas cosas. Le cuento de lo que pude descifrar, y acepto que hay cosas que faltaron, le cuento de todos esos símbolos, e intento describirlos. Ahora estoy sentada sobre el lavado, mirándolo de frente, porque ha tomado asiento en la taza del váter. Todo parece tan normal, como si estuviera hablando tranquilamente con él, como si no hubiera pasado nada y todo volviera a como era antes. Ahora comienzo a describirle aquel árbol, que bajaba hasta nuestros abuelos y enseguida nuestros padres, de ahí, acababa y dejaba un espacio en blanco. Pero solo eran esas familias. Comienzo a contarle de las historias que me leí en la biblioteca de los libros más viejos. Y me quedo en silencio, enserio, no es fácil hablar de cosas que ni yo misma me debería de creer, pero estaba aquella prueba, la pared quemada, que no se cómo iba a explicarlo en cuanto llegara a casa.

¿Qué si soy una bruja? Asiento como quien no quiere la cosa. Y ahora él se incorpora. Pongo los ojos en blanco y lo miro mal, si si, la semana. -No es la semana, Alek-le aseguro, ya debería de estar acostumbrada, lo sabe, lo sabemos. Quiere ver el libro, por lo que bajo del lavabo y me acerco a la puerta, quitando el seguro. -El libro está en el auto, espera aquí- estoy a punto de salir, y me detengo. ¿No lo sabe? No contesto, salgo y bajo las escaleras, implantando mi sonrisa, hasta llegar a la salida de la cabaña. Sigo caminando por el borde del camino, hasta dar con la camioneta, debe de estar abierta, siempre la deja así, es tan confiado y bobo. Abro y saco el libro de la guantera. Regreso hacía el ruido del lugar, la noche cae tan pronto, cuando entro, Jim me está esperando, me pregunta por el libro, me encojo de hombros y me deshago de sus brazos, provocando una burla de parte de sus amigos. Antes de subir, tomo una botella nueva de cerveza, y comienzo a subir, el baño, extraño. Abro, entro y cierro detrás de mí, entregándole el libro y la cerveza. Bueno, si la quiere aceptar, si no, soy feliz sobria.

-Mi padre, era el descendiente, ahora está muerto-apunto como si no me doliese, pero lo hace realmente, al saber, que nunca pude ser lo que él quiso. Vuelvo a tomar asiento sobre el lavabo, manteniendo la calma. -Quería ver que pensabas antes de hablar con los demás, no es como si fuera tan fácil decirle a Alex o Laura lo que pasa-miro hacía la ventana ¿y si no soy la única con problemas de incendios? -¿Estás seguro de que no te ha pasado nada extraño estas semanas?-


En proceso...
avatar
Leia Orsini
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 23/09/2011

Ver perfil de usuario http://promiseofedge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Nov 06, 2011 9:07 pm

Como describir lo que sentía cuando Alex Kaiser me besaba?

Podría ser un buen inicio decir que había besado muchos labios, tantos que ni siquiera me molestaba en contarlos, y había tocado otras pieles, lo mismo que había permitido que me tocasen y besasen, que intentasen lo que fuera necesario. Ni en sueños podrían haber hecho lo que Alex lograba en solo un beso y un agarre de cintura.

Era como estremecerse desde la medula, algo que una vez comenzado no podría acabar y ya no tenía fuerzas para detenerlo, muchos menos ganas, cuando justamente desde la última vez que me había besado, o aquella ocasión nuestra, no había vuelto a sentir algo así, por mucho que lo buscase.
No había nada que buscar, cuando lo tenía todo en el, en sus labios. Y no hacía falta que me quitase el vestido para sentirme expuesta, y no requería algo más para incitarme a desear más de el, a enardecer a un solo instante o sentir que esto era la realidad a la que había sido predestinada. nuestros labios se devoraban con la más deliciosas de las sensaciones; el sentir que le pertenecía, el placer también de sentirlo venir a mi en realidad, con esa calidez y seguridad, tanto que me robaba el aliento y me lo devolvía al mismo tiempo de sus labios.

Mas alto que yo por su puesto le sentí inclinarse sobre mi y nuestros cuerpos amoldarse, principalmente el mío, y si mis manos se apoderaron de sus presillas se guiaron por su cuerpo para reconocerle, para recordarle justo en este momento, donde el bullicio ya no existía y solo existíamos nosotros dos, como debió haber sido siempre.
No, no era amor, o no era del tipo de amor que fuese reconocido, pero si sabía que lo necesitaba más que a nada en este mundo. Profundice el beso y el entonces, me respondió, justo con esa pasión que solo era capaz de hacer. Sentir que había nacido para esto. mis manos que ya viajaban a través de su espalda pronto se cerraron entre sus cabellos con suavidad una, mientras que la otra acariciaba su cuello. Mis labios se llevaban la mejor parte, bebiendo de ellos lo que hacía tanto se me negaba. Las verdaderas sensaciones, mis verdaderas emociones... las nuestras, porque el también se sofocaba como yo, tenía la misma impaciencia y necesidad de más que yo, ambos nos asfixiaríamos si no seguíamos con ello.

un gemido escapo de mis labios mientras hacía el cuello hacia atrás para darle espacio y hacer de mi lo que el desease, el cuello... lo que fuese por el. y volví a sentir que el mundo solo era un persona para dos, que incluso podría flotar en ese momento. -Alex...- justo como aquella ocasión cuando de repente ya no hubo punto de retorno, con las mismas estrellas que parecían moverse en aquel cielo nocturno dedicado para dos. Si, moverse y alinearse, como esos pensamientos que no eran más que simples alucinaciones al estar donde siempre había deseado estar.. mi voz absolutamente ronca y entrecortada seguía quebrándose para darle mejor acceso y al mismo tiempo acariciarle, disfrutar del que me tenía así para el, porque hacía eternidades que no era tocada, con esas únicas manos.

Esto era el chico de al lado, esto era mi problema y redención al mismo tiempo. Redención, si.. porque no había manera de fingir lo que no era entre esos brazos y si me encontraba perdida.. ahí mismo me encontraría. ahí... y solo ahí renacía y existía... y lo amaba por ello.

