Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Nov 11, 2011 3:24 pm

Recuerdo del primer mensaje :

La fiesta no había resultado tal cómo la esperaba. La idea era pasar el rato con Vane, comprobar que estaba bien y olvidarnos juntos durante un rato de que la vida da asco intentando pasar por adolescentes normales y desentendidos. en lugar de eso acabé recayendo en mi adicción, con apenas tiempo para hablar con mi mejor amiga y con la certeza de que todo lo que sabía hasta el momento del mundo y de mi familia también era una farsa. Bendito comienzo de curso...se suponía que este iba a ser fácil.

No diré que no he vuelto a pensar en ello. No todos los días te levantas con el conocimiento de que ahora eres harry Potter y no necesitas ni varita, bueno, Potter no, que al gafotas no lo aguanto, prefiero a Draco, además, el gris me sienta bien. Pero tampoco diré que me haya puesto a practicar o a ayudar cuando alek puso la casa patas arriba en búsqueda de nuestro propio libro de hechizos, que no digo yo que no mole tener uno de esos, estilo embrujadas, pero la sensación última que tuve de la magia esa no fue muy agradable señores, así que hasta que me compre un traje de esqui conmigo que no cuenten. Además, tengo un partido que ganar.

El domingo pasa veloz, apenas transcurre la tarde entre ejercicios y lecturas que debí realizar el viernes pero no hice. El lunes la veo un momento en la cafetería, el tiempo de cruzar ua mirada mientras ella coge la bandeja y se aleja hacía su mesa y yo he de volver a concentrarme en lo que me dicen los chicos pues planeamos la estrategia en el campo.

El martes lleva una camisa anudada a la cintura y sin botones, enseñando un sujetador gris perla, completamente de fuera, se cruza conmigo en el pasillo y me mira cómo retandome a que diga ahora que no lleva ropa interior. Si no fuese porque me molesta hasta lo encontraría gracioso.

El miercoles chocamos en la puerta de biología, yo salgo, ella entra y el quicio no da para los dos. Hoy soy yo el que se ha empeñado en mostrar su ropa interior a modo de respuesta, llevo lospantalones tan abajo como está de moda y el calzoncillo a juego con la camiseta gris. Le guiño un ojo cuando se fija y giro para dejarla pasar sin decir nada.

El jueves Meredith se sienta encima de mis rodillas en el comedor y no tengo ganas de apartarla, creo que me estoy constipando, siento algo de fiebre y un dolor áspero en la garganta, no puedo ponerme malo para a dos días del partido, así que me tomo la tarde libre para ir a la enfermería. No la veo en todo el día, cuando me acuesto miro por la ventana esperando verla pero la luz está apagada. No está en casa.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Sáb Dic 03, 2011 7:01 pm

Mary tenía mucho que contar, como siempre que llegaba de uno de esos viajes obligados, que llegaban a durar meses, compras, fiestas y un montón de sobornos más, tenía ese tipo de padres que cuando se divorcian creen que el amor de sus hijos se quedará con el mejor postor y le sacaba partido, al menos no se deprimía por ello, podría parecer superficial, pero no lo era, era consciente, yo la admiraba un poco por ello.

Dejé de escuchar cuando empezó a relatarme uno a uno cada nuevo conjunto que le compraron y para qué ocasión, pero seguí sonriendo, al fin y al cabo esa chica me había dejado ver diez veces seguidas Braveheart sin quejarse. Se lo debía.

Empezaba a creer que la lista no acabaría nunca cuando algo más llamó mi atención y hasta Mary se calló, Laura tenía problemas, lo que me llamó particularmente la atención no es que el chico quisiera besarla, eso lo entendía, sino el gesto que hizo ella justo antes de apartarlo. Fruncí el ceño. Quizá otro hubiese ido hasta allí, yo lo haría también, pero sólo si creyese que no puede apañarse sola, y no creo que sea el caso. Uff...pienso, eso ha debido doler, cuando le contesta en voz alta, no estoy seguro de si le hubiese contestado tan mal de no estar yo allí, ya que me ha mirado antes de decirlo. Quizá debería aclararle un par de conceptos. Pero, como dije, se apaña sola. Así que a dejo a ella y no digo nada incluso cuando me señala. La recojo, eso sí, cuando se acerca, separando mis brazos para tomarla.

- ummm...¿saltarnos clases?- respondo, con un beso corto- claro, sin problemas...-le doy otro- pero no esta...tengo quimica a primera hora...si quieres luego...

Dolor. Eso es lo que me pareció ver. Y no tiene sentido. Le sonrio, sin preocupaciones y la giro entre mis brazos para que deje de darle la espalda a Mary, le hago un gesto a esta y por fin se da por aludida y la saluda como debería. Una menos.

Hablan un poco, lo cierto es que solo dos palabras, pero algo es algo, y aprovecho cuando se va para acompañarla hasta el aula. La despido en la puerta con un beso en el cuello tras apartar su pelo y bajo la voz, que aunque divertida, habla en serio.

- No se le dice a un tio que es pésimo en la cama, pe...cielo...tanto si es cierto como si no...has sido cruel...

Me mira como si no creyese del todo que lo que diga sea eso, y sonrío, ampliamente.

- Laura...-aclaro, y me aparto llevandome las manos al pecho en un gesto universal- yo confío en ti...no necesito explicaciones...

Le guiño un ojo y me retiro porque suena el timbre, volviendome solo tras dos pasos para subir la voz y decir:

- La tercera hora...antes del almuerzo...!te espero en las gradas¡


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Sáb Dic 03, 2011 7:58 pm

Es que de verdad estaba tan lastimada?... no.. no era la palabra que buscaba, más que lastimada parecía estar molida y lo que le seguía. Sin embargo lo soporte casi perfectamente al hablar con María, solo algunas palabras se necesitaban para ser Cortez, porque, al menos de momento no era la intención de ninguna de las dos establecer lazos de amistad; no lo necesitábamos.

Me encantaba cuando me besaba en el cuello.. en realidad como estábamos ahora, casi perfecto de no ser por el factor "nadie puede tocarme", aún cuando me creía la pequeña regañina que recién me había otorgado. Insólito -no me lo creo…- le murmure mientras el se explicaba. Cruel? claro que había sido cruel y era la idea. No tenía porque endulzar las cosas, suficiente era el dejarlo estar, acercarse arriesgando tanto era su problema, no el mío. Sin embargo solo hice un mohín y me pensé de manera rápida la mejor respuesta -puede que si, solo por ello puedes decirme pequeña, mi rubio maduro- ... no, aún no me gustaba ese apodo, pero tampoco quería denominarle "precioso" era mucho más que eso. escuche su propuesta y asentí de buena gana antes de entrar al aula -ahí estaré-

solo entre al aula y, bueno.. alek aún no había llegado, por lo cual tome mi asiento en la mesa que usábamos y reservé su lugar con mi bolso para después sacar y colocarme la bata de laboratorio, recogía mi pelo en una coleta y me colocaba los lentes de protección. algo innecesario en realidad. pero que al final se podría formar una costumbre, algo así como una educación para hacer bien las cosas. Alek llego un poco después, cansado y con varios papeles y notas que en definitiva no quiso mostrarme. No me empeñe demasiado en convencerle, al fin y al cabo tal vez fuese lo mejor.. si el libro era de su familia, debería por tanto, tener cosas familiares que no me competían.
La practica verso en disecciones. nada agradables desde luego, ojos, cerebro, corazón y la medición intestinal de conejos que recién habían sido decapitados. fue atroz para los nervios de la mayoría de las chicas, se volvió un terror cuando al extraer los intestinos se debía cortar las membranas que lo mantenían en sitio y pinchaban aquella fina cuerda saliendo un premio poco agradable.

5 metros, eso fue lo que contamos Alek y yo, el pregunto algo de literatura, al momento de sacarnos los guantes, para poder deshacernos finalmente del arsenal de seguridad. le conteste lo mejor que pude .no irre, quede de verle en las gradas- el sabía a quien me refería y su desconcierto fue de admirarse. sonreí un poco nostálgica para el -no pienso hacerle daño, Alek... no podría, así que esta en unas si bien no muy decentes manos, al menos si en unas confiables- al final, encargue como siempre mi bata con el y salí disparada rumbo a las gradas, encontrando de a poco el ambiente un poco más frio, o al menos hasta que le encontré, esperándome de nueva cuenta, con minutos de anticipación a la hora había que aclarar -un mensaje no me habría venido mal, cielo... has esperado mucho?- apenas y acaricie sus labios con los mios solo para darme media vuelta, enfrentando un viento helado -se acerca el invierno...- pronuncie con algo de picardía y mucho de cierto... estaba claro, había cosas que salían de mi control, como loas golpes, curiosamente, esa frase fue empleada cuando me encontraba igualmente lacerada, pero ahora... ahora tal vez debería tener cuidado.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Dic 18, 2011 3:34 pm

Dos clases, dos horas que se hacen eternas, no porque no me gusten, la quimica no está mal, resulta interesante lo que puedes conseguir mezclando elementos, pero se haen largas cuando cuentas los segundos para volver a ver a la chica que te tiene secuestrado el corazón desde el mismo momento en que notaste que ya no era la niña a la que te habías acostumbrado. Pero todo pasa en esta vida, y el tiempo es una constante que nunca retrocede.

Al menos he conseguido centrarme lo suficiente para hacer un correcto aunque poco imaginativo experimento con reactivos. No será unha nota alta pero lo bastante como para no preocuparme por ello hasta la próxima evaluación. Parrish está solo y callado, coo casi siempre, mirando a cualquiera que se atreva a acercarse como si de un insecto se tratase hasta que desiste, creo que no se trata de que le guste estar solo, como pensé al principio, si no más bien algún tipo de tara social o trauma infantil. Sin embargo lo pillo alguna que otra vez mirando a Vanessa de reojo. Sigo preguntandome de qué se conocen estos dos y de qué va esto, pero no hay forma de pillar a Vane a solas en el transcurso de la clase y cuando salimos me acerco pero también lo hacen varias chicas de lo que yo llamo su club de fans y me hace un gesto de cansancio indicandome que hablaremos luego, miro el reloj y pienso que casi mejor, porque de otra forma llegaré tarde.

Bajo las gradas. El camino lo recorro de memoria pero no dejo de pensar en el mismo que a lo mejor no lo he pensado bien y que puede enfadarse por el lugar, no es que lo haya hecho a proposito, fue la costumbre, pero sabiendo que me conoce mejor que la mayoría quizá se pregunte o llegue a la conclusión de que quedo con ella en el mismo sitio que con todas las demas por un motivo que sin duda no me será beneficioso. Pero espero, me fumo un cigarro y la veo venir, no parece molesta. Si me sorprende lo disimulo bien.

Sonrío, cuando dice que podía haberle enviado un mensaje, tonterías, no llega tan tarde y no es como si pensase que podía no venir, no sé por qué eso no se me había pasado siquiera por la cabeza. Laura no. Ella vendría.

- No me importa esperarte- contesto cogiendola de la cintura y devolviendo su beso corto solo para ver como giraba sobre si misma entre mis brazos y me daba la espalda, apoyandose en mi pecho y decía aquello que nos recordaba ese4 momento en que todo se volvió extraño para nosotros- No te preocupes- señalo en el mismo tono usado p'or ella mientras aparto su pelo del cuello, dejandolo libre para depositar mis labios sobre él- yo te ayudo a entrar en calor.

Y se ríe, porque esperaba una respuesta como esa, los dos hacemos esto hasta dormidos, pero no por ello deja de tener un significado cuando lo hacemos juntos, es lo mismo que con cualquiera, si, pero unico y perfecto porque es ella la que responde. Y este sería el momento para abrazarla y besarla, incluso para dedicar la próxima hora a enrollarnos, que es lo que suele hacerse cuando quedas aqui, pero en su lugar la mantengo donde esta y apoyo la cabeza en su cuello para decir:

- El sábado es la fiesta de Halloween en casa de Vane, ¿tengo que pedirtelo o asumes que irás conmigo?

Y lo cierto es que quiero saberlo, porque eso me dirá mucho de cómo van a funcionar las cosas entre nosotros ya que la niña sigue empeñada en que no la llame novia, no es que no entienda el por qué, lo entiendo perfectamente, pero sigue pareciendome una estupidez.

También deberiamos hablar de cómo debemos encarar el asunto de Parrish, pero como siempre que estamos solos cualquier cosa que no seamos nosotros dos me parece superflua y lo dejo pasar por el momento. Quizá debería hablar con Vane antes.



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Lun Dic 19, 2011 9:25 pm

Esperaba la respuesta y no fui decepcionada. Sonreí con todas las ganas del universo porque ese era el chico que me gustaba, del que estaba enamorada, porque en efecto, lo estaba y ya alguna ocasión se lo había confesado. Había algo que no esperaba.. el que me moviese tanto las palabras con las que respondía, el tono, la cadencia.. Totalmente seductor. Con honestidad pude haberme simplemente girado una vez más sobre las puntas y hacerme de sus labios, pero me gustaba también estar así, sintiendo el calor manando de su cuerpo y dando directo al mío -que oferta tan tentadora, Kaiser... te tomaré la palabra y te daré algo a cambio- claro, no aclaré ese algo, lo cual negociaríamos seguramente más adelante.

Sin embarco me recargue en su cuerpo suspirando y dándole espacio para que el, por su parte se recargase sobre mi. Me gustaba esto, y lo había pensado, ahora lo confirmaba. Alex y Alek eran dos hombre importantes en mi vida, tal vez los más importantes desde siempre, y cada cual tenia su espacio y su porque. Alek y yo nos comprendíamos y no encontrábamos como iguales, pero también con evidentes y sustanciales diferencias... con Alex era diferente... en ocasiones, sentía ue no tenía opción ni elección alguna, porque no tenía manera de evadir la sensación de saciedad y felicidad, la urgencia de verle, la tentación y no solo física si no.. del todo -Dios, como te eh extrañado, me parecieron semanas enteras, amor- confesé mientras abrazaba esas manos que a su vez, abrazaban mi cuerpo. No mentía en lo absoluto, solo eran unas horas, pero me pareció tanto tiempo.. y un tiempo de necesidad de el para que todo adquiriese nuevo color. Y no menos importante. Con Alex podía ser la mejor, podía ser la peor... podía ser quien yo quisiera y el... el me querría igual. No lo había dicho con las palabras, pero si con hechos... o eso quería creer.

