Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Vie Nov 11, 2011 3:24 pm

Recuerdo del primer mensaje :

La fiesta no había resultado tal cómo la esperaba. La idea era pasar el rato con Vane, comprobar que estaba bien y olvidarnos juntos durante un rato de que la vida da asco intentando pasar por adolescentes normales y desentendidos. en lugar de eso acabé recayendo en mi adicción, con apenas tiempo para hablar con mi mejor amiga y con la certeza de que todo lo que sabía hasta el momento del mundo y de mi familia también era una farsa. Bendito comienzo de curso...se suponía que este iba a ser fácil.

No diré que no he vuelto a pensar en ello. No todos los días te levantas con el conocimiento de que ahora eres harry Potter y no necesitas ni varita, bueno, Potter no, que al gafotas no lo aguanto, prefiero a Draco, además, el gris me sienta bien. Pero tampoco diré que me haya puesto a practicar o a ayudar cuando alek puso la casa patas arriba en búsqueda de nuestro propio libro de hechizos, que no digo yo que no mole tener uno de esos, estilo embrujadas, pero la sensación última que tuve de la magia esa no fue muy agradable señores, así que hasta que me compre un traje de esqui conmigo que no cuenten. Además, tengo un partido que ganar.

El domingo pasa veloz, apenas transcurre la tarde entre ejercicios y lecturas que debí realizar el viernes pero no hice. El lunes la veo un momento en la cafetería, el tiempo de cruzar ua mirada mientras ella coge la bandeja y se aleja hacía su mesa y yo he de volver a concentrarme en lo que me dicen los chicos pues planeamos la estrategia en el campo.

El martes lleva una camisa anudada a la cintura y sin botones, enseñando un sujetador gris perla, completamente de fuera, se cruza conmigo en el pasillo y me mira cómo retandome a que diga ahora que no lleva ropa interior. Si no fuese porque me molesta hasta lo encontraría gracioso.

El miercoles chocamos en la puerta de biología, yo salgo, ella entra y el quicio no da para los dos. Hoy soy yo el que se ha empeñado en mostrar su ropa interior a modo de respuesta, llevo lospantalones tan abajo como está de moda y el calzoncillo a juego con la camiseta gris. Le guiño un ojo cuando se fija y giro para dejarla pasar sin decir nada.

El jueves Meredith se sienta encima de mis rodillas en el comedor y no tengo ganas de apartarla, creo que me estoy constipando, siento algo de fiebre y un dolor áspero en la garganta, no puedo ponerme malo para a dos días del partido, así que me tomo la tarde libre para ir a la enfermería. No la veo en todo el día, cuando me acuesto miro por la ventana esperando verla pero la luz está apagada. No está en casa.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Mar Dic 27, 2011 8:27 pm

hablando de trampas......

Lo debí haber previsto, si el chico que tenía en frente no era ni un tonto y mucho menos un dejado. Desde esa sonrisa que me encantaba por sexy y peligrosa, hasta aquellas que habían dado en toda la casa como muestras de que era el quien estaba a mi lado, no solo físicamente el quarterback o el vecino. Era Alex y sus soberanas risotadas.

mío, reclamaba mi mente una y otra vez.

Como fuese, Sabía que no me podría deparar algo bueno y sencillo. so fue bueno, lo supe desde el momento en que en frente mío comenzó a retirarse el polo. Solo cerré los ojos un segundo, inspirando y expirando tranquilamente -vamos Laura es un torso desnudo, y de esos has visto muchos- me recordé varias veces. si, era un torso desnudo de espaldas anchas cintura estrecha y músculos increíblemente definidos. y, por si fuera poco, era el, no cualquiera.
Alex Kaiser era un maldito, sabía bien cual era una de mis debilidades y la estaba usando en pleno beneficio suyo y vendetta en mi contra. Tan tentada a tocarle, besarle, lamerle de a poco, dibujando nuevos caminos en su cuerpo con mi boca, delineando las venas que es escondían debajo de ese pantalón en su abdomen bajo... si, era natural y no era malo. Estábamos jóvenes, nos atraíamos, solo que había darle rienda suelta a la naturaleza, y no siempre la naturaleza debe imperar.

Claro, como si me lo dejase sencillo cuando se atravesaba así y me dejaba a escasos centímetros de poder tocarle. como si fuera fácil cuando sabía lo hacía a posta, rozaba mi pecho en búsqueda de las palomitas. -es tu culpa- respondí intentando ser clara, aunque más bien se me escapo un suspiro. Pase saliva de manera pesada y entendí a perfección su contra ataque, ya sabía yo lo que era, pero jamás dejaba de sorprenderme- si.. la pondré- respondí finalmente cerrando los ojos. Perdería si le tocaba o si me le iba encima. Porque había puesto este juego? era cruel, al menos para mi el no poder tocarle como quisiera, y ni siquiera habíamos pactado algo, todo estaba en la mente. no sería tan malo deslizar mis manos en su pecho, o juguetear con esas tetillas, o mejor aún... aprender perfectamente cada punto estratégico que tenía cada lunar de su cuerpo. sería la geografía que más me interesaría analizar, sin lugar a dudas.

Pero no era el momento. Realice el cambio de películas sin hacer ningún movimiento en falso, sin bajarme más de la cuenta y pensando que, de verdad no hacía un poco de calor como para que decidiera quitarse así la camisa. Para cuando me di la vuelta, Alex estaba recostado en el sofá, y no hubo visión más sexy para mi en esos momentos. sonreí de lado entonces, caminando hacia el sillón con lentitud, de manera cadenciosa y por supuesto, coqueta. la sonrisa, el ensortijar las puntas de mis cabellos, el hacerlo de manera segura, era casi un ritual. Ritual que se incremento al escoger donde, en todo ese sillón quería sentarme. So dude un segundo en escogerlo. justo donde quedaba su entrepierna, o mejor dicho donde sabía mi trasero daría en directo con su miembro. mientras empujaba hacia atrás, el miembro y su cadera para darme espacio suficiente para tomar asiento y quedar perfectamente sentada si, pude pensar en sexo. maldición, porque no podía pensar en mucho más? tal vez sería mejor idea proponerle un juego de pockar.... pero si jugábamos pockar sería de prendas y eventualmente terminaría pensando en lo mismo. Preferí dar play y a quedarme quieta. lo más quieta que pude, porque de a poco me encontraba camino a las palomitas rozándole la piel desnuda.

Decidí que era suficiente. -no la pares, me la se de memoria- le pedí mientras me paraba de nueva cuenta e iba a la cocina.

Estando en ella, moje mis manos para tener un poco de paz, o al menos bajar el calor -calor- murmuré entonces. sabiendo que elegir de ahí.

Solo llené un vaso con varios cubos de hielo, les agregue limón y un poco de sal. era mi favorito cuando niña, una buena forma de mantener los labios helados y perder el sentido del justo por un momento.

A mi regreso, ya los llevaba conmigo, y decidí sentarme en el suelo, con la espalda recargada en solo una parte del sillón, pero no más, viendo la película.

-me encantan los hielos- confesé a su silencio, toando con mi pulgar y dedo índice uno de esos cubos par llevármelo a la boca. No era partidaria de tenerlo todo el tiempo en ella, pero si de succionarlo de a poco, llevando mis labios a darle cabida y llevandome toda esa fría humedad para mi. algunas veces succionaba, otras tantas prefería retirarlo de mis labios para prestarle atención a la pantalla -en el libro era mejor, mucho mejor la actuación de Hermione como Bellatrix- mencioné antes del hielo a pleno derretir dejase escapar una gota que dio justo a mi pecho. sonreí discretamente por el hecho y entonces mi giré a el, escogiendo un nuevo hielo, que aún tenía el sabor intacto -quieres, Alex?.. me parece que estas acalorado....-
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Miér Dic 28, 2011 7:42 pm

Estaba funcionando, nunca lo dudé en realidad, sabía de qué pie cojeaba, igual que ella conocía los mios, por algo tan sencillo como el fijare, ni siquiera era consciente, sólo que fijarse en ella era ya un hábito establecido. En su forma de andar, sus gestos, sus diferentes formas de sonreir, las diferentes expresiones de su rostro, al forma en que arruga ligeramente la nariz cuando está disgustada... y en lo primero que busca siempre con su mano en cuanto tiene ocasión...mi pecho... sencillo. Pero el juego no lo es. Lo cierto es que no me importa ganar o perder, mucho menos el juego en sí, lo he puesto en marcha, por llevarle la contraria, pero preferiría pasar de él.

Lo bueno es que nos mantiene entretenidos y fuera de juego, porque empiezo a darme cuenta de la razón que tenía ella al decir que no podemos hacerlo...es probable que no...porque no es una necesidad fisica la que he de cubrir, es otra cosa...siempre supe que la necesitaba, pero hasta ahora no sabía cuanto...

Y cuando va hacía la tele sé qe se contiene, por lo mismo que he dicho antes, y sonrío pensando que ya estoy ganando y que esto terminará pronto, pero me equivoco, me equivoco una vez más, porque la chica tiene muchos recursos, eso también lo sabía pero tiendo a olvidarlo.

El sitio en el sofa no lo escoge casualmente, no, su trasero queda firmemente impreso entre mis piernas, y por si no lo noto lo suficiente se recoloca echandose hacía atrás, y no puedo protestar, no puedo decir nada, porque el juego lo he empezado yo. Frustrado, así es como me siento ahora.

Se va a la cocina, y por primera vez siento alivio cuando desaparece de mi vista, un alivio momentaneo, ya que a los pocos segundos ya la estoy achando de menos y quiero que vuelva, pero no lo agradezco cuando lo hace con una cubitera y se pone a chupar hielos con fruición.

Debería dejarlo aqui...pero si lo dejo me acercaré a ella por detrás, recostandome de forma que mi cuerpo quede tras ella, cogeré uno de esos hielos para pasarlo por su cuello, dejando que se derrita levemente sobre su piel para pasar luego mi lengua y ya no podré volver atrás...no...

Sonrío, quedamente, cuando se dirige a mi, ofreciendome uno, acalorado dice...listilla...no debo acercarme pero si puedo cogerlo, así que estiro el brazo, lo tomo de sus dedos, acariciandolos un segundo en el proceso y cuando lo retiro protesto.

- umm...muy frío...-algo obvio pero ella sigue mirando, espera para saber qué hago, bueno, no podemos decepcionarla- pero tienes razón...estoy acalorado...

Así que en lugar de llevarmelo a la boca lo poso sobre mi vientre ascendiendo co él por la linea del estomago, usandolo de supuesta refrigeración, pero ella ya no lo mira cuando lo paso por el pecho, está muy concentrada en ver cómo las gotas que se quedaron en el ombligo comienzan a caer cuando meto el abdomen hacía dentro, hasta colare por dentro de mi pantalón. Punto para mi.

- Laura- digo con voz inocente mirandola- ...te has puesto colorada, ¿necesitas algo de refrigeración?


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Miér Dic 28, 2011 8:54 pm

Esas gotas eran una perdición, el era mi perdición personal y disfrutaba con ello lo que era peor. en algún momento, perdí por entero la noción y me dedique a ver a esas gotas y el curso que estas tenían, en como Alex contraía ese abdomen y pensando en que era un desperdicio contenerse, además ese hielo tenía algunos granos de sal y limón, y había de dejar enteramente limpio a mi vecino... reglas de urbanidad básicas, desde luego.

Pero el lo hacía a posta tanto que me pareció un descaro y si bien pude indignarme, la verdad era de aplaudirse. Humedecí mis labios al momento en que volví a pensar en mi lengua siendo deslizada lentamente por esas partes ya mojadas y atemperadas, apenas pude abrir los labios y subir los ojos para ver ese rostro que en apariencia estaba siendo de lo más inocente. Claro, como si de verdad eso fuese posible.

-duerme conmigo- se me escapo sin pensarlo. Fue un total y soberano error, lo supe apenas lo había declarado. Cerré los ojos y sacudí la cabeza centrándome en las ideas, encontrando algo mejor que decir, la excusa perfecta que dar -quiero decir, en casa, estaré sola... incluso podrías tomar la habitación de mamá, o te cedo la mía y yo estaré en la de mamá, da igual...-.