Sonreí para mi misma al sorprenderme pensando así, pero el no lo supo dado que me besaba de manera tan deliciosa -ningún frio- respondí finalmente apenas pude, y el levanto su rostro y me vio así de cercano a los ojos, con sa mirada obscura y diferente. mis labios hormigueaban en ese instante, pude adivinar que el mismo sentía igual al verlos entreabiertos y a la expectativa, sin quererme dejar ir así como yo no quería irme de el. sonreí apenas y aquella mano que yacía en sus cabellos ahora se paseaba por su rostro, sintiéndome no aquella devoradora, si no simplemente Laura, la que seguía siendo pequeña en sus brazos, pero también Laura, la que quería y debía estar en sus brazos. -tengo la ligera impresión de que el invierno no se acercará más- le digo apenas antes de besar su manzana, succionarla ligeramente y lograr que el se viniese a por mi, me tomara por la cintura, justo para nacernos girar y que el quedase dándole la espalda a los maderos que constituían la pared. Y reí, reí de verdad aún cuando no fuese a carcajadas al sentirme entre sus brazos siendo movida así -si, aún no esta comprobado- le respondí entre besos pequeños a su cuello, a su pecho para seguir ascendiendo y llegar de nueva cuenta a sus labios, . y sentí que el sonrió entre los míos, más no por ello deje de atacarle con besos algunos cortos y otros más profundos, pero si sentí cuando sus manos se movían por mi cuerpo del mismo modo en que pareció levantarme un poco, solo para después deslizarse, deslizarnos hacia el suelo. sin dejar de besarnos, quedando sobre el fresco del césped, entre sus piernas, casi idolatrándonos, y sin conciencia de donde estábamos, ni lo que pasaría más adelante pero al menos con esto –tal vez si me importe tus gustos- le susurre a los labios antes de envolvernos en esta gravedad que me dirigía justo a su dirección.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Alek Kaiser el Dom Nov 06, 2011 9:38 pm

Cuando me deja solo en el baño me paro a observarlo por primera vez, habría que reconocer que es espacioso, aunque en lo que pienso es en cómo acabará tras esa noche, probablemente mañana alguien tendrá que limpiar algún vomito de la pared o el lavabo, por eso a mi nunca se me ha ocurrido dar una fiesta en casa, sólo de pensarlo me pongo malo. Y siempre hay alguien que vomita...siempre.

Vuelve al poco con una libro pequeño, no sé porque me esperaba algo enhorme, con tapas de cuero y una especie de atrio para colocarlo, supongo que veo demasiadas series de ciencía ficción. Es poca cosa, marrón, arrugado, polvoriento y con las hojas amarillentas, se cierra con una simple cuerda de cuero, he visto muchos muy parecidos en el anticuario, pastas de cuero y papel de arroz si no recuerdo mal. El idioma escrito es Latin, aunque nunca lo había visto manuscrito, la persona que lo haya hecho se ha tomado sus molestias, la letra es perfectamente legible y cada dibujo una obra de arte. Sólo por su valor historico ya sería interesante.

Acepto la cerveza, dandole quedamente las gracias mientras paso las páginas con cuidado.

- ¿Algo extraño?..-medito mientras leo- Define extraño...aparte de que mi novia no me saluda, perdón, ex novia...

Pero no sigo porque algo llama mi atención, un dibujo que he visto antes, en el sótano.

- Aqui dice que cada uno de los seis tiene su propio libro, cada uno recoge los hechizos y sabiduría de una rama familiar...un momento, ¿que seis?...¿has dicho Laura y Alex?

Y ahí me doy cuenta de a donde quería llegar antes.

- ¿Quiere decir que Alex, Laura, Vane y yo también estamos en esto? ¿y qué hay del que falta?


Pero la curiosidad se desvanece ante otro pensamiento, uno más productivo.

- ¿soy el primero al que le cuentas esto?- y no puedo evitar sonreir ligeramente- Es un poco dificil de asimilar, si. Aqui pone que todos somos capaces de realizar magia por nosotros mismos, pero que es más fuerte si lo hacemos juntos y que puede llegar a descontrolarse...no sé, Leia, yo nunca me he sentido diferente, y te aseguro que si pudiese hacer magia habría sacado un excelente en mates y no un suficiente raspado...pero si tú estás tan segura...- dejo el libro a un lado y la miro- cuentamelo, tú no afirmas cosas como estas sin pruebas, algo ha tenido que pasar...
avatar
Alek Kaiser

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Leia Orsini el Dom Nov 06, 2011 10:09 pm

Fijo la mirada en cada uno de sus movimientos, desde que toma la cerveza, hasta que pasa las páginas, sus expresiones, las tenía en la mente. Y por eso no me atrevía a acercarme, de nuevo, iba a terminar peor de lo que ya estaba, pero su comentario me deja helada por un segundo, no puedo detener las palabras, estoy harta de siempre callarme las cosas con los demás, no me podía hacer lo mismo con él y mucho menos cuando este tema debía de ser resuelto de una u otra forma.

-Te espere ¿sabes? Jim estuvo cuando tu no estuviste- espero que no pregunte si Jim esta de la misma forma que él lo estaba, porque las tenía de perder, y no podría objetar contra eso. Y sé que fue una respuesta tajante, pero no debió de descuidar sus palabras ahora, o tal vez es que yo le quería echar las cosas en cara, para que sienta lo que sentí, aunque no creo que sea posible, no debería.

Asiento con la cabeza mientras sigue, si que lo capta rápido, había olvidado que aún había chicos que tenían la capacidad de pensar más que en una fiesta. Alek era uno en un millón, pero termina decepcionando más que ninguno. -Si, Lerman, Cabot, con Kaiser, creo que se refiere a ti y a Alex, aunque no se si es posible que ambos puedan tener la descendencia, y el otro, no tengo ni idea, a menos…de que no hayan tenido descendencia-

Y ahora se cree que se lo dije porque quería, si bueno, si quería decírselo a él, primero, porque es en el que más confiaba, de esos cinco. -Porque eres el único que me creería-me encojo de hombros, quitándole importancia al asunto, paso a lo siguiente. Niego con la cabeza cuando habla de las notas, no servía así, o es lo que yo pienso. -Casi incendio la casa- digo sin más, no suena a algo que yo haría, más bien fue un accidente. -Solo desee calor, y la chimenea se encendió frente a mi, pero no paro, y aumento, quemo la pared, tuve que echar agua con un balde-recargo mi espalda en el espejo. No me siento incomoda, no me siento mal, me siento bien y tranquila, había olvidado lo que era ser la chica normal.