Hace una pregunta, misma que tuvo respuesta inmediata en mi corazón cuerpo y mente, más no así en mis labios.. un poco de suspense, un mucho de ganas de decírselo a los ojos. con lentitud giré, dejando que sus manos acariciasen la circunferencia de mi cintura y, cuando por fin pude disfrutar el azul de sus maravilloso ojos y la caricia de ese aliento que tanto necesitaba manando de sus labios emití una pequeña sonrisa, ladeada y picará solo para hacerme de sus brazos y poco después de sus hombros. Mi postura se recompuso en forma automática -pensé que sabrías la respuesta- le indique a el, apenas en un susurro entre nuestros labios, pero jamás llegue a besarle, al menos debía responder en forma -pídelo siempre, amor, no importa que desde siempre quiera acompañarte, me encanta creer que tengo la opción- lo cierto era, que no la tenía, porque recién comenzaba a darme cuenta que mis opciones iban dirigidas solo hacia el. baje las manos entonces acariciando sus brazos en el proceso hasta entrelazar nuestros dedos, siempre viendo a sus ojos -iré a donde tu vayas, seré lo que necesitas... de verdad no te has enterado de nada en estos tiempos?- no podía ser así.. Alex era de lo más perceptivo. Y de nuevo la magia venía, y me calentaba, temperándome y haciéndome sentir... rara, deseosa por no solo ser la chica actual con la que tenía relaciones, que ya era adicta a su cuerpo y la manera en que reclamaba el mío... quería ser la chica que se le metiera en la piel y llegase a su alma y no solo a su corazón.... quería que me amase, que me amase de verdad.

Y tanto querer, debería estar prohibido, al menos para mi que no podía darle nada mientras tuviese marcas de golpes en el cuerpo. Solo por eso, cambie el rumbo de las cosas -Parrish- murmuré entonces alejándonos finalmente, pero sin desenlazar los dedos. Al nombrarle el viento soplo con intensidad, levantando mis cabellos No era de dar miedo, si acaso solo logro en mi el arqueo de una ceja y un suspiro -esto supongo que ah de ser un truco de el... tal vez si lo invocamos tres veces se nos manifieste- era una broma desde luego. pero entonces se me vino a la mente -Alex, crees que seamos capaces de traerlo de donde sea?- no.. tal vez eso sería complicado y futurista, me concrete en algo más simple -de acuerdo... que tal otro pequeño viaje en el tiempo... podríamos?- para convencerle le sonreí y le dedique la mirada magistral de mi infancia, la que el no podía negar y antes que espetara, me hice de sus labios, bebiéndome cualquier palabra de negación antes de que pudiera ser pronunciada.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Dic 20, 2011 4:34 pm

Sonrío quedamente, de forma pausada, porque ha respondido a mi broma como esperaba, con esa mirada traviesa instalada en los ojos y un suave tono picante en cada palabra. Es un placer escucharla, porque hasta su tono de voz hace mella en mi, provocandome.

- ¿algo que no me hayas dado antes?- inquiero en el mismo tono juguetón para terminar acotando, un poco más serio- no creo que puedas...ya me lo has dado todo...


No deja de ser cierto. Me ha dado algo mucho mejor que el primer amor, porque si bien este fue ella, lo fue hace muchos años, un amor que creí no correspondido, pero lo que tengo ahora es mucho mejor, no sé cómo lo hace, pero con ella me siento tranquilo, en paz. Hasta puedo creer que exista un futuro, uno sin mis padres, pero sin la soledad que ese penamiento siempre me produce.

- no sé si me acostumbro a que me llames "amor"...no paree muy propio de tus labios...

Pero es una broma, me encanta que lo haga, aunque también me encantaba cuando me llamaba imbecil, me da igual coo me llame, la cadencia de sus voz y esa forma de fruncir los labios al hablarme son todo en lo que me fijo cuando está cerca.

Y no contesta, no de inmediato, ladea la cabeza inconscientemente hacía un lado mientras me tiene en ascuas, y por ello sé que lo hace a p'osta y que está incluso planteandose la respuesta, solo para tenerme en vilo. No esperaba menos, siempre supe que era una chica dificil, no es que me asuste el reto tampoco.

- Así que tengo que pedirlo...-respondo yo al escucharla, en tono casi interrogativo, mientras por mi mente se quedan sus últimas palabras y niego brevemente acercandola más entre mis brazos, ahora que se ha dado la vuelta. Nunca he sido de los que tienen las manos quietas, asi que ladeo mi rostro y le beso el cuello de a pocos mientras contesto- siempre tienes opción- otro beso- puedes ir con algún jugador de otro equipo- uno más- incluso con uno de esos universitarios con los que sales para que te sirvan de chofer- un pequeño mordisco- y yo puedo ir con alguna animadora- me encanta como huele su piel, inspiro y continuo- o con una de mis amiguitas de fin de semana...pero los dos sabemos que si fuese así de todas formas acabariamos pasando la velada juntos y abandonar así a nuestras parejas sería de mala educación, ¿no crees?- termino preguntando muy seguro de mi mismo mientras levanto el rostro para mirarla y acaricio sus labios con el pulgar- aunque si eso es lo que quieres yo estoy dispuesto a soportarlo...aún así- no deberiamos haber quedado bajo las gradas, tengo unas incipientes ganas de dejar la charla y subirla a mis rodillas- me gustaría llevarte yo, ¿me harías el honor de ser mi acompañante esa noche?...que sea por el bien de la educación...

Sonrío al final, dando a entender que no tengo mayor motivo que el no transgredir las normas sociales al insistir en llevarla, ella sabe que es mentira, nunca me han importado las normas, pero como está visto que sigue aferrada a no poner etiquetas le sigo el juego. A mi me da lo mismo, yo sé que está conmigo. Es todo lo que necesito.

- Claro que me he enterado- sonrío aún más cuando lo menciona, divertido y acaricio sus cabellos antes de responderle con una mano en su barbilla y la otra dibujando sus labios- La que no se entera eres tú...ya sé que faltan dos meses, pero he de decirte que mis ofertas crecen por día exponencialmente...

No sabe de qué hablo ahora, lo veo por su gesto. Sé perfectamente porque no me ha invitado todavía, voy a dejarla en oho días, o eso cree todo el mundo.

- la fiesta de Navidad...¿vas a invitarme o acepto alguna oferta?...decidete pronto, las chicas sufren...

Cambia de tema más tarde, bruscamente cuando mis manos bajan a su cintura y e adentran por el jersey, pensaría que se debe al contacto si fuese otra, pero ella no. Levanto una ceja para centrarme en lo que dice ahora, sin conseguirlo demasiado cuando mis ojos aún se desvían a su cuerpo, ese cuerpo perfecto que necesito tocar.

- ¿Parrish?

Repito tan solo, tragando saliva y levantando el rostro de nuevo. Si, hemos cambiado radicalmente de tema, bien. ¿Traerlo de donde sea? Mejor que se quede donde esta. Sin el estamos estupendamente.

= ¿ otro viaje en el tiempo?= ahora si estoy despistado= ¿por que hariamos eso y a donde? Yo creo que este lugar y este momento son perfectos tal como estan.

Vale, Alek va a tener razon a veces, por momentos pienso con la polla, ahora mismo, por ejemplo.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Mar Dic 20, 2011 7:42 pm

-hummmm es que aún no encuentro la manera, te diría cielo o cariño, pero mereces algo mejor, charming esta ocupado, y toda chica te nombra como sexy.... Dios del sexo o al menos del mio tal vez n sea políticamente correcto.. pero tranquilo, seguiremos buscando inspiración- respondí sin dudar, como muchas de las cosas que hago cuando estoy justamente a su lado.

Podría definir lo que el me hacía en una sola palabra: Seducción.. me seducía y ponía, con esos besos que invariablemente me arrancaban suspiros y que activaba mi cuerpo. Si, definitivamente me excitaba pero.. solo era por el, y no por otro.. en el pasado pude ser mil y un cosas, pude hacer mucho por olvidar el como el se volvía mi centro y el muchacho mayor al que quería besar y que efectivamente, fue mi primer beso, aunque el no lo supiese... que después intente olvidar y que, en apariencia, me funcionaba. Solo en apariencia. La gran verdad era que pude haber estado con miles, pero solo le pertenecía a el, siempre el.

fue por eso que abrí los ojos pero no mencione nada en cuanto menciono a las animadoras, o a sus novias juguete; cuando eso sucedió puse los ojos en blanco, y mis manos se habían hecho de su espalda, como si quisiera evitar que eso sucediera.
Estaba de broma, desde luego, pero no por eso dejaba de molestar la sola idea -todo sea para evitar el escándalo- respondí con ese juego, mordiendo mi labio con suavidad, dejando que me tocase como quisiera y deseando pertenecerle justo ahí -iré contigo- decidí de una buena vez -además no hay opción, Alex... ninguna opción es real- una pausa, justo para devolverle el favor y succionar de manera seductora su manzana de Adán y poco más allá, del mismo modo que mis manos resbalaban por su espalda -no quiero estar con otro, y si lo quisiera lo estuviera. solo te quiero a ti- se mío le exigí de forma mental.

El tenía otros planes al parecer, y si bien no le entendí si fui lo suficientemente clara en cuanto a sentimientos en cuanto supe de las chicas -no me sorprende... pero seremos crueles- le respondí apenas jugando. Baile de invierno... lo había olvidado por completo, pero; duraría tanto tiempo mi buena suerte y seguiríamos en esta calidad?... sobrepasaría la barrera de las dos semanas con Alex? ni siquiera me quise dar una respuesta -no le des el si a nadie, si no soy yo- concluí. No era una petición, solo un "reservado" que esperaba pudiera concretarse.
Poco a poco caía en cuenta de que mi respiración estaba más acelerada y que mis ganas de pertenecerle volvían. una necesidad que quemaba, pero que también me angustiaba al saber que no podría ser.

fue por eso el cambio de conversación, algo que quitaría la atmosfera excitante donde estábamos, o eso esperaba, al menos lo pude distraer, pero no sería mucho tiempo. no sería suficiente y por un poco más terminaría dejándome acariciar, más de lo que hacía ya, y terminando en algo que si bien deseaba, no era el momento.

Tenía que buscar algo, algo rápido, y encontré solo uno de mis temores, siendo exteriorizados -quiero llegar al momento en el que te diré el sobrenombre perfecto para ti y también llegar a....- acalle un poco pensando mejor mis palabras. no era mi estilo, no le obligaría a decirme que me ama por más que lo deseara. su mano volvió a mi espalda y con ello di un respingo. maldición,,intentaría que eso no volviese a ocurrir, por todos los dioses! necesitaba entregármele por completo y sin ninguna precaución, deteste taba también tener este tipo de trabas. pero el notro mi respingo, y evidentemente era posible que lo asociase con el ultimo que di y que encontró huellas de moretones en mi piel -hay algo...- me anticipe a sus palabras y por ende intente que las cosas, incluso nuestro actuar físico cambiase de formas -necesito saber Alex... no soy la mejor y ya te lo eh dicho.. porque me quieres y por cuanto me quieres?... que es esto y cuanto debo involucrarme... solo el cuerpo, o también el corazón?-

Y dolía.. al menos para mi era un absurdo cuando bien le quería y podía adivinar lo mismo de su parte. suspire y acaricie su rostro -se esta mejor de chica mala, que de chica perdiendo el corazón cuando solo se le requería el cuerpo.. me entiendes?-
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Dic 20, 2011 8:59 pm

¿Dios del sexo? Nadie me llama eso, al menos eso creo, ¿pero de qué coño hablan las mujeres en los baños? Siempre he sabido que de más, pero hasta qué punto aún es un misterio. Que me llamen sexy es probable, pero eso me lo llaman hasta a gritos en los pasillos y no cuenta como apodo cariñoso, de hecho tampoco es que me gusten mucho los idem, hubo una chica una vez que se empeñó en llamarme su espiguita de trigo, disque por el pelo, tuve que dejarla, claro, y eso que tenía la talla cientocinco mejor sotenida que he visto nunca, podías ponerle un rotulador grueso entre las tetas y se mantenía firme y seguro como en un cinturón.

¿A qué venía esto? !ah, si¡ Esta rubia mía que se empeña en llamarme cosas como amor, no es que no quiera que me ame, es que no me gusta el apelativo fuera de las sábanas. ¿Es tan dificil llamarme Alex? Es mi nombre, me sienta bien.

- ¿Es muy importante eso de ponerme apelativo?...mira que a mi con que me llames me basta, me da igual el nombre que me pongas, de todas formas no te escucho, ¿sabes?- acabo afirmando entre divertido y perplejo, perplejo porque sí parece importarle, como si al llamarme por un nombre que solo vaya a usar ella me convirtiese en algo propio- lo que hago cuando me nombras es mirar como tus labios se fruncen e imaginarme besando esa boquita que me vuelve loco...

No debería, noto que intenta ponerse seria, pero es tan dificil no coquetear con ella, por dios, si lo hago hasta cuando finjo molestarme por la ropa que lleva, en el fondo nunca me ha importado mucho, sólo era una forma de hablar con ella, cualquier tipo de interacción es mejor que nada.

Acaba respondiendo que irá conmigo, de eso no tenía niguna duda, así tuviese que secuestrarla de su propio cuarto antes de que otro la recogiese. Pero asiento levemente, la miro y respondo cuando afirma que sólo me quiere a mi.

- Pero pequeña- y es asombro lo que se encuentra en mi voz, porque aún no entiendo cómo puede estar tan ciega- a mi ya me tienes.

Y me río, me río con ganas cuando contesta a mi pregunta sobre el baile de navidad, porque si bien no me ha respondido si ha dejado claro que quiere que me quede sentadito esperando a que se decida, yo nunca hago eso. Claro que nunca me ha importado con quién ir porque siempre he querido ir con mi vecina de al lado, la chica que no podía tener.

- esta bien, señorita, será cómo usted quiera...seré cruel entonces...lo haremos a tu modo...

Tampoco es que tuviese ninguna duda tampoco sobre quién la acompañaría a ese baile, me daba igual esperar al último momento o al que ella considerase oportuno.

Apenas escuché lo que dijo a continuación, porque algo mucho más interesante había llamado mi atención, si, la forma en que su pecho se agitaba y sus manos en mi espalda. Me contuve, recorriendo solo sus costados con las palmas mientras bajaba para besarla, pero eso, incluso, fue demasiado, cuando llegué a su espalda volvió a dar un respingo y e apartó ligeramente, lo cual me dejó a mi con las manos colgando a los costados y frunciendo ligeramente el ceño por la sorpresa. Quizá ibamos un poco deprisa, para una relación normal, pero la nuestra no lo era, nos conociamos desde niños tampoco era como si aún no nos hubiesemos acostado, ¿qué pasaba aqui? Que me aspen si lo entiendo.

Y entonces empezó a hacerse la luz en forma de palabras que no sonaban del todo sinceras. ¿Laura Lerman confusa? Voto a brios que parecía eso.

- ¿llegar a...?- intenté que acabase la frase pero pareció costar demasiado y calló, sólo para continuar más tarde arrancandome un resoplido- vaya...-proferí, ahora el confuso era yo- no creí que esta conversqación fuese necesaria...

Y ella protestó, suspirando y acariciando mi mejilla. Le cogí las manos, tomandome un momento para pensar en qué decir, cómo sería mejor decirselo, ella no iba a creerme si simplemente se lo soltaba, de eso estaba seguro. No, no era el momento, y tampoco el momento para esta conversación, pero la chica había soltado la lanza y debía responderle, y tomarmelo en serio o la cagaría del todo aún antes de empezar.

- es un poco tarde, en realidad, para preguntar esto- suelto sin procesarlo demasiado, pero en tono bajo porque no es esa mi respuesta, sólo pienso en voz alta- me temo que ya estamos involucrados...