Caye de inmediato y me lleve otro hielo a la boca. Intentando sosegarme. deje pasar un minuto así, tal vez dos antes de apagar el televisor.

Si dejaba que esto corriese así, dejaría entonces que Alex pensara que, en efecto, solo me interesaba el sexo con el. no era cuestión de sexo, al principio creí que si, hacía años, o eso me había empeñado en creer. a la fecha ya lo entendía. no era solo sexo, era la imperiosa necesidad de pertenecerle, la urgencia de darle todo de mi, porque al hacerlo finalmente estaría completa.

Si, aún tenía 16 años, pero había distinciones verdaderas solo por la edad? la edad siempre era relativa, lo vivido y las sensaciones experimentadas no. Tome el control de la tv y con un simple pulso, hice que esta se apagara.

me la se de memoria y creo que ya no podré prestarle atención- intente decirlo con calma, exhalando el aire que apenas había llenado mis pulmones. Acto seguido me volví hacia el desabrochando el botón de la minifalda, y poco a poco corriendo el cierre. le deje bajar solo hasta el comienzo de mis bragas y entonces me acerqué a el

-No soy de piedra, Alex- comencé al acercarme y dejar de ver su pecho, que no era nada en comparación con esos ojos tan peligrosos que el portaba -y esto es lo que hay... te deseo, en más de una forma. Pretendo demostrártelo, no solo teniendo el sexo, que Dios sabe cuanto quisiera practicar, o haciéndote el amor una vez más; pero parece imposible- dicho esto alcance su labio inferior y de a poco, con pequeñas succiones lo fui explorando, un beso tras otros besos. El calor comenzaba a imperar por completo. Me hice de su cuello y comencé a recostarme, solo para volver a sentir como el control en la espalda me recodaba que aún estaba lastimada.

Al menos eso me hizo volver a la realidad.

-no.. espera- murmuré en sus labios solo para volvernos a enderezar, solo un poco -te eh invitado porque quiero que entres a mi vida. No soy tu novia, pero pretendo hacerte entender el cuanto me importas- y volví a besarle para afirmárselo, intentando a base de besos decirle también, que quería ser la que más lo quisiera, que deseaba ser a la que mas amara... pero aún era pronto, y unas declaraciones así, lo sacarían de proporción, con suspiros entre cortados, con claras ideas de terminarlo ahí y simplemente hacer lo que los cuerpos nos dictaban. sería tan fácil, hubiera sido tan sencillo hacerlo.

sin embargo me levante del sillón y le pedí su mano para que el hiciera lo mismo. -vamos, te enseñaré algunas cosas, tal vez encontremos algo de magia incluso en los objetos de mamá..-
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Jue Dic 29, 2011 7:35 pm

"Duerme conmigo". Una frase, dos palabras. Y casi se me escapa una risotada, la contuve a tiempo, apretando los labios, así que en lugar de una risa lo que se escuchó fue algo así como un silbido, una salida de aire interrumpida al apretar la boca. ¿Por qué? Sencillo, no por las palabras, si no por el tono brusco y acelerado, lo cual me lleva a pensar que lo dijo sin pensar y viene provocado por mi actuación.

Me lo confirman sus siguientes palabras, apresuradas, rectificando. Eso aún me hace más gracia, pero me siento culpable, en el fondo...muy en el fondo.

- Me encantaría quedarme a dormir...pero lo de las camas separadas no me convence...¿es de mi de quién no te fias?...porque puedo dormir contigo y no intentar nada si es lo que quieres...

Y lo digo en serio, muy en serio, no me importa si puedo abrazarla toda la noche.

Es entonces cuando me apaga la televisión y juro que ahí si me he perdido, ¿y la sesión de cine? Con lo bien que lo estaba pasando, escuchando harry potter mientras me entretengo mirandola a ella. Una combinación perfecta. Pero entiendo lo que dice y me apeno un poco, porque no quería provocarla de veras, sólo putearla un rato.

- No me importa Laura- la corto o lo intento, antes de que siga- Ya te lo dije, y lo dije en serio...

Dejo de jugar y me acerco, arrastrandome por el sofá para no tenre que levantarme, para quedar a su lado y subirle el pelo por detrás, consiguiendo que su nuca quede libre para darle un beso. Pero dice que espere y se levanta, tras girarse a darme un beso, timido. Espero.

No dice más que insensateces, no soy yo el que duda si le importo o no. No tengo dudas al respecto. Pero la dejo hablar y le devuelvo el beso antes de decir nada.

- Laura...sólo era un juego...no pretendo obligarte a nada...tampoco necesito que me demuestres nada...

Pero cojo su mano igualmente y me incorporo, dispuesto a seguirla a donde quiera que vaya.



avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Vie Dic 30, 2011 5:17 am

En retrospectiva las cosas no tenían demasiado sentido, o al menos mi modo de actuar a fechas recientes.

A diferencia de otras yo si sabía lo que quería; siempre lo supe... para bien o para mal. Desde niña sabía que quería a los hermanos Kaiser, mis vecinos, sabía cuanto adoraba a mi madre y el orden normal de las cosas, al menos hasta su muerte. A su muerte quise que mi padre sintiera afecto por mi y me empeñe en dar lo mejor para recibir lo que tanto necesitaba, porque eso era... una necesidad. Claro, con el tiempo esta necesidad se fue apagando, más no así mi básico, el afecto que aún le tenía a los Kaiser que, durante un año, se convirtió en una añoranza que bien podría rayar en obsesión. Perfecto.
También supe que es lo que quería cuando decidí cambiar de personalidad y rumbo de vida. quería joderle la vida a Benjamin y finalmente, con el tiempo descubrí que la maldad también tiene su encanto. No siempre requieres portarte bien para ir al cielo, se le puede tocar bastante bien con algo tan simple y efímero como un orgasmo, lo que se necesitase, alcohol, algo más fuerte.. daba igual. Siempre supe lo que quería e iba a por ello. ¿vestidos y ropa? por supuesto!. Que persona retorcida y pagada de si misma no citaba cada de cinco su nuevas prendas, el alto de sus tacones o lo perfecta que se ve esa cortina de cabellos?. Sin esos aditamentos que hacen que los demás nos mirasen y que nos crecen el ego, seríamos algo menos que la nada. Era la gran verdad. El ego mal entendido y enteramente superfluo era lo que en muchas ocasiones salvaban a miles de adolecentes. Nunca me intereso en pensar y comparar lo que las llevaba a ellas y lo que llevaba a mi. No me interesaba saber si estaba bien o estaba mal. Jamás use un "darling" o algo igualmente mimoso o rosado. no, mi forma de actuar fue al menos en eso diferente. Sabía lo que buscaba en cada cita, en cada vez que subía la falda o que guiñaba un ojo. Jamás tontee, jamás me confundí y mucho menos me arrepentía de lo que hacía. Al menos en ello tenía mérito. Podría ser la una maldita, la peor, pero siempre fui perfectamente buena en ello y me satisfacía sin necesidad a lo que fui en la infancia.

Después de todo.. la diferencia entre el bien y el mal es que... el mal es aquello que deseas hacer y el bien es todo aquello que los demás te obligan a hacer.

Después, cuando pude salir y me encontré con Los Kaiser, nuevamente supe lo que quería. no hubo ninguna confusión ni algo que maldecir porque no me entendiese. Todo estaba suficientemente claro. Los quería de regreso. El regreso de Alek fue natural, porque al final de cuentas había mucho de mi en el y de el en mi. Iguales, casi hermanos y el me acepto como era, la nueva yo, porque al final de cuentas, seguía siendo yo, con algunas modificaciones y mejoras. Solo que para con Alex, las cosas fueron diferentes. Lo quería de regreso y no lo obtuve. Pero si una nueva obsesión.. ese algo que me empujaba a seguir costase lo que costase. quería que me viese como en el pasado. quería sus brazos, lo quería a el y sus palabras cariñosas. todo de el y todo de mi, pero eso... eso no lo obtuve.

Aun así no baje la guardia. Me había bastado un solo destello de su mirada. un segundo para saber que me deseaba. Y yo bien podría trabajar con algo como el deseo. El deseo es poderoso, el deseo SIEMPRE lo superaba todo. no necesite que me dijese palabras melosas u hacerme la victima para saber que es lo que haría al siguiente instante. No requería de un caballero de armadura negra, mi caballero oscuro, para buscar su atención, pero tampoco era de las que estarían dispuestas a esperarle, cuando tenía tanto por hacer. Tampoco era tan estúpida como para no estudiar el plan de acción de sus novias. Por que si, por supuesto que llegue a sentir celos de todas y cada una. no era ninguna novedad ni lo más malo que hubiese hecho, pensarles en escenas nada alentadoras, o desear lo peor que les pudiera pasar a ellas. Tal vez había visto a demasiadas películas de terror. La cosa era la misma. victimas, princesas, juguetes sexuales auto proclamados. Aquellas que solo servían para intentar seducir a Alex Kaiser.

En lo que sabia, jamás fui un juguete sexual, pero los demás si que lo fueron para mi. Yo no conquistaba, solo les brindaba la oportunidad a los demás de intentar al menos hacer su mejor esfuerzo para conquistarme. A cambio obtuve varias cosas. placer sexual, beneficios varios... y secretos; como adoraba los secretos. La estrategia era mi fuerte, no dar lo que los demás querían mi deporte favorito, el apretar los botones justos del tablero francamente sencillo de los chicos era.. un don natural. No tuve ni siquiera que esforzarme para tener mi legión de admiradores, no tuve que pensar en si era mejor que tal o cual chica, por el simple hecho que no me interesaban las chicas. Mi suficiencia y poder no se basaban en afirmarme continuamente que era la mejor, la más guapa más sexy y popular. Simplemente lo era. Las demás eran solo... una falsa apariencia.

Pero.. resultaba que entre tantos juegos, Alex Kaiser siempre estuvo en mi radar. Yo no conquistaba, pero si jugaba a provocarle. En principio de maneras desesperadas, otras tantas por el simple placer de no demostrarle si me llegaba a doler cualquiera de sus insultos. Tal vez algunas veces estuve en riesgo, incluso podría admitir en cualquier momento que no siempre me relacione para ganar, Pero siempre tuve bien fija la meta. meta que se cumplió en la playa, cuando Alex cedió un poco y solo basto el contacto de su pecho y mis labios para no tener punto de retorno.
Algunas veces pensé que era un error, porque simplemente nada supo ni se sintió igual. Porque me causo una adicción que no tenía ganas de dejar pasar. Nuevamente lo tuve claro. Quería volver a estar con el, en todos los aspectos, lo cual me llevaba al presente.

Estaba con el, le pertenecía y le amaba y el estaba al lado mío. Siempre supe lo que quería y en ese momento lo tenía. Del mismo modo, seguía sabiendo lo que deseaba, aún cuando no supiera expresarlo o contenerlo, debido a algunas laceraciones del cuerpo. Sin embargo... había algo mal atado, un cabo suelto. Parecía como si dudase.

Error, mi error. No dudaba de lo que al menos yo sentía y no necesitaba con desesperación que me lo dijese. Con que yo lo sintiera bastaba, con que yo lo dijese también. Pero aún así mandaba señales equivocadas y me comportaba como alguien dudosa. Debería ser una broma. Esta no era mi manera de actuar. No correspondía al fuego que llevaba por dentro, fuerte y abrazador, capaz de incrementar o menguar pero jamás de morir. Ese fuego que siempre me obligaba a responder a actuar con fuerza demoliendo todo a mi paso y haciendo de mis voluntades una realidad.

Con la mano de Alex sobre la mía comprendí que comenzaba a menguar al igual que la luna y a ser otra. Una combinación de la que ya era y que me agradaba y aquella que fui y que debería ser para Alex. Una nueva Laura... la tercer Laura. El me había afirmado que lo entendía. No volvería a flaquear, el merecía algo mejor que eso. Incluso tal vez se lo debía a el y me lo debía a mí.