Estoy a punto de regresar a aquel tema, pero comienzan a tocar la puerta. -¡Ocupado!-pero es la voz de Jim, preguntando si estoy bien, mi ceño se frunce. -¡Ahora bajo, vete con tus amigotes!-y se escuchan sus pasos, creo que me hizo caso o prefiere no saber qué es lo que hago en el baño, no creo que piense que estoy haciendo algo indebido, y si lo piensa, bueno, otra razón para terminar aquello, me dará.


En proceso...
avatar
Leia Orsini
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 23/09/2011

Ver perfil de usuario http://promiseofedge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Nov 06, 2011 10:10 pm

- shh- replico un momento, intentando evitar que algo que podamos decirnos nos rompa el momento, porque es perfecto, así que intento callarla, para detener el tiempo aqui y ahora, tal como estamos. No puedo responderle cuando en lo unico que puedo pensar en esos labios tremulos y entrebiertos que me llaman a voces, sintiendo la necesidad en mi pecho, de llenar mis pulmones con el halo de su aliento.

Pero me hace reir, aún antes de tomarlos, y respondo brevemente:

- No vendrá, si tú no te alejas.

La tomo del a cintura, porque su propia risa me llenan de calor, y me apoyo yo en la pared, llevandola conmigo, cosa que, al parecer le hace gracia. Sonrío levemente mientras me dejo hacer, ansiando su contacto, cada parte del cuerpo tocada por ella parece caldearse y producir su propia corriente, pero son mis labios los que la necesitan, como el sediento el agua en el desierto. Así que sonrien cuando por fin llega su sustento, y apretandola ligeramente para poder manejarla la subo un poco para cambiarla de postura y recostarla conmigo, dejandonos deslizar de a poco a lo largo de la madera para acabar en el suelo. Sólo un punto de apoyo con más área.

- Me gustas con bragas de dibujos animados, con tanga e incluso con calzas de lana- contesté ligeramente divertido al entender lo siguiente: Nada rompería el momento, no podía, porque volviamos a ser sólo Laura y yo. La pared que me alejaba del mundo se había desvanecido al cpntacto con su boca, al primer momento y sin estruendo, simplemente desaparecida.

Con ella recostada entre mis piernas volví a besarla, aún sin tener prisa alguna por degustar ninguna otra parte de su cuerpo, como si eso me bastase, pero mis manos si se dedicaron a explorarla, o en mi caso más bien a recordarla, porque recordaba cada rincón de su cuerpo, explorado antes con mis manos, hasta el más minimo detalle como ese pequeño lunar en el hueco de su antebrazo, y también su tacto, más que ninguna otra cosa. Y mis manos se allegaron entonces a su espalda, acariciandola con suavidad, y bajando la cremallera de su vestido, porque era su piel lo que quería acariciar, por muy suave que fuese la tela ella lo era más. cuando la cremallera dejó de ser un impedimento pasé mis manos por su espalda y ella soltó un gemido en mi boca, me aparté solo cuando me dí cuenta de que no fue uno de placer. Bajo mis manos descubrí una marca alargada, que no podía ver pero reconocía como una cicatriz, reciente por su quejido. No pregunté, solo bajé la mano a una zona libre y volví a besarla de a pocos, besos pequeños y dulces, mientras llevaba mi otra mano a su mejilla y la mantenía allí. Cuando la noté calmada me aparté lo justo para mirarla y sonreir.

- No pasa nada...si te gustan los látigos y el sexo duro sólo tenías que decirlo- sé que me entiende, porque no estoy tratando de alejarme ni de fingir que no me importa, sólo le digo que no preguntaré- Aunque he de decirte que no es lo mío..claro que puede negociarse si te pones una cazadora de cuero marrón, un sombrero de ala ancha y el látigo va enrollado en tu cinturón...

Pero cuando la atraigo hacía mi de nuevo no puedo evitar abrazarla y echar un vistazo por encima de su hombro, y de que mis hombros se tensen un poco, pero los relajo enseguida y vuelvo a besarla. Cada vez me caer peor el tipo ese con el que vino. No sé quién es, pero va a tener que responder a unas cuantas preguntas. no son sólo arañazos, tiene moratones del tamaño de un puño, uno grande.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Olivia Resnick el Lun Nov 07, 2011 2:08 am

Apenas si me aparte para verle a los ojos, aún en plena obscuridad, probablemente el no lo notase, ero de cualquier manera no lo dejaría pasar -eso es llevar claras ventajas, Kaiser... no conozco la mayoría de tus modelos de ropa interior- mencione justo cuando pase uno de los mechones de mi cabello por detrás de mi oreja con aquel tono solemne y arrogante que quedaba claro que solo bromeaba. no pude de cualquier forma resistirme mucho, mucho menos cuando sus manos se hacían de mis caderas para que no me apartase, como si de verdad algo en mi deseara apartarme de el -hay que ser justos, esa es la máxima- agregue justo antes de volver a sus labios... y el calor irradiaba. Era diferente, no del tipo de caricias llenas de lujuria y pasión, aunque si tenían bastante de deseo y mucho de expectación... también era diferente, la vez que conocí a Ale como amante las situaciones eran diferentes, ninguna broma y solo pasión desbocada, el deseo de regresarlo a mi, el deseo de aprisionarle aunque fuesen unos instantes.
Ya era diferente. y ni siquiera pasaría algo más.. lo sabía porque así me lo había propuesto, aunque....

Si, no opuse resistencia alguna a sus caricias, más a mi favor, baje un poco y esta vez fui yo la que se dio el lujo de acunarse entre el hueco de su cuello y hombro aspirando su aroma, sintiendo el calor de su piel manar hasta donde mis labios, que dejaban leves marcas sobre su piel al mordisquearle apenas, justo para curarle a través de besos y unas muy ligeras succiones, para no dejarle alguna marca de amor, claro.
Tampoco puse resistencia, aunque así me lo hubiese propuesto, a que bajase la cremallera del vestid, ni siquiera importaba que lo hiciera.. yo tenía mi objetivo, el lóbulo de su oreja, y me encantaba tocarle ahí y ver como se estremecía incluso cuando no podía verlo debido a nuestra unión, si podría sentí el momento justo cuando saliera de si mismo.