La respuesta, ciertamente, es simple, pero ella va a necesitar algo más que palabras, lo intuyo. de la mano todavía tiro de ella para sacarla de bajo las gradas y me encamino, relajadamente, hasta los bancos de las gradas, sentandome en uno antes de soltarla. Me tumbo sobre la espalda, pongo los brazos a modo de almohada y le hago un gesto para que se siente en el colindante antes de girar el cuello hacía ella primero.

- Tienes un cuerpo precioso, no voy a negarlo, ese culito firme, el vientre liso y dorado, esas piernas tan largas que te dejan sin sentido...unos ojos insondables que siempre brillan para mi, a veces por pura rabia, una boca jugosa y unos labios carnosos y maleables...- alzo una ceja y la miro mientras se queda esperando sin decir nada- pero no...no es por tu cuerpo Laura.

¿por qué la quiero? Por tantas cosas, para empezar porque la conozco, porque me identifico con ella, porque su sonrisa es capaz de iluminarme el día más oscuro, porque he llegado a depender de ella hasta limites insospechados y por eso no dejo de mirar por la ventana cada mañana, nada más levantarme, porque la necesito para continuar, pero no, no voy a decir nada de eso, como dije no me creería. Una respuesta sencilla es lo que necesita, hasta que entienda con hechos lo que no le diré con palabras.

- entiendo lo que dices, te contestaré...lo quiero todo, tu mente, tu alma, tu cuerpo y si, tu corazón también...creí que ya lo tenía...no voy a cansarme de ti, rubia, pero entiendo que no me creas...haremos una cosa, te diré algo...por lo de pronto...

Sigo muriendome por besarla bajo las gradas y quizá tumbarla sobre el verde cesped recien cortado y colarme entre sus piernas, pero la chica necesita alguna aclaración, no entiendo cómo puede no verlo, con lo claro que está para mi, y no porque ella haya dicho te amo, en cuanto nos tocamos queda claro para el universo entero que somos parte de un todo.

- Tú, mi hermano y Vane sois las unicas personas que me importan en este mundo, Laura, siempre me has importado, ¿necesitas estar segura de que esto no es solo sexo y que me cansaré a los quince días? muy bien...dime que necesitas para probarlo...


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Miér Dic 21, 2011 4:21 am

Porque un apelativo significaba tanto?... porque el tenía uno para mi, y porque yo, los que tenía, ninguno podría ser pronunciado. Si, hubieron algunos mientras era pequeña, el era mi súper héroe, hubo un tiempo que era como Hércules, y disney lo hacía bastante similar a el chico que entonces era Alex, algunas ocasiones, le nombraba grandulón o súper desarrollado y en el presente no tenían futuro como apelativos... pero también existían otros, los cuales no había empleado ni siquiera frente a Alek, que ya era mucho decir, esos se referían a casos donde nada tenía que ver el deseo o la sensualidad, si no algo más profundo: mi otra parte. ese era el más frecuente que llegue a pensar para con el y, como de costumbre, no podría ser empleado y mucho menos utilizado. Era cursi en el pasado y también en el presente, y ni siquiera supe el como fue que comencé a pensarle bajo esas palabras.

Como fuere, era importante, porque tal parecería que no me interesaba lo suficiente. Nada más alejado de la realidad. y si, sonreí solo un poco al sentir esa manera de coquetear, manera que en normales circunstancias habría disfrutado y seguido con tanta naturalidad como estaba siendo esto que descubríamos día a día, y que era justamente, el que podía y debía haber un "nosotros" -buena esa, pero ahora me pregunto, que es lo que escuchas entonces, o es que debo aprender lenguaje a señas para comunicarme contigo, ojiazul?

y todo, era mejor a su lado, las charlas interesantes y divertidas, las sensaciones, en cambio le superaban a todo lo anterior.

Mío.

No había algo superior a eso, el que ya me perteneciere como yo le pertenecía antes de darme cuenta. Podría ser solo una frase suelta, pero para mi era más que importante. Atesoraría esas palabras, estaba segura.
Poco más adelante simplemente me concedió lo que yo le pidiese, en este caso darme tiempo y consolidar algo que ya se venía viendo. Yo le pediría que fuese mi pareja y el... el me diría que si.
No era fácil, no era como el pedirle a cualquiera que me llevase, con sumo descaro, mostrando el premio que bien podría llevarse a la casa y a la cama de aceptar. esta vez era diferente porque esta vez si me importaba. pero a cambio solo sonreí -en serio?... no sabes lo guapo que te vez cuando aparentas ser un maldito, siempre y cuando, no sea en mi perjuicio- claro que era sexy, pero era endemoniadamente sexy cuando la determinación se le plantaba en ese mirar suyo tan profundo y peligroso. si eso pasaba, seguramente ya podría dar por perdidas muchas cosas, mi razón y mi mente entre ellas.

La verdad, me sentía como una tonta, por lo que había pretextado. Ambos nos conocíamos y ambos podíamos o no podíamos tomarlo a pecho a el antojo de cada cual, dependiendo de las necesidades que tuviésemos. en mi caso, necesitaba todo el el, porque resultaba que desde siempre el fue, junto con Alek el que estuvo a mi lado, pero había algo más.. lo indefinible que me hacía llegar hacia el una y otra vez. no tenía necesidad de mostrarme así, la excepción de esas estúpidas marcas. ¿porque la magia no podía quitarlas? de que servía entonces si no podía resolver mis asuntos más básicos?

Y Alex podría saberlo, conociéndome y simplemente dándome una lección, que bien merecida la tendría. No.. a cambio me dio una respuesta en varias partes.

-no.. no es necesario hablar de nada, yo lo tengo... lo tengo claro- y no mentía, al menos de mi parte si que lo tenía, siempre lo había tenido y era por eso que había intentado provocarlo tantas otras veces en el pasado. sabía lo que quería. Lo quería a el. Quise acallarlo, peor fue imposible, el era quien nos movía de un lado para otro; lo mismo que mencionaba mi cuerpo y lo que le atraía d el. Siendo honesta, mi ego se inflamo a cada instante que lo decía, pero era un ego vacio, porque todo mundo sabía, lo que más rápido terminaba sería justamente, la belleza del tipo física. Mamá había sido bastante enfática al respecto para que siempre lo tuviese presente.

Sabes cuando tu corazón alza en vuelo lo mismo que todo tu ser cuando se te dice de esa forma que tanto quiere el de ti, que lo quiere todo, porque justamente, deseas darle ese todo, y mucho más de eso -me tienes- respondí en el acto, claro que me tenía, desde siempre.
Si me lo pensaba mejor, esta no debería ser yo. esta no era yo si no una especie de forma reivindicada de Laura, una que si sentía y que no solo buscaba placer y tirarse al tipo más bueno de el instituto, que en efecto eso hacía. ya no necesitaba más desde que estaba con el, no intente siquiera tener alguna otra segunda opción y me aterraba incluso negarle lo que le pertenecía ya, mi cuerpo y la facilidad eterna que el poseería para tomarme como lo que fuese, porque lo que fuese estaba bien si el estaba involucrado.

no tenía porque probarme nada, porque yo no era nada suyo.. no había aceptado dicha etiqueta para evitar arruinarlo todo, el lo entendí y, lo que me dijo en cuanto a sus intereses, lo sabía como cierto.
No quería, pero al menos eso me dejaría sanar y tratar de evitar que mi padre volviese a ponerme una mano enzima

-no puedo pedirte nada Alex, no es justo pedirte nada cuando desde el inicio te plantee libertad. Se cuanto quieres a Alek, te eh visto preocuparte y eh descifrado esos gestos tan tuyos, lo mismo que a vane, por mi parte ya lo sabes. Solo tu y Alek y tu además tienes algo que nadie más tendrá.. el acceso a cada parte de mi.

Al decirlo, un nuevo aire nos embargo, lo mismo que un pequeño retumbado en mi interior. y hubo diferencias en mi, como un pequeño engranaje, algo que comenzaba... y sabes identificar el momento justo en que las cosas comienzan a moverse y cambiar sin precedentes. me sofoque un instante y pensé en Parrish. No.. mejor dicho pude sentirle y no se encontraba demasiado lejano a donde nos encontrábamos.

El no venía a esta charla, ni siquiera lo mencionaría.

me acerque a el y decidida en lograr que nada de mi doliese, y si dolía no lo haría fehaciente y comencé a adorarle besando sus labios creando una cortina para que nadie pudiese vernos... como si en verdad me importara. y los besos húmedos de a poco tomaban intensidad, y no tenía que ver con el acto físico, ni con lenguas o pasión, que si había claro, pero esto era mucho más fuerte, algo que no entendía de todo... era el compenetrarnos de maneras absolutas, como si de repente, estuviésemos haciendo algo para lo cual estuviésemos destinados desde el inicio de nuestra existencias. fue por ello que en algún punto me puse sobre el y entre besos le explique, como si alguien hubiese puesto las palabras en mi boca -eres mi amor, pero no te lo diré así, sabes lo que eres, si el mundo lo sabe o no me tiene sin cuidado- estar así era peligroso, y doloroso también dado que volvía a tomarme por la cintura y su mano paseaba por la misma. como fuere, no hice un solo atisbo de dolor; sus besos y caricias comenzaban a ser más poderosos, supuse. Aprovecharía esa ventaja -y quiero que sepas que deseo darte todo de mi, que no es mucho lo rescatable, pero que te o ofrezco. Quiero que seas que amo todo de ti. desde la manera en la que me abrazas o que te enfermas- e hice una pausa solo para rectificar -bueno, casi... detesto a tus antiguas novias si soy honesta- lo bese nuevamente para hacerle olvidar el último comentario y continúe, no sin antes medir bien las distancias, ya conocía como funcionaban las cosas con el. adoro la manera en que me posees y me obligas a entender que solo tu podrías llenarme- y solo eso basto para que de repente el se enderezase llevándome junto con el y comenzara a besar mi cuello solo para recostarme del otro lado, cosa con la cual no tuve ningún empacho en seguir. nuestros labios, comenzaron a decir lo que yo no quería decir del todo. mi cuerpo, aun dolorido, quería estar con el, que entrase y me completara, que en ese momento me hiciese jurar que le amaba... y supe que estaba perdiendo el punto en ese instante.

-así no.... Alex... seduzcámonos- finalice sin que el lo entendiese del todo, entonces lo separé -unos días.. solamente, seamos lo que nos fluya ser.. sin terminar... estarías interesado en mi lo suficiente como para no tomarme como tuya?- y quise en serio quitarme esos moretones, lo mismo que maldecir a mi padre, al que tampoco pude hacer algún tipo de hechizo para que se largase de mi vida. alex pareció confundido y yo me negué -no... no puedo estar sin ti y sin todo de ti. Olvida lo que dije... no podremos- y sin más lo traje hacía mi, pensando en la siguiente vez que podríamos pertenecernos. sentí un vértigo por ello y por un momento, temí abrir
los ojos.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Miér Dic 21, 2011 7:20 pm

¿qué es lo que escucho? ¿ojiazul? Dos cosas a tener en uenta en la misma frase, luego las mujeres creen que no pensamos, claro que si, sólo que normalmente no lo expresamos en voz alta, porque a diferencia de ellas nosotros no necesitamos extrapolarlo todo y mostrar a cada paso qué y cuanto sentimos. Lo primero que se me viene a la mente es que la chica no se dirferencia tanto de las demás, todas ellas escuchan siempre solo lo que le sinteresa o lo que les viene bien, que para el caso suele esr lo mismo. Está visto que no se ha enterado de lo que quise decir, o más concretamente, sí lo ha hecho y lo pasa por alto a posta para devolvermela. Lo segundo es que realmente está obsesionada con eso de los apodos, empiezo a creer que un buen psicologo encontraría la raiz de tan profunda obsesión en algo relativo a sus padres. Son ideas vagas, pensamientos desilachados que tengo mientras niego con la cabeza, claramente no conforme con que ahora me nombre por el color de mis ojos.

- umm...podrías no hablar en absoluto- la puteo- igualmente no necesitas llamarme para que acuda, ¿no lo has notado?...siempre estoy cerca...

En su siguiente apelación he de mostrar mi disconformidad.

- ¿cómo? ¿sólo estoy guapo cuando me porto como un maldito?...ahora entiendo tus elecciones respecto a acompañantes...chica, deberías mirartelo...

Bromeo. Ella me frunce el ceño y yo sonrío, le acaricio los dedos de la mano sin legar a cogersela y aclaro.

- No hay problema, rubia, puedo esperar a que te decidas...

El asunto planteado aún me daba vueltas en la cabeza, no es que tuviese la menor duda de que era una pregunta muy habitual, de hecho solían hacermela a menudo, normalmente al final de la primera semana, el tiempo coincidia si teniamos en cuenta que estabamos a jueves y esto había empezado el viernes anterior. Así y todo no la esperaba de ella, principalmente porque Laura no es el tipo de chica que se preocupa por implicarse, claro que, visto de otro modo eso podría ser bueno, para cualquier otro significaría que esta vez se lo toma en serio. Lo absurdo es que yo no necesito pruebas de ello ni de cualquier otra cosa, sé lo que siento cuando estoy con ella, algo así es imposible que no se refleje en la otra persona, en mayor o menor medida, y es tan grande que con un uno por ciento sería más que suficiente, ademas la conozco, sé quién es, cómo actua, su forma de pensar, no necesito que lo diga, aunque reconozco que me gusta, yo estoy seguro de lo que ella siente por mi, ¿por qué ella duda? ¿Tendrá razón Alek en que soy hermetico? No debería, no para ella, ya he confesado que nunca he dejado de observarla, dudo mucho que no lo supiese antes, ¿acaso cree que me dedico a vigilar a cualquier vecina cachonda que me pongan delante?...quizá si, quizá cree eso.

- No...-afirmo cuando ella dice lo contrario, sin enojo ni duda, ligeramente divertido por su confusión- no lo tienes nada claro, pero lo tendrás...me tenías en segundo año con ese beso en el baño, sólo...-sonrío quedamente y la miro a los ojos, sin preocuparme por lo que voy a decir- soy algo terco, ¿sabes?...no esperaba esa reacción de ti...tampoco esperaba la mía al contacto con tu boca, lo siento...sé que debí reaccionar de otro modo...pero es mejor así...no estaba preparado para devolverte ese beso...ahora sí.

Y ahora se pone a hablar de libertad y no sé que mas zarandajas, creo que ha vuelto a entenderme mal, empiezo a pensar que hablo en otro idioma o que se empeña en no escucharme, una de dos. ASí y todo lo encuentro terriblemente divertido, ella, entre todas, debería saber que no todo lo que cuentan es cierto, al menos no en la parte que concierne al motivo de por qué cada uno se labra la reputación que se labra. Mi excusa es obvia, es más fácil dejarlas cuando ellas ya esperan el fin.

- ¿Libertad?...no te confundas rubia, he aceptado no presentarte como minovia y no usar el titulo, pero es lo unico que he aceptado...