-De acuerdo, no lo necesitas- respondí con una sonrisa ladeada y una mirada de soslayo sin embargo más que suficiente para denotar complicidad. Nuestros dedos se entrelazaron y no tuve duda alguna -pero lo haré de todas maneras Dormiré junto a ti porque en ti quiero estar, te mostraré lo que a nadie porque en nadie más puedo pensar para mostrárseme, vale?- y aunque no le valiese, seguramente tendría el mismo desenlace. Le pertenecía y le amaba, y sabía que, en el momento en el que no hubiera secretos entre nosotros ese sería el momento en el que sería su pareja. Su novia.


-Se lo que quiero. Se quien quiero ser y con quien quiero estar por siempre-


La frase apareció no solo en mi mente, también en mi interior o donde estuviese colocada el alma. Nacía de mi como un cantico. Fuerte y etéreo. Retumbo en todo mi ser más no me aterrorizo. Sabía que era cierto.

Sonreí un poco más y giré para verlo cuando aún subíamos las escaleras, con la suficiente libertad para besarle. Para exigirle la entrada a el interior de su boca y para sentir el sofoco y el poder que se creaba al besarnos frente a esas fotografías y en algunas de ellas, pinturas aún sin un vidrio nuevo que eran de mi madre o de sus ancestros. También tuve la entera soberanía de terminar el beso, dibujar una sonrisa en mis labios cuando aún le tocaban y acariciar ese rostro definido, duro y varonil que el portaba.

-andando...- murmuré en sus labios antes de girar, jamás abandonando el agarre de nuestras manos y continuar con lo que restaba de las escaleras.
No, no era ninguna novedad el sentir como algo aparecía en mi mente, como un cantico o tipo de poema se formaba. En ocasiones no era entendible el significado, pero siempre correspondían a mis deseos y necesidades. Esta vez fue definitivo, no tenía siquiera que explicar a que se debía su significado. Era lo que debía ser y se sentía como se debería de sentir. Fuerte y omnipotente porque si algo era claro en este mundo siempre había sido mi mayor anhelo, el que más había perdurado. El.
No volvería a pensar en cómo le habría de apodar. Todas ya tenían algún sobrenombre para el. Ellas tendrían el apodo perfecto, una palabra que le definiría de entre las demás. Bravo y lastima por ellas. Tuviesen lo que tuviesen, el era mío tanto como yo suya.

Mi habitación algunas puertas abiertas, la habitación de mi madre y al final, la de Benjamin. Ni siquiera le di el recorrido completo -la mía ya la conoces.. o es que me ha faltado un detalle?- mencione con coquetería mientras pasábamos enfrente del marco de mi puerta. Solo para detenernos unos instantes y vernos a los ojos. Vernos como iguales, como quien es capaz de verse en el espejo en forma de reflejo. El fuego que tenía ardiendo incremento, pero no de manera que me quemase. Era diferente. Me sentí por completo vital.

-la siguiente parada es la de mi madre- le plantee con seguridad. Unos pasos y entonces se ario la puerta, después de girar un simple pomo. Las luces fueron encendidas de a poco. Casi era como magia.

En el día lucía esplendorosa, la luz del día siempre entraba a raudales por sus ventanas, iluminando la suave colcha o las mantas cálidas y en colores alegres que estaban en decanas a el pie de cama, el tocador, el cepillo todo estaba en su sitio y parecía sacado de alguna escena de televisión, porque, al menos esa habitación seguía teniendo el mismo estilo cálido acogedor y al mismo tiempo maravilloso que ella solía darle. De su mano avance hasta la cama y le inste a sentarse sobre la misma, dejándole habituarse al lugar. -aún recuerdas a que olía?- pregunte como iniciando una nueva conversación y entonces abandoné sus manos -tengo muy presente que cuando niños dijiste que mi mamá olía a lo que debería oler la mujer con quien te casaras... y si mal no recuerdo. Le propusiste matrimonio cuando tenías nueve años- una risa se me escapo. Al menos de mi mamá no me sentía celosa. Así fuese que ese día no me apeteció dirigirle la palabra y, convencía Alek que subirse al árbol, sin Alex nos daba puntos extra y años de sabiduría. Esa noche fui directa a el cuarto de Alek pasando por el de Alex con total indignación... no, no eran celos... solo era un desplante infantil.


-Soy el viento pero también soy el fuego, la dulce luna es mi aliada... me guía el poder de la elegancia-


volvió a formarse en mi ser, un poema no del todo descrito, pero cayendo de a poco, con fuerza y con un sonido indudable. tanto que me desconcentro un poco haciéndome cerrar los ojos. y retomar mi camino, hacía el tocador. Tome la peineta y esta vez, al menos no hubo la reacción pasada. Perfecto. aferrándola con la diestra giré cobre mis puntas y sin dudarlo, fui hacia Alex.

-hubo algo que no te conté, pero al tocarla te ví a ti- fue entonces que extendí la mano y le mostré la peineta cubierta de esmeraldas -no espero que veas algo, no espero que lo entiendas, pero se que debes saberlo. No es tipo de cosas que una chica le dice al chico que le gusta, pero supongo que... si hay magia corriendo por nuestras venas, esto en algo también es tuyo-

Sabía esto. Si el no era capaz de ver nada o sentir un cambio entonces era un aviso para mi, un aviso de que era momento de indagar por mi propia cuenta. Prefería hacerlo a su lado, desde luego porque de alguna manera... éramos uno.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Jue Ene 05, 2012 5:55 pm

A veces un beso, una caricia, incluso el tacto más efimero, dice más que muchas palabras mal escogidas, este fue el caso cuando ella me besó. Fue dulce, y sencillo, pero también esclarecedor. Un beso firme, profundo y lleno de sentimiento. Algo tangible.

Sin dudas, tomé su mano y la seguí por las escaleras, en penumbra pues ninguno de los dos se molestó en encender las luces, ella conocía el camino y yo me dejaba guiar. En el descansillo pasamos de la puerta de su cuarto, lo cual me extrañó un poco, cosa que ella debió notar porque me dió una especie de explicación. Sonreí, pero no dije nada y continué hacía donde quisiera llevarme. El cuarto de su madre.

Si, claro que recordaba a qué olía su madre, a jabón, a lavanda y a tortitas recién hechas...No recordaba haberle pedido matrimonio, pero si ella lo decía...tampoco me parecía tan inverosimil...

Lo que dijo al adentrarse en la habitación sí llamó mi atención, por tratarse de palabras que recordaban algún tipo de cántico u oración y que nunca la he visto como una chica religiosa...no pregunté sin embargo, porque algo dentro de mi me decía que las palabras tenían sentido, aún cuando la mente no las recordase.

Y entonces se comportó de forma más extraña si cabe y cogiendo un aplique para el pelo, con puntas tipo tenedor, me lo tendió y me dijo que el objeto le había mostrado algo. ¿Una visión? ¿También tenemos de eso?...pues yo quiero ver la mansión play boy alguna vez...que a la vecina de enfrente ya la veo mejor in person...Pero la cojo, la sopeso, le doy la vuelta, y la vuelvo a mirar. Nada de nada...aunque si es cierto que parece vibrar con una extraña energía, como si palpitase...desde luego no veo nada.

La miro alzando una ceja, sin sentirme decepcionado, no es por nada, pero eso de flipar en colores sin drogas casi que prefiero no probarlo...soy un tanto aprensivo en cuanto a dejar de controlar la realidad que me rodea...me gustan las cosas tangibles, cada cosa en su sitio.

- ¿Qué debería ver?- o lo que es lo mismo, ¿qué viste tú?

Pero ella se mantiene en silencio un momento y no sé si es que no me lo quiere contar o que no está muy segura de si la toldaré de loca si me lo cuenta, así que antes de que diga nada aclaro:

- No veo nada cielo, a lo mejor está descargado- yo que sé, a lo mejor estos trastos sólo sirven para un uso, no soy un experto en recipientes sobrenaturales, quién sabe...o puede que haya que darle al play de alguna forma...¿no tendré que ponermelo en el pelo?...bufff..casi prefiero quedarme sin saber, yo esto no me lo pruebo, que fijo que me lo enreda- ¿Era de tu madre?

Quizá sea sólo para ella.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Jue Ene 05, 2012 7:34 pm

No paso nada, lo cual fue decepcionante. No entendía el porque. Tenía ideas preclaras por supuesto pero su rostro, incluso antes de que me afirmase que nada ocurrió, me lo había dicho todo. Hubo tres preguntas mientras que yo desvié la mirada un momento. Realmente pensé que funcionaría. el porque? porque el eta tan brujo, mago o como fuese que nos denomináramos como yo, y en algún punto el estuvo involucrado en esa peineta, o en la visión que me dio ella. Sabía que era real y no el influjo de algún tipo de droga. Además necesitaba que lo viese. Sin secretos para poder ser suya. Siempre había sido de la opinión de que algunas cosas eran mejor guardarlas bajo llave. Pero, resultaba que esto no era solamente mío.
"sé lo que quiero, se lo que quiero ser y con quien quiero estar por siempre" aquella oración volvió a formarse en mi mente. Casi apremiándome. En ella se cifraba la respuesta y como debía actuar.

-Sí, lo era y al parecer es lo bastante antigua para ser denominada joya familiar- Y sonreí de lado, sopesando las posibilidades. El bien podría entender otra cosa. la peineta efectivamente, era hermosa, pero también se notaba que el trabajo, aunque exquisito, había pasado de moda hacía bastante tiempo. Aún así la tome de sus manos sentándome junto con él. Lo otro, anterior a lo de mi madre no podría ser posible -no, no lo esta... puedo sentirla- y además sabía que él la sentía por igual. No era un horrocrux, pero también podía sentirla y como en manos de Alex emitía un sonido diferente, vibraba diferente. Curioso, eso significaba que además podría sentir objetos inanimados?... vaya. y yo que pensé que eso de la ciencia y la brujería y moléculas conjuntas solo ocurría en películas como la de aprendiz de brujo

Fuese lo que fuese, al tomarla de entre sus dedos en mi mente solo había una exigencia donde Alex era EL, definido estaba, no solo era mi necesidad de El, es que de entre todos lo quería a el en un nuevo nivel, uno que no lograba identificar del todo, pero si lo suficiente para esclarecerme y saber que hacer. Sonreí al ver sus ojos y, sentada como estaba, al lado suyo me acerque un poco más -espero no te canses de besarme...- mencione acercándome más a el, cada vez más, hasta sentir su aliento cálido y delicioso. -puedes no considerarlo como un beso, pero quisiera probar algo....- decirle que pensara solo en mi?.. No, eso no lo haría, a cambio termine por cerrar los ojos y dejar que mis labios comenzaran a hacerse de los suyos, entreabiertos y anhelantes. Como debía ser un primer beso. Cálido prometedor y que causaba escalofríos hasta la espina. Mi mano libre comenzó a reptar por s espalda al momento en que el me respondió, con los labios entreabiertos y calientes, con un algo que iba creciendo y que me encantaba. Mas fuerte... el beso ya no fue el correspondiente a una ilusión, si no a un entendimiento. Mi corazón dio un vuelco y, como siempre, la respiración me cambio de frecuencia. Mi cuerpo por otra parte ya se movía como en gravedad para el suyo, respondiendo y acercándome. Venía el siguiente nivel, el nivel en que dejaría de pensar y me abandonaría a simplemente, sentir. Ese era el momento.

Mi diestra aún soportaba la peineta. esta parecía emitir algún ruido, como un metal que giraba, pero no en modo desagradable, era más bien fino. Esa mano logro hacerse de la de Alex y finalmente lograr que ambos tocásemos la peineta. "te quiero" pronuncie con todo el corazón aunque de manera mental. Aquel objeto pareció percibir también la orden y mis deseos y finalmente.... se abrió.