La que se estremeció fui yo.

Una punzada, fuerte, dolorosa y electrizante, la sensación de necesitar quitarme de ahí en el acto como arco reflejo. el gemido que no logre contener debido a que mis labios estaban unidos a los de Alex y pro supuesto, la parálisis. Con la piel desnuda no había manera de mitigar las sensaciones, y justo aquella parte era la que más dolía. el se separó.. yo supe que eso había sido todo lo que podríamos darnos esa noche.

me senté en el suelo intentando serenarme, pero aún punzaba la espalda... maldito Benjamin, casi podría jurar que lo habría previsto.
Pero Alex no abandono y en cambio a base de besos comenzó a calmarme pera después, a modo de palabras intentar dar una explicación lo más lógica, casi natural. Sonreí al sentirme acunada en su mano y sus besos.. eso, eso era lo que estaba pasando, me estaba acunando y protegiendo contra el e incluso contra mi misma y no pude rechazar ese tipo de caricias. Tampoco tendría motivos para no serenarme.. cuando niña el siempre lograba hacerlo
-tu sabes Alex, nunca se para de conocer a los demás- una respuesta ambigua.. ni un si ni un no y era lo mejor el la tomaría como lo único que podría ofrecerle y yo lo agradecía, podría ser una cínica, podría se la peor pero no podría ignorarle lo suficiente como para mentirle con tal descaro, n cuando me tenía así de vulnerable
El hizo el resto. arquee una ceja y lo separe posando mi mano en su peco, para empujarle y lograr que casi cayese -Indiana Jones?... en serio?- y cerré los ojos revolviendo mi cabello, como si intentar calmarme cuando en realidad, era una vergüenza que pensase en el. -hay un mundo de personas con látigo, la mujer maravilla, la chica de Tomb raider, gatubela... incluso una actriz ex de Marylin Manson, pelirroja y de apariencia inocente posa con fuete… y tu deseas a indiana Jones?.... das vergüenza- me tuve que morder el labio para no reírme por ello, sin embargo el solo me abrazo. no sabía si le había engañado por completo, pero al menos era muchísimo más fácil de llevar el descaro a la vergüenza, era más sencillo, nadie preguntaba nada ante una descarada, nadie esperaba nada de una como yo.

Se tensa apenas sin embargo vuelve a mi y yo le agradezco ahora de manera suave el que no haga preguntas, que ni se imagine lo que pasaba, era lo mejor... prefería ser lo que fuera ante los ojos de los demás, menos ser la victima.

Al final, terminamos sentados ambos en el césped, recargados en esa pared, observando lo que va más allá de aquella cabaña. Besándonos de vez en vez. No había pasado algo fuerte, pero también podría haber pasado todo. Intenso como siempre, resplandeciente también. No hubo un te quiero ni unte amo, ni una sola promesa porque no se exigiría más de lo que el otro pudiera dar, y en aquel momento solo podíamos darnos eso, un momento antes de regresar a nuestras actitudes normales.

Su jersey sin embargo, estaba bastante descolocado, al igual que el cierre de mi vestido... no seria la única a quien le afectase nuestra situación -no quiero entrar a esa fiesta- comencé yo después de un silencio sonde solo venían caricias, supe que me observaba mientras yo observaba a las copas de los arboles mecerse, pero ninguna copa sería mejor que el, así que le regrese la mirada -en realidad es de pensarse Alex, se tiene que gritar para poder ser escuchados... yo prefiero una conversación justo como la nuestra, mucho más refinada y civilizada, sobre todo con alguien así de interesante- el entendería el juego de palabras. no requeríamos mucho para indicar que nos gusto y estaba segura me seguiría el juego -es tiempo de regresar- le musite en los labios antes de besarle un poco y levantarme de aquel lugar, subiendo la cremallera y alistando mis cabellos -iré a despedirme, ya no tengo nada que hacer aquí- no le pedí que me acompañara, en realidad fingiría cualquier cosa para mantener a Roger en paz. solo una razón me impedía no exhibirme y eso era, justamente, no ver la nariz de Alex sangrante por cualquier idiota.

regresamos pues a la entrada, con esa sensación de querer una segunda ronda de nuestro pequeño escape y fui yo la que entro.

Muy mal gusto, estrafalarios y crueles. idiotas que tal vez tenían mezclas de zoofilia con necrofilia para colgar cabezas así en pleno comedor.. claro, con lo bien que va una cabeza disecada para el desayuno... Sin embargo había demasiada gente. No me moleste en pedir permiso. Sin Alex volvía a ser yo, la otra yo, así que simplemente les avente para sacarlos de mi camino. solo quería despedirme ya.

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Vanesa Cabot el Lun Nov 07, 2011 3:48 pm

Esta semana había sido para mi la mas terorrifica e insanamente deliciosa que mi vida tan excesiva había experimentado.Desde desordenes, hasta depresiones pasajeras, silencios agotadores, excesos y hasta desmayos en horas no aceptables.Todo por un idiota, aunque mi ser se negase a admitirlo y aunque para los demas solo fuera "el estres de la belleza".

Había quedado con mi rubio para toparnos en la fiesta esa que habría.Lo de organizarlo en mi casa no iba a luz pero si le apetecia que fueramos a otra y haci sería,pero, al final le había cambiado un poco los planes y no se hasta que punto el podría entenderlo.Se,sin embargo,que lo que tenía en mente para este día era aun mas necesario almenos para mi estabilidad mental.

Había un viento helado en esa noche, posiblemente faltarían solo un par de horas para que diera la hora indiscreta,Sinceramente es que mi mente no se dio cuenta cuanto había demorado aquella charla en el espejo de mi habitación conmigo misma, una charla que le había causado a ella y a mi corazón un nudo en la garganta y un agujero en el estomago que ni los miles de vasos de licor que me había tomado para agarrar valor podían borrar.

Ahora solo estaba parada afuera, en los escalones de ese lugar, con los zapatos en las manos y el cabello revuelto y sin embargo, preciosa, al menos me había podido aparecer ahí sin que nadie me detuviera, no es que estuviera muy entrada en copas, pero si lo suficientemente mareada para fallar en un paso.