Sería divertido quedar con otra para ver cómo llevaba esa idea de libertad, pero no voy a hacerlo porque tal como están las cosas estoy casi seguro de qu eno pillaría la broma. Y si algo he aprendido de las mujeres es que una vez la cagas, volver a la posición original es siempre mucho más dificil.

No hago otra cosa que separar los brazos cuando llega a mi y devolverle beso por beso, con ese ansía que siempre nos envuelve cuando estamos juntos, esa misma que hace tan sencillo el que podamos sincronizarnos tan bien en ese nuevo aspecto de nuestra herencia, el que consigue que acabemos cubiertos de hielo y que podriamos usar para tantas cosas. Cosas que no recordamos mientras nos besamos. He ahí la paradoja. No deberiamos, acababa de expresar claramente que creía mi implicación en esta relación más bien frágil, tampoco estabamos ya precisamente en un lugar apartado, yo debería demostrar que no es su cuerpo lo que me vuelve loco, pero ¿quién piensa cuando la chica con la que llevas soñando casi toda tu adolescencia te besa así? Soy bueno controlandome, sí, pero ya se ha demostrado que eso acaba con ella.

En algún punto se sienta sobre mi y alguna alerta se enciende en mi cerebro altamente hormonado en este instante. Aún así la aferré por la cintura, ma spor inercia que por pensamiento coherente.

- Laura...deberías- iba a pedirle que se levantase pero continua hablando y la risa entrecortada me impide acabar la frase- ¿ah, si?...no lo había notado...-el sarcasmo es evidente, siempre supe que era celosa, eso también me gusta- umm...la mitad o más deberían agradecerte el detalle...

No sabe a qué me refiero, ¿cómo puede estar tan ciega? Es divertido ver los cmbios en su expresión y saber a qué se deben. Qusiera explicarselo pero ya me está besando de nuevo, con pasión y fluidez, casi como si pretendiese cerrarme la boca, lo consigue, claro, pero eso no hace que pierda el hilo de lo que estabamos hablando, aunque lo pospone, lo pospondría hasta el día del juicio si ella siguiese besandome, pero para de repente y se echa un tanto hacía atrás antes de afirmar que adora tenerme dentro. Me he vuelto a perder, hace un momento creí entender que quería ir más despacio. Frunzo el ceño y dejo que mi desconcierto se vea claramente en mi rostro. Pero sólo dura un momento, sin entenderlo pero sin preocuparme por ello, la tomo de la cintura fuertemente y la hago girar para dejarla bajo mi cuerpo, tomando las riendas de nuestros besos y acelerando el ritmo, simplemente dejandome llevar, no será por falta de ganas...

Y una vez más me desconcierta, sus siguientes palabras vuelven a implicar todo lo contrario, ¿intenta volvrme loco? Paro un segundo, incorporandome sobre un codo para mirarla e intentar dilucidar a que viene tanto cambio.

Quiere que nos seduzcamos, que nos demos un tiempo, que espere...vale, estoy dispuesto...y de pronto afirma que no podremos y que no quiere esperar...Empieza a preocuparme que no se decida. A ver esas pupilas...no, no hay dilatación.

- Basta- termino yo por imponerme cuando vuelve a atraerme hacía ella tirando de mi camiseta por el pecho, abrazandola pero sin llegar a besarla- ¿quieres una relación sin sexo? de acuerdo...¿quieres que nos dejemos llevar y salga como surja? de acuerdo también..pero por dios decidete, o lo haré yo por ti y no te gustará...

La amenaza me sale un tanto jocosa para tomarla muy en serio aunque en verdad me preocupa ese vaiven, me preocupa que sea yo el culpable de que cambie de opinión cada dos segundos, a lo mejor tiene más dudas de las que he llegado a ver.

- Lo creas o no estoy dispuesto a aceptar incluso una relación sin besos, siempre que prometas que puedo abrazarte tantas veces como quiera...







avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Miér Dic 21, 2011 8:27 pm

una amenaza casi en toda regla. y a decir verdad, yo misma detestaba estar así de absurda. yo no era así y ahora lo estaba haciendo, con la persona menos indicada.

entendí bien el tono de la amenaza, no demasiado seria, pero si como para ponerme un alto en cuanto a este vaivén de lo que salía de mis labios. No podría dejar que pensase otra cosa, algo tan alejado a lo que al menos sentía por el. -Sin besos?- era imposible y lo sabía, y no me moleste en minimizar el gesto de incredulidad que tenía plasmado en el rostro -podría sobrevivir a duras penas a ello si tu lo deseases, pero solo si tu lo deseas- y mis labios fueron ofrecidos a el, acercándome a ellos con esa deliciosa proximidad -pero no puedo, puedes tu?-

El brillo de sus ojos me lo hizo saber todo, claro que no.. el me deseaba y a duras penas podía se capz de controlarse. Por mi parte ya estaba aclarada. improvisaría dependiendo del momento y no volvería a anticipar nada, así las cosas siempre me saldrían mejor. -no quiero aclarar nada, te lo eh dicho, estoy bastante clara al respecto, sea lo que sea que tenga contigo...- lo cual en efecto era una relación, algo nuevo que me gustaba como nada en este mundo pero que era tan preciosa que no me atrevía siquiera a tocar el concepto -quiero que sea como debe de ser, en el momento que se de, sin planear- cerré los ojos por un momento, justo porque mi cuerpo recordó lo que era tenerle dentro y fundiéndose en mi ser y eso descolocaría a cualquiera. un ligero jadeo fue solo lo único que pudo delatarme en cuanto a mis pensamientos, pero nada más -no tengo ninguna duda al respecto, los besos, las caricias, el sexo, la magia fría y el cambiar de dimensión... todo, eso es lo que quiero.. ahora mucho más que en el pasado, aunque siempre te eh necesitado- mi mano no acaricio ese pecho que me hacía suspirar, si no a su abdomen mientras volvía a sentarme en el. No debería ser una conversación así de profunda, no cuando comenzábamos, aunque claro también quería responderle, solo porque era necesario y me punzaba en el interior -quería que me vieras, que no me olvidases como lo estabas haciendo, o que para mi, eso fue lo que paso- confesé suspirando. Lo entendería el?.. casí pude adivinar a que si, pero de cualquier forma yo quería determinar cada detalle. Lo mismo que grabarme la textura de su cuello en las manos a base de caricias -ese primer beso fue importante y lo desperdicie empleándolo mal... debí darte algo mejor que un beso de aclaración de una chica con resaca- y sentí como sus manos ceñía a mi cintura causándome un poco de dolor, dolor que ya no estaba dispuesta a demostrar, a cambio solo suspire en esa piel cálida y impregnada pro el aroma que me enloquecía -se a que has accedido y a que no, Alex.. yo también te conozco- aclaré solo un segundo antes de situar mi pelvis con la cuya, enrollando su cuello entre mis brazos -tanto como se que aunque estemos así y que al menos yo desee hacer el amor aquí mismo... no lo haremos, porque hay algo más importante- a cambio el hablo de cosas que si bien escuchaba prefería situarlas par jamás adelante -no, Alex. Se lo que querían tus antiguas novias y no quiero eso, no quiero pedirte nada cuando ya me lo brindas todo solo al estar conmigo. No estoy insegura contigo y aunque tuviese razones no quiero dar un solo paso atrás de lo que ya hemos avanzado-

Pude decir mucho más pero a cambio nos observamos en silencio a los ojos y sintiendo nuestros cuerpos uno con el otro. esto último me estaba poniendo bastante y de a poco, al sentirle, mi pecho se agitaba mucho más. El también comenzó a agitarse conforme el silencio seguía imperando y encontraba pasión, deseo eternidad y amor, un brillo incluso atemorizante en sus ojos, porque resultaba que, jamás había visto un brillo con tanta intensidad hasta ese momento -no quiero que esto se acabe... a esta claro para ti el cuanto lo esta para mi?- mi pecho, agitado topo con el suyo debido a la proximidad obligándome a cerrar los ojos y murmurar –y eso no ha sido a posta, pero admito que se siente bie
n…-
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Jue Dic 22, 2011 2:24 pm

No, yo no quería, y desde luego no iba a insistir en ello, pero no deja de resultar divertido ver sus muecas de incredulidad y comprobar que la chica parecía aún más perdida que yo, clarisimamente no sabía lo que quería o si lo sabía no es lo que estaba pidiendo. Seguía sin saber a qué venía esta conversación absurda, pero empezaba a pensar que no tenía sólo que ver conmigo, quizá fuese cierto que no confiaba mucho en mis motivos, pero había algo más, probablemente alguna reflexión sobre sí misma que nunca me comentaría, ¿o tenía algo que ver con cómo la veían los demás?

- Laura...yo puedo si tú me lo pides...por muy absurdo que me parezca...en serio, ¿a qué viene esto? no somos dos desconocidos, tú sabes que nunca hago nada sin valorar las consecuencias, si creyese que voy a conformarme con acostarme contigo nunca permitiría que Alek llegase a enterarse, es cuestión de lógica...y tú...no eres de las que esperan al tercer mes para mantener relaciones sexuales, no me entiendas mal, no me importa en absoluto, esperaría si con eso estuvieses más tranquila...¿acaso te arrepientes de lo del sábado?...estaba allí, no tuviste ninguana duda en el momento, ¿alguien te dijo algo? ¿Alek quizá?...si es por lo que diga la gente, la gente puede irse al cuerno...¿quién dice que tiene lógica fingir que las chicas no disfrutan con ello y que tengan que hacerse las frigidas durante meses para que las respetemos?, yo no respeto a una chica por la cantidad de polvos que haya echado o dejado de echar, la respeto si se lo merece, si tiene cerebro suficiente como para seguir una conversación, valor para hacer lo que le venga en gana y pasar del qué dirán y una risa que no me p'onga los pelos de punta...entre otras cosas...te respetaba a los diez años aún antes de que te saliesen las tetas...

La diatriba me había salido del alma, después de besarla suavemente cuando me ofreció los labios y dejar claro con una sola mirada que si no era por obligació lo de dejar de besarla no era ni cuestionable. Pero es que me parece que aqui juegan factores externos que no acabo de pillar y me molesta que uno de esos factores pueda ser la opinión del personal. ¿Serían las chicas? ¿Le habrán dicho algo sobre mantener mi interes? Las mataré...

Resoplo, con poca elegancia, cuando vuelve a mencionar lo nuestro como "lo que sea que tenga contigo", qué mujer más cabezota, voto a brios...

- Pues deja de pensar...

Resumo entonces, cuando acota que prefiere que cada cosa surja en su momento, como debe de ser, a mi modo de ver. Así y todo prefiero mantener mis manos quietas por el momento y ver si vuelve a cambiar de opinión, nunca se sabe.

Se me escapa media sonrisa y también una mirada imprecisa cuando jadea de repente y continua hablando. ¿dimensión? ¿Cuando hemos cambiado de dimensión?...será en pleno orgasmo..si, pudiera ser...

Su mano en mi vientre produce un cosquilleo, pero lo aguanto sin moverme y escucho lo que dice, siempre quise saber por qué lo hizo, creí que había sido más un gesto de revelión que algo fundado, al parecer me equivoqué, como ella se equivocaba ahora.

- No te olvidaba, me sentía...- dudé en decirlo tal como lo pensaba, pero asumí que era mejor así- traicionado..desapareciste un año entero y cuando volviste tratabas a Alek como siempre...pero a mi no...tal como te recordaba eras una niña, una compañera de juegos...pero cuando volviste...-hay muchas formas de explicar esto, pero creo que lo entenderá igual si lo abrevio, apenas muestro los dientes en la sonrisa que se me escapa al visionarlo en restrospectiva- seguía queriendo jugar contigo...sólo que el juego había cambiado...

Mi sonrisa, empero, se va ensachando a medida que habla y confiesa, respondiendo quedamente mientras dejo que haga con mi cuello lo que quiera, así me pase el resto de la jornada con una incomoda erección.

- Deberías arrepentirte...nunca jamás me habían descolocado tanto con unh beso tan corto...

Mis manos se llegan a su cintura y la rodean, con la imperiosa necesidad de mantenerla cerca y a salvo, ¿de qué? de mi mismo supongo, no importa. Ella suspira y su aliento me produce cosquillas en el cuello justo antes de que se amolde sobre mis rodillas y se coloque de forma que que sus piernas me rodeen la cintura, y yo no me muevo, no aunque hable de hacer el amor allí mismo.

- ¿Sabes lo que querian mis antiguas novias? !Genial¡ Algún día me lo explicarás- hemos llegado al punto en que podemos volver a bromear, ella misma ha deducido que no voy a hacer nada con ella aqui, a la vista de todos- deja de pensar pequeña, no tienes de qué preocuparte, nunca dejaré que te marches...

No dije más, busqué su mirada y me hundí en sus cristalinas aguas, buscando una respuesta y dandole una explicación sin usar las palabras. Apneas nos moviamos, pero nos sentiamos intensamente, como siempre, podía estar al otro lado de la habitación y aú así era capaz de sentirla, igual que siento en el cogote el momento exacto en el que entra en el cuarto. Nunca me he parado a pensar si es normal o no, es así y lo asumo.

Si que se sentía bien, cualquier contacto suyo se sentía perfecto, pero me mordí el labio y no dije nada, observando su expresión, doy gracias a que al final no ha exigido celibato alguno, porque sinceramente, dudo mucho que eso llegase a funcionar entre nosotros, ella misma sería incapaz de cumplirlo.

- Al final seré yo el que piense que sólo buscas una cosa- bromeo, pero ni me muevo ni la suelto, nos quedan unos minutos antes de volver y no veo mejor forma de pasarlos que teniendola cerca, cuanto más mejor.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Jue Dic 22, 2011 5:01 pm

Todo cambia, pero también lo básico siempre permanecerá. Di gracias porque así sucediera y porque al final, le tenía a el, que me demostraba a cada instante el porque estaba enamorada de el no importase con quien me acostase, no importando el tiempo, nuestros tratos, la distancia no tanto física si no del no poder acercarse de forma real. El hombre que tenía en frente, era mucho más que alguien hormonado. Podría no ser perfecto para los demás, pudiera ser para unos frio y prepotente, pagado de si mismo, que usaba y desechaba. Pues bien, yo sabía cuanto más había en el, que lo que se veía no era la milésima parte de quien era y aún así el me dejaba ver, palabra tras palabra su alma corazón y mente. No era perfecto para todos, pero si era perfecto para mi.

En el momento en que ocurren las cosas, cambiando para siempre y guiando el camino que deberás y querrás seguir jamás es detectado al momento, pero de repente, con un chispazo de miradas y con unas palabras lo comprendes bien y lo aceptas con gusto, porque nada se puede hacer ante algo así de fuerte y que siempre necesitaste. Jamás fue un error el no olvidarle porque así debía ser, lo sentía en cada poro de la piel, en cada latido, en cada tacto que el tenía en mi alma. no era apresurado el pensar que le amaría por siempre, no entre nosotros.