La visión fue casi la misma, pero con algo de mayor nitidez mi madre, la tarde, su sonrisa, mi madre besando a algún tipo. Yo, Alex... podríamos vernos incluso en ese mismo momento, con su mano y la mía sosteniendo la peineta mientras que, poco a poco no recostábamos en la cama de mamá, como si estuviésemos fuera de nuestros cuerpos. Pronto las imágenes se aceleraron, mi abuela hombres, mujeres antiguas, alguna rubia de espaldas, hombres por igual, cada vez apareciendo por completo, mostrando por ende la época en algún tipo de túnel, cada uno de ellos sin observarnos, poco a poco todo alrededor también tomaba forma. Como si fuese posible las imágenes seguían y mi madre volvió a aparecer, primero como la recordaba pero con el padre de Alex, bastante cerca. Ella lo notó aún sin que el la tocase... algo los envolvió, como una tormenta de arena y, para cuando estaba bajo ella tendría... mi edad y su padre.... no sabría identificar si era su padre, pero el chico era bastante guapo y rubio. se observaban el uno al otro y sonreían para ellos, acercándose cada vez más. Había algo en sus manos pero al menos yo, no preste atención,. nuevas imágenes, nuevas mujeres y hombres. Era notorio que, en esta ocasión, no había una sola fotografía de personas fallecidas si no que era diferente. Se sentía diferente.. podíamos escuchar los murmullos. Aún sentía sus labios moviéndose sobre los míos y supe el momento preciso en que nosotros nuevamente aparecimos en esa visión en un momento diferente, uno que debía ser tomado de a imaginación, porque nunca lo habíamos experimentado, aún así... era delicioso era como si... no me faltaba nada y, completa como estaba pudiera desafiar cualquier cosa o enfrentar a la muerte sin temor. Nuestras manos se aferraron, en una perfecta sincronía y entonces aparecieron dos seres... seis seres pero solo dos eran enteramente nítidos, largas faldas y vestimenta curiosa. Colonos?... sería incluso demasiada especulación, pero el sostenía esa peineta con esmeraldas verdes. Se suponía que pronto iba a acabar.. se suponía, aunque de repente todo se ilumino, como un enceguecedor amanecer y a partir de ahí.... todo fue desconocido para mi, o al menos, no había tenido idea de ese tipo de cosas con la visión anterior.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Ene 10, 2012 11:23 am

No, yo ya sabía también que no estba descargada, vibraba en mis manos, de una forma extraña que no podía relacionar con electricidad estática o algún otro fenomeno conocido y tranquilizador. No sé por qué pero que las cosas vibren sin explicación no me gusta demasiado, soy un tio sencillo, no me importa darme de ostias en un aparcamiento si es necesario, pero nunca me he considerado muy imaginativo, y eso de que las cosas parezcan lo que no son o sean lo que no deben me pone un poco nervioso. Intento disimularlo, claro, porque es así cómo me han enseñado a proceder, se supone que es el tio el que debe de calmar a la chica. Bueno...por intentarlo que no sea, lo que sí se me da bien es restarle importancia a las cosas, años de experiencia llevo.

Me la saca de las manos, y he de reconocer que lo agradezco, aunque no sepa decir por qué me incomoda un simple adorno para el pelo. Ella parece mucho más comoda con el en las manos, quizá ese sea el punto, que es suyo y yo no debería tocarlo.

Y cambia de tema entonces, haciendo una observación incongruente, cansarme de besarla...vamos, ni yo ni nadie, tonto sería...pero no me da tiempo a responder tampoco porque se ha acercado en un milisegundo y me está besando aún antes de que pueda coger aire para intentar protestar siquiera. Y como siempre que eso pasa todo lo demás deja de tener sentido, no importa la extraña peineta, ni el donde estamos o el que haya prometido cada uno. Sólo importa que estamos juntos, y cómo se sienten nuestros labios unidos, compaginados y en armonía, perfectos, hasta el ritmo lo es, sintiendose como un primer beso otra vez, cada vez, la misma emoción que el niño de doce años que fuí una vez, descubriendo el mundo.

Y es así como ocurre, cuando la mente se vacía de todo menos de ella, su perfume, su aliento, su tacto, lo unico que soy capaz de distinguir, hasta que escucho su voz, pero es imposible, porque no puede hablar, y sin embargo trato de responderle, mentalmente, y descubro que sin palabras si puedo hacerlo, aunque sé que es imposible que ella lo escuche, como es ilogico creer que yo lo he hecho, sólo es una sensación, o un eco, si, eso debe ser...

Pero las rarezas no terminaron ahí, yo sentía sus labios todavía respondiendome, pero esta vez diferente, casi como si tuviese la mente en otra parte, mis oidos zumbaban y notaba como la peineta en cuestión vibraba más fuerte entre sus manos, pero yo no podía ver nada, sólo ese molesto zumbido en mis orejas, intenté recuperar su atención, besandola más profundamente, pero entonces, con los ojos cerrados, una luz se abrió paso en mi mente y ví una escena, una sola, nosotros dos, no reconozco el momento ni el lugar, parecemos más mayores, no mucho, no sabría decir por qué...si, espera, son los anillos, llevamos sendas alianzas...pero no son iguales, eso es lo que me molesta...¿qué mierda es esto?...demasiado fugaz, tal como vino se ha ido, nuestras manos se aferran con fuerza, no sé que es lo que ha visto ella, o que siente, sólo siento el zumbido otra vez, pero esta vez pasa pronto...una luz cegadora que molesta en los ojos, aún cerrados, y entonces me separo brucamente y los abro, parpadeando, comprobando que no me he quedado ciego y buscandola a tientas para recuperar su mano. Está ahí, aún no puedo verla, solo veo sombras, pero tengo su mano entre las mías y respiro con calma, suficiente, mientras este conmigo todo irá bien...

O no...cuando por fin puedo enfocar la vista de nuevo no reconozco el sitio, no hay casa, ni habitación, solo bosque y los cimientos de un establo a seis metros, huele a hierba mojada, a heno y a otra cosa que no reconozco, se escuchan sonidos, pájaros que nunca había oido, golpes que vienen de algún punto dentro del bosque, golpes que me recuerdan algo, pero algo que el cerebro no puede procesar...aparece gente, de entre los árboles, nos ven, nos miran con incredulidad, parecen estar disfrazados, quizá amis y de pronto todo desaparece otra vez, como aquella en que vimos temrinar el partido de futbol antes de empezarlo, con una vibración, y volvemos a estar en el cuarto de su madre.

- Estoy confuso

Consigo decir en un rato.

- ¿Quienes eran esas personas?

La chica, la chica del vestido arremangado, la que iba con el leñador, esa chica tenía su pelo, sus ojos...

Y entonces entendí algo, algo básico.

- ¿qué querías mostrarme?...¿qué es lo que tú ves?


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Mar Ene 10, 2012 5:08 pm

Había tanto en un solo momento.. Tanto que no me había detenido, aunque si me había estremecido al escuchar su voz decirme que me quería... al momento en que nos veíamos desde fuera, con la conciencia plena de que no quería estar en ningún otro lado mientras el... el me decía que me amaba.

Tal vez debí poner más atención en otros detalles, detalles particulares... porque en los detalles se encontraba el diablo. bien... el diablo llegó en forma de luz, encegueciéndome pro completo para entonces transformar mi realidad, nuestra realidad.
Sabía que estaba a mi lado, su tacto era único y podría reconocer a estas alturas su agarre de entre miles... no así lo que estaba por debajo y al rededor de nosotros.

Campo, bosque.. oscuridad y aquellas personas, o al menos las ultimas por fin viéndonos. no solo eran ellas, no solo era la vista o el oído al escuchar las voces de esos entes.. eran todos lo sentidos y no podría ser así. los engaños no eran tan fáciles de ejecutar cuando se usaban todos los sentidos. el olor a heno, la frescura y ligera humedad de la hierba, la oscuridad de la noche, el frio calando en la piel, ellos acercándose y nosotros semi tumbados. No me importaba que es lo que pensasen al vernos... lo importante aquí era que nos veían y que nosotros podíamos verles. Mis labios se entreabrieron al ver a una rubia acompañada por alguien. y distinguir los ojos de alguien más, dándome directo en la nuca. quise ver de quien se trataba, una mirada así de insistente taladrándome solo la había sentido una sola vez y pertenecía a Parrish. en esta ocasión jamás llegue a saber de quien era. porque con un estremecimiento y vibración.. regresamos, si es que nos habíamos ido, a la habitación de mamá.

Deseaba con todo el ser refugiarme en su pecho, esconder mi rostro en el y dejar que los fantasmas se desvaneciesen... pero ya no era ninguna niña y sabía bien que yo fui la que provoco esto. Pero nadie dijo nada.. aun estábamos abrumados, yo porque con el las cosas nuevamente habían subido de nivel y proporción y pro algo más... podría apostar mi vida porque le había escuchado decírmelo.. confesármelo y sentirlo real... que el me quería.

Si, claro que importaba, importaría siempre no como una niña ilusionada, que claro que era, es que al escucharlo... me sentí mejor, libre.

-no estoy segura- respondí apenas teniendo aliento, con delicadeza justo como el hablaba. Las chispas en sus ojos siempre me habían dado señales, no fue la excepción en aquel momento. Fue casi como un interruptor al momento en que el lo entendía y que lo transformaba en palabras.

-quería que lo vieses... en primer lugar porque algunas partes te relacionaban... a ti y a nuestros padres y a toda una genealogía... creo. que tanto viste?- y pase una de mis manos por sobre mis cabellos encontrando serenidad. con el metal de aquella peineta aún en mis manos solo para ser posado en la cama. de momento, no quería tenerlo más en la mano.

-los viste?... sentiste el heno y la humedad?- baje la mirada y encontré su pantalón ligeramente húmedo al igual que mi falda. Si.. eso no había sido una alucinación. por tanto humedecí mis labios.

-necesito saber que tanto viste, a partir de ello te diré que es lo que yo eh visto... sabía que esta cosa no solamente es mía, tiene recuerdos tuyos.-
Al final decidí confiarle cosa taras cosa, persona tras persona, sensación tras sensación, incluyendo a nuestros padres, en todas las situaciones y rematando lo mas importante –y te escuche… me hablaste… me gritaste… aunque eso tal vez, si fue solo un truco de mi mente… lo es?-
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Ene 10, 2012 6:15 pm

¿Qué tanto había visto? No mucho, la mayor parte del tiempo nada, sólo ese extraño zumbido en mi cabeza pero ninguna imagen...

El heno, la humedad...si, eso sí, pero eso había sido más parecido a lo que ya conociamos, como algo que habiamos hecho nosotros mismos, de algún modo. Los árboles, las personas, no los reconocía pero la forma de llegar si, se hacía más conocida, más cercana, casi como natural.

- Apenas un fragmento, tú y yo, en algún punto que no conozco, más mayores, unos años mas, quizá después de la universidad....

No diría nada de los anillos, ya tenía ella bastantes dudas tal como estaban las cosas. Se humedeció el labio, con ese gesto que reconozco como sin sazón, no es un gesto coqueto esta vez. Y hable, lo que dice no tiene sentido para mi, aún. ¿Qué pintan nuestros padres en esto? Eran vecinos y amigos, nada más...ni siquiera buenos amigos.

Pero me cuenta lo que vió, y no sé de qué se trata ni quiero alarmarme o dejar que se alarme, no sé si son recuerdos guardados en el objeto, o sueños de quien lo portó, podría ser cualquier cosa, mejor no divagar...

- Eso no significa nada, Laura...no sabemos si son recuerdos o desde qué punto de vista los ves...no sabemos nada...

No quiero que piense que su madre y mi padre...no quiero ni pensarlo yo. Es raro, enfermizo.

Y ahora soy yo el que se humedece el labio en un intento de ganar tiempo, pensar antes de hablar y que no se me queden pegados por la repentina sequedad. Lo ha oido, igual que lo hice yo, no fue un espejismo. Pero, ¿en voz alta? Porque admitirlo ahora sería como decirselo claramente...no sé si puedo..lo intento, despego los labios pero ningún sonido sale de ellos. Trago saliva una vez, dos.

- ¿a qué te refieres?

Pregunto al final apartando la mirada, me siento fatal, como una mierda. Pero no puedo hacer otra cosa, las palabras no salen.

Creo que la he jodido, porque se mantiene en silencio mucho tiempo y yo, yo no me atrevo a volver a mirarla. Así que se hace un silencio incomodo que no es roto hasta que me levanto y voy hacía la ventana. Entonces ella pregunta si me voy, en un tono frustrado.