Cuando encontre la certeza de lo que estaba apunto de hacer, respire hondo,me puse los zapatos y pase la puerta con cuidado, no quería hacer ruido, quería pasar desapercibida pero no me fue posible.En cuanto puse un pie en aquel lugar de mala muerte todos los hombres y mujeres me miraron,incluyendo el ,que no pareció reconocerme.

Me sentía pesada, mareada, con un horrible dolor de cabeza, pero lo que mas me pesaba era el hecho de que lo vería a el, a ese imbecil que estaría ahi, perfecto y descarado como siempre. Me acaricie la cien con ambas manos, caminando entre la oscuridad con luz tenue hacia su lugar lateral que estaba vacio, adentro todo era bullicio, pero yo solamente escuchaba mis pasos.

Por fin llego al sitio, logrando no parecer ebria y pido una igual que el para mi.Me mira con su despotismo tipico y es mi secreto que solo el puede tratarme así y hacerme sentir que quiero matarlo por que me duele.

-lo que se es que mi lugar sera siempre aquel que tu no puedas pagar ni en sueños....pero decidi hacer una excepción-

mi voz sonaba molesta, pero no era con él sino conmigo misma por haberlo dejado irse asi como asi, aun que claro, eso el no lo sabía.

Pero el lo empeora y solo lo miro con una mueca despotica, comiendome el punto de partida guardo silencio y muestro prudencia. Pronto me llega la bebida y le doy un trago que me cae en el cuerpo,hondo y amargo con su afirmación sobre mi total desconocimiento.Definitivamente, podría ser el alcohol que tenia encima, podía ser que esa noche para mi había algo distinto, pero el se portaba de una forma distinta, aislada, renuente, tal vez distante, justo como cuando se fue.

me llevó el jarró de cristal a los labios, bebiendo nuevamente su contenido de golpeteo y después lo dejo ahí para sostenerme de la barra con los codos de ambos brazos, mirando como me observa como si esperara algún reclamo por mi parte.

Yo no quería escuchar mas cuestionamientos o recriminaciones de su parte, sentía que si le respondía algo, no seria yo si no mi molestia la que le hablara.

Ahora mismo tenía una ira incontenible, un dolor en el pecho que apenas y me dejaba respirar, si el supiera lo difícil que ha sido encontrarme aqui esta noche, seguramente no habría estado ahí frente a mi en estos momentos.

Tal vez por eso cuando me dijo esas palabras sobre mis zapatos,sentí unas ganas terribles de lanzarle el jarro de cristal en la cabeza, ¿Cómo se atrevía solamente a decirme aquello? Tenia mucha suerte de que no pudiera coordinar bien mis movimientos o en frío se lo habría lanzado. Pero no lo hize, solamente me giro mirandole totalmente de frente a su costado con notoria molestia.

-Tu ... no sabes de lo que estas hablando, asi que no vuelvas a cuestionarme de esa manera Parrish -

Dije con una sonrisa casi psicopata, tal vez elevando la voz mas de la cuenta por que varios nos voltearon a ver, puse ambas manos sobre la barra como si quisiera sostenerme, como si en cualquier momento pudiera caerme hacia atrás, que no lo dudaba, por las condiciones en las que me encontraba.Sostuve mi cabeza un momento con mi mano.

-No he venido aqui para comprar tus servicios como aquella vez, ni mucho menos a burlarme de nadie... hasta yo no puedo ser tan miserable-

Aveces si, me era difícil pensar de manera adecuada, eran situaciones como esas en las que me daba cuenta que por mas que quisiera mantener guardados por siempre mis sentimientos, no podía hacerlo, no era un robot sin sentimientos, por mas que me esforzara por parecerlo.

Mantuve mi cabeza agachada, con los ojos cerrados mientras todo a mi alrededor se movía, tenia ganas de
vomitar, tenia ganas de golpear algo con fuerza para sacar toda esa ira que en esos momentos sentía, pero no lo hize, solamente aprete con mas fuerza mi mano y suspire.

Yo era una joven caprichosa, de esas que su familia les daba todo y sin esperar nada de ella, consentida y mimada, pero siempre actuaba de manera correcta en cada circunstancia, controlando y manipulando todo a mi alrrededor...excepto cuando tenia copas encima, como en esa ocasión.

-Al final tu ganas y este no es mi sitio..asi que en un momento subire al auto y me largare a mi verdadero destino para jamas volver a cruzar palabra alguna contigo..pero..Solo he venido aqui para saber un par de cosas...-

logro articular al fin mis palabras que parecen incongruentes, producto del alcohol y los rápidos pensamientos,pero dicen más que cualquier cosa.

-solo dilo...¿Por que te fuiste y por que has vuelto?-

Mis ojos lo miraron sin tapujos, fijos, me estaba enfrentado esa noche a una de las piezas de mi pasado, lo cual evidentemente había traído recuerdos amargos y duros, era normal que estuviera en el estado en el
que actualmente estaba pero era mejor que el no supiera que era por el,aun cuando ahora ya estaba todo dicho.

Mi cabello despedía su tipico olor a chocolate y fresia y mi piel seguía suave, delicada, como siempre había sido. Acaricie la madera de la barra entre respiraciones entrecortados que iban y venían como el rápido latido de un corazón.
avatar
Vanesa Cabot

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Alek Kaiser el Lun Nov 07, 2011 4:50 pm

Esperaba otra respuesta, esa no, desde luego, pero no he venido aqui a discutir, y no suelo perder los nervios cuando ello no con lleva nada. ¿Me esperó? ¿cómo si puede saberse sin cogerme el telefono ni abrime la puerta? No e smomento ni lugar así que mejor dejo que ella tenga la última palabra, por el momento.

El único que la creería, si, es posible, aunque eso de por si aclara un par de cosas. guardo silencio, con Leia no es bueno buscar enfrentamientos, al menos no cuando está ya claramente predispuesta a discutir, no será conmigo, al menos no esta noche.

- Eso podría tener varias explicaciones, un carbón mal apagado, un soplo de aire, leña mojada...

Muchas explicaciones razonables, olvidando cualquier cosa que ponga el libro en cuestión, pero Leia no me hubiese llamado si no hubiese descartado ya todas las opciones, y aunque me cueste aceptar algo como lo que me cuenta sé una cosa, confío en su palabra.

Llaman a la puerta, me quedomirandola con el libro entre las manos sin saber muy bien qué hacer, pero la interacción es tan rápida que no me da tiempo a decir nada hasta que los pasos de él se escuchan alejandose. Frunzo ligeramente el ceño sin poder morderme la lengua.