Aún así, las cosas hubiesen sido diferentes, tanto que podría darme bien una idea de lo que hubiera sido. No había manera de decirle que, durante ese año que transcurrió no podía salir a ningún lado y que, simplemente me habían desdibujado para el mundo, golpeado y casi asesinado el alma. -Ese año... todos los días esperé a que alguno de ustedes me rescatase- pero no dije más, suficiente era de momento y no pretendía poner nostálgico nuestro momento, diciéndole que soñaba conque me rescatasen de la torre más alta, no de un ogro si no del ser que me había dado la vida y se había empeñado en también quitármela.

Los momentos pasan cada uno lo fui atesorando y respondiendo conforme aparecían. Reserve lo del primer beso para después. Le habría gustado pero para mi hubiera sido mejor, mucho mejor. Al final sabía que quería estar a su lado y que la chica de las falda cortas exhibicionista y provocadora, que era yo, no me parecía suficiente para ofrecérsela. El no lo pedía pero... deseaba darle algo mejor.. porque estar así, cercana con todo y bromas era lo que hacía renacer a esa orta que estaba más que apaciguada.

Sonreí al escuchare decir que yo solamente buscaba una cosa de el... sabía que no lo decía en serio, pero también tenía la necesidad de aclarárselo -no es solo eso, jamás pienses en eso, Alex Kaiser- murmuré con ese tono dulce que tan poco dejaba salir pero que el provocaba. Siempre viendo a sus ojos -busco esto... te busco a ti.- sus labios fueron irresistibles, pero el beso no fue pasional, pero si uno de los más etéreos y prometedores que alguien pudiera experimentar, besos cortos, y con suspiros que se repetían una y otra vez en ese mundo que se achicaba hasta tener capacidad de albergar a solo dos personas. Nosotros. pronto me encontraba susurrando en su oído -me gustas cuando no reprimes nada y veo este chico que siempre me ha vuelto loca- y bese esa mejilla ligeramente áspera con devoción -el que fue mi compañero de juegos y mi héroe en las noches de pesadillas- continúe dejando una línea bien trazada de caricias hasta llegar a su otro oído -lo que busco es a ese ser que complementa a este nuevo, le deseo tanto que duele, pero no solo por el físico. te deseo a ti, te quiero a ti.

mis manos que seguían acorralándole se desplazaron un poco hasta hacerse de las suyas tras mi cintura y al final, llevarlas a en medio de nosotros. viéndole de nueva cuenta a los ojos porque esto era importante

-Te diré cual fue la diferencia a tu regreso. No te gustaba, y entendí en ese instante que me importaba demasiado que te gustase. Hubo algo diferente entre Alek y tu a partir de ese momento, los dos me gustaban pero tu me gustabas de diferente manera. Era nueva en todo aquello no supe reaccionar pero sabía como podía actuar para que me prestases atención.. algo que no sirvió- dibuje una pequeña risa, recordando las veces que intenté provocarle sin ningún tipo de éxito -les necesitaba a los dos, pero moría por ti- decirle que me acosté por tal o cual razón y que me había convertido en una fulana que termino gozando de la situación estaba fuera de contexto pero tenía algo más que decirle -lo que quiero es diferente a lo de tus novias, porque ninguna te conocerá como yo, aún cuando me falta tanto por conocer de ti y estoy dispuesta a enterarme. No quiero salir con el chico sexy, o poder presumir que practique el sexo con el quarterback; tampoco quiero que cambies o hacer de mis gustos los mismos que los tuyos para retenerte. Somos diferentes y somos iguales Alex. No tengo sexo contigo... hago el amor contigo, y no quiero al quarterback, quiero al hombre que eres, al que eres conmigo, al que conocí desde niña. al que es real. me has dicho que no me dejarás ir...-hubo una pausa mientras lo pensaba nada. fue automático, algo que salió sin control de mis labios pero que cada parte de mi ser lo deseaba, mi ser y algo en el fondo que dictaba que debía ser, como un pacto que se tenía que firmar para que lo demás pudiese comenzar

abandone sus manos y simplemente le abrace sintiéndome completa al hacerlo -prométeme, Alex Kaiser que jamás me dejarás ir... lo necesito-

No, no lo necesitaba tanto cuando ya sentía su respuesta. Tampoco es que fuera a cambiar el plan que tenía para la noche. Benjamin no estaba y aún tenía cosas que tratar con Alex. Ofrecerle lo que no fui capaz de darle antes. Estaba en un error cuando me dijo que ya se lo había dado todo. Aún faltaban cosas, pero me aseguraría que cada una le llegase. Siempre.

-también quiero tus tarjetas bancarias, el mundo.. ya sabes, Madonna guía mi vida; pero sobre todo, quiero que hoy estés en mi casa, solamente…. Aún me debes esas películas- remate, con un algo de broma pero al menos lo de que estuviese en mi casa, era cierto.


Soundtrack del momento:
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Jue Dic 22, 2011 5:36 pm

No había mucho que decir a eso, el tono nostalgico y pesaroso me da una idea de lo qu epudo haber pasado, cada uno sumido e su propio infierno me temo y sin entende los unos lo mucho que sufría la otra. Es común, aunque egoista, pero inherente al ser humano centrarse en el propio dolor cuando este es muy fuerte y no ver el de los demás. No se me ocurrió pensarlo ese año, ni después cuando apareció porque estaba bastante molesto con ella y con la forma en que había cambiado, pero sí lo pensé más tarde, demasiado tarde paraq comentarlo o ir a rescatarla como acaba de decir. Al menos nosotros eramos dos, no puedo ni imaginar como fue la pérdida para ella, estando sola. A su padre apenas lo había visto dos veces cuando llegó para hacerse cargo de su custodia poco después del velatorio. Tampoco pensé en eso, no podía pensar en nada más que en la traición de mis padres dejandome solo.

- Lo siento pequeña, estaba en mi propio infierno.

Escueto, bajo y sentido. No me estaba excusando, sólo constataba un hecho, aún no sé cómo sobrevivimos a ese año.

Si la besé fue para que se callase, no había necesidad de gastar saliva en aclararme eso, soy consciente de mi fisico, pero también de la forma en que ella me mira, me hable e incluso se molesta. No era una forma de pedirle que lo explicase, sólo una broma. Aún asi me gusta escucharla decir que me quiere, aunque me sienta un poco culpable cada vez, porque yo podría hacer lo mismo, sin mentir, y estoy seguro de que le gustaría oirlo, y sin embargo no puedo, las palabras se me atoran en la garganta sólo con pensarlas, no es justo, lo sé, pero no puedo evitar el sentimiento, cada persona a la que quiero parece irse. Esa es la base, dos años de terapia han conseguido mucho pero no que el sentimiento desaparezca. Alek, Vane y Laura, las unicas personas a las que quiero actualmente y que nunca lo escucharán. Vane lo sabe, estoy seguro. Alek...a veces creo que sí, otras no estoy tan seguro, pero supongo que es normal entre hermanos. Laura...Laura debería saberlo. Debería saber que lo que siento por ella va mucho más allá de un calentón, o cualquier otra cosa que pueda imaginar, debería saber que no puedo concebir la vida sin ella, es el ancla que me aferra a la cordura y a la vida, a esa conclusión llegué en el tercer mes de terapia, aunque insistiese en negarlo hasta el décimo. si, era cierto, mi irritación con la vecina y su cambio de actitud se debía más a mi propia negación del hecho de que la encontraba irresistible que a que hubiese una ofensa real en el acto de insinuarse...pero a cien pavos la hora creí que era mejor hacer sudar un poco a la insufrible doctora Woo.

- no me molesta que presumas de acostarte con el quaterback...no estaría mal que fingieses interesarte por según qué cosas- protesté sonriendo- yo prometo fingir que me encantan las peliculas que elijas así se titulen cosas como "el viento en los saucos" o "la decisión de sophie"...

Y la abracé, la abracé sin continuar porque sentí al hacerlo ella que era importante y que era lo que ambos necesitabamos, la sostuve con fuerza, cerando mis brazos a su alrededor como cuando la cubría con ellos de pequeña intentando alejarla del mundo de sus sueños, evitar que pensase en nada más que en mis extremidades protegiendola.

- Te lo prometo pequeña...nunca.

Y asentí aunque no pudiese verlo cuando me invitó a su casa, no me pasó desapercibido el solamente, pero no me importaba lo más minimo.

- Cierto...te debo una sesión de cine...¿qué quieres ver?...puedo pasar después del entrenamiento por el videoclub y alquilar algo...


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Jue Dic 22, 2011 7:33 pm

"la desición de Sophie"?- respondí de inmediato con la sonrisa que el me lograba sacar -en realidad prefiero "moulin rouge" "grease" "orgullo y prejuicio" "the notebook" o... que tal "amigos con beneficios" o mucho mejor!, los tres primeros episodios de stars wars?.... me van muchísimo más- lo cierto era que esas películas si eran importantes en mi vida y no eran del todo románticas.. bueno, tal vez si lo fuesen pero esperaba que entendiese que no necesariamente le haría sufrir al menos viendo a Edward Cullen y su cara de cólico permanente todo el tiempo. Aunque ahora que lo pensaba... Parrish realmente tenía el mismo gesto.

No me importaba Perrish.. pero si Alex y su promesa. La sentí real y me sentí renovada al hacerlo. no necesitaba más. Yo le diría mil veces cuanto le quería sin esperar a que el me lo dijese en reciprocidad. Yo lo diría por los dos y algún día.. el aprendería a hacerlo.

-que tal si me sorprendes?... aunque tengo ganas de ver las dos finales de Harry Potter, ya sabes, por los viejos tiempos- el sabía a lo que nos referíamos. Los tres, Alek, Alex y yo al menos éramos fans asiduos de los libros y al menos las primeras películas. Para convencerle juguetee con su camisa, como lo hiciere una niña de dos años, lo mismo que con su perfecto despeinado de sus cabellos, algo que sabía no le gustaba del todo -anda- le pedí bromeando a conquistar y ganarle la partida -es que tengo que ver que es lo que tanto le ve una amiga a Malfoy... tal vez hay algún punto que no se identificar en el, lo mismo que para Ronald.. .tal vez a tu lado al fin pueda verlos con ojos de amor- estaba bromeando, por supuesto, porque ninguno a mi punto de vista estarían tan buenos ni tan deseables como Alex, pero al menos me ahorraría lo de las chicas. en esa película no había una sola con un cuerpo visiblemente exuberante, así que podría ser terreno seguro.

En las bocinas se escucho la chicharra de cambio de hora. ¿de verdad habíamos pasado ya una hora juntos?... podría jurar que solo fueron unos minutos. y era tiempo de irnos, no sin antes beber de sus labios y, cuando más interesado estaba en responderme, lo deje a medias del beso, reacomodando mi cabello del mismo modo que intentaba recuperar el aliento. me pare apenas pude con todo pesar, mismo que no deje exteriorizar -te esperaré en casa. hoy no hay practica, solo intentaremos una nueva coreografía y habrá que discutir algunos puntos. Alek me llevará- y le sonreí resplandecientemente solo antes de asegurar -lo obligaré a ello.. a menos que quede con Leia-

a Alex no pareció haberle gustado lo de Leia, no me importo. regrese a por el y halando de su mano le obligue a pararse -es lo que le hace feliz... es como su batido de proteínas en tu caso- y reí, porque al final de cuentas eso era algo básico en la vida de Alex, así que me pareció buena analogía. Solo restaba algo. regresar a los pasillos y aulas, abrazando su cintura, con una conversación que tal vez jamás debió ser, pero satisfecha con el
resultado.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Jue Dic 22, 2011 7:59 pm

Ufff...la cara de asco y el gesto de "por favor no me obligues" no tuve que fingirlos.

- Las dos primeras, ¿ no son de esas en que la peña se pone a cantar?...- niego con la cabeza- no me gustan las pelis en las que la gente se pone a cantar, si veo una peli quiero dialogo, si voy al ballet gente bailando...es lógica pura, si quisiera a peña cantando me iría a ver un musical...

La tercera sólo la conocía en versión novela, era buena, sólo que las adaptaciones no siempre merecen la pena, la cuarta ni me sonaba y la última...

- de amigos con beneficios nada...a vr si va a darte ideas...espero que con los tres primeros episodios te refieras a los tres de los setenta porque de otro modo esta relación acaba aqui, la llames como la llames- no la dejaría ir por algo así, pero lo cierto es que soné ofendido, hay cosas con las que no se juega.

Por los viejos tiempos, dice, y sonrío ampliamente mirandola con esa carita inocente, esa que aún me creo porque quiero hacerlo.

- Para eso no tengo que pasar por el videoclub...puede ser divertido...hasta puede darnos ideas...lástima de varita...

Y entonces empieza a desvariar sobre los protagonistas y yo sólo hago un gesto de condescendencia y la dejo hablar.

Suena el timbre, lo cual nos descentra un poco porque no lo esperabaos, al menos yo no, no tan temprano, y la rubia de mis sueños me besa, supongo que es un beso de despedida, al menos por un rato, así que me loo tomo muy en serio y me dedico a impregnarme de su sabor, de su olor y de las sensaciones que provoca en mi hasta que la muy perra me deja a medias una vez más, y se aparta, dejando mis labios entrebiertos, hinchados y sedientos de más.

Pero afirma que la veré en unas horas y con eso he de conformarme. Es un incordio que sea dos años menor, o no, porque probablemente suspendería si la tuviese en el aula.

- De acuerdo...pasaré por la mía para cambiarme y coger las peliculas...

Y cuando ya se aleja la retengo un segundo.

- No te canses mucho en la coreo...

Es ella ahora la que tira de mi, die algo sobre Leia, sup'ongo que por mi cara cada vez qu ela nombran, no es que la chica me parezca particularmente insufrible, es que no me gusta como trata a mi hermano, pero no voy a discutirlo. La sigo, ahora, cuando me toma por la cintura y comienza a caminar, la dejo en el pasillo de su aula porque es tarde y he de llegar antes de que la puerta se cierre, saltarse una clase puedo permitirmelo, pero no todas. Hacen la vista gorda normalmente, pero no me gusta abusar, excepto si es por un buen motivo. Mi necesidad de ella no basta.

-!Laura¡- la llamo de todas formas cuando ya me he dado la vuelta, girandome de golpe- no me has dicho de qué irás disfrazada...

Acabo de recordarlo, a las chicas suele gustarles eso de ir conjuntados a una fiesta de disfraces.






avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Dic 23, 2011 5:02 am

Y suspiré con un ficticio pesar, porque los hombres no eran hombres si no tenían algún tipo de veneración diabólica hacía y por Stars wars y posiblemente con los sables laser. Si a mi me lo preguntasen sería algún tipo de trauma viril, justamente, po tratarse de sables y Freud podría tener razón al respecto de los traumas y el sexo. Sobra decir que no me interesaba ver los malos efectos de los 70's.. honestamente, Anakin realmente era sexy a su estilo malo, además... Porque conformarse con "Dark Vader" oscuro malo etc.. si se puede ver el como una persona pasa de lo bueno a lo malo? porque desperdiciar los deliciosos matices del como, de a poco una vida, corrección, muchas vidas se arruinaban?. Pude burlarme, decir miles de cosas, pero parecía que importaba realmente para Alex, y no destruiría sus ilusiones solo por tener una opinión diferente. Aun no llegaba a ser así de cruel. A cambio sacudí mi cabeza y mordí un poco mi labio inferior, solo para contener las palabras no adecuadas... casí -el friky es lengua universal...- una sonrisita se formo en mis labios solo al imaginarlo hablar whokie... o era wookie?... para el caso, el idioma que chubaka hablaba en la tan mencionada saga-trauma de Alex.