- No...no me voy a ninguna parte- contesto, girandome a verla. Sigue encima de la cama, seria, pero no parece enfadada. No sé lo que esta pensando, parece ausente. Intento cambiar el tono sonriendo- ya te dije que no me iría nunca...¿acaso no lo hice?


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Mar Ene 10, 2012 7:28 pm

al final, seguía teniendo 16 años y me ilusionaba con cosas que no eran como una niña de 16 años.

El no me lo diría y una voz en mi cabeza, en mi ser que fuese su voz no quería decir demasiado, solo mi urgencia infantil por sentirme correspondida por el... entendida. algo que tampoco sucedió. Si, logro ver algo pero casi nada, solo algunos destellos. Tampoco le tomo mucha atención. Yo si se la ponía... se la pondía porque justamente pude verles, pude verles y no solo escuchar a alguien hablando de ellos. tenia razón en cierto punto, pero para entonces.... estaba desilusionada.

Ni siquiera debí habérselo contado... ser transparente cuando no era el momento... intentar que no hubiesen secretos. No... esta tampoco era mi manera de ser, solo que ya no encontraba quien era yo quien era el, y en que punto podría decirle que esto era real y no un juego básico... la ilusión de una niña que recién descubría que habían cosas más importantes que el sexo.. que se podía sentir mejor incluso con un rose cuando esa persona era la dueña de todo lo que a ella le importaba en la vida...

y sentí mis mejillas y ojos arder. por vergüenza y por rabia en estricto orden. Tonta... claro que las cosas siempre tendrían secretos, lo había alejado presionándolo y estaba terminando igual que cualquier chica,. de sus chicas, todas sintiéndose especiales, la novia, brindándole sexo para que el... se alejara.

-te iras ya?- pregunté sin ánimos siquiera de pelear. intento ser cortes pero la cortesía así no me iba y mucho menos gustaba. aun así sonreí para el -si... eso dijiste. pero yo si me iré- y entones deshice cualquier agarre que el pudiera estar efectuando, incorporándome y dejando la maldita peineta en su lugar -al menos mi falda esta muy mojada. iré a cambiarme-

ni siquiera añadí un "ahora vuelvo" pero a cambio si mencione algo -estas en tu casa, o al menos lo que resta de ella- y entonces intenté sonreír par a el antes de salir de la habitación, sin convidarle explícitamente dejando de cualquier forma la puerta de mi habitación y baño entre abierta. Tal vez tendía razón... unos pantalones de chandal o alguna camiseta grande.. una pijama rosa con monos.. lo que fuera. ya estaba decidido que el no iba a tocarme esa noche, pero.... el frio que sentía era más que físico... mi frio estaba en el alma y para eso no tenía ropa que me pudiese abrigar.

jamás debí descongelar los sentimientos.... el frío preserva si se esta acostumbrado a el. En el baño retiré la blusa y poco más adelante el sostén, dejando al menos la parte superior desnuda antes de hacer lo mismo con la inferior y comenzar a vestirme para algo diferente.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Miér Ene 11, 2012 6:04 pm

Algo ha cambiado, puedo notarlo, como un espesor en el ambiente, ella sigue hablando, afable, pero no está aqui conmigo sino a kilometros de distancia, en alguna parte en la que yo no tengo acceso. Las palabras son amables, la sonrisa dibujada en su boca, pero los ojos con tristes y no me mantiene la mirada. Creo que es mi culpa. Esperaba otra cosa, algo más de mi, esperaba que lo viese con ella, es importante para ella, y yo, al restarle importancia he dado la impresión de que no me importa en absoluto, no quiero que se angustie con cosas que aún no entendemos, pero tampoco que piense que no haré lo posible por comprenderlas, y mucho menos que no la tomo en serio.

Un error aún más grave fue no decirle "te quiero". Sé que es lo que esperan cuando ellas ya lo han dicho antes, y que la relación no vuelve a ser igual si dejo pasar mucho tiempo antes de hacerlo, normalmente es el momento en el que corto, pero no quiero cortar con Laura. No es la falta de sinceridad o sentimiento lo que me impide está vez contestarle. Creí que con Laura tendría más tiempo, que ella lo entendería de otra forma. Pero le duele. Sé que la estoy lastimando, algo que nunca he querido hacer, y así y todo no soy capaz de decir dos palabras en voz alta. ¿Qué me pasa? ...

- Te quiero...

Claro, perfectamente sonoras y audibles dichas a una habitación vacía...¿Cual es el maldito problema conmigo? Llevo años soñando con ella, deseandola a través de una ventana, siguiendola, buscandola, y ahora la tengo enfrente, disponible, y no soy capaz de hacer lo unico que necesito para retenerla donde está...

Quizá si...La sigo, tras pensarlo un momento mientras miro una foto suya con su madre, me siento en su cama.

- Laura....

No contesta, hay un grifo abierto en el baño, probablemente no me oiga. Me acerco un poco más, entorno la puerta hacía dentro, cerrandola y la sostengo así con la mano mientras la otra se posa en la puerta y acaricia un segundo la madera.

- ¿Laura?

Pregunto a través, no contesta, pero ha cerrado el grifo. Quizá si no la veo...

- Preciosa...yo...te he oido, y yo también te...

Estoy embalado, sin verla parece más sencillo, solo una declaración a una puerta cerrada, pero el pomo se me escapa de las manos y a puerta se abre, aparece su rostro, muy cerca del mío, mirandome con curiosidad, lleva una camiseta amplia y se ha recogido el pelo en una coleta. Alza una ceja, esperando. Yo trago saliva, parpadeo y lo intento otra vez, sin moverme.

- te...

Mierda...¿es que no puedo simplemente decirlo? Pero la garganta se me ha cerrado en cuanto la he visto aparecer. Me mira, esperando. Le doy un golpe a la pared con los nudillos y me aparto para dejarla salir. Pero no estoy contento, no conmigo mismo.

La sigo otra vez y la tomo por detrás, abrazandola cuando va a dejar algo de ropa sobre la cama. Apoyo la nariz en su cuello, inspiro, su olor siempre me tranquiliza.

- Yo...lo siento... entiendo porque querias que lo viese y te lo agradezco...


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Miér Ene 11, 2012 7:19 pm

Frente al espejo casi no me reconocí. Hacía mucho tiempo no derramaba una sola lagrima y ahora además de tener los ojos rojos y un nudo en la garganta, una lagrima ya estaba rodando por mi mejilla. solo era una, pero estaba bien llorada; demasiados sentimientos contenidos en una lágrima. Se supone que esto no iría así. Yo no lloraba a menos que fuera por una buena razón, una excelente razón y la razón que tenía parecía más un encaprichamiento que otra cosa.

No debería llorar por algo que yo misma provoque. Estaba claro que no quería el termino "novia" así que por lo tanto no tenía porque escuchar alguna vez que me quería. No pretender más que su amistad y deseo.. de eso se trataba ser sex friends. no esperar nada a cambio más que un buen rato sin un trasfondo demasiado profundo. También debí ya estar acostumbrada a esto. La rubia que tenía frente al espejo era, por mucho, una tipa diferente a la chica que aún tenía ilusiones y sueños. Eso fue antes de que muriese mamá, ahora no. no tenía a alguien que me quisiera realmente, mi padre era una burla a lo que la figura paterna debiera representar, no había apoyo familiar y con quien me hubiese acostado jamás tuvo que decírmelo, lo decían en el acto, en el orgasmo, pero un "te amo" en ciertas circunstancias jamás debería ser tomado como real.
Yo no estaba destinada para ser querida, pero si para sobrevivir.

"no importa Laura, no puedes esperar más, pero procura no volver a decirlo tu" solo una exigencia al reflejo, un recordatorio, al menos salvaguardar lo que restaba de dignidad, aunque quedaba tan poca después de ser ignorada en tantas ocasiones...

Cerré el grifo al escucharle. No debería hacerlo, pero es lo que hay. Puede que estuviese determinada a no volver a decirle que le quería para enfrentarme a un posible agradecimiento y no más, sin embargo aún era importante para mi, porque el corazón no era tan rápido para entender las cosas, a diferencia de la mente. y el corazón casi se me para cuando me nombra "preciosa" y la mente vuela pensando que tal vez lo dirá. Abrí la puerta para entender que eso sería algo, que jamás llegaría, si acaso su tartamudeo y un puñetazo en la pared.

magnifico, ahora también era demoledor de inmuebles ajenos.

-tu... pensabas golpearme?- añadí a su actitud con una sonrisa de suficiencia, torcida y suficiente para negar que algo me pudiese haber afectado. subí mis manos un poco y apreté la coleta con las manos mientras que mi cuerpo le empujaba par dejarme salir de ese pequeño encierro entre el baño y su cuerpo.

sin embargo resople al recordar que debía recoger mi ropa. regrese por sobre mis pasos con lentitud .cerrando un poco los ojos con naturalidad, pero con un firme propósito. no verle.

Pero si puedo sentirle, puedo escucharle y en definitiva puedo cerrar los ojos, acariciar sus manos que ya me tienen por la cintura y permitirme el lujo de por unos segundos, creerle.

Solo por unos segundos, tiempo suficiente que toma mi mente para manejar la situación de mejor manera.

-pero era algo que no te corresponde y que en adelante no volveré a mencionar. Entendido y no necesitamos hablar del asunto- compuse la mejor de mis actitudes y sonrisas, la que me mantenía a salvo de cualquier sentimiento y que usaba en tantas ocasiones que, en definitiva había perfeccionado. solo hasta entonces me deshice de su agarre y le guie hasta la ventana. el casi lo entendió como un "vete". me aseguré que no fuese así.

-aún no ah cambiado mi necesidad y petición, Kaiser. sigo deseándote a ti y tu presencia. solo te estoy dando un espacio. tu decides lo siguiente que quieres hacer. Tácticas de el siguiente partido.. los deberes, más películas o una amplia disertación del como el doble mortal algún día le romperá el cuello a alguna de las animadoras de Meredith pero que a ella parece importarle nada.... decide pronto-

Tal vez, por otra parte, era tiempo de regresar al puto invierno.. ya habían pasado dos semanas y al final... personas entran y salen de tu vida, en varias ocasiones y los vicios... los vicios siempre estaban ahí, para hacerte recaer o protegerte de los daños que hacemos cuando acariciamos la maldita realidad.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Ene 15, 2012 4:05 pm

- ¿Golpearte?- la miro, parpadeo, no sé si habla en serio, la cara de inopia que se me ha quedado debe ser como para recordar. ¿A qué viene eso? ¿no puede uno descargar su frustración en la pared? Me lo tomaría realmente a mal si creyese que lo dice en serio, pero creo que más bien sigue enfadada conmigo y no me extraña. Soy un imbecil y un cobarde. Pero es que todo va demasiado rápido. Si...eso.

Dice que no importa, que no volveremos a hablar de ello, y siento como se cierra la puerta a la par que ella emula una sonrisa. No sé a donde conducía, pero así y todo sé que acabo de perderme algo, algo que probablemente me cueste mucho recuperar. Pero inhalo aire con filosofía, puede que sea incapaz de decirle que la quiero, pero soy muy terco. Da igual cuantas puertas se cierren, puedo abrir muchas ventanas...las bombardearé si hace falta.

Asiento, pues, decidido a librar esa batalla en otro momento, uno en que este más receptiva. Ahora el problema es otro. Creo que prefiere que me vaya. Realmente no esperaba este comportamiento de ella, no uno tan...predecible y femenino.

Y ahora dice que nada ha cambiado, me río con sarcasmo, me sigue deseando, !bien por mi¡ También el noventa por ciento de las animadoras y el setenta de los alumnos de instituto y no sólo chicas, ¿y eso de qué mierda me sirve?

- ¿Espacio?...¿vas a darme espacio?

O lo que es lo mismo, dice que nuestra relación sólo será fisica hasta el momento en que yo le diga lo que quiere oir. Eso es chantaje, en cualquier pais del mundo, en su peor versión también. Chantaje emocional. De verdad que no lo esperaba.

Me acerco a ella, me pongo enfrente y la cojo de la cintura con ambas manos para atraerla hacía mi, hasta que nuestras narices casi se rozan.