- Ya veo...tú lo mandas de vuelta con un grito y él ni pregunta porque llevas una hora en el baño..un hombre feliz, está claro que preocuparse no es lo suyo...!enhorabuena¡ Una relación muy sana- no puedo evitar el sarcasmo pero al ver su cara continuo- Lo siento, no es mi asunto...bien, empezemos por buscar a los que sí conocemos. Alex y Laura están en la fiesta, y si está Alex también estará Vane.

Me levanto y cojo la cerveza en mi mano, guardando el libro en mi cintura tras pedirle permiso con la mirada. El latin se me da bien, uno de los mejores de la clase, no sé que tienen las lenguas muertas que me gustan más que las actuales, supongo que es porque nadie las habla ya. Me paro en el vano de la puerta:

- Sal primero y avisame si puedo seguirte.

Ante todo tenemos que preocuparnos por la reputación de la chica ¿no?.
avatar
Alek Kaiser

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Jake Parrish el Lun Nov 07, 2011 5:46 pm

La primera respuesta, airada, doliente y llena de nepotismo era muy propia de lo que recordaba en ella, en todos ellos en realidad, aunque me hizo recordar también que la chica sólo recordaba ser despota cuando había alguien juzgando, cuando no sólo un poco mandona de más y algo consentida, presumida...sonrío. Lo cierto es que siempre fue un dechado de virtudes. Así y todo no la hubiese cambiado por nada. Pero ahora...tres años es mucho tiempo, ¿hasta qué punto habrían corrompido ya su alma?¿hasta qué punto era ya una de ellos?

Mirando hacía delante aún cuando siento tamaña curiosidad por saber qué diantres hace aqui un sábado por la noche, más aún sabiendo que se celebra una de esas fiestas tan "cool" a las que todos quieren ser invitados para poder cotillear al día siguiente y no perderse el quién se lió con quién. Parece un deporte de esos que le viene cómo anillo al dedo. No me hago ilusiones falsas, sé que es del tipo de chica que pondría a caldo a su mejor amiga a la primera de cambio si le resultase conveniente, quizá el asunto sea en que ninguna de ellas es una verdadera amiga, porque sólo una puede liderar la manada. Sin embargo la veo de reojo cuando se lleva la jarra a la boca, la mueca que hace al tragar me lleva a pensar que nunca ha tomado algo tan malo en su vida.

- Parrish...

No lo he oido mal, ha dicho claramente mi nombre y me está hablnado a mi, inclino el cuello y lo ladeo para verla de soslayo mientras sigo atento a mi copa.

- Vaya...¿debo considerar un privilegio que aún recuerdes mi apellido, Cabot?

Se había girado sobre la silla, hice lo mismo para volverme hacía ella, primero porque me gusta mirar a los ojos de quién hablo sin voy a mantener una conversación, y segundo, si, lo admito, porque volver a verla es un placer para los sentidos. ¿Es impresión mía o la postura no es del todo casual?

- No compraste mis servicios Cabot, - no puedo avitar emular una sonrisa ante la implicación de la palabra- yo te los ofrecí...de hecho, no recuerdo que me hayas pagado.

La cabeza agachada, los ojos cerrados, la frente apoyada en una de sus manos y ni así manteniendose vertical...

- !maldita sea, Cabot¡ Estás borracha- sin lugar a dudas. ¿Qué he hecho yo para que siempre acabe sacando a un borracho de un bar? Me levanto ofrecerle un punto de apoyo, me mira mal, me empuja el pecho hacía atrás y alzo una ceja para replicar con algo de enojo- ¿En coche? ¿Has venido manejando en tu estado?

Si las miradas matasen seguro que yo ya habría dejado de preocuparme por pagar las facturas. Lo quiera o no la sotengo por la cintura, aparto la jarra de su mano y le pago a Joe sacando unas monedas del bolsillo de mi pantalón. Voy a llevarmela pero me quedo plantado en el sitio primero cuando pregunta. Si sueno brusco es porque nadie me pide explicaciones, nunca, y no estoy acostumbrado a darlas tampoco.

- Cuidado Cabot, o pensaré que te importa...

Soy yo mismo el que recoge su brazo y me lo paso por los hombros, cogiendo a mi vez de la cintura, va a protestar, lo veo venir, pero no le da tiempo porque resbala y acabo sujetandola por la cintura de la falda para empujarla hacía arriba mientras ella se agarra a mi camiseta, y sonrío, porque con borrachera o sin ella sigue siendo la misma chica, y esos ojos azules tienen la misma profundidad.

- ¿qué te digo siempre, niña?...si te caes, vuelve a levantarte...

El tono es el mismo que el que usaba para decirle una y otra vez que volviera a montar. Se agarra un poco más fuerte, arrugando mi camiseta en el proceso y se levanta con una sonrisa y alzando la barbilla. Es tan arrogante que no puedo evitar bajar el rostro y tomar sus labios saboreandolos un instante. Vuelve a empujarme el pecho y he de soltarla, no sin succionar un poco su labio inferior y sonreir con desidia sin dudar en volver a mirarla a los ojos con seguridad.

- Te debía uno...¿te dejo en casa o prefieres vomitarla primero?



avatar
Jake Parrish
Admin

Mensajes : 203
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Vanesa Cabot el Lun Nov 07, 2011 6:30 pm

Se vuelve hacia mi, ahora mirandome...y no puedo pedir un milagro por que se que lo ha notado, mi estado es deplorable pero admito que no me causo pena alguna, nisiquiera cuando el levanta la voz intentando reprenderme..¿alguna vez me vio ebria antes? rio suavemente sin tapujos, definitivamente estoy borracha;Cuando me habla sin embargo de venir en mi coche se me baja la risa y le miro con la misma ira de momentos atras..¿en que quería que viniese? ¿en avión?, niego levemente, se que siente ese coraje aun cuando no le he dicho nada, yo solo se que aprendí hace años a cuidarme sola y que lo que menos espero de un hombre es que venga a hacerla de mi papi sobreprotector, para eso ya tendría yo un guardaespaldas y la razón de que no lo cargue es que me cae en la punta del tacón llevar un catador de pasos tras de mi.Me sostiene y paga mi cuenta aun con mis reclamos que parece no oir..¿o es que acaso mi boca ya no articula palabra alguna?...y de pronto se detiene, mis palabras lo tienen ahi.