En ocasiones, me daban ganas de matarle o comerle a besos.. tal vez ambas. Sabía que me quería pero vamos, así como podría sentir eso.. claramente sabía cuando simplemente me seguía la corriente y no me escuchaba. Así que yo si puedo conocer a todas las chicas que son atraídas por el y el a cambio no me puede seguir un poco el ritmo sin pirarse por tipos a los que en la vida conocería? bueno, eso fue el aliciente perfecto para dejarle a mitad de un beso. La ley del todo o nada. Eso también tenía lógica, según sus cánones, mezclados con los míos desde luego.

Sin embargo, al final del día, no importaba. En los detalles esta el demonio y no permitiría que nuestra... relación sea la que fuese se fuera al caño solo por una simpleza, le quería demasiado para ello.

-la coreo irá genial... y seguiré con fuerzas, te lo prometo- y era cierto, de cualquier forma no íbamos a... nuevamente sonreí con algo de malicia. No,no podía asegurar nada con Alex porque tenía una manera de meterse en mi cabeza y en todo mi ser que en definitiva no podría terminar de tener control sobre lo que pasaría o como actuaría.

Finalmente, me dejo frente al salón donde tenía mi siguiente clase. Era nuevo, por lo general me saltaba más que una sola clase, y otras tantas llegaba bebida, con resaca o con alguna combinación interesante. no era novedad lo que podría llegar a hacer en el instituto, excepto eso.. ser medianamente formal con la educación. Pero solo sería para el, para Alex y tal vez para algunas de las chicas de la escuadra, si me apetecía, por supuesto.

No hubo un beso de despedida, porque ya nos o habíamos prodigado, pero si una pregunta que sinceramente, me hizo reír y girar sobre mis puntas solo para dedicarle una sonrisa provocadora, ladear mi cabeza y pasar con una elegante sensualidad una de mis manos por sobre mi cuerpo -acaso no te lo imaginas?- respondí de forma casi retorica. aprovechando la pausa mi mano que no paseaba por mi cuerpo, acaricio mis labios con plena conciencia que el lo vería y poco después se deslizo hasta acomodar algún mechón por detrás de mi oído -iré desnuda- Dejarle acotar algo me haría perder la pequeña gloria que fue el ver su expresión y sin más, entre en la siguiente clase. Ciencias sociales.

Mis pasos dentro del aula volvían a ser los mismos, seguros, largos y confiados y mi andar fluido y lleno de cadencia. Algunas cosas no se acaban así de pronto y Seguía siendo Laura Lerman, más que con una reputación hecha, la que quería seguir siendo así. La diferencia estribaba que ahora si me veía algún chico no me interesaba. estaba más que ocupada con uno en particular; mi chico mayor y amor, Alex Kaiser.

Alek no estaba aún, lo cual me tomo por sorpresa. Aparte su lugar a mi lado nuevamente, quitando a alguna niña de el lugar. Al menos esta vez había dicho por favor así que eso constituía una mejora, si es que eso contaba en referencia a la vez pasada. Finalmente Alek llego al aula patinando, literalmente, o al menos deslizándose para poder llegar y dar una debo decirlo, espectacular explicación del porque había llegado tarde. Bien... no me lo creía del todo, o mejor dicho del nada. con su libro antiguo sobresaliendo de su mochila abierta era bastante evidente lo que había hecho en clase de literatura al menos.

Solo me dedico una mirada y nada de palabras. Como si sociales fuese entretenido... en lo particular encontraba la materia aburrida y mucho más de eso. Todo mundo podría sacar una A en la clase, yo lo hacía sin haber tomado una sola nota, pero solo se trataba de pensar con lógica y por supuesto contestar los exámenes y las preguntas lo más diplomáticamente correcto qe se pudiera y listo. -tendrás practica?- le pregunte en un momento en que logre cazar sus ojos por primera vez esquivos. algo andaba mal si Alek era capaz de esquivarme las miradas, sin embargo, de momento le seguiría la corriente. asentí a lo que dijo. algo me decía que tenía que ver con el libro, o nuestras nuevas habilidades, pero Leia, al menos a juzgar por la espalda, no parecía más nerviosa que de costumbre. suspire y de momento pretendí que todo estaba de lujo tal como el quería -podrías llevarme a casa?- en automático pregunto por Alex. eso me hizo sonreír -esta perfecto, pero hemos quedado en casa y me gustaría llegar temprano... por favor?- sin embargo no logré usar la mirada que siempre me ayudaba, dado que la profesora. una mujer grande, de cabello negro y rasgos pocos femeninos al parecer se estaba hartando de nuestra conversación.

Los apuntes de Alek... los garabatos míos. al finalizar la clase, y las que siguieron no hablamos mucho de el libro, si acaso cosas triviales y por supuesto de su exorbitada emoción por su nuevo monstruo con cara de auto. El había aceptado y yo. por dentro, me sentía ligeramente nerviosa. Ya contaba como cita.

Junto a las chicas las cosas no fueron más llevaderas, en cuanto a esa sensación de espera, solo era una cita y la esperaba con demasiada ansiedad. en conclusión... estaba obsesionada o algo así. Debía de ser pues casí podía sentir donde estaba al otro lado del campo y mis ojos, apenas giraba la cabeza para ver a los jugadores eran ya capaces de identificarle sin algún tipo de problema o esfuerzo.
Efectivamente, no hubo muchos problemas al respecto. Meredith era bastante puntual en el asunto. Ya era tiempo de entrenar. comenzaríamos con el acondicionamiento, los partidos los tomaríamos como ensayos, sin embargo, las coreografías serían impuestas y diseñadas por nosotras mismas y estas jamás serían exhibidas de forma verdadera hasta las regionales. ese seria el primer paso. También involucraba dieta a partir de ese momento.

De verdad?... sinceramente era para no reconocerme, yo bajo un estricto régimen de estudio, entrenamiento y lo que se acumulara cuando lo que deseaba era disfrutar de ese ultimo año que estuviésemos juntos antes de que el se fuera a alguna universidad.

Para cuando salí de los cambiadores lo hice como siempre lo hago, como siempre eh transitado por la escuela. Tacones altos.. falda corta cabello al aire, y solo porque el frio comenzaba a calar en los huesos una chaqueta de corte femenino y moderno de cuero. Alek ya me esperaba en su monstruo y, hasta que estuvimos dentro y con el motor en marcha indague -estas muy escueto hoy, Alek....- el simplemente asintió. Así era Alek, no te lo negaría si sabe que le conoces bien, pero poco más de eso -es sobre el asunto de la magia y los libros- como respuesta al menos obtuve un monosílabo. un si.. entonces le presté atención y viendo su perfil pregunte con claridad -bien, que es?- como respuesta solo obtuve un -no lo se- y un cambio de tema.

Nuevamente, lo dejaría estar. No presionaría a Alek, por el factor lealtad, respeto y amistad, solamente. Además aún debía de preparar las cosas.

Los tacones altos fueron cambiados por unas flats cómodas y la chaqueta dejo de estar en mi cuerpo. La casa al menos era lo bastante calidad y con buen control de la temperatura como para permitirme estar cómoda, tan cómoda como quisiere. Deje la falda negra, corta y entallada, dado que al menos para mi, lucía bien. sin embargo la parte superior, si fue sustituida por una blusa holgada y sin abotonaduras, de cuello ojal tan amplio que hacía que uno de mis hombros quedase al descubierto mostrando además de un poco de piel, un tanto más de mi sujetador. Me hubiese gustado poder llevar algo corto, pero eso no podría ser; cortesía de Benjamin.

Preparé algunas palomitas y gaseosas que era lo másico. pero, si a Alex le apetecía podríamos tomar lo que quisiéramos. Al menos en eso no había limitantes de parte de Benjamin, y menos cuando no se encontraba en casa.

Alex, sin embargo, no llegaba y no tenía ganas de ver tv sin sentido. Pero si para hacer algo nuevo. Hacía años mamá me había regalado un empastado en blanco, listo para que de quererlo comenzara a escribir un tipo de Diario. algo que se supone todas las chicas de mi edad comenzarían a llevar con más recelo. Yo nunca lo lleve, y no creía que lo fuese a llevar, pero algo en mi, me hacía sentir que esa fecha era importante.

No fue difícil aprovechar la ausencia de Alx, y de cualquier forma, era algo que no vería. me encargaría de ello. comencé con la fecha y una simple frase "Lo quiero a el y el prometió hoy jamás abandonarme" y a ello le siguieron bastantes cosas, cosas que fluían, como el tono de sus ojos, la descripción de sus besos... la gravedad que existía.. mi necesidad de el. esa era mi manera de celebrarlo y que todo lo que sentía quedara a la posteridad. pensamientos y sentimientos que de repente, parecieron importantes de salvaguardar en algo que no fuese mi mente.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Dic 23, 2011 5:02 pm

¿Imaginarlo? Yo que sé, nunca las he escuchado tanto como para saber qué consideran ellas el último grito en disfraces, yo entiendo que siendo haloween el disfraz debería dar miedo, pero he estado en suficientes fiestas como para saber que las chicas no tienen el mismo concepto de un buen disfraz, por lo menos las que frecuento. Al parecer se trata más bien de vestirse de sueño húmedo para alguien. No es que me queje. Laura no va a ser menos, me lo da el alma aún antes de que responda, por el gesto y la pose, así como la sonrisa ladina. Me encojo de hombros y sólo contesto:

- Cómo gustes...pero vas a resfriarte...¿eso quiere decir que yo también he de ir desnudo?

No me responde pero asumo que no. Excepto que quiera ir de Adan y Eva, cosa que dudo debido a su excasa fe en la iglesia y sus dogmas, cosa que ha demostrado durante años. Supongo que ha querido decir que va a ponerse algo muy escueto pero que o va a aclararme qué. ¿Eso quiere decir que puedo disfrazarme de lo que quiera? Increíble...creo que es la primera vez...y sonrío feliz antes de darme la vuelta y girar hacía mi propio aula...hay tantas cosas de las que me gustaría disfrazarme...nada de heroes románticos esta vez...me gusta esta chica...¿flecha verde?...¿Han solo?¿Indiana jones? tantas posibilidades...si no fuese porque solo quedaban dos días pediría un traje de elfo oscuro a medida, siempre quise uno...Le preguntaré a Alek si va a ir y si quiere que vayamos juntos a alquilar el disfraz.

Lo cierto es que no presté mucha atención a la clase, pero sí conseguí centrarme en el entrenamiento, hasta el punto que la hora se me pasó volando y cuando me dí cuenta los chicos ya estaban protestando que llevabamos un cuarto de hora de más y que les dolían los musculos. Fallo mío, a veces me ocurre, me centro en el juego y mi mente se queda en blanco, no veo más que el balón y las jugadas desarrollandose en mi mente, alejando cualquier otro pensamiento. Sería preocupante el nivel de abstracción si no fuese porque realmente me relaja y cuando vuelvo en mi me siento despejado y con la mente preclara. De hecho cuando los mando a casa entiendo que recuerdo perfectamente la explicación del profesor, esa que no he escuchado conscientemente pero que se ha grabado en alguna parte y surge ahora que estoy despejado, y también he solucionado el problema de mi disfraz, sé exactamente que quiero llevar.

Contento y con ganas de llegar a casa me voy a la ducha y una vez más protesto porque nadie hace caso de mi súplica reiterada abogando por un cambio de marca en los productos para el pelo. Intento peinarlo antes de salir al aparcamiento a buscar mi coche pero por mucho que luche con el mechónh rebelde delante del espejo es tarea inutil. En el aparcamiento no queda casi nadie cuando salgo, pero sí veo a Parrish subiendose a la moto y, tras pensarlo un segundo, me acerco, lo saludo y le pregunto qué le pasa con Laura. Su breve respuesta es un "no es asunto tuyo" y arranca antes de darme tiempo a contestar. ¿No es asunto mío? Y un cuerno...este tío se me atraganta, no entiendo porque Vane parece estar medio obnubilada con él. Será por esa pinta de chico duro que parece salida de una peli de los ochenta serie B.

Resopló, sin dejar que la contestación me reste el buen humor que me ha acompañado a lo largo del día y conduzco hacía mi casa aguantandome las ganas de acelerar. Dejo la mochila en el salón, subo las escaleras de dos en dos, me doy una ducha de nuevo para dejar mi pelo como dios manda y vuelvo a peinarme con resultados optimos esta vez. Contento con el resultado me pongo unos vaqueros negros, un polo azul con las mangas naranja y miro por la ventana, un acto reflejo, hay luz en la planta baja...creo que llego tarde.

Recojo las dos últimas peliculas del pack de coleccionista y co ellas en la mano vuelvo a bajar, me excuso con mi hermano diciendole que estaré enfrente y cruzo el jardín para llamar a la puerta. Cuando abre me fijo en que sigue en minifalda y lleva un blusón que le deja un hombro al descubierto y un tirante de sujetador blanco. Sonríe con amplitud, yo también me alegro de verla, al fin, pero estoy un poco confuso, creí entender que la intención no era seducirme...

- umm...no sé si voy a centrarme mucho en la peli si ya me recibes asi...¿y un chandal no tenías?

Es broma, hasta cierto punto, la he escuchado esta mañana, aunque luego rectificase la duda era real, y yo pretendo demostrarle que no tiene nada que preguntar, pero no va a ponermelo fácil, por lo que parece. No la beso, ella se inclina pero yo giro para pasar de largo y me tiro en el sofá con las piernas abiertas y levantando las peliculas para que las vea. Se las tiendo y cojo una gaseosa. Prefería una cerveza pero no voy a quejarme. Las palomitas no son opcionales. Viene hacía mi con una ligera mueca de disgusto y sonjrío ampliamente mientas coge los dvds de mi mano.

- ¿Querías un beso?- finjo sorpresa- Hoy no, pequeña...al cine se va a ver la peli... a no ser...

Y me muerdo el labio sonriente mientras pasa de mi, me da la espalda ofendida y pone la pelicula en el reproductor.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Dic 23, 2011 7:17 pm

Hombre desnudo.