- Este es todo el espacio que quiero entre tú y yo...

Y la suelto, la suelto al momento, una vez ilustrada mi protesta, y me doy la vuelta caminando hacía la puerta, y girandome ya en el umbral.

- Pero sea cómo tú quieras...si quieres espacio, tendrás espacio.

Y yo una noche para pensar. No es así cómo pensé que acabaría la noche. Al final todos tendrán razón y yo estaré equivocado, hay algo malo en mi, mañana hacen catorce días, y esto...esto tiene pinta de no llegar a los quince...es como una fecha de caducidad, todas mis relaciones la tiene. Lo quiera o no, al parecer.

De vuelta en casa cierro la cortina para poder sentarme en la cama y evitar mirar hacía su cuarto. Pero no la ventana. No. Le prometí dejarla abierta y siempre cumplo mis promesas.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Ene 15, 2012 5:00 pm

Eso no era lo que quería. No hubo nudo en la garganta, pero si algo diferente. de nuevo me sentía sola, tan sola como pocas personas alguien podría estar. Solo basto que el dijera que necesitaba espacio. No necesitaba espacio, sabía lo que quería y lo quería a el, pero no era del estilo de volver a exigir nada por medio de frases, o de sentimientos.

me senté entonces sobre mi cama, escuchando como la puerta de la entrada se cerraba, calculando el tiempo que le tomaría llegar a su habitación y helarme al momento en el que corrió su cortina, nuevamente aislándome.

Me sentía tan sola como cuando mamá había muerto y que el rubio simplemente, cerro la ventana para mi y el no fue a rescatarme de Benjamin.

el sofoco fue fuerte al pensar en un nuevo alejamiento. jamás había sido su novia pero se sentía casí como una ruptura. De las que si duelen e importan... y el me importaba, lo suficiente para que, en pago le diese todo de mi a cambio de su compañía y si solo quería mi cuerpo... que mas daba? se lo había dado antes a cualquier imbécil... se lo podría dar a el.

Tome entonces el móvil y dado que se había convertido en el dos de mi marcación a números frecuentes no me costo nada mandarle un texto.

-te dije que mi petición seguía siendo la misma. Siempre será la misma. Buenas noches-

Solo un botón y el texto había sido enviado. No hubo respuesta y la casa de repente, me pareció enorme. Enorme si, pero sin aire... me ahogaría ahí mismo.

No preste atención en el como o en el momento en que lo decidí, pero aún, justo como estaba.. tal vez poniéndome algunas calcetas para no resentir el frio salí de casa, por la puerta delantera, siempre viendo a su habitación y me crucé de brazos, evitando correr y simplemente llegar a su ventana y escabullirme. Teníamos fecha de caducidad?

Tal vez si, pero a mi el corazón me gritaba que no. hay cosas que se sienten cosas eternas incomprensibles pero que existen... no podría ser.. el debería sentir lo mismo. para cuando acordé ya estaba subiendo hacia su ventana. Me detuve apenas estaba en mi tercer paso al trepar.

No.. todas le buscaban, todo el tiempo. si esto era real, sobreviviríamos a ello.. si esto era real nos encontraríamos al siguiente punto del camino. y fue por eso que no trepé a su ventana. regrese a casa, pero jamás entre en ella, a cambio me dirigí al jardín trasero de mi madre. Siempre me había dado curiosidad ese jardín, con hierba crecida y plantas que no eran precisamente ornamentales, pero que mamá siempre cuido con mucho cariño e incluso cortaba algunas de ellas para hacer algunas infusiones básicas, para el dolor del estomago o para dormir. Las plantas jamás fueron descuidadas... al menos mamá en ello si me había enseñado bien.

En medio de ese jardín estuve, con la humedad del pasto y la serenidad y frio de la noche. siendo las estrellas, y decidiendo que al menos con ellas estaba más acompañada de lo que haría en una casa con piso de madera e iluminación pero totalmente sombría... ojalá mamá no se hubiera ido, ojalá Alex tampoco lo hubiese hecho... debería ser de otra forma. debería haberme deshumanizado ya y no pretender ser amada o amar... debería finalmente, ser la perra, la zorra, la maldita que todo mundo me creía.... debería....
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Ene 15, 2012 5:33 pm

Espacio. ¿Qué significa exactamente? ¿Tú en tu casa y yo en la mía? Absurdo. completamente absurdo y fuera de lugar. No tengo idea de cómo llegamos a esto, pienso cuando me despierto por la mañana, tras leer una vez más su último mensaje. Mi petición es la misma, dice. Si. Que no la deje fuera de mi vida, esa es la petición, ¿pero cómo tomarse eso tras saber que la chica a la que adoras ha decidido abrirte solo las piernas? No es lo que quiero, y tampoco quiero espacio, maldita sea, ya tengo todo el espacio que necesito. Más. Repaso una y otra vez la noche anterior en mi mente, mientras bajo a desayunar. Alek me saluda con alegría, yo le contesto con mutismo.

Sé en qué momento exacto la cosa empezó a descontrolarse, y sé que fue culpa mía. Sólo tenía que haber admitido que lo dije, que lo escuchó tan claramente como yo. Luego todo comenzó a enfriarse, y el caso es que no me sorprende. Sabía que ocurriría, siempre ocurre, ¿por qué iba a ser diferente con ella? Sólo que está vez pude evitarlo, porque realmente quiero decirle que la amo, que la quiero desde hace años y que su ausencia en mis días es el principal motivo de mi infelicidad, que cada vez que se aleja lo siento como un vacío en el esofago, en el alma.

¿Y ahora qué? Subo tras meterme entre pecho y espalda tres toritas y dos vasos de café, los voy a necesitar ya que no pegué ojo apenas en toda la noche. Me meto en la ducha, pensativo, y tan despistado que acabo usando el gel de champú y tengo que lavarme el pelo dos veces.

Espacio. Bien. Le daré espacio, al menos hasta que sepa cómo solucionar esto. Una cosa es segura. No me daré por vencido. Hoy era el día. Acabando de vestirme busco bajo la almohada y saco un paquete. Lo compré hace una semana, pero ya no tiene sentido darselo. Estaba esperando a que se cumpliese el plazo, para poder decirle que ya podía olvidarse de mis demás relaciones, y pedirle de nuevo que sea mi novia. Pero...está claro que no es el momento.

No la espero abajo, me cuesta, miro tres veces a su puerta antes de arrancar el coche, más no sé que otra cosa hacer. Así que llego a la escuela solo y no la busco hasta la comida. Está sonriente y charlando con las chicas, mucho más feliz de lo que esperaba, y por un momento dudo. Me siento a su lado pero en silencio y la observo.

Cuando hablo lo hago en voz baja y sin levantar el rostro para mirarla.

- ¿Podemos quedar esta tarde o tienes mejores planes?

Y me siento dolido porque parece feliz, feliz sin mi.

- Sólo para un interludio fisico, claro- agrego, me arrepiento en cuanto lo digo, pero ya es tarde y ella contesta antes de que pueda corregirlo- no me he olvidado de "tu" espacio...


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Ene 15, 2012 6:25 pm

el rompía con sus promesas, todas sus promesas.

Desperté por el frio de la madrugada clavándose en mi piel, sin el y si nadie. De esto tal vez iría mi vida.

El lo había dicho.. pensaba pasar la noche conmigo, yo misma se lo había pedido.. y no lo hizo. No, no le exigía un poco de amor pero al final del día, siempre terminaría sola.

No tenía ánimos de ir al instituto, o separarme de mi habitación y de todas formas Alex tampoco me busco. si hubiese una palabra para describir como sería, sería sin lugar a dudas como desechable.

No asistí ni a la primer hora... ni a la segunda, por mi podría saltarme un par de días. Cosas de sanar varias cosas y volver a ser la que era. un solo error y listo, todo se había ido al infierno.

Alek fue a mi encuentro entonces. Entrando sin llamar a la puerta y sintiéndose el rey del lugar. fue a mi habitación y me empujo, como siempre lo hizo, y como seguro lo seguiría haciendo. Al final después de básicamente obligarme a tomar un baño, escoger mi ropa (una demasiado decente) y tumbarse como el rey que se sentía en mi cama esperándome a que saliera, me llevó a el instituto en su jeep. No preguntó nada y yo tampoco hice empacho en decirlo. Las ilusiones iban y venían.... además nada estaba escrito. La sorpresa llego cuando al poner un pie en el instituto las chicas me estaban esperando, sonriendo e impresionándose. Vamos... solo era el cabello recogido y un look más natural y santo al que acostumbraba.

El saldo de los análisis fueron positivos, al parecer, lo angelical me iba bien... aunque por dentro estaba ardiendo en el infierno.

Pero para ellas estaría bien. hacía mucho tiempo no fingía para mantener a las personas en un buen estado, pero ellas lo merecían. igual que mi mejor amigo. De su mano entré a todas las clases, incluso puse atención en ciencias.. pero Alek no se sentó conmigo. "cosas que hacer" alegó y yo simplemente le dejé ir besando su mejilla y dándole un par de palmadas. No todo estaba perdido, al menos logré darle un comentario picante respecto a su siguiente conquista.

Y en apariencia estaba bien. ojalá pronto estuviese bien por completo. no lo estuve, desde luego.. los Dioses jamás se verían benevolentes conmigo. Alex llego, se instalo y simplemente lo hizo en directo. Interludio físico....

Claro.. una prostituta cobraba por sus servicios... yo se lo daba gratis. -claro... que mas necesitarías de mi si no es un breve espacio?- lancé dejando la manzana sobre la bandeja. de repente se me había ido el apetito. Aún así le di una mirada dolida, pero la recompuse canto antes, con el descaro que me caracterizaba, aquel que no le daba a entender que me había lastimado -si..mi espacio, no te preocupes... estaré encantada con un interludio físico.... este y los que quieras- para acompasarlo. sonreí a las chicas y, por debajo de la mesa corrí mi mano por su pierna, sin llegar a tocarle el miembro. Acto seguido, me largue de ahí quedando para los ensayos, como siempre.

a partir de ese momento no me intereso lo que pasaba. las cosas se pueden hacer como autómata. Pero los tiempos llegan y los plazos se cumplen y la tarde había llegado. Habíamos quedado en la puerta principal del instituto. al ultimo momento le cambie el lugar donde nos veríamos. no en su casa o en la mía, no en el campo de futbol... in "interludio" merecía un lugar más accesible. le di la dirección adecuada y ya estaba.. las afueras de New Salem, la casa abandonada a lo lejos, pero aún a la vista. no en el campo si no en aquella calle, la calle más antigua de New Salem, hasta el final.

no tardó en llegar ni yo en posar las manos en mis caderas en canto se acerco y enseguida quitarme la liga de mi cabello, desparramándolo por mis hombros en una cascada rubia, larga y brillante. Todos los hombres amaban el cabello suelo.. una fantasía supuse de lo que sería tenerlo rodeándolos mientras penetraban a las mujeres.

-te vez.... bien, Alex... como lo quieres… me refiero a tu interludio?- y si fue totalmente hiriente, pero me sentía herida. quería una puta... la tendría pero eso sería lo último que tendría de mi. Desabroché entonces, mientras me observaba el primer botón de mi blusa. Arqueando la ceja pero no viéndole a los ojos, sería sexo…. Solo sexo.

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Ene 15, 2012 7:19 pm

No la ví en todo el día, no sabía si me estaba evitando o si es que el destino se había aliado con ella, no me sorprendería, nunca ha estado de mi lado. Pero en los entrenamientos pude distinguirla a lo lejos y hasta pensé que me daría tiempo a pillarla cuando terminase, ya me había dado tiempo a pensar con calma y me dí cuenta de algo. Como fuese no podía permitir que me cerrase más puertas.

fuí lento, sin embargo. O ella muy rápida, porque no la pillé. Llegar a casa, cambiarse a toda leche y contestar a las incriminaciones de Alek me llevó el poco tiempo del que dispuse antes de la cita.

- no le he hecho nada- contesté cuando me echó en cara el humor de Laura hoy- pero estoy a punto...