Su amenaza sin embargo me tiene sin cuidado y para serpientes ya me tengo a mi misma.

-me importa...asi que no me ignores-

murmuro, ya no me interesa, pero el solo quiere sacarme de ahi por lo que no me escucha y me sostiene sin casi llevandome a rastras mientras yo me opongo y el va intentando que me sostenga de el y bueno, casi doy al suelo en el primer intento...en un resbalon que me cuesta por poco el tacón de mis zapatillas.Pero no me ha dejado caer y ahi estoy, con el tomando mi cintura, sin permitir que me haga daño,levantandome mientras mis ojos le clavan su mirada en agradecimiento.Su tono de animo sin embargo esta vez, me roba la sonrisa mas sincera que me ha salido en semanas y el corazón me late con fuerza.

Hago mi mejor esfuerzo para levantarme y lo logro sosteniendome de su camisa, me siento segura si el me ayuda de una u otra forma.El es mi fuerza ahora mismo.Por lo que una vez que mis piernas se sostienen alzo el rostro victoriosa como si fuera un logro genormico.Y entonces, el me toma y me besa...en otro momento lo habria dejado, lo desee por años...pero ahora entre la ebriedad y demas solo lo empujo y de nuevo destanteo. Se sonrie como si fuera un logro...que me la debe dice, otras cosas son las que me debe este super beer rescatador de ebrios consuetudinarios.

-No...yo me voy a la fiesta y tu..vienes conmigo-

estoy totalmente mareada,no tengo idea de como he de llegar

-si no me acompañas...me subire al auto y manejare yo sola y si me mato en la esquina...la culpa no te dejara vivir...-

vale, ya, no es el momento, el se niega como que no le importa, y yo le digo adios con la mano y camino al auto mal parqueado, el me sigue de cerca gritandome de cosas pero lo ignoro, intento meter la llave en el encendido y el intenta bajarme del auto y empezamos una especie de "pelea divertida" mientras yo rio y el se enerva hasta que me hace tirar las llaves bajo el asiento. Me salgo del auto arrancada por el que me sostiene de la cintura mientras yo pataleo e intento que me suelte,es una escena epica.Y de pronto ahi aflora el sentimiento y en cuanto me suelta me hecho encima de el golpeandole el pecho con los puños cerrados y ahi esta el mirandome sin inmutarse como si fuera un ratón pegandole a un gato.

-¡eres un imbecil! ¿crees que puedes venir a pararte aqui y besarme como si nada?...¿que clase de zorra crees que soy? ¡idiota!-

y sigo, mientras el nisiquiera hace por defenderse y me deja hacer hasta que me canso y recargo mi cabeza en su pecho con los puños a cada lado de mi cuerpo, ya no se si estoy llorando o que, pero pronto debo separarme de el por que siento que voy a vomitar.Pero necesito llegar a la fiesta y voy de nuevo al auto y ahi va tras de mi. De alguna forma termino sentada en el asiento del copiloto y lo ultimo que le oigo hacer es cerrarme la puerta. Y no necesita decirlo.Me llevara a la fiesta.Ahora solo queda un problema y se llama Alex.
avatar
Vanesa Cabot

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Alex Kaiser el Lun Nov 07, 2011 6:38 pm

- Cuando quieras te hago un pase...todo sea por la justicia- repliqué de buen humor, había olvidado lo fácil que rea dejarse llevar y lo relajado que podía estar uno simplemente no pensando, es sencillo, y cómodo, cuando la conoces de toda la vida, y sin embargo no lo es ¿tiene algún sentido? si, lo tiene para mi.

Me ofende sólo ligeramente el tono que usa para protestar por mi ejemplo, no es por lo que pueda pensar de mi o porque pueda considerarme algo pervertido, en el fondo admito que todos lo somos un poco, cada uno con sus gustos...1pero comparar a Indi con la mujer maravilla¡¡ !Por ahí no paso¡

- No te ofendas, pero de Lara Croft me pega más Vane en tal caso, y la mujer maravilla...¿en serio? ¿esa se le levanta a alguien? Yo le revisaría la vista para empezar...esa mezcla de colores...!por favor¡ luego es el hombre el que no combina...

Estoy desvariando mucho, pero se rie, y eso me alegra el alma, al menos se ha olvidado ya del dolor y sus ojos han dejado atrás el momento de tristeza, así que sigo.

- Indi es el mejor...¿no lo ves? Es un tío que siempre vuelve a por su sombrero...las mujeres no entendeis lo importante que es ese detalle..- la miro de reojo mientras le acaricio el mentón, nos hemos quedado tumbados, simplemente el uno junto al otro, y se siente bien- ¿así que Indi no, eh? Ya veremos...tengo un sombrero por alguna parte...

Y entonces lo dice, no quiere entrar, lo que me recuerda que no debería estar aqui y menos relajado, debería estar buscando a Vane, si no llega ya iré a por ella, la buscaré hasta debajo de las piedras si hace falta. No sé qué mierda le pasa ni porque no me lo cuenta, pero si sé que me necesita. Sólo asiento, sintiendome de pronto culpable, y cuando dice que hay que ir no protesto, me levanto tras ella y dejo que me acomode el jersey sin hablar apenas.

Es la primera en entrar, yo lo hago cinco pasos después, pasando por su lado como si no la conociese y permitiendome tan solo rozar sus dedos al pasar. Busco a Alek con la mirada pero al no verlo vuelvo a acercarme a la ventana, esperando ver llegar a la morena, aunque si hubiese llegado antes tampoco me hubiese enterado, así que pensandolo mejor me adentro en la fiesta y le pregunto a unos cuantos hasta que alguien me dice que Alek me andaba buscando.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Jake Parrish el Lun Nov 07, 2011 7:02 pm

Ebria incluso sigue dando ordenes como si a los demás tuviera que irsenos la vida en seguirlas, no sé si mandarla al cuerno o encontrarlo divertido, creo que un poco de ambas, porque no sólo pretende ir a una fiesta en su estado sino obligarme a mi a soportar una reunión estudiantil donde todos y cada uno me caen como una patada en el culo. Un montón de niñatos consentidos bebiendose el licor de papa, !yupi¡

- Para futuras conversaciones dejaré establecido que la culpa no funciona conmigo...