Y no solo era un hombre desnudo, si no que era EL hombre desnudo. Pero sabía que no se atrevería y no por falta de valor si no porque, conociéndole le daría algo más de personalidad a su disfraz además de llevar solamente una corbata de moño al cuello. Si bueno... no por ello dejaría de fantasear mientes escribía.

no era tan malo el poder sentir como una ansiedad me invadía las muñecas de manera importante, como presintiéndolo. Tal vez fuese normal cuando se esta hasta las manitas por alguien de la manera en que yo estaba por el. Como fuese, guarde el empastado y considerando que no sería capaz de hurgar fui directa a abrir la puerta para encontrar su rubia cabellera y esos ojos peligrosamente sexys. Sonreír para el era natural. Lo mismo que responderle

-si que podrás centrarte- respondí jugueteando con la bastilla de la falda tomando aire profusamente y tal vez clavando las uñas sobre la madera de la puerta -El chandal déjalo cuando tengamos que hacer deporte, y puede que ni para entonces- de verdad se metía con una casi inofensiva falda negra?
No me importaría en realidad, solo era un juego y me gustaba. Dejo de gustarme de improvisto. Simplemente paso de mi dejándome inclinada, sostenida por la puerta y deseosa de un beso suyo. Maldito Kaiser que siempre se cobraba las deudas.

-pasa, estas en tu casa- mencione con un deje de resentimiento, pequeño por supuesto, pero así debía de ser, ya me había vuelto adicta a sus labios.
Un beso no era sexo, no se le caería nada con un solo ósculo bien plantado y con algo de suerte y buena disposición un poco de lengua, jadeos suspiros, succiones... pero no. Nada de nada. Si acaso un chico rubio piernas abiertas con DVDs por todo lo alto. Ahora lo entendía todo, incluso antes de que me aclarase de los besos.

Le di la espalda poniendo los ojos en blanco mientras me iba al DVD y ponía la parte uno de la saga -a ser... que, Alex?- respondí mientras bajaba un poco. estratégicamente colocado en la parte inferior del mueble de la TV, no podría alcanzarle estando parada. también podría tener un poco de vistas nuestro nuevo burlador y guardián de virtudes inexistentes. Me tomé mi tiempo con claras intenciones de dejarle ver un poco demás, pero conociéndole no se inmutaría o simplemente vería en otra dirección. No sería mi única táctica.

No quería ni besarme?... perfecto, pero acababa de ocurrírseme el cobrármelas y provocarle tanto que realmente tendría un dolorcito que no lo dejaría dormir esa noche.

Me enderece con lentitud y me di cuenta de que el, de verdad estaba desparramado por todo el sillón, siendo todo lo que no le gustaría a una chica al tener como novio. le quite el mando de inmediato y sin mencionar nada, a base de empujones me hice un espacio en el sillón, quedando recostada del otro brazo. No era lo único que podría hacer. antes de que se enterase mis piernas ya estaban sobre su regazo, moviéndolas de a poco para finalmente liberarme de mi calzado. sentí como su mirada iba directo a mi rostro y yo simplemente con el mando en mano le di play al DVD

-el chandal es un estorbo, se supone que uno ve las pelis cómodo y buscaré la manera de estar cómoda- deje el mando en paz y, estirándome un poco, sin conseguirlo tuve que sentarme solo para arrebatarle el tazón besándole la mejilla. mis piernas nuevamente se removieron sobre su regazo al regresar a mi lugar, pero en esta ocasión, mis muslos parecieron estar más cercanos a su tacto... perfecto.

-R.A.B. ummmm siempre me pareció el mejor de los Black- mencione antes de echarme unas cuantas palomitas a la boca una por una, sin verle pero adivinando cuales serían sus expresiones.

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Dic 23, 2011 7:52 pm

¿En serio? ¿Estaba insinuando que debía pedir permiso para entrar en una casa que conocía como la mía propia? Aunque bien es verdad que no había vuelto a entrar desde...si, desde el día en que aquel policia joven y enjuto apareció en el proche para decirnos que nos habiamos quedado huerfanos, ni siquiera sabía lo que aquella palabra implicaba en realidad...no es que hubiee cambiado mucho, aunque las diferencias se apreciaban notablemente si saber definirlas, era como...como si ya no fuese un hogar, solo una casa...antes la madre de Laura solía tener flores en el recibidor y margaritas blancas en la mesa de la cocina, en los sillones había cálidas mantas hechas a mano por si querias cubrirte los pies y las persionas solían estar abiertas...Mientras medía en mi mente las diferencias no palapables algo me distrajo.

La chica, la chica como siempre...se agacha para poner la pelicula, on el culo en p0mpa y una postura que ambos sabemos inecesaria, y sé lo que pretende...la admiro por ello, no hay muchas que quieran jugar a esto conmigo, más bien estoy acostumbrado al "cuando, cómo y donde quieras" pero la nena no, la nena se atreve a provocarme con la clara intención de devolverme el favor...no por ello dejo de encontrarlo divertido, de echo me rio, soltando una carcajada clara y diafana antes de inclinarme en el sofá, apoyando casi mi cara en el mismo para apreciar mejor la vista, blanca también la parte inferior...curioso...el blanco siempre me ha parecido muy virginal, no es mi estilo, no creí que fuese el suyo tampoco, y sin embargo le sienta bien...no me importaría quitarselas a mordiscos...

Me tumbo de golpe al notar que se endereza y pongo una expresión de inocencia total mientras me repantingo en el sillón, extirando piernas y brazos solo para sacarla de quicio. Me emp0uja hacía un lado para hacerse sitio, obligandome a moverme y se sienta poniendo sus pies sobre mi. Alzo una ceja, ella le da al play y yo dejo que mis manos acaricien sus pies descalazos ahora y comienzo a masajear sus plantas mientras la banda sonora me pone los pelos de punta con anticipación.

- Por supuesto...estás en tu casa...ponte todo lo cómoda que quieras- replico con matices, y sigo sonriendo pero mirando a la pantalla.

Me arrebata el tazón, se mueve sobre mi dandome un codazo y vuelve a tumbarse dejando ahora sus muslos en bajo mis manos en lugar de sus pies...ahá..¿asi que esas tenemos?...muy bien.

Qué mal me cae el tal Potter, menos mal que están el Ron y la Herms para hacer que esto luzca...pena de Sirius, ese perro molaba mucho...¿qué dice esta loca? ¿Regulus?...

Cambio de posición, apartando mis manos de sus piernas, y me tiro hacía el otro lado para quedar del mismo que ella, me acomodo detrás de su cuerpo y paso un brazo por debajo de su nuca sobre el respaldo. la otra mano por delante de su cintura y cuando me mira preguntando qué hago sin llegar a hablar solo sonrío y le doy a mi vez un beso en la mejilla, uno corto y muy cerca de sus labios.

- La pelicula- le señalo para que vuelva a girarse hacía la tele, y sonrío de nuevo cuando lo hace frunciendo el ceño.

Me estoy quietecito y atiendo, los dialogos me los sé de memoria, alguno se me escapa como el "no durariamos ni tres días sin ella, pero no we lo digas", y lo repito en voz alta a la par que el pelirrojo. Ella se gira con media sonrisa y me devuelve el beso, en la comisura de mis labios, y yo la miro abriendo los ojos y sonrío de vuelta mirando al frente.

Espero, hasta que comenta algo gracioso y me incorporo levemente para alcanzar su cuello y le doy otro beso corto ahí, ella gira el cuello, me mira y vuelvo a besarla, esta vez de nuevo en la mejilla.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Dic 23, 2011 8:51 pm

"que haces?" pregunte solamente con la mirada al sentir como, de la nada era capaz de dejar el juego y estar a mi lado. detrás de mi inundándome por completo con su calor. No me quejaría sin embargo, porque en los brazos de Alex era uno de los mejores lugares donde estar.

solo fue un beso en la mejilla y una aclaración: La película. Si fruncí el ceño era porque tenía razón, yo misma quería verla, era una de mis favoritas, y lo cierto era que siempre me daban ganas de llorar. También, sin embargo, me enternecía. porque podía sentir su respiración y calor y porque Alex continuaba siendo mi Alex, sabiéndose cada dialogo de la película. De hecho yo también me lo sabía, pero siempre tendría mis bemoles. cosa de apegarse demasiado a los libros y saber que en aquella parte no decían esto si no aquello y que algunas escenas fueron ofensivamente eliminadas. Aún así... la compañía hacía todo mejor, mucho más cuando la compañía se ensimismaba tanto que de alguna manera se sabía los diálogos enteros y los recitaba.

No quise siquiera intentar resistirme a verle, girándome entre sus manos, observando como su piel se iluminaba al compas de lo que la luz emitida por la pantalla podría ofrecer. sonreí para el, bese esa mejilla dado que no era tiempo para besarle los labios. Esto también era disfrutable, el simplemente estar y redescubrirle, en algo intimo y friki tal vez, pero era como saber que este era mi chico, mi vecino al que adoraba.

Sin embargo parecía importarle mucho a película, lo mismo que a mi así que simplemente hice lo mismo que el, viendo hacia la pantalla y complementando las frases que Alex pronunciaba. A decir verdad Potter fue detestado por mi en el quinto libro, y por ende en la quinta peli y aún me molestaban sus exabruptos.

Y llego la escena donde había que entrar al ministerio, poción multijugos y todo y mi asco siempre sería el mismo -por Merlín, los magos deberían tener más estilo, entrada en el vater?.... eso si que no lo pienso intentar con o sin varitas de por medio- refunfuñe, asintiendo con toda dignidad a las palabras de Ron "esto es asqueroso"

Suficiente para el al parecer. lo mismo que para mi. un beso en el cuello me hizo de nuevo, girar percibiendo las caricias de su mano. . al siguiente beso, ni siquiera en los labios ya me encontraba de frente a el, solo para yo misma darle otro beso, entrelazando nuestras piernas con tal naturalidad que era indudable que la química entre nosotros existía y que posiblemente era una química explosiva. esa vez sus ojos no se apartaron de mi y yo sonreí apenas, sintiéndome intimidada por ese calor que comenzaba a emanar de mi centro... y no me refería a mi intimidad, si no a ese centro que sabes que existe, que gobierna todos tus sentidos. dada la distancia murmuré alguna frase de Hermione dado que dejaban a ron para que remediase el problema de lluvia y... y entonces por fin nuestros labios se mezclaron, acariciándose entreabiertos una y otra vez, explorándose entre suspiros y nuevos movimientos, dado que alex ya estaba sobre mi y yo le recibía más que dispuesta, porque así tenía que ser.

Me perdí entonces en esas nuevas caricias y besos que finalmente no eran tan pasionales como para no haber punto de retorno pero que si eran besos; se sentían como tal. mis manos ya le atrapaban y estaban decididas en explorar como mejor podían la espalda y brazos de Alex. Finalmente todo derivo en lo mismo, un verdadero beso que nos robo el aliento, como si lo necesitáramos.

-salvio hexia, repelio muggletum-

que?...abrí los ojos y me zafe de el como pude incluso empujándole un poco, con los labios hinchados, la respiración entrecortada y seguramente con el aspecto de excitación en toda regla -la película- respondí a sus pregunta no formulada, pero que seguramente estaba por hacer aparición entre sus labios. entones me centré en la escena. Ya estaban en el bosque. suspiré con pesar doble. el primero era porque ya no estábamos enrollándonos el segundo fue más bien sencillo -nos hemos perdido de mucho... además de que cortaron todo lo bueno de ese elfo domestico de buen sazón. una pena lo de la casa Black- no venía al caso, pero al mismo tiempo si que tenía razón. Honestamente, se perdieron muchas escenas importantes en esa adaptación. Pero mis labios ardían… decidí sustituir los labios entonces tan solo con la punta de mis dedos, masajeando lo que ya, por derecho le pertenecía a Alex.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Dic 27, 2011 3:16 pm

No era esto lo que pretendía, sin duda, y me lo recordé a mi mismo aún cuando ya estaba besandola, correspondiendo a sus labios presionando los mios sobre su boca, dejandome llevar. Tengo una reputación bien merecida por mi cpacidad de autoconhtrol, que por lo visto se va al traste cuando más lo necesito. Es su culpa, sólo de ella, porque es imposible resistirse cuando es su boca la que está tan cerca. No era mi intención llegar a esto, por contra deseaba demostrarle que no son sus labios, aunque los adore, ni su cuerpo, por perfecto que sea para mi, lo que necesito de ella. Más supongo que ella tenía razón en una cosa, no p0demos hacerlo, la atracción es muy poderosa entre los dos, y, sinceramente, ninguno de los dos lo desea realmente, aguantarse, digo.

Así que no fue sorprendente que, una vez nos acercamos y nuestros labios se probaron no pudieseos parar, porque lo necesitabamos, yo lo necesitaba, todo de ella, empezando por sus besos, esos que abren las compuertas por otrora cerradas de mis sentimientos, como el dique de una presa demasiado cargada, fluyendo cual torrente cada vez que me toca. Y giré mi cuerpo, atrayendola p'or la cintura, para rodar sobre ella y quedar por encima, sin recargarme, con mayor acceso y el calor de su cuerpo irradiando bajo el mío, su pecho subiendo y bajando bajo mi mano, controlado, felizmente suave y lento, beso tras beso, hasta que dejó de ser controlado y la necesidad imperó. Definitivamente poco productivo para mis planes, y aún así exactamente lo que quería.

Se mueve bajo mi cuerpo y me empuja suevemente de repente, y tengo que funcionar por inrcia mientras la sangre vuelve a la cabeza, dejandole sitio, ante4s de escuchar "la pelicula", y sonreír porque usa mis mismas palabras para llamarme la atención. Cierto...la pelicula. Necesito uno minuto...quizá dos.

Suspira, se girqa y queda de lado mirando la pantalla, yo permanezco detrás, con una brazo apoyado en el respaldo y el otro sobre su cintura, apenas rozandola, controlando la respiración. Miro la televisión y veo a qué se refiiere, sí, nos hemos perdido un buen trozo, no importa, me lo sé de memoria. Un poco más...inspira, expira...perfecto. Todo vuelve a la normalidad.

- Falta mucho más que la parte de la casa...en todas ellas...y lo del bailecito del Harry con Hermione- contesto con disgusto- si iban a inventarse escenas podían haberse sacado de la manga alguna con los gemelos...

Y no me pasa por alto ese gesto de sus manos, rozando sus labios, añorando el contacto. Podría decir que ya somos dos, pero es mejor no tentar a la suerte, aún estoy a tiempo de demostrar algo. Sonrío en cambio y bajo el codo para acurrucarme a su lado, abrazandola por detrás y depositando tan solo un beso en su pelo. Centrandome en la pelicula por un tiempo.

Pero no me concentro. Lo intento, pero saberse la pelicula en este caso es contraproducente, porque cada vez que va a salir una escena que no me maravilla mis ojos se desvian hacía la chica tumbada a mi lado, y ese hombro descubierto me sigue tentando, así como el resquicio de sujetador a la vista. Y mis dedos acaban moviendose hacía esa tira blanca y siguiendolos mis labios se posan en su hombro, solo un par de segundos.

- ¿Cuando dices que vuelve tu padre?

No es una pregunta inocente, los dos lo sabemos, pero me doy cuenta a tiempo de hacía donde van mis pensamientos e intento rectificar.

- Olvidalo...no me lo digas...