No dí más explicaciones, aunque el tono de Alek me dejó en claro algo, supongo que la chica finge mejor que yo, eso es todo. De igual forma ya tenía claro lo que iba a hacer. Me llegó un mensaje cuando estaba conduciendo hacía el muelle, un cambio de planes, miré con disgusto la pantalla del móvil que me indicaba que quedabamos en la casa abandonada. Recuerdo lo de la casa, y también puedo leer entre lineas lo que significa. Suspiro, de mal humor, pero cierro la pantalla tras enviarle un escueto mensaje diciendo que como guste y paro por el camino para llenar el maletero. Me lleva casi una hora prepararlo todo pero consigo hacerlo a tiempo para ir a buscarla. Mi humor no ha mejorado mucho cuando llego pero lo mantengo a raya por no acabar discutiendo de nuevo.

Precioso escenario...seguro que hay ratas. Bajo del coche, mirandola fijamente, quiero ver qué hace. Pone sus manos en las caderas, se quita la coleta y mueve el pelo cual manto cubriendole los hombros...perfecto, podría dejar alelado a cualquiera con la escenita, por suerte no soy cualquiera y no es la primera vez que una chica intenta impresionarme. Me sigo acercando, con paso firme y sin decir nada. Hasta que se desabrocha la blusa y pregunta que cómo lo quiero. Estoy a punto de contestarle de malos modos que a cuatro patas y con un bozal pero me muerdo la lengua antes de demostrarle lo mucho que me molesta. Le daría de azotes, pero tengo una idea mejor.

No digo nada, pues, hasta alcanzarla, agacharme para cogerla por las rodillas y subirla a mis hombros cual saco de harina, dejando que cuelgue del lado de mi espalda y con los pies fuertemente aferrados por mis brazos. Protesta, patalea, pero me da lo mismo. No estoy de humor para dejar que un par de golpes me detengan.

- ¿No dijiste que a mi gusto?...pues calla...

Es todo lo que digo mientras la dejo caer en el asiento del copiloto, con la capota previamente subida por una vez. Me apresuro a bloquear las puertas y conducir hasta el espigón, mientras la rubia no deja de soltar sandeces yo me fijo solo en la carretera, con el gesto adusto.

Sólo al bajar la saco del coche y la empujo por la arena hacía el malecón, y se lo señalo con la cabeza.

Spoiler:

Y sólo cuando lo ve y deja de chillar hablo, retandola a que proteste.

- No quiero tu maldito espacio...quiero que me cuentes hasta el más minimo detalle de tu vida, aunque no lo entienda a la primera...

Sonrío, al fin cuando parece entenderlo.

- Hoy hace quince días...¿ya puedo llamarte novia?


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Dom Ene 15, 2012 8:06 pm

Malditos Kaiser, los dos! ambos decidiendo a donde debo y no debo ir, uno a empujones y el otro simplemente tratándome como un saco de papas -anda ya, Kaiser, que es lo que intentas? secuestrarme? bájame ya!!!!- hizo caso? no.. porque según el sería como el quisiera.

Tal vez le iría bien eso de el secuestro que era lo que estaba haciendo. y aún en el auto manotee, bufe y patee con fuerza su precioso auto. Ojalá que le doliera cara maldito golpe, que me usara muy bien, que decidiera por mi algo.. ni hablar.

Secuestro en toda pinta en el transcurso presuroso -hay por favor, no es tan difícil decir que se acaba y sexo de despedida, a menos que me quieras como sacrificio humano Alex... y si es así te aconsejo.... búscate a una virgen, a los dioses en teoría, les agradan más- esa y mil cosas más, pero no tuve caso. Por un momento me crucé de brazos y deje de hablar. sopesando la posibilidad de lanzarme por la ventana con tal de no hacer lo que a el le placiera, opte por no hacerlo. se lo haría pagar... de otro modo.

finalmente el auto paró y esta ocasión, no quise salir de el.. solo pro llevarle la contraria. mi pequeña declaración de independencia y de derechos humanos que a el le valió nada y sin más me empujo.. justo como su hermano. Falta de normas de urbanidad básicas.

y entonces.... el muelle y..... era hermoso. Totalmente hermoso.

Calle entonces y me respiración se hizo profunda, sopo por preferir eso a hiperventilar. Por un instante, creí que las piernas me fallarían, pero ese mismo instante fue superado, solo al sentir su cercanía y escuchar sus palabras.

Anonadada giré para ver a sus ojos, iluminados por esas farolas en el suelo, destellantes claros y amables.. no había peligro en esos ojos solo lo que siempre había querido ver en los ojos de alex... a mi misma.

-yo..... yo....- no sabia que decir y entonces mi respiración de ser regular comprendiendo las fechas y sobre todo sus palabras, su tacto.

-todo esto por... por mi- pase saliva y sonreí a cada segundo con mayor amplitud

-casi... solo falta algo- respondí a su pregunta.. tal vez no lo esperaba, más no era un desaire.. no así y menos a el. tome sus manos y las puse atrás de mi, rodeándome y encerrándome en su tacto. por mi parte siempre le vi a los ojos, sin miedo y sin vergüenza para decirle con toda claridad -no me escondas una sola cosa, jamás porque quiero saberlo todo de ti... aceptas?- y ante su silencio me acerqué a el, quedando a milímetros de su rostro, acariciando su nuca y sus perfectos cabellos solo para susurrarle casi suplicante -di que aceptas... Alex- y mis labios a rozaban los suyos con una sonrisa y sensualidad entremezcladas deliciosa.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Dom Ene 15, 2012 8:23 pm

Por segundos no tuve muy claro si me había entendido o si iba a contestar siquiera, pero al menos me sentí orgulloso de haber dejado a Laura Lerman sin palabras, no es algo que se consiga todos los días.

Finalmente hizo algo coherente y dejó de chillarme para acercarse a mi y llevar mis manos a sus caderas, no necesito mucho más estimulo para abrazarla, máxime cuando llevo todo el día sin lograr hacerlo. Y sonrío, abiertamente al escucharla pero no digo nada hasta que acaba de hablar. Esta chica...no acaba de comprender que intento darle mi corazón en bandeja.

- Claro que acepto- contesto encantado con su tacto entre mis cabellos- no hay nada que quiera ocultarte...no a ti...ya has visto lo peor de mi, durante años te llevaste la peor parte, y sin embargo...estás aqui.

Dejo que sus labios rocen los mios, y acerco mi boca a su comisura, rozandola también levemente, entrelazo mis dedos con una de sus manos y le doy un beso en el cuello, ladeando mi cabeza para luego dar dos pasos instandola a seguirme, sin soltarle la mano.

La acompaño a el extremo de el malecón, le enseño la vista, con el mar como un reflejo, las luces bailando en su superficie y le aprieto la mano antes de soltarla y llevarme sus nudillos a los labios un segundo.

- ¿te gusta?

La miro. Ella se sienta en el extremo, con los pies colgando y mira alrededor, inspirando feliz y mirando luego el cielo. La sigo y me siento a su lado, luego miro el mar y frunzo el ceño.

- ¿Qué es eso?- señalo, algo flotando en el agua, ella dice que parece una botella con algo dentro, asiento y me incorporo para sacarme la camiseta. Me tiro al agua mientras ella protesta que estará fría. Sin hacerle mucho caso le sonrio desde el agua sacudiendo la cabeza para despegar las gotas de mi pelo, salpicandola un poco.

Doy un par de brazadas y me hago con la botella curiosa, me acerco luego nadando a donde está ella, quedando bajo ella entre sus piernas y mirandola desde allí. Sonrío y le tiendo la botella. Efectivamente tiene un mensaje dentro.

- Creo que es para ti...

Me mira con curiosidad, sólo la insto con la cabeza a que abra y lea. Son sólo dos palabras, tuve que encontrar una forma alternativa ya que parecen no querer salir de mi boca de otro modo. Pero siempre hay una forma. "Te amo".


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Lun Ene 16, 2012 5:51 pm

-me encanta- respondí sintiéndome como una niña, pero también por completo una mujer. solo era un título y en realidad, el termino me daba escalofríos pero si había que ser la novia de alguien, solo lo sería del chico de cabellos rubios, arto fuerte y protector. Mi Alex.

Si.. ahora podría decirse que el era mío en toda regla, tanto como yo suya.. con todo lo que implicase y las consecuencias que con facilidad afrontaría.

Pero estaba decidida a arriesgar todo por el.. c todo por el, curioso que, unos minutos antes podría haberle hecho vendettas prodigiosas. ahora... todo estaba bien. Era de locos... era volver a estar enamorada por primera vez, porque de cualquier forma... eso era. mi primer amor.

Amor que, apenas estando a mi lado , disfrutando de las luces nocturnas decidió que una botella era lo suficientemente importante como para quitarse la camisa pera lanzarse

-es solo una botella, Alex... estará helada y enfermaras- hizo caso?... digamos que mi respuesta fue ser salpicada y asegurarme de primera mano que en verdad estaba fría. Tome aire profusamente y me mentalice a no enfadarme.. de cualquier forma tendría sus beneficios cuando saliera. verle semi desnudo y completamente mojado... si, podría vivir con ello en definitiva.

la cosa era que sabía que era un excelente nadador y por ello no le costo nada encontrar la fascinante botella, al menos a sus ojos. Tampoco le costo nada regresar a mi y que yo le abriese mis piernas solo para darle cabida -para mi?- pregunte con suspicacia, no.. esto debería tenerlo planeado, mas claro no podría ser. Le seguí el juego, no sería capaz de romper alguna ilusión de este chico y fue así como la tome de entre sus manos, acariciando sus dedos con los míos y viendo no a la botella si no a sus ojos -te vas a enfermar, y te aplicaré inyecciones, fomentos y muchos caldos que te aseguro, no te gustarán-

Y tu mundo vuelca y se estremece en cierto momento con dos palabras, pero que son las que más valen. No las exigía y ya tampoco las esperaba, pero ahí estaban, escritas en un pedazo de papel. y quieres ser alguien mejor y te dan ganas de sonreír y también de llorar, y el hierro se funde en un calor tan abrazador que cuando emerges de el, lo haces como el ave fénix.

mis labios se entre abrieron y la mano ocupada por el papel fue llevada a mi pecho mientras que mis ojos solo le veían a el, empapado pero receptivo.

No pregunte si era cierto, lo veía en sus ojos y así no lo fuese yo lo quería creer como tal. me agaché lo suficiente para acariciarle el rostro, en una franca adoración, acariciando con mi índice y pulgar esos labios carnosos, deseables y que dejaban salir siempre la voz que me gustaba, la que podía decidir las cosas y el rumbo de mi destino.

y asentí solo para después, hablar.

-bueno, esto creo que debe arreglarse de inmediato- y sin perder tiempo me erguí y me hice unos pasos atrás, para estar de nuevo en el malecón. me quité la blusa botón por botón, sin desperdiciar mucho tiempo. los tacones eran lo más sencillo pero los vaqueros entalladísimos tal vez fue lo que más tardo en salir de mi cuerpo. al final quedé solo con mi ropa interior, de encaje lila, exquisito y delicado y en cuanto a las bragas, de la misma naturaleza, bueno... tal vez en algún mundo seria considerado como un traje de baño.

El lo entendió enseguida y se hizo hacia atrás, esperándome con una sonrisa orgullosa. le sonreí y tomando aire corrí a través de el espacio posible para tomar buen impulso y finalmente, caer en el agua.
El golpe de temperatura era algo que notar. para cuando salí a la superficie intenté buscarlo y el no estaba. suspiré entonces y me deje casar por el tiburón. resulto que me hundió de un pie hasta el interior del agua. no patee porque sabía que era el y, dentro del agua le vi, intentando no salir a la superficie, no sin antes abrazarle y besarle por debajo del agua, hasta hacer que perdiese el aliento y entonces tomar su cuerpo como impulso, no sin antes sofocarle tocando de manera candente su entrepierna y alejarme de el a nado desesperado, el era ágil y grande... yo esperaba ser suficientemente escurridiza para darle batalla.