Pero la sigo, lo hago porque no puedo dejarla manejar en ese estado, intento hacerla bajar del auto, un brillante coche rojo que habrá costado un pastón y que no tiene la culpa de que su dueña le de a la bebida. miro con nostalgía mi moto aparcada dos aceras más allá, sé que no debo preocuparme por ella, ironicamente en este barrio no le pongo ni candado, porque todo el mundo sabe que es mía y nadie le pondrá un dedo encima. Pero la descarto porque sería imposible que la chica se mantuviese sobre ella todo el camino.

Consigo bajarla del coche tras un forcejeo, en el que intento por todos los medios que entre en razón y me deje llamar a un taxi para meterla dentro, pero no es razonable. Cuando al fin la saco del asiento del piloto parece perder la razón y comienza a pegarme, no me sorprende demasiado, es lo que tienen los borrachos, te pegan sin sentido y te dicen que te quieren con menos sentido aún. Nada de lo que diga será hoy utilizado en su contra. Aunque también dicen que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad.

¿Se verdad? ¿entre todo lo que le he dicho a esta chica a lo largo d emi vida lo que la ha ofendido es el beso? Si llego a meter la lengua entonces me despelleja.

- en todo caso el tipo de zorra que me gusta...

Es lo unico que contesto mientras la dejo pegarme a gusto hasta que se desahoga y para. Prefería sus puños a esos sollozos descontrolados en mi pecho.

- Eso no niña, tú no eres de las que lloran, eres de las que luchan, nunca la segunda, ¿recuerdas?

Yo sí, como si fuese ayer. algo en mi voz ronca y mis palabras parecen hacerla volver en sí porque alza la barbilla de nuevo y contiene el siguiente sollozo. consigo que se siente en el lado del acompañante y busco las llaves sin encontrarlas, así que abro la tapa y hago un puente con rapidez antes de arrancar. Cuando el motor ya está sonando los veo, la policia. !cómo no¡ hoy es uno de esos días. Cuando los dos agentes se paran uno de cada lado y nos analizan, sin duda preumiendo que yo no pinto nada en un coche como ese ella aprovecha el instante para reclinarse sobre mi y vomitar entre mis piernas. Ya estoy imaginando lo que piensa el tipo de las lentes oscuras mientras me mira, chica de la alta borracha y maleante aprovechandose para robarle el coche y sabe dios que más...acabaré en comisaria una vez más...excelente...

- Buenas noches agente- digo en tono reprimido sonriendo con sarcasmo mientras ella aún con la cabeza en mi regazo acaba de echarlo todo.



avatar
Jake Parrish
Admin

Mensajes : 203
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Leia Orsini el Lun Nov 07, 2011 7:21 pm

Nunca supe que es lo que esperaba de mi, pero siempre esperan algo de mí, todas las personas, tal vez por eso siempre intentaba hacer todo bien, para que no hubiera ninguna queja, nada que me pudieran reclamar, pero al parecer, esta vez, había fallado, y no estaba muy feliz de haberlo hecho. Intento seguir el hilo de sus teorías, en realidad sí que lo había pensado, pero era tan...quiero decir, que hacía aire, mucho, estaba medio nublado, las puertas cerradas, las ventanas, sola. Muerdo mi lengua para no saltar a preguntarle si realmente estaba pensando las cosas o no me estaba creyendo. Hasta que vuelve a hablar. Lo miro con una ceja alzada y entre molesta y no. ¿A qué viene aquello?.

Asiento cuando comienza a guardar el libro, si, que va, no me importa si se lo queda o no, si me cree o no, o por lo menos, eso es lo primero que puedo dar a aparentar. Realmente no se que pasara si sigo pensando en aquellas cosas.

-Gracias-respondo ante su clara critica a la relación, si no ¿Qué iba a decirle? ¿Qué tiene razón y que ya no me gustaba nada como iban las cosas? No, claro que no, no iba a darme por vencida tan rápido, el plan era, que cuando Jim comenzara a fastidiarse de esperar…bueno…bueno, aun no llegaba a esa parte, pero lo más seguro es que yo saldría libre de toda culpa, si.

Me adelanto por la puerta cuando me lo indica, claro. Esperen ¿ahora? No sé si es el momento más adecuado para hablar con su hermano y Laura, quiero decir, ni siquiera sé que han ingerido. Hago una mueca en cuanto cruzo el marco de la puerta, y miro hacia atrás. -Puedes salir-era simple, ya no iba a gastar palabras con él, digo, no debería. Así que en cuanto esta por detrás, sigo el camino, bajando las escaleras, son algo oscuras y me causa ese problema de pensar que voy a caer, así que siempre dejo una mano en la pared, solo por precaución. En cuanto bajo el ultimo escalón, me doy cuenta de cuánto ha cambiado el ambiente. Ya están más inconscientes que antes, digo, sabemos que el cuidado no existe en esta…juventud.

Me hago un hueco entre los que han decido que es buena idea bailar frente a las escaleras, y comienzo a buscar el camino a la puerta, si, seguía odiando la parte en que nadie puede pensar que hay chicas más bajas. Pero claro, esas chicas más bajas se llevan la peor parte. ¿Qué si me importa que Jim este esperándome? No…no lo sé, es de esos momentos en que prefiero hacer algo más, a estar con él. Sinceramente, no quiero ni saber qué es lo que pasa por su cabeza ahora que lleva más de dos cervezas, sé cuánto puede soportar, pero no se qué tan consciente este de lo que hace. Me detengo un segundo, dándome cuenta de que aún sigue en la sala, jugando cartas, por lo que veo, genial, por lo menos no está…con otra, miro de reojo a Alek y me encojo de hombros antes de seguir, pero he chocado con alguien, alzo la mirada. -Hey, te buscábamos- busco a Laura, que va un poco más adelante. -Y a Laura ¿Han visto a Vanesa?- sonrío, ni tan feliz, ni tan falsa, solo satisfecha. -Salgamos-no espero respuesta, solo me vuelvo a hacer un hueco y salgo por la puerta hasta que me da el aire en cara, genial, eso necesitaba.


En proceso...
avatar
Leia Orsini
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 23/09/2011

Ver perfil de usuario http://promiseofedge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Cabaña 'Medici'

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.