Tengo que acostumbrarme a su proximidad, disfrutar de su cercanía sin imaginarla desnuda, o a mi desnudandola, parece sencillo...Palomitas, si, tener las manos ocupadas ayuda. Así que me estiro y cojo el bol, dejandolo apoyado sobre ella, y me dedico a comer mientras vuelvo a la peli.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Mar Dic 27, 2011 4:50 pm

Concordé en el acto -cierto, también pudieron poner algo más de la radio resistencia, era divertido; ahora bien, me gusta la música del bailecito, lo tengo en mi ipod- lo cual era cierto. Tal vez me hubiese gustado ver un poco más de Fleur y Bill, porque la pareja me encantaba.

Claro, como si realmente me pudiese centrar cuando yacía justo atrás de mi, permitiéndome sentirlo en toda regla. no era facul controlarse, a decir verdad de mi buena gana estaría así por siempre, o como mínimo mejor dicho porque existían cosas que bien pudiésemos hacer Alex y yo, como estar de nuevo entre sus brazos... disfrutar de esa sensación que me producía su piel, su sonrisa y su aliento.. la sensación de poder que aparecía al momento de pertenecerle, porque eso era. nos volvíamos uno y algo mejoraba al menos dentro de mi. aún no sabía como describirla, solo sabía que era fuerte e irresistible, tanto como el.

Cerré los ojos e cuanto un nuevo tacto se dio, acariciando mi hombro apenas, para después sentir como sus labios se posaban en esa piel. Si, hubo un suspiro por mi parte, pero sería imposible el no tenerlo.

Me gustaba que su mente se desviase así, porque significaba que teníamos la misma ansiedad y deseos. fue por eso que sonreí, por eso y muchas otras cosas. Ya no me sentía sola en ese momento, y no tenía que ser fuerte todo el tiempo, ni provocadora. Laura la indestructible y desdeñosa rubia, solo era yo, en brazos del chico al que idolatraba. No tenía porque ser tantas cosas, bastaba con lo que me apeteciera en ese instante, aunque en ese instante lo único que pensaba era en....

Y el lo capto en el acto rectificando. Hecho que me causo ternura. De verdad quería demostrarlo.. no era necesario, existen cosas que se sienten y aunque pudiese existir alguna duda, el solo intento de frenarse, de frenarnos ya me daba una clara idea de lo que había en el. Tomé su mano que yacía en mi cintura solo para entrelazar nuestros dedos, dejándola de cualquier forma, en el mismo sitio -tranquilo, vaquero... el mar de hormonas se calmó- mentí y bromee para con el. El mar de hormonas en realidad azotaba mi cabeza con fuerzas descomunales, pero no podría rendirme, si lo hiciera algunas cosas quedarían al descubierto -no llegará a casa hasta mañana, supongo que pasado el medio día- lo cual nos daba tiempo, tiempo de sobra para ser y estar, tal vez no para hacer, pero estaba bien. había mucho más que deseo sexual para con el.
Sin embargo.... ¿de verdad? las palomitas sobre mi?. puse los ojos en blanco mientras el bowl se situaba en la curvatura de mi cintura y cadera, casi encajando a perfección. mi Alex ya comía con singular alegría, o al menos eso aparentaba.

Y lo peor, ni siquiera yo tenía un acceso fácil a las palomitas. dos puntos en contra, definitivo.

-Estoy a tu lado, vemos una peli que nos gusta y de verdad solo piensas en mi en recargadera o mueble para tus tentempiés?... pufff- arrebaté el bowl que comenzaba a ser extraído por el y lo aparte de buena y mala gana, lo mismo que yo. casi indignada.

-creí que los slytherin veían a sus chicas como "ganado selecto" o como "figurita preciosa para adornar mi mansión", no para "detenme los nachos y los totopos mientras veo la peli, a cuatro patas, cariño, por supuesto"- mi voz parecía indignada, no lo era tanto, aunque si en algún tipo de nivel. quiso quitarme el bolw y a cambio retrocedí pasándolo por detrás de mi cintura, al mismo tiempo de obstaculizar la visión de la pantalla y por tanto del resto de la película.

-no tan rápido Kaiser- le dije apartándome una vez más de su tacto. tomando tras de mí un buen puño de palomitas -no pensarías que me dejaría tan fácil, cielo.... exijo una satisfacción- de haberlo visto de manera externa, podría incluso sonar más que creíble, como peligroso. o al menos para su cabello.

La primer ráfaga de palomitas dieron justo en sus desordenados y perfectos cabellos rubios -ups.. que tonta, las palomitas se resbalaron por los dedos, pero no es mi culpa- y una sonrisa se dibujo en mis labios. un nuevo puñado de palomitas, directas a el aparecieron en el acto -ups... eso tampoco es mi culpa- listo. no me importaría limpiarle luego, por el contrario, podría hacerlo, usando mis labios solamente para el empeño.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Dic 27, 2011 5:33 pm

- Buff- sólo un bufido leve, no quiero discutir con ella lo empalagoso que me parece el numerito, no hace falta, no tengo que explicarle esas cosas, me conoce desde hace tiempo.

Qué poco comprensiva resulta a veces, yo haciendo malabarismos para ocupar las manos y la niña se ofende porque la uso de mesa. Nada más lejano a la realidad, sólo intento tapar su vientre para no agacharme a morderlo, y usar las manos en otra cosa que no sea ella.

Pasado el mediodía...mucho tiempo, demasiado tiempo...

- ¿Y por qué asumes que soy slytherin?..- pregunto en ligero tono ofendido- podría ser un bravucón de gryffindor, de esos que actuan y nunca piensan, o una lelo de hapyplas, que no hacen mas que bulto, o un paranoico de ravenclaw, que se creen tan listos y no saben sumar dos mas dos...ummm..vale, sí, soy slytherin...pero no te trato de una forma o de otra...no eres mi novia ¿recuerdas?...así que no puedes sentirte ofendida...

Eso fue casi cruel por mi parte, si, es que me jode un poco que no me permita usar el nombre, aunque la entienda.

- ¿Una satisfacción?- no puedo evitarlo, inmediatamente pienso en sexo. Son las hormonas, sin duda...claro, nada que ver con que sea la misma chica a la que observo vestirse cada mañana.

Pero no es eso. Me tira un puñado de palomitas encima, después de sacarmelas de la mano y ponerlas delante de si. Me sacudo la cabeza, frunciendo ligeramente el ceño al notar que alguna se ha enganchado en mi pelo. Y la chica, que no sabe cuando parar, vuelve a tirarme unas cuantas.

- Sólo intentaba no meterte mano, ¿sabes?

Pero es demasiado tarde para contentarse con que lo entienda. Mi pelo ha sido ofendido, y eso no lo paso por alto. Es sencillo sacarle el bol de las manos y dejarlo en el suelo mientras la miro ofendido, es fácil porque no se esperaba esa respuesta y ahora me está mirando, cómo esperando a ver qué hago. La respuesta a esa pregunta es aún más sencilla. Cogerla de las muñecas, llevar sus manos por encima de su cabeza y bajar la mía para agarrar el bajo de su camiseta con los dientes y subirla donde no es un estorbo. Oh, si, justo el vientre que no debería morder...es culpa suya.

Tampoco es esto lo que ella esperaba, creo, por su tono axfisiado al decir mi nombre como avisandome de que no lo haga, pero ahora es ella la que está pensando en otra cosa, no yo. Yo sólo me agacho para morderla en el abdomen, a modo de castigo, y luego simplemente me pongo a hacerle una pedorreta hasta que se empieza a reir.

- te lo dije...necesito las palomitas de vuelta o ya sabes lo que te espera...


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Mar Dic 27, 2011 6:35 pm

-no meterme mano? oh por todos los Dioses, Alex, para que eso suceda se necesitan dos personas bien dispuestas, no solo una- y yo estaba más que dispuesta, porque simplemente no había algo que quisiera negarle a Alex. no se lo dejaría saber, no en esa ocasión. Si, había dolido un poco el hecho de que no tenía derecho sentirme ofendida.. porque no era la novia.
Era muy tonto si me lo pensaba. En el pasado me ofendió de muchísimas maneras más, formas crueles, tanto elaboradas como que no, y siempre le respondía de la misma manera, no dándole lo que tanto quería. si me quería ofender, respondía con descaro, le sonreía e incluso intensificaba mi coqueteo, para con el y para con quien tuviese en frente. solo que.. esos tiempos habían pasado y la no designación del título tal vez si había hecho mella.

Parecía un león, no se suponía que los slytherins eran serpientes? esa mirada, el seño ligeramente fruncido. Peligroso, gloriosamente peligroso, así es como se veía. El temor no me llegó, no habia motivos, porque confiaba a plenitud en el, debiese o no, ahí estaba. Sin embargo si me preguntaba cual sería su siguiente movimiento. la respuesta me llegó de inmediato cuando, de la nada, el señor me tenía tomada de las manos y con la clara intención de torturarme.

El tacto de su barba aún bien rasurada en mi vientre, develando más piel de la que debería mostrar no era buena señal, ninguna buena señal -Alex- susurré ahogadamente intentando removerme cuanto podía, negárselo, aunque a cada mordisco mandaba corrientes eléctricas a mi espina dorsal, lo mismo que a mi intimidad -Alex, no.. para ya.. Alex- y el no me hacía caso, me estaba torturando, sin dudas. Solo había una posibilidad de a donde nos llevaría esto y, aunque me gustase completamente, no era el momento. Si el descorría un poco más de tela no podría esconder el moretón profundo de mi costado, ni los que le seguían. mi espalda se arqueó al sentir de nuevo esos dientes clavándose de a poco en mi vientre. maldición, pronto ni siquiera sería dueña de mi misma -no Alex.. no podemos, prometimos que...- y de los mordiscos sensuales a la risa por las cosquillas debido a su boca. que?.. ni siquiera tenía concentración completa para enlazar las ideas, estaba bastante ocupada ya, tratando de evitar su bombardeo de pedorretas, sin embargo si logre escucharle.

Era eso. Si bueno... no me lo creía, claro que me había hecho pensar en el sexo a posta para después hacerse el santo

-las palomitas- respondí entre risas abriendo los ojos y logrando a base de empujones liberarme un poco de el -jamás, eso significa rendirme, KAiser y adivina que es lo único a lo que no estoy dispuesta?- una pausa me hizo levantarme y obligarle a levantarse a el, dejando toda mi ropa como debía estar, sin que se viese un solo moretón.

-vas a caer, Kaiser.. lo harás ahora- y lo hizo. basto con quitarle el equilibrio golpeando puntos específicos de sus piernas para desestabilizarlo. de hecho, caí junto a el, quedando sobre el, sentada a horcajadas. Lo cual fue sexy, y no debería permitírmelo. –te lo dije, no soy tu novia, no tengo porque someterme, tú lo has dicho- le aclaré con esa sonrisita -entonces, Lanister... listo para la tortura por tu gran afrenta?-y mordí mis labios dado que, al decírselo me inclinaba hacia el, como si fuera a devorarme sus labios. no sucedió así. Lo que sucedió fue un bombardeo de cosquillas sin tregua, donde, en caso de ser atrapada, inmediatamente le mordía un poco para liberarme y seguir sacándole la respiración y el alma. cada tortura al menos provocaba risas en mi, al verlo enrojecer aunque no quisiera -oh, pobre Lanister.... pero ahora quiero escucharte rugir.. dime, lo harás?- pedí en un momento de tregua, aún sobre con el. no escuche respuesta por lo que simplemente hice lo que toda chica haría para hacer rugir a su hombre. Tocarle la entrepierna. En efecto, lo escuche rugir. y también sentí la necesidad de el naciente entre mis piernas. no podría darme el lujo.

eh ganado… tal vez no deba hacer alusiones de sagas… dañan la mente- mencione finalmente, antes de pararme y abandonar su cuerpo, para hacerme de las palomitas y posar algunas en mi boca.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Dic 27, 2011 7:24 pm

Lo que dice tiene sentido...o lo tendría...

- no en mi mundo...soy el quaterback cielo, nadie me dice nunca que no...

O eso me indica la experiencia al menos. Parece ofendida por mi comentario, debería apenarme por ello pero lo cierto es que es prometedor. No insistiré, si embargo, porque sé que no tengto ninguna posibilidad aún. Llevamos juntos ocho días. He de esperar un poco más.

¿Prometimos qué...? Yo no recuerdo prometer más que una cosa, que nunca la dejaría sola, sí dije que podría prometer otras, pero ella simplemente declinó la oferta. ¿Hemos cambiado de opinión de nuevo?

Me encanta su risa, es contagiosa y cantarina, pero sobre todo la aprecio porque no es usual, de hecho, si lo pienso, no la he vuelto a ver reir desde...sólo con Alek, y siempre para cuando la miro, o paraba. Supongo que es normal, he sido un completo clavo en su zapato los últimos años.

Y después de reirse me hace perder el equilibrio y cae sobre mi, arrastrada por mi cuerpo hacía el suelo. Me hace gracia pero no llego mas que a la mitad de la sonrisa porque la postura me suena familiar, y la pose de nuevo me lleva a pensar en lo que no debo.

¿Ahora soy un Lanister? Nunca hemos hablado antes de juego de tronos, pero está claro que la chica sabe de qué pie cojeo. Aunque no tengo nada contra Jhon nieve tampoco. No puedo dejar de admirar que aún sin hablar en los últimos años seguimos al día en cuanto a series y peliculas de culto...hay cosas que nunca cambian...por un segundo la imagino de Daeneris con los dragones rondandola, y es una imagen sexy que me produe una punzada de desazón. ¿De verdad prometí no tocarla? No, creo que no. Sólo me prometí a mi mismo demostrarle que no es sólo eso lo que busco, y eso, puedo hacerlo de muchas maneras.

El pensamiento queda a medias porque Laura cumple lo que promete y me hace sufrir, convulsiones varias mientras me rio a mas no p'oder y me falta el aire. No quiero apartarla de golpe, aunque podría, no cuando veo que se está divirtiendo.

Niego con la cabeza, no pienso rugir, para el caso ni mugir ni ninguna otra cosa que se le ocurra a la señorita, todo tiene un limite...pero no, ella no se conforma...ese rozamiento fue totalmente a proposito y no puedo evitar rsponder a él, es un acto reflejo, pura quimica...gruñido, rugido, a ella le vale, al parecer, porque sonríe con suficiencia. Yo me estoy mordiendo la cara interior de la mejilla para no cagarme en todo...con lo que me costó bajarla antes...

- no has ganado...has hecho trampa...

Protesto, claro que sí, nunca fue una lucha justa. Lo que sigue si lo esperaba, se aparta, vuelve al sofá y se lleva mis palomitas...Muy bien, pero yo también sé jugar a esto, y conozco sus puntos débiles. Me paro, poniendome de pie, le sonrío con pausa y profundidad, indicandole con la mirada que está bien, que puedo dejarla ganar, y luego me quito el polo por la cabeza, despacio, enfrente de ella y muy lentamente. Sin decir nada me siento de nuevo y salto por encima de ella para volver a estirarme en mi hueco, semiincorporandome sobre un codo, supuestamente para alcanzar las palomitas.

- Nos hemos perdido la parte final- indico al mirar la tele, cogiendo un puñado, y al hacerlo rozo accidentalmente su pecho- ¿pones la segunda parte?



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.