Siempre se me había dado bien en hacer trampas para con el…. Y me encantaba.

avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Ene 17, 2012 6:20 pm

- ¿Eso es una amenaza?- me quedo mirandola desde abajo, con las manos apoyadas en sus rodillas, aún sabiendo que la estoy mojando, pero no importa demasiado. No es que quiera ver su reacción, lo que quiero ver es si me cree. Cualquiera esperaría que se lo dijese a viva voz, pero esto es más fácil, mucho más fácil, y, por ahora, es lo que puedo hacer.

Sonrío, porque no pregunta. Sólo mira el papel y luego a mi. Creo que ya sabía que era cierto, sólo necesitaba asegurarlo. Pero no digo nada, porque puedo entenderlo. Lo entiendo desde el punto en que fue lo más bonito que yo oí viniendo de sus labios, y siento una vez más no poder pronunciarlo en voz alta sin más. Pero no me atrevo.

Y dice algo de arreglarlo de inmediato que me deja descolocado un tanto, hasta que se echa hacía atrás y se desviste. me rio, porque le veo la intención, y me echo hacía atrás para dejarle sitio para saltar aunque protesto lo mismo que ella hace un momento.

- Está fría...

Pero no me hace caso y al poco siento el choque en el agua, no me he quedado a verlo porque prefiero sumergirme y cogerla desde abajo. Cosa que hago al poco, en cuanto veo su silueta bajo el agua. Quiere jugar, lo sé porque hace trampas nada más empezar. La persigo un poco sólo por cumplirle el gusto pero la cojo luego, alzandola en el agua y llevandola hasta los maderos del malecón y la subo para sacarla del agua. Me pone un mohín travieso pero se los conozco todos, y por mucho que quiera cumplirle el gusto no quiero que se pase el resto de la noche tiritando.

Uso los brazos para encaramarme yo y salir también del agua, ayudandola a incorporarse y frotandole los brazos antes de llevarla hasta la mesa. Le aparto la silla y niego con la cabeza con una sonrisa en los labios.

- no contaba con tu baño esta noche...solo traje una toalla...-advierto abriendole la botella de vino y llenandole una copa- bebe un poco, al menos te mantendrá caliente por dentro...

Y me alejo para ir a buscar la toalla en el maletero, volviendo para echarsela por encima y volver a frotarle los brazos y los hombros un par de minutos.

- siento lo de ayer...te oí, claramente...y te contesté también, no sé porque dije lo contrario...-es una triste disculpa pero no tengo otra, es la verdad- en cuanto a lo otro-y me referia a los de nuestros padres- no siempre es lo que parece- afirmo- ....fijate en la botella...no siempre es sólo una botella.


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Mar Ene 17, 2012 7:17 pm

Realicé un mohín apenas me llevó a los maderos y me subió. Vamos... pudimos jugar muchísimo más, ya estábamos en el agua.. eventualmente nuestros cuerpos se temperarían, pero no... al parecer lo del agua no estaba planeado para mucho tiempo en su calendario de actividades. No protesté, estaba demasiado feliz y siempre había posibilidades de tirarme abrazándolo a el de nueva cuenta... el elemento sorpresa siempre se agradecería.

También agradecía el como se comportaba... era... era el chico que me cuidaba cuando pequeña y aquel idiota que siempre tenía una frase hiriente para la zorra de la escuela, yo...esto tal vez era un universo paralelo, pero de ser así me encantaba. la forma en que cuidaba de mi, haciéndome sentir por primera vez en mucho tiempo, delicada y frágil y que me sentía cómoda con ello. Cuidaría de el de igual manera... siempre.

-debiste prever que no dejaré que te vayas a ningún lado si no estoy en el paquete, no importa el como... además no soy una princesita, soy tu novia- si, por primera vez me dije su novia mientras el me seguía calentando con sus manos el cuerpo. Por mi.. soportaría perfectamente el frio tan solo abrazada a el. se llamaba mantener el calor corporal, pero Alex tenía otros planes. Secarme con la toalla.

Y entonces me lo hace saber. me oyó... como era posible? solo era un deseo intenso, naciente en el corazón y el podía escucharlo perfectamente. no importaba el como en realidad.. pero si importaba el que me escucho y que, el entonces me había respondido. no me importaba nada más.

-no se que hubiese pasado con nuestros padres, creo que es tarde para averiguarlo... de momento, me importa que es lo que pasa con nosotros- era casi cierto, casi porque una pequeña parte de mi seguía con esa duda... era como si mamá viese de la misma manera que yo a su Kaiser preferido... con amor y eso si podía escocer el alma. no haría caso, de momento. Retiré la toalla de mi cuerpo y mejor se la pases a el, aclarando su cara primero y enseguida su pelo. que admitámoslo, era lo que más le importaba, incluso más que a mi -el vino calienta por dentro, pero no es tanto el vino lo que deseo- el sabría bien lo que deseaba, o al menos podría darse una idea bastante clara, aunque esta no fue por el rumbo que el esperaba -deseo disfrazarme de perro, que si no?-
Si, fuera de lugar de tono y de norma, pero que más podría decirle al hombre al que amaba sin sonar enteramente solemne?, ahora fui yo la que le conduje a sentarse en aquella silla, la que sirvió de nueva cuenta las copas y relleno la mía, la que le tendió a el su correspondiente bebida mientras que yo me dedique a quitar el exceso de agua en mi cabello para hacerme un recogido improvisado, tomar su camisa y ponerla sobre mi cuerpo -te importa mucho que quede húmeda por mi sostén?, si quieres puedo quitármelo- y le guiñe el ojo. los juegos seguían maravillosos. Tomé mi copa entonces y, aprovechando su cómoda postura me senté sobre sus piernas, como lo hiciera una pequeña niña en el regazo de san nicolas, solo que este san nicolas, era guapísimo. humedecí mis labios con el vino y recargue después mi cabeza en su pecho, disfrutando el momento.

-mmm tendré que hacerle cambios a mi móvil... puede que deba cambiar incluso de número- y el no lo entendió. como respuesta inmediata sonreí y dibujé pequeños besos en su cuello una y otra y otra vez mientras entre ellos lograba hablar -si bueno, tu sabes... no estoy disponible para nadie más y sería molesto desairar a cada idiota... acabo firmar un contrato de exclusividad con el chico que me heló con un beso y que ahora pretende alcoholizarme… si… tengo un excelente gusto al escoger a mi novio…- bromee mientras una duda se albergaba en mi.. dos dudas; la primera era inherente; que habría pasado de no existir la magia?... seria posible que siguiésemos separados? La segunda era más bien mundana y, más que una duda era casi un imploro… que el no fuese capaz de ver ningún moretón en mi espalda.. no ahora.. jamás… el no tenía que saberlo.
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Alex Kaiser el Mar Ene 17, 2012 8:31 pm

Sonreí, ampliamente, al escucharla llamarse así ella misma, por primera vez en su vida, por lo que sé. Y lo sabría, no en vano me he pasado la vida observandola de cerca, sin perderla de vista.

- por fin lo admites...

Dejé caer con sorna, porque hay cosas que no cambian y una de ellas es nuestra permanente forma de querernos. Hay gente que se llama cosas absurdas como "bebe" y otra, más en nuestro estilo, que no deja de putearse por mucho que admitan que no pueden vivir el uno sin el otro. ¿quién ha dicho que hay que empalagarse para ser feliz?

Lo cierto es que la toalla estaba pensada para ella cuando la cogí del coche, pero he de admitir que me conoce bien y me cuesta no secarme el pelo, lo hace ella y me rio, porque sabe que aunque se me congelase todo lo demás siempre será mi prioridad.

- nosotros...-aún sonrio más si cabe, me gusta pensarlo así, conlleva un montón de ideas agradables, como el hecho de que ya no tengo que volver a conformarme con la rubia de turno, tengo a la rubia que quiero- no pienses demasiado rubia...nosotros estaremos bien...sobre todo si dejas de pensar que voy a dejarte...

Pero no se lo echo en cara ni pretendo dar un sermón, el tono es risueño y alegre, porque soy feliz, feliz de haber conseguido ezpresarlo aunque no fuese de la forma habitual. Y feliz, sobre todo, de que ella no pida más, de que me crea.

- umm...

Ya empezamos de nuevo, pero es parte de lo que adoro de ella, ese tono picante que nunca abandona del todo, curioso, que sea lo que me alejó primero lo que ahora no dejo de valorar.

Me roba la camisa...debería decirle algo...pero no tengo tanto frio.

- lógico...usais esa copas cargadas de relleno y luego se moja y no se seca jamás...- sé que no lo lleva, pero da igual- puedo ayudarte a escurrirlo si ves que te incomoda...

Descruzo las piernas que tenía acomodadas cuando la veo incorporarse y dirigirse hacía mi con claras intenciones de sentarse en mi regazo, y la dejo acomodarse encima, robandole la toalla para volver a envolverla con ella, esta vez quedandome con un trozo para ponerlo también sobre mis hombros y coger la copa que hace poco me ha servido ella misma. Le doy un sorbo, porque lo cierto es que me viene bien, y paso mi brazo por detrás de ella para rodearla por la cintura.

Alzo una ceja cuando menciona el móvil y le devuelvo la sonrisa y el tono juguetón.

- mejor quedate el número...posiblemente le sacaré partido recordandote que entre todos esos números no encontrarás otro como yo...puede venirme bien cuando lo olvides...

Es cierto que nos helamos con un beso, pero todo lo demás es incierto.

- tú me helaste antes a mi aunque no fuese tan visible...es tu culpa rubia...no disimules ahora...¿alcoholizarte? ¿yo?...¿es que hay algo que no estes dispuesta a darme sobria?


avatar
Alex Kaiser

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 23/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Olivia Resnick el Miér Ene 18, 2012 9:41 pm

-hay que tener práctica con el termino y acostumbrarse a el, poco a poco- había respondido en su momento. el lo sabía, no estaba acostumbrada a eso, porque resultaba que nunca tuve figura paterna y que, cuando la tuve no fue nada agradable. Cualquiera en mi lugar simplemente habría evitado las relaciones sentimentales que te atasen a alguna persona, yo al menos actué así.

pero me gustaba su seguridad, de que nos iría bien, a veces no entendía como era posible que a el se le diese tanta seguridad en una relación cuando sus relaciones jamás eran duraderas. Pero ahí estaba, sin dudas... igual como yo tampoco las tenía, no con el, las cosas se saben en el momento, que ira a bien, que irá a mejor. así estuviese cargado de egocentrismo respecto a que el era el mejor de todos los demás

-que petulante- respondí con los labios en su cielo, besando y succionando solo un poco, mordisqueando cada vez que creía que debería hacerlo regresar a la realidad, y que debía pagar su ligero egocentrismo -así que rellenos, ah?.. ummmm- y ya pensaba en algo cuando además es incapaz de decir que sería capaz de darle todo sobria. Si.. el hombre ya me considera completamente de su pertenencia, pero eso se podía remediar con facilidad

-no lo se... justo ahora me acusas de necesitar de rellenos cuando ya los has tocado, e incluso te quejabas de que jamás usaba sostén, además de ser engreído y decir que te pongo helado.... todo parece que una chica así no te excitaría jamás, y tampoco ella se verá muy motivada a darte algo sobria- y si bien el tono parecía creíble, el sabría que estábamos jugando, o al menos yo lo hacía. fue entonces cuando sentí su mano pasear por mi muslo desnudo una y otra vez, siempre de manera delirante -creo que quieres aprovecharte de mi... y si eso quieres, no pondré resistencia.. o tal vez si... deberás ganártelo- y me gustaba, me encantaba jugar con el juego de la seducción, que nos comprendiésemos y fuésemos de la misma naturaleza, nada sería aburrido, jamás algo podía ser aburrido con mi rubio mi “peligro" personal y adictivo. -tu abuela y alek van a flipar, contar a Benjamin- pero no me interesaban ellos, me interesaba el y la forma en que mis labios se amoldaban a los suyos una y otra vez y el sofoco que me provocaba. Su mano s se cerró en mi cadera y mi corazón se aceleraba con fuerzas sorprendentes –pero ellos no me interesan, solo tengo un hombre en la mente… somos unos malditos afortunados-
avatar
Olivia Resnick

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 27/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros. Cap. 2. Alex y Laura.